Sepia (color)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Sepia
Coordenadas de color
HTML #663B2A
RGB (r,g,b)B (102, 59, 42)
CMYK (c, m, y, k)C (0, 54, 60, 70)
HSV (h, s, v) (17°, 59 %, 40 %)
Referencia [1]
B) Normalizado con rango [ 0 – 255 ] (byte)
C) Normalizado con rango [ 0 – 100 ] (cien)
Búho volando contra un cielo iluminado por la luna, obra en sepia y lápiz de Caspar David Friedrich, c. 1836–37

Sepia, ocre sepia, marrón sepia o pardo sepia es un color rojo anaranjado oscuro y de saturación débil, que corresponde a la coloración del pigmento obtenido de la tinta de la sepia o jibia, un cefalópodo marino similar al calamar.[1] En el recuadro grande se da una muestra de la coloración específica de este pigmento.

Históricamente, para la obtención del pigmento sepia se ha preferido la sepia común (Sepia officinalis), que se pescaba en el mar Adriático[2] y cuya tinta se usó al menos desde la antigüedad romana.[3] La «tinta» de la sepia es una secreción marrón negruzca que el animal retiene en un órgano especial en forma de bolsa, expulsándola en caso de amenaza, a fin de oscurecer el agua y confundir a sus depredadores. Contiene una eumelanina pura;[4] es muy poco soluble en agua pero soluble en alcohol, y huele intensamente a pescado.[2]

Obtención y usos[editar]

Espaguetis elaborados con tinta de sepia

Para uso pictórico[editar]

Para obtener el pigmento, tras la pesca de la sepia —cuya carne es comestible— los sacos de tinta se ponen a secar al sol colgados de una cuerda, comercializándose luego bajo esta misma forma. Para pintar con este producto es posible desmenuzar las bolsas de tinta secas y mezclar el polvo pigmentado resultante con el medio pictórico que se desee emplear.[2] Sin embargo, se consigue un color de mejor calidad con otro procedimiento tradicional, que consiste en hervir los sacos de tinta secos con amoníaco o álcali, con lo que el pigmento se disuelve, separándose del receptáculo de la tinta; luego se cuela para eliminar todo fragmento de tejido animal y se precipita con ácido clorhídrico en un filtro, tras lo cual se lava y se seca.[2] [4]

El pigmento de tinta de sepia es bastante resistente a la luz y se usa en acuarela, para veladuras y como tinta. Como tinta de dibujo fue particularmente popular a partir el Renacimiento,[3] y desde fines del siglo XVIII o principios del siglo XIX desplazó en parte al bistre y a la tinta china como medio para realizar trabajos a la aguada.[2] [4] [3]

Para uso culinario[editar]

La tinta de sepia se usa también —sin ningún tratamiento previo a la cocción— en la cocina mediterránea, ya sea a modo de salsa o para colorear la pasta.

Pigmentos sustitutos[editar]

Actualmente, el color sepia para pintura artística suele elaborarse con mezclas diversas de pigmentos orgánicos e inorgánicos que imitan la coloración del pigmento de tinta de sepia.[2] Las pinturas comercializadas como «sepia» son rojas a rojo anaranjadas, negruzcas a semioscuras y de saturación semineutra a débil.[5] Debajo puede verse el aspecto de algunas coloraciones sepia pictóricas, puras y aclaradas con blanco. El «marrón sepia» se usa especialmente para pintar a la acuarela.

Marrón sepia Sepia Sepia aclarado
HTML #5C5343 #524B3B #706340
CMYK (75, 70, 75, 0) (80, 75, 80, 0) (65, 60, 80, 0)
RGB (92, 83, 67) (82, 75, 59) (112, 99, 64)
HSV (38°, 27 %, 36 %) (42°, 28 %, 32 %) (44°, 43 %, 44 %)
Referencia [1] [1] [1]

En general, el color sepia se utiliza en acuarela, tinta, tizas y minas para el dibujo y la aguada.

En esta fotografía de una familia de la cultura norteamericana nativa sauk, realizada por Frank Rhinehart en 1899, el virado a sepia pudo haber tenido la finalidad de preservar la imagen, ya que la temática es altamente testimonial

Sepia fotográfico[editar]

El virado a sepia es un procedimiento fotográfico que consiste en sustituir los grises de una fotografía en blanco y negro por una tonalidad sepia. Esta técnica se ha usado desde los primeros años de la fotografía para mejorar la calidad estética de las fotos y también para estabilizar las imágenes, retardando su degradación.[6]

Una fotografía revelada sobre papel fotográfico debe ser en blanco y negro para poder virarse a sepia, ya que el procedimiento depende de la transformación de los gránulos de plata ennegrecidos que forman la imagen. Para producir el cambio de color, se somete la fotografía a un baño que transforma la plata negra en sulfuro de plata.[6]

En particular, el virado a sepia fue muy usado por el movimiento pictorialista, que buscaba comunicar a las fotografías un aspecto pictórico, es decir, similar al de una obra de arte plástica realizada mediante técnicas tradicionales de pintura.

Las cámaras fotográficas digitales actuales suelen tener la capacidad de virar las fotos a sepia automáticamente, aunque también se puede virar las imágenes luego de capturadas, mediante un programa de edición digital.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c d e Gallego, Rosa; Sanz, Juan Carlos (2005). Guía de coloraciones. Madrid: H. Blume. ISBN 84-89840-31-8. 
  2. a b c d e f Doerner, Max; Hoppe, Thomas (2000). Los materiales de pintura y su empleo en el arte. Reverté. p. 79. ISBN 978-8429114232. 
  3. a b c «sepia (ink)», Art & Architecture Thesaurus® Online, J. Paul Getty Trust, 2004, consultado el 17 de junio de 2012.
  4. a b c Eastaugh, N.; Walsh, V.; Chaplin, T.; Siddall, R. (2004). Pigment Compendium: A Dictionary of Historical Pigments (en inglés). Oxford; Burlington: Elsevier / Butterworth Heinemann. ISBN 0-7506-57499. Consultado el 17 de junio de 2012. 
  5. Gallego, Rosa; Sanz, Juan Carlos (2001). Diccionario Akal del color. Akal. ISBN 84-460-1083-6. 
  6. a b Freeman, Michael (1996). Guía completa de fotografía: Técnicas y materiales. Madrid: Tursen / H. Blume. p. 178. ISBN 84-87756-77-8. 

Enlaces externos[editar]