Sentimientos de la Nación

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Página 3 del documento Sentimientos de la Nación (1813)

Sentimientos de la Nación es un documento que fue expuesto por José María Morelos y Pavón el día 14 de septiembre de 1813 en Chilpancingo. Es considerado uno de los textos políticos mexicanos más importantes, el conjunto de ideas expresadas se fundamenta en la Guerra de Independencia de los Estados Unidos, así como en la Revolución francesa.

Antecedentes[editar]

Tras la muerte de Miguel Hidalgo e Ignacio Allende, Ignacio López Rayón encabezó a las fuerzas insurgentes que se encontraban en Saltillo, tomó la plaza de Zacatecas y se dirigió a Zitácuaro en donde convocó la Suprema Junta Gubernativa de América, la cual tuvo la finalidad de establecer un orden jurídico y político de los grupos insurgentes en el país. Los primeros vocales de la junta fueron José María Liceaga, José Sixto Verduzco y el propio López Rayón. Mientras esto ocurría Morelos realizaba campañas en el sur de la Nueva España en el puerto de Acapulco y Cuautla. La junta fue dispersada por los constantes ataques de las fuerzas realistas al mando de Félix María Calleja.

Los Elementos constitucionales de López Rayón[editar]

López Rayón hizo circular entre todos los insurgentes un proyecto de constitución política para la que sería una nueva nación independiente. El 30 de abril de 1812 resumió su ideología en treinta y ocho puntos que fueron conocidos como los Elementos constitucionales, entre los más importantes destacan:[1]

1.- La América es libre e independiente de toda otra nación.
2.- La religión católica será la única sin tolerancia de otra.
5.- La soberanía dimana inmediatamente del pueblo, reside en la persona del señor don Fernando VII y su ejercicio en el Supremo Congreso Nacional Americano.
7.- El Supremo Congreso constará de cinco vocales nombrados por los representantes de las provincias; más por ahora se completará el número de vocales por los tres que existen en virtud de comunicación irrevocables de la potestad que tienen, y cumplimientos del pacto convencional celebrado por la nación el 21 de agosto de 1811.
8.- Las funciones de cada vocal durarán cinco años, el más antiguo hará de presidente, y el más moderno de secretario de actos reservados, o que comprendan toda la nación.
24.- Queda enteramente proscrita la esclavitud.
27.- Toda persona que haya sido perjura a la nación sin perjuicio de la pena que se le aplique, se declara infame y sus bienes pertenecientes a la nación.[2]

Debido a los ataques de Calleja, la junta se trasladó a Sultepec, en esa localidad el doctor José María Cos redactó varios documentos, entre ellos el Plan de Paz y Guerra, en el punto dos de este documento se señaló que: España y América son partes integrantes de la monarquía sujetas al rey; pero iguales entre sí y sin dependencia o subordinación de la uno respecto a la otra".

Morelos estuvo de acuerdo con la tesis de igualdad de las naciones pero difirió en lo relativo a la común sujeción al rey. Cuando leyó por primera vez estos postulados, se encontraba en Acapulco, y para celebrar, alzó una copa y dijo: "Viva España, pero España hermana, no dominadora de América".[3] El doctor Cos continuó trabajando en diversos documentos al lado de López Rayón.

Estando bajo constantes ataques, los insurgentes mantuvieron la comunicación por medio de correo. En octubre, Rayón con la ayuda de Cos, redactó una propuesta de constitución. Cuando Morelos recibió dicha propuesta envió sus comentarios mediante una carta firmada el 2 de noviembre de 1812, compartió algunos puntos y realizó observaciones a otros, pero sin duda, lo más relevante fue la discrepancia de no reconocer a la figura monárquica de Fernando VII.

A pesar de que aún se desconocía que años más tarde Fernando VII "el Deseado" anularía la Constitución de Cádiz e implantaría nuevamente el régimen absolutista, Morelos no aceptaba la posiblidad de una monarquía republicana y fue más contundente. El 7 de noviembre, rechazó el fernandismo a pesar de la oposición de Rayón quien siempre consideró que la cobertura de Fernando VII beneficiaría a la causa. Morelos se pronunció por la República: "a un reino conquistado le es lícito reconquistarse y a un reino obediente le es lícito no obedecer a un rey, cuando es gravoso en sus leyes".

En cuanto al punto 59 de nuestra Constitución, por lo respectivo a la soberanía del Sr. D. Fernando VII, como es tan pública y notoria la suerte que le ha cabido a este grandísimo hombre, es necesario excluirlo para dar al público la Constitución.

José María Morelos, 7 de noviembre de 1812[4]

Poco tiempo después, la junta de Zitácuaro comenzó a desintegrarse debido a disputas personales entre los vocales. Inútilmente Rayón intentó restablecer la unión de los mismos, ante tales expectativas Morelos decidió convocar un nuevo congreso en Chilpancingo.

