Seguridad del paciente

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La seguridad del paciente es un objetivo de las ciencias de la salud que enfatiza en el registro, análisis y prevención de los fallos de la atención prestada por los servicios sanitarios, que con frecuencia son causas de eventos adversos.

La práctica sanitaria conlleva riesgos para los pacientes y los profesionales que les atienden. Conforme las técnicas diagnósticas y terapéuticas se vuelven más sofisticadas estos riesgos, como es previsible, aumentan. En términos técnicos se habla, en estos casos, de que el paciente sufre un efecto adverso (EA). Es decir, un accidente imprevisto e inesperado que causa algún daño o complicación al paciente y que es consecuencia directa de la asistencia sanitaria que recibe y no de la enfermedad que padece. Muchos de estos efectos adversos son inevitables por más que se esfuercen los profesionales, pero existen otros que podrían evitarse, por ejemplo reflexionando sobre cómo se aplican determinados procedimientos (sondajes, administración de fármacos, etc.). Esta es la razón de que se promuevan programas orientados a incrementar la seguridad clínica de los pacientes.[1]

Historia[editar]

Portada del informe Errar es Humano

El actual movimiento mundial de seguridad del paciente alcanzó relevancia cuando en 1999 el Instituto de Medicina (IOM) de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos publicó el informe "Errar es humano".[2]

El tema es actualmente promovido en la mayoría de los países del mundo por gobiernos, asociaciones médicas y organizaciones relacionadas con los procesos de salud, incluida la Organización Mundial de la Salud, quien desde el año 2004 creó la "Alianza Mundial para la Seguridad del Paciente"[3]

Luego se publicó el informe europeo "Una Organización con Memoria" y le han seguido múltiples publicaciones y planes de acción nacionales e institucionales en especial en hospitales pero también en todo tipo de instituciones prestadoras de servicios de salud.

En América Latina el primer documento nacional que estableció oficialmente una política de seguridad del paciente fue el denominado "Lineamientos para la implementación de la política de seguridad del paciente" en Colombia promulgado por el Ministerio de la Protección Social de Colombia en junio de 2008 seguido en el 2009 de la una Guía técnica “Buenas prácticas para la seguridad del paciente en la atención en salud”.[4] [5]

Terminología y definiciones[editar]

Aunque en el mundo en general hay acuerdo conceptual alrededor de los conceptos y métodos de la seguridad del paciente, no obstante se observan diferencias entre países y regiones en relación con la terminología utilizada. No obstante para adelantar exitosamente una estrategia de seguridad del paciente es importante obtener algún grado de consenso alrededor de los conceptos y los términos básicos

Seguridad del Paciente[editar]

La Seguridad del paciente de acuerdo a la OMS se define como la ausencia de un daño innecesario real o potencial asociado a la atención sanitaria.

Se conoce como tal al conjunto de elementos estructurales, procesos, instrumentos y metodologías basadas en evidencias científicamente probadas que propenden por minimizar el riesgo de sufrir un evento adverso en el proceso de atención de salud o de mitigar sus consecuencias

Evento adverso[editar]

Según el Sistema Obligatorio de Garantía de Calidad de la Atención en Salud de Colombia, es el resultado de una atención en salud que de manera no intencional produjo daño. Los eventos adversos pueden ser previsibles y no previsibles.[6]

Evento adverso: incidente desfavorable, hecho inesperado, percance terapéutico, lesión iatrogénica u otro suceso infortunado no relacionado con la historia natural de la enfermedad que ocurre en asociaciones directa con la atención médica.

·         Los principales eventos adversos son:

·         Reacción alérgica a medicamentos (RAMS)

·         Reacción alérgica a los alimentos (RAAS)

·         Infecciones nosocomiales   (IN)

·         Ulceras por presión (UPP)

·         Dehiscencias de heridas quirúrgicas

Dentro de los eventos adversos existen un grupo de ellos particularmente graves, por su magnitud, por su trascendencia y por las consecuencias que pueden tener para la salud o la vida del paciente como son:

1-Evento centinela: hecho inesperado, no relacionado con la historia natural de la enfermedad, lesión física, o psicológica grave que cusa daño permanente o muerte al paciente.

·         Principales eventos centinelas:

·         Cirugías en el sitio equivocado.

·         Complicaciones quirúrgicas graves

·         Errores en prescripción y administración de medicamentos que lleven a la muerte.

·         Accidentes anestésicos

·         Caídas de pacientes

·         Cualquier procedimiento de atención medica que provoque daño permanente o muerte al paciente.

2-Cuasi- falla: acontecimiento o situación que podría haber tenido como resultado un accidente, herida o enfermedad, pero no lo tuvo por casualidad o por una intervención oportuna o porque se dio cuenta a tiempo el personal de salud del error que iba a cometer y no lo cometió.

