Semáforo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Semaforo»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Semáforo.

Los semáforos, también conocido técnicamente como señales de control de tráfico,[1] son dispositivos de señales que se sitúan en intersecciones viales y otros lugares para regular el tráfico, y por ende, el tránsito peatonal.

El auge de las señales de tráfico está ligado al rápido aumento del tráfico automovilístico. El tráfico urbano brotó enormemente después de que Henry Ford introdujo el modelo T en 1908 y lo comenzó a producir en masa a partir de 1913. Por primera vez, los coches eran baratos y lo suficientemente confiable para los desplazamientos en masa.[2]

Etimología[editar]

Animación que poseen la mayoría de semáforos modernos.

La palabra "semáforo" es de origen griego: «σῆμα (sema)», que significa señal, y «φόρος (foros)», que significa portador, es decir, semáforo es lo que "lleva las señales".[3]

En castellano, desde hace siglos, se llamaba semáforos a las torres de señales que se extendían por todo el territorio, desde las que por medio de señales ópticas (luces de noche, banderas de colores de día) se comunicaban las noticias importantes, más deprisa que con caballo al galope.

También a las estaciones desde las que se trasmitían las señales del telégrafo óptico establecido en las costas y en los puertos y cuyo objeto era dar a conocer las llegadas y las maniobras de los buques que venían de alta mar o navegaban a la vista o bien darles a conocer avisos urgentes por medio de bolas o de banderas o recibirlos de ellos. El semáforo consistía en un elevado mástil en el cual los vigías efectuaban las señales por medio de travesaños con la expresadas bolas o bien con banderas y si era de noche, con linternas. Por lo general, los semáforos estaban en comunicación con las estaciones telegráficas cercanas.[4]

Actualmente un semáforo se puede considerar un dispositivo mecánico o eléctrico que regula el tráfico de vehículos y peatones en las intersecciones de caminos.

Actualmente la Real Academia Española define al semáforo como:[3]

[...] Aparato eléctrico de señales luminosas para regular la circulación. [...]

Historia[editar]

El 15 de diciembre de 1868 se instaló el primer semáforo en Londres. Fue diseñado por el ingeniero ferroviario John Peake Knight, quién se basó en las señales ferroviarias de la época. El primer semáforo fue muy diferente al actual, con dos brazos que se levantaban para indicar el sentido que tenía que detenerse, además usó lámparas de gas de colores rojo y verde para su uso nocturno. Sin embargo, este primer semáforo era manual por lo que requería que un policía lo controlase todo el tiempo. Este primer semáforo explotó tan solo dos meses después, el 2 de enero de 1869, hiriendo de gravedad o causándole la muerte al operador.

En 1910, Ernest Sirrine mejoró el semáforo volviéndolo automático. El sistema de Sirrine usó las palabras no iluminados «stop » (detenerse) y «proceed » (proceder). En 1912, Lester Wire, un oficial de policía de Salt Lake City, optó por regresar al anterior sistema con las luces rojas y verdes. Aunque era manual la innovación fue usar luces eléctricas y un zumbador para advertir del cambio de estado, además permitía a las estaciones de policía y bomberos cambiar el estado del semáforo en caso de emergencias. Por ser un empleado del gobierno estadounidense su invención nunca fue patentada.

La era de innovación posterior del modelo T del control de tráfico ocurrió principalmente en los Estados Unidos debido a que Estados Unidos tenía más tráfico. Ciudades del oeste de Estados Unidos tuvieron tasas más altas de propiedad de automóviles de las ciudades del este después de que el coche se convirtió en más que el juguete de un hombre rico. En 1910, Los Ángeles tuvo el registro más alto per cápita de automóviles en el mundo, porque era una ciudad rica con un buen sistema de calles cuyo clima permite la conducción durante todo el año en los coches abiertos que eran la norma hasta 1923.[5]

Avances en la tecnología de la ingeniería eléctrica eflectuaron mejoras en la señalización posible. Los ingenieros habían desarrollado programadores automáticos para sistemas de comunicaciones militares durante la Primera Guerra Mundial. El primer semáforo automático que utilizaba luces rojas y verdes eléctricas fue patentado por William Ghiglieri en San Francisco, California en 1917. Su diseño también incluía un modo manual.[6]

Combinacion de policía de tráfico y semaforo en Estocolmo, 1953

Los peatones tenían más dificultades para adaptarse a las nuevas luces automáticas, ya que se enfrentaron a una nueva regulación de un comportamiento ya establecido, un ajuste más exigente que afrontar nuevas reglas para nuevos comportamientos (como conducir). Los peatones nunca se organizaron, así como los automovilistas. Peatones estadounidenses carecían de un equivalente de la Asociación de Peatones de Gran Bretaña, hoy en día Living Streets (UK), o Deutsche Verkehrswacht-DVW, Asociación Alemana de Seguridad Vial. Ellos tenían suficiente influencia en la ciudad de San Luis, Misuri para bloquear una ordenanza contra cruzar la carretera en el punto dictado (jaywalking[7] ) en 1936, pero que parece una excepción aislada de su impotencia política. Los ingenieros de tráfico trataban a los peatones como ciudadanos de segunda clase. En 1921, por ejemplo, un ingeniero los describió «como un obstáculo muy grave». En el plano jurídico más fundamental, el Derecho anglosajón (Common law) había sostenido que todos los usuarios de la calle eran iguales. Ante la insistencia de los ingenieros de tráfico, sin embargo, los ayuntamientos reemplazan esta regla antigua con nuevas ordenanzas que dieron a los automóviles el derecho de vía, excepto en las intersecciones. El primer libro de texto de ingeniería de tráfico observó que la protección de la vida era más importante que la velocidad del transporte, pero luego agregó que la seguridad y prevención de accidentes parecía ser la última preocupación de los funcionarios. El mismo trabajo se quejó de que los peatones se encontraban en un estado de «rebelión».[8]

Señal creada por Charles Marshall.

En 1920, William Potts, inventor de varios semáforos para ese momento, añade la luz amarilla al semáforo. Para ese momento los semáforos ya se habían expandido alrededor del mundo, pero, a diferencia de los demás de dos etapas, el de tres etapas permitía advertir de una mejor manera al conductor sobre el inminente cambio a la luz roja. Potts era un oficial de policía de Detroit, por lo que al igual que Wire nunca patentó su invención. Garrett Morgan en 1923 fue la primera persona en lograr la patente por un semáforo de tres etapas eléctrico en 1923. Sin embargo su semáforo aún distaba del actual pues tenía dos brazos y usaba palabras iluminadas. Vendió su diseño a General Electric por aproximadamente $40,000 USD.

En 1936, Charles Marshall creó una señal rotatoria que permitía indicar el tiempo restante antes del cambio de estado del semáforo.

Semáforos actuales[editar]

Semáforo actual led

Los semáforos han ido evolucionando con el paso del tiempo y actualmente y debido a su rentabilidad, se están utilizando lámparas a ledes para la señalización luminosa, puesto que las lámparas de ledes utilizan sólo 10 % de la energía consumida por las lámparas incandescentes, tienen una vida estimada 50 veces superior, y por tanto generan importantes ahorros de energía y de mantenimiento, satisfaciendo el objetivo de conseguir una mayor fiabilidad y seguridad pública. Entre las mayores ventajas que tienen las señales luminosas con ledes figuran:

  • Muy bajo consumo y por tanto ahorran energía.
  • Mayor vida útil de las lámparas.
  • Mínimo mantenimiento.
  • Respeto por el medio ambiente.
  • Simple recambio.
  • Unidad óptica a prueba de luz solar y alto contraste con luz solar.
  • Señalización luminosa uniforme.
  • Evita el fundido de las luces, al estar formadas estas por una matriz de diodos por lo que en ese caso solo lo harán unos cuantos diodos y no todo el conjunto, de forma que el semáforo nunca se apagará por un fallo de este tipo.
  • Mayor seguridad vial.
  • Se pueden cambiar la imágenes fácilmente (p. ej., en Madrid durante el día de la mujer añadieron falda a los muñequitos)
  • Animaciones como peatón moviéndose, cuentas atrás, etc.
  • Su bajo consumo permite que funcionen automáticamente mediante una batería durante cierto tiempo.
  • Precaución a los peatones
  • Incorporación de sonidos intermitentes cuando el muñeco verde esté parpadeando para ponerse en rojo. Actualmente se utiliza una voz grabada con el nombre de la calle para que un peatón ciego no se pueda confundir con otros semáforos cercanos e incluso con los cantos de canarios, como sucedía con los primeros semáforos con este sistema.

La óptica de LED está compuesta por una placa de circuito impreso, policarbonato de protección, casquillo roscante E-27, todos estos elementos están integrados sobre un soporte cónico. El circuito impreso, policarbonato de protección y envolvente cónica, poseen orificios de ventilación para facilitar la evacuación de calor de su interior.[9]

Aunque los ledes ofrece multitud de ventajas respecto a las bombillas tradicionales uno de sus mayores inconvenientes es que no soportan bien los cambios bruscos de energía, que es lo que ocurre cuando se encienden o se apagan cada una de las luces del semáforo, ya que además cada luz debe apagarse rápidamente para no provocar confusión con el resto de las luces, lo que provoca que algunos diodos se fundan.

Desde hace algunos años se viene utilizando la tecnología inalámbrica en los semáforos, después de que los semáforos inteligentes no hayan llegado a funcionar todo lo bien que se esperaba. En varias ciudades de España los medios de transporte y los de emergencia incorporan equipos informáticos emisores y receptores digitales de señales de radio de muy corto alcance. Estas unidades permiten que cuando el vehículo que las porta se acerca a un semáforo equipado con otro equipo ambos dispositivos se conectan entre ellos y después de verificar el código de autorización los semáforos que regulan la intersección se coordinan para dar vía libre al autobús o ambulancia, consiguiendo de esta forma un tráfico fluido del transporte público o el paso de una ambulancia en servicio de forma segura en los cruces.

Aunque no es una tecnología muy extendida posiblemente vaya creciendo su uso, según los resultados que se vayan obteniendo en el futuro.

Componentes[editar]

Semáforo LED en Singapur.

El semáforo está formado por los siguientes componentes:[10]

  • Cabeza: Es la armadura que contiene las partes visibles del semáforo. Cada cabeza contiene un número determinado de caras orientadas en diferentes direcciones.
  • Soportes: Los soportes son las estructuras que se utilizan para sujetar la cabeza de los semáforos de forma que les permitan algunos ajustes angulares, verticales y horizontales.
  • Cara: Son las distintas luces de las cuales están formados los semáforos. En cada cara puede haber desde dos luces hasta más de tres, siendo la de tres luces las caras más usuales.
  • Lente: Es la parte de la unidad óptica que por refracción dirige la luz proveniente de la lámpara y de su reflector en la dirección deseada. Este elemento desaparece en los nuevos semáforos de ledes.
  • Visera: Es un elemento que se coloca encima o alrededor de cada una de las unidades ópticas, para evitar que, a determinadas horas, los rayos del sol incidan sobre éstas y den la impresión de estar iluminadas, así como también para impedir que la señal emitida por el semáforo sea vista desde otros lugares distintos hacia el cual está enfocado. Como el caso de las lentes, esta parte está desapareciendo ya que los nuevos semáforos de ledes iluminan de mejor forma que los antiguos.
  • Placa de contraste: Elemento utilizado para incrementar la visibilidad del semáforo y evitar que otras fuentes lumínicas confundan al conductor.

Funcionamiento[editar]

El tipo más frecuente tiene tres luces de colores:

  • Rojo (1), para detenerse inmediatamente. En algunos países, si el rojo está parpadeando, actúa como una señal de Alto/Pare/Stop.
  • Verde (2), para avanzar, puesto que no hay obstáculos.
  • Amarillo o Ámbar (3) corre que viene el rojo.