Proclamación de los Sentimientos de la Nación[editar]

Asistieron al Congreso de Anáhuac doce delegados en representación de provincias, entre ellos: José María Cos, Andrés Quintana Roo, Carlos María Bustamante, Ignacio López Rayón, José María Liceaga, Sixto Verduzco y el propio Morelos. El 14 de septiembre de 1813 fue el día en que se instaló el primer parlamento constituyente y Morelos pronunció en el discurso inaugural los Sentimientos de la Nación, de los veintitrés puntos que consta el documento lo más relevante del contenido fue:

1. Declarar la independencia de América de España, de cualquier otra Nación, gobierno o monarquía.
2- Reafirmar la religión católica como única aceptada sin tolerancia de otra
5.- Establecer que la soberanía dimanaría del pueblo y del Supremo Congreso Nacional Americano compuesto por representantes de cada provincia, eliminándose la figura del rey de España.
6.- Una vez reconocida la soberanía de la nación y con una política inspirada en la Revolución francesa, el gobierno se dividiría en tres poderes: legislativo, ejecutivo y judicial.
9.- Con la finalidad de proteger a los americanos, los empleos quedarían reservados para estos.
11.- Se cambiaría la forma de gobierno, se eliminaría el sistema monárquico y se establecería un gobierno liberal.
12.- Socialmente se pretende una mayor igualdad, reduciendo el tiempo de los jornales y se debe procurar mejores costumbres para las clases marginadas. De esta manera Morelos exhortó al Congreso trazar leyes para moderar la opulencia y la pobreza y lograr así una mayor igualdad social[5]
15.- Se proscribe la esclavitud y la distinción de castas.
22.- Se desaparecen las alcabalas, estancos y el tributo de los indígenas.

Al día siguiente, el nuevo Congreso decidió nombrar a Morelos con el cargo de Generalísimo y tratamiento de "Alteza serenísima", pero el caudillo no aceptó tal nombramiento y pidió ser llamado "Siervo de la Nación". Siendo fiel a su ideología, se sometió al Congreso, lo cual fue un error estratégico pues los miembros del organismo pocas veces consensuaron acuerdos militares y obstaculizaron la libertad de acción y la unidad de mando requerida por las fuerzas de los insurgentes.[6]

Repercusiones[editar]

El 6 de noviembre del mismo año, el Congreso de Anáhuac proclamó la separación del Nueva España mediante el Acta Solemne de la Declaración de Independencia de la América Septentrional la cual se fundamentó en gran medida en los Sentimientos de la Nación expresados por Morelos.

Un año más tarde el 20 de diciembre de 1814 se sancionó el Decreto Constitucional para la Libertad de la América Mexicana, documento que es referido como la Constitución de Apatzingán y considerada la primera constitución del México independiente. El documento se inspiró más en la Constitución francesa de 1791, que en la Constitución de Cádiz,[7] pero con la diferencia de no reconocer ninguna figura monárquica, tal y como fue señalado en los Sentimientos de la Nación. Debido a la situación de guerra, la Constitución de Apatzingán solo entró en vigor en el territorio dominado por los insurgentes. Consumada la Independencia de México, se estableció el efímero Primer Imperio Mexicano, una constante pugna entre liberales o republicanos y conservadores o monárquicos prevaleció hasta la década de 1860.

Presea Sentimientos de la Nación[editar]

El congreso local del estado de Guerrero entrega en la iglesia Santa María de la Asunción, cada año el 14 de septiembre para conmemorar la instalación del primer Congreso de Anáhuac la presea Sentimientos de la Nación, la cual es una medalla de plata con la efigie de José María Morelos y Pavón.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Fernández Op.cit. p.121-122
    Landavazo Arias Op.cit. p.255-256
  2. Ignacio López Rayón. «Elementos constitucionales circulados por el señor Rayón (4 de septiembre de 1812)». bibliojurídica.org. Consultado el 19 de septiembre de 2009.
    Landavazo Arías Op.cit p.256 citando la carta de "Morelos a Ignacio Rayón" del 2 de noviembre de 1812 AGN, Historia, vol. 116 s.n.e., f.267
  3. Herrera Peña, José Op.cit. p.83
  4. José María Morelos. «En carta personal a Rayón, Morelos ratifica las observaciones que hizo a los Elementos de la Constitución.». 500 años de México en documentos, biblioteca tv. Consultado el 19 de septiembre de 2009.
  5. Meyer, Op.cit. p.372
  6. Benítez, Fernando Op.cit p.182-185
  7. Fernández Fernández, Íñigo Op.cit. p.125-126

Bibliografía[editar]

  • BENÍTEZ, Fernando (1998) Morelos, México, ed. Fondo de Cultura Económica, ISBN 978-968-16-5527-3
  • FERNÁNDEZ FERNÁNDEZ, Íñigo (2004) Historia de México, México, ed.Pearson Educación, ISBN 978-970-26-0524-9
  • HERRERA PEÑA, José (1985) Morelos ante sus jueces México, ed. Porrúa, ISBN 978-968-452-066-2
  • LANDAVAZO ARIAS, Marco Antonio (2001) La máscara de Fernando VII. Discurso e imagniario monárquicos en una época de crisis. Nueva España 1808-1822 Centro de Estudios Históricos, Morelia, ed. El Colegio de México. ISBN 978-968-12-1008-3
  • MEYER, Alicia (2007) México en tres momentos, 1810-1910-2010 hacia la conmemoración del bicentenario de la Independencia y del centenario de la Revolución Mexicana: retos y perspectivas, volumen I, México, ed. UNAM, ISBN 978-970-32-4459-1

Enlaces externos[editar]