Seguidores de culto

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Unos seguidores de cultocult following en inglés— es un grupo de admiradores que están muy dedicados a una área específica de cultura. Una película, libro, banda o videojuegos, entre otras cosas, son los principales objetos de atención que pueden tener seguidores de culto cuando tiene un pequeño pero muy apasionada base de admiradores. Un componente común de los seguidores de culto es el cariño emocional que los admiradores tienen con el objeto con un seguimiento de culto, a menudo identificado por ellos mismos y otros admiradores como miembros de una comunidad. Los seguidores de culto también tiene una asociación en común con sitios especiales del mercado. Los medios de comunicación de culto están frecuentmente asociados con la cultura underground, y son considerados muy excéntricos, extraños, controversiales, o anti-establecimiento o para ser apreciados por el público general.

Muchos admiradores de culto expresan una cierta ironía sobre su devoción. A veces, esos seguidores de culto cruzan el límite para ser como seguidores de la estética camp. Los admiradores de culto del director Ed Wood admiran sus películas no porque ellos los consideran excelente, más bien es debido que ellos son tan malos que los encuentran divertidos y curiosamente fascinantes. El mismo fenómeno puede ser observado con cosas que son apreciadas por una cierta generación fuera de la nostalgia o recuerdos de la infancia. Quizás, los admiradores se involucraron en una subcultura de fandom, generalmente a través de convenciones, comunidades en línea o actividades como la escritura de relatos de ficción de producciones mayores, creaciones de vestimenta, réplicas de accesorios y edificios modelos, o creando sus propias producciones de audio o video basadas en los formatos y personajes.[1]

Ejemplos[editar]

No siempre hay una clara diferencia entre los medios de comunicación de cultos y las corrientes predominantes. La película Pink Flamingos es conocida por sus escenas desagradables y solo un pequeño número de personas están atraídas por esta película. Por lo tanto, puede ser clasificada como una película de culto. Las franquicias como Viaje a las estrellas, Guerra de las galaxias, Batman, Transformers, Xena, la princesa guerra Harry Potter, Ren & Stimpy, Invasor Zim, Los juegos del hambre y The Rocky Horror Picture Show tienen un grupo nuclear de seguidores fanáticos pero aún atraen a la audiencia general, así que algunos (por ejemplo, el actor Bruce Campbell) discuten que no pueden ser considerados verdaderas películas de culto. Los profesores Xavier Mendik y Ernest Mathijs, autores de 100 cult films, argumentan que los seguidores devotos entre esas películas los convierte en clásicos de culto.

Algunos objetos de cultos son únicamente populares dentro de ciertas subculturas. La película Woodstock es especialmente amada dentro de la subcultura hippie. La naranja mecánica tiene seguidores de cultos compuesto de punks, skinheads y otros grupos. Ciertos iconos mainstream pueden convertirse en iconos de cultos en un contexto diferente para ciertas personas. Reefer Madness fue originalmente planeada para advertir a la juventud contra el uso de la marihuana, pero debido a su argumento ridículo y aspecto barato, es ahora a menudo visto por una audiencia compuesta de fumadores de marihuana y ha ganado seguidores de culto.[2]

El actor Bruce Campbell —autoproclamado «El rey de las películas de clase B», y manteniendo dedicado seguidores de culto para película como The Evil Dead— a menudo contrasta «película mainstream