3-Reacción alérgica a medicamentos (RAMS): todo efecto de un medicamento que es perjudicial y no deseado, que ocurre a dosis usadas con fines terapéuticos, profilácticos o de diagnostico.

·         Reacción adversa a medicamento:

·         Se define como aquellas que:

·         Pone en riesgo la vida del paciente.

·         Causa o prolonga la hospitalización.

·         Causa incapacidad persistente.

·         Produce abuso o dependencia.

La frecuencia con la cual ocurren los eventos adversos[editar]

Gráfico que ilustra el comportamiento de los estudios más relevantes realizados en el mundo

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud se estima que a alrededor de uno de cada 10 pacientes que reciben atención en salud en el mundo les ocurre al menos un evento adverso. Para conocer de manera confiable la frecuencia con la cual se presentan los eventos adversos se han utilizado los estudios de incidencia y de prevalencia. En contraste las cifras obtenidas de los sistemas de reporte de eventos adversos no son un buen medidor de esta frecuencia por el alto nivel de subregistro que estos sistemas presentan

Estudios de incidencia[editar]

En el mundo desarrollado se han realizado varios estudios para evaluar la incidencia de los eventos adversos, algunos de los más relevantes son los estudios de Nueva York, Utah y Colorado, Australia, Nueva Zelanda, Londres y Dinamarca y el en el mundo de habla hispana se destacan los estudios de incidencia ENEAS y APEAS realizados en España.

Estudio APEAS y ENEAS[editar]

En un primer estudio, realizado hace dos años, financiado por la Agencia de Calidad del Sistema Nacional de Salud, se analizó la frecuencia y tipo de estos efectos adversos en pacientes hospitalizados. Esta investigación, conocida como estudio ENEAS1, ha tenido una importante repercusión tanto dentro como fuera de nuestro país, por tratarse de uno de los estudios de mayor alcance realizados a nivel mundial.

En esta segunda investigación se ha abordado el análisis de la frecuencia y tipo de los EA en Atención Primaria. Debe destacarse que se trata de uno de los primeros estudios que se ocupa de esta problemática en los centros de salud, abarcando una amplia muestra de consultas de medicina y de enfermería.

Esta investigación se ha llevado a cabo en 48 centros de salud de 16 comunidades autónomas y en la misma han participado, de forma voluntaria y desinteresada, 452 profesionales sanitarios de medicina y enfermería. En total se han analizado los datos de 96.047 consultas. [7]

Estudio IBEAS[editar]

El estudio de prevalencia IBEAS realizado en América Latina, el cual además es al mayor estudio realizado en el mundo en términos de número de hospitales participantes, así como el único estudio multicéntrico internacional realizado hasta la fecha.

Según el mencionado estudio IBEAS, el cual fue desarrollado en 58 hospitales de México, Costa Rica, Colombia, Perú y Argentina, la prevalencia de los eventos adversos fue de 10.5%[8]

Centros de Seguridad del Paciente[editar]

Los Centros de Seguridad del Paciente constituyen una herramienta para poner en común documentos, experiencias y herramientas útiles para el desarrollo de los procesos tendientes a generar condiciones de atención seguras, a la vez que se establecen como un punto de referencia para los profesionales e instituciones en sus áreas de influencia.

Algunos de los más destacados son:

Centros de Seguridad del Paciente en español[editar]

Centros de Seguridad del Paciente en inglés[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Gérvas J. Seguridad (en serio). Acta Sanitaria. 14/03/2011.
  2. Kohn, Linda T. et al. To Err is Human: Building a Safer Health System Institute of Medicine (U.S.). Committee on Quality of Health Care in America. Editado porNational Academies Press, 2000. ISBN 0309068371, 9780309068376
  3. Ceriani Cernadas, José M.La OMS y su iniciativa “Alianza Mundial para la Seguridad del Paciente”. Editorial. Archivos Argentinos de Pediatría Vol. 107 Nro 5 - Octubre 2009 [1]
  4. Ministerio de la Protección Social. "Lineamientos para la implementación de la política de seguridad del paciente"[2]
  5. Ministerio de la Protección Social. Guía técnica “Buenas practicas para la seguridad del paciente en la atención en salud”[3]
  6. Ministerio de la Protección Social. Lineamientos para la implementación de la Política de Seguridad del Paciente. Bogotá, 2008.
  7. Estudio APEAS: estudio sobre la seguridad de los pacientes en Atención Primaria de Salud. Madrid: Ministerio de Sanidad y Consumo; 2008.
  8. Informe Final Estudio IBEAS