Semáforos especializados[editar]

Control del carril[editar]

Se pueden usar semáforos para controlar el flujo vehicular de cada carril. Esto puede ser usado para advertir a los conductores que uno de los carriles se encuentra cerrado o que no es seguro circular por este. Este tipo de semáforos también es usado cuando existe una vía reversible, que cambia la dirección del tráfico, por lo que es necesario advertir a los conductores sobre que carriles son utilizables.

Además de las típicas luces, la mayoría de estos semáforos también utilizan flechas combinadas con una "X" para indicar el estado de cada carril.

Semáforos usados para indicar el estado de cada carril. 1º El carril derecho está cerrado. 2º El carril de la derecha está próximo a ser cerrado. 3º Todos los carriles están habilitados.

Control de la dirección[editar]

En algunos casos se pueden instalar semáforos para una dirección específica. Normalmente se usa este tipo de semáforos cuando el tráfico proveniente de la dirección contraria evita el correcto flujo de los vehículos que viran, o cuando los vehículos que viran impiden el correcto flujo de los vehículos que vienen en la dirección contraria. Esto puede crear congestión vehicular y aumentar el riesgo de accidentes.

Peatonales[editar]

Animación de un semáforo peatonal europeo.
Semáforo peatonal con un botón para pedir el cambio de estado del semáforo.
Semáforo peatonal con un botón en Dubái.

En muchas intersecciones se usan además semáforos peatonales para indicar al peatón el momento seguro para que pueda cruzar la intersección. También se pueden usar para dar preferencia a los peatones sobre el resto del tráfico de la vía.

La mayoría de estos semáforos no cuenta con una luz intermedia entre el verde y el rojo, por lo que normalmente la luz verde o roja parpadea dos o tres veces para anunciar el próximo cambio al rojo.

En algunos casos los semáforos peatonales pueden tener contadores de tiempo para que el peatón pueda juzgar si tiene tiempo suficiente para cruzar la vía, en el momento en que el contador llega a cero inmediatamente el semáforo peatonal cambia a rojo.

En algunos casos el semáforo puede incluir un botón para que el peatón pueda pedir manualmente el paso. Esto puede servir para evitar la detención innecesaria de los vehículos cuando en realidad no existe ningún peatón queriendo cruzar la vía, o para disminuir el tiempo de espera de los peatones.

Para ciclistas[editar]

En caso de existir una ciclovía o de que la vía sea compartida por ciclistas se pueden usar semáforos especiales para ellos, logrando así mejorar su seguridad y la de los que los rodean. Normalmente se los usa para dar prioridad a los ciclistas o para mantenerlos alejados de otros usuarios de la vía, como peatones o vehículos.

Transporte público[editar]

Semáforo mixto en Alemania.

En algunos casos se usan semáforos para dar prioridad o controlar independientemente el flujo de vehículos del transporte público. En algunos casos cuando la vía es compartido con un tipo diferente de transporte como los tranvías se usan señales diferentes para estos. Estos semáforos son más comunes en Europa, aunque pueden ser vistos al rededor del mundo. En muchos casos no utilizan las típicas tres luces (rojo, amarillo y verde) a cambio de sistemas más complejos para dar mejores indicaciones a los conductores.

Los semáforos en distintos países[editar]

Semáforo LED con contador de tiempo en Teherán.
Semáforo de Tianjín.

La forma de interpretar sus indicaciones pueden variar de un país a otro. El semáforo más común es el que tiene tres luces: roja, ámbar –a veces llamada amarilla- y verde. Cuando se ilumina, el rojo indica a los vehículos y a los peatones que paren, el ámbar que estén alerta, y el verde que pueden continuar. El estándar universal –los semáforos en vertical- es que el ámbar esté en el medio, el rojo arriba y abajo el verde. En los semáforos horizontales, el rojo está a la izquierda del verde. Sin embargo, los estándares se aplican según la conducción de los países.

Cada país tiene diferentes reglas de circulación, incluyendo cómo interpretar los semáforos. Por ejemplo, en algunos países, una luz amarilla indica a los motoristas que pueden continuar conduciendo si la carretera está vacía, dando vía libre a los peatones y a los vehículos de las carreteras perpendiculares intersectantes.

