Selaginella lepidophylla

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Selaginella lepidophylla
Selaginella lepidophylla gruen.jpeg
Clasificación científica
Reino: Plantae
División: Lycopodiophyta
Clase: Selaginellopsida
Orden: Selaginellales
Familia: Selaginellaceae
Género: Selaginella
Especie: S. lepidophylla
(Hook. & Grev.) Spring
Sinonimia

La Selaginella lepidophylla es una planta que pertenece a la familia de las Selaginellaceae original del desierto de Chihuahua, característica de zonas desiertas y secas. No tiene flores y se reproduce por esporas. Necesita suelo bien drenado, poca agua; sol al máximo. La altura es de 5 cm. Es nativa de América del Norte (desierto de Chihuahua).

Sus nombres comunes son: planta de la resurrección, rosa de Jericó (por semejanza), siempre viva, flor de piedra, doradilla, flor del rock, magóra (tarahumara).

Anhidrobiosis ("vida sin agua")[editar]

Hidratación durante 3 h, con imágenes cada 5 min.

Es una planta que "resucita", es decir, que tras un periodo de desecación (desde unos días a varios años) puede continuar su ciclo vital si se vuelve a hidratar. Este tipo de plantas se llaman poiquilohídricas, al igual que un lagarto puede estar a 15 °C y se le llama poiquilotermo, pues no regula su temperatura, estas plantas no regulan su cantidad de agua interna. Ante falta de agua, se produce un estado de vida latente que consiste en que para evitar daños en los tejidos y en las células durante la desecación sintetiza mucha trehalosa, un azúcar cristalizado que actúa como un soluto compatible. Cuando se evapora el agua de su interior (puede llegar incluso a perder el 95% de su agua sin sufrir daños) las sales disueltas en esa agua se concentran (pues las sales no se evaporan). Para que las células no mueran por un exceso de salinidad, la trehalosa actúa reteniendo agua, por así decirlo, ya que si hay trehalosa en sus células, las sales no causan daño. También utilizan sustancias llamadas betahínas, que tienen la misma función que la trehalosa.

Al volver a disponer de agua los cristales de azúcar se disuelven y el metabolismo de la planta, hasta entonces paralizado, vuelve a reactivarse de su estado de letargo, y las hojas que parecían estar muertas vuelven a ponerse verdes y se abren.

Enlaces externos[editar]