Semáforo con formas geométricas para ayudar a personas que sufran de daltonismo en Halifax, Canadá.

En algunos países, justo antes de que la luz cambie a verde, la luz roja y la luz ámbar están encendidas.

En el Reino Unido, Nueva Zelanda y Canadá, el ámbar significa oficialmente «stop» o «alto» en español, pero en la práctica es una preparación al «stop». En Rusia, Serbia, Austria, Israel y algunas partes de Canadá y México, se ilumina la luz verde durante unos segundos antes de que aparezca el ámbar. La señal de luz ámbar sin los otros colores se utiliza en el Reino Unido, Irlanda y Australia. También se utiliza en Serbia y en los EE.UU. para señalar los lugares donde hay que poner atención. En Canadá, la luz ámbar significa «conduce con atención» y normalmente está combinada con la luz roja en intersecciones de cuatro vías. En algunos países de Asia, como Tailandia, la luz ámbar indica que un vehículo debe proceder con precaución en un cruce de caminos en el que las señales sólo funcionan en periodos ajetreados.

En Tianjin se encuentra un semáforo que funciona de la siguiente manera: cuando la barra está en rojo, hay que parar. Después, la barra empieza a hacerse pequeña y muestra cuanto tiempo va a permanecer roja. El rojo parpadea y desaparece y la barra se vuelve verde. El verde se reemplaza por el color amarillo, que permanece unos segundos. La barra parpadea y el amarillo desaparece dando paso al color rojo.


Evolución y datos globales[editar]

Semáforo peatonal 'Ampelmann' en Berlín, Alemania.
  • El 4 de agosto de 1914 se instaló el primer semáforo "moderno", en Cleveland, Estados Unidos. Gestionaba el tráfico entre la avenida Euclid y la calle 105 Este. Contaba con luces rojas y verdes, colocadas sobre unos soportes con forma de brazo. Además incorporaba un emisor de zumbidos como su antecesor inglés.[11]
  • En 1926, se instaló el primero en Madrid convirtiéndose en el primer semáforo de España, entre las calles del Barquillo y Alcalá.
  • Buenos Aires, es la ciudad con más semáforos por habitante. Más semáforos pero hace falta rapidez para cruzarlos. La ciudad de Buenos Aires es una de las que dispone de mayor número de intersecciones.
  • El alegre hombrecillo verde o rojo de los semáforos, conocido en Alemania como 'Ampelmann', fue introducido por las autoridades comunistas en la Alemania del Este y desde la caída del muro de Berlín hace 15 años se ha convertido en un fenómeno de marketing. Los semáforos del oeste de Alemania y en el oeste de Berlín normalmente usan el estándar de la figurilla masculina.[12]
  • El 5 de abril de 2008, el Ayuntamiento de Jaén (España) instaló el primer semáforo feminista, un «primer paso» igualitario en la señalización, pues la tradicional silueta 'andante' cambia el pantalón por la falda. El nuevo semáforo se encuentra en el cruce del Paseo de la Estación con la Plaza de Jaén por la Paz, frente a la estación de Adif.[2]
  • Palma de Mallorca se ha convertido en la primera ciudad de España en contar en sus calles con un semáforo dotado con un mando a distancia que permite que se encienda sólo cuando lo necesita una persona ciega. El semáforo, que se encuentra ubicado en un paso peatonal de la calle Manacor, frente a la sede de la ONCE en Baleares, fue inaugurado el 3 de marzo de 2008 por la alcaldesa de Palma, Aina Calvo, el delegado territorial de la ONCE, Ramón Garrido, y la vicepresidenta tercera del Consejo General de la organización, Yolanda Martín. Este nuevo aparato semafórico "único en España", según recalca la ONCE en un comunicado, funciona cuando una persona con discapacidad visual lo activa gracias a un mando a distancia especial, momento en el que el semáforo emite una señal para informar al usuario de que ha recibido la orden y se pone en rojo para los vehículos. Transcurridos tres segundos, el semáforo comienza a emitir una señal sonora que indica a la persona ciega que ya puede cruzar el paso de peatones con seguridad durante alrededor de 30 segundos. Una vez que haya cruzado la persona el semáforo dejará de emitir la señal sonora y, al cabo de dos segundos, se apagará la luz roja para los vehículos y se reactivará la secuencia normal del semáforo para controlar la circulación.
  • El día 6 de marzo de 2006, el tráfico de la Ronda de la Muralla de Lugo protagonizó una iniciativa de la artista uruguaya Luz Darriba. Los 'muñequitos' de los 72 semáforos de la Ronda de la Muralla que regulan el paso de peatones vistieron falda en homenaje a la mujer trabajadora. Los semáforos cambiaron su fisonomía con el objetivo de "advertir de la ausencia de representación femenina en las calles y en la práctica urbana, donde se opta como símbolo de universalidad por la imagen masculina", explica Luz Darriba, impulsora de esta iniciativa en colaboración con el ayuntamiento y la Policía Local.[13]
  • El primer semáforo de Argentina alimentado por energía solar y controlado en forma inalámbrica a través de Internet funciona desde el 15 de diciembre de 2008 en un cruce de la avenida del Libertador y 9 de Julio, en el centro de San Isidro. El aparato cuenta para la iluminación tortas de ledes (diodo emisor de luz), de menor consumo que los convencionales, y es capaz de detectar la cantidad de vehículos presentes y modificar en forma automática la duración de la luz verde de cada una de las arterias. Aseguran que tiene un consumo 90 % inferior que el de los semáforos convencionales, y una durabilidad superior por lo que le permitiría un importante ahorro en su mantenimiento al país.[14]
  • En Akureyri, Islandia, las luces de los semáforos tienen forma de corazón.[15]
  • En 1930 en la Cd. de México, los capitalinos se encontraron con los primeros indicadores de señalamientos de tránsito vehicular (semáforos). Eran manuales y los operaba un agente moviendo una palanca para sacar un letrero que decía alto o siga, según el caso. El 20 de noviembre de 1932, entra en funcionamiento el primer semáforo eléctrico en la Ciudad de México, en el crucero de Avenida Juárez y San Juan de Letrán.[16]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Sites.Tufts.edu The Origins and Globalization of Traffic Control Signals - Los orígenes y la globalización de las señales de control de tráfico - en inglés - Consultado el 08 de diciembre 2013
  2. Sites.Tufts.edu The Origins and Globalization of Traffic Control Signals - Los orígenes y la globalización de las señales de control de tráfico, Clay McShane, Northeastern University, Pag. 380 - en inglés - Consultado el 04 de diciembre 2013
  3. a b RAE www.rae.es
  4. Diccionario enciclopédico popular ilustrado Salvat (1906-1914)
  5. Sites.Tufts.edu The Origins and Globalization of Traffic Control Signals - Los orígenes y la globalización de las señales de control de tráfico, Clay McShane, Northeastern University, Pag. 381 - en inglés - Consultado el 08 de diciembre 2013
  6. Sites.Tufts.edu The Origins and Globalization of Traffic Control Signals - Los orígenes y la globalización de las señales de control de tráfico, Clay McShane, Northeastern University, Pag. 385 - en inglés - Consultado el 06 de diciembre 2013
  7. D. Norton (Abril 2007) Street Rivals: Jaywalking and the Invention of the Motor Age Street
  8. Sites.Tufts.edu The Origins and Globalization of Traffic Control Signals - Los orígenes y la globalización de las señales de control de tráfico, Clay McShane, Northeastern University, Pag. 386 (en inglés) - Consultado el 08 de diciembre 2013
  9. Semáforos con LED metroight.es [12-6-2008]
  10. Ministerio de Transporte de Colombia www.mintransporte.gov.co
  11. Crónica Viva [20/12/2008]
  12. Agencia EFE [20/12/2008]
  13. EL MUNDO [08/03/2006]
  14. La Nación [15/12/2008]
  15. 123RF. «Semáforo en rojo en forma de corazón en Akureyri en Islandia».
  16. [1]

Enlaces externos[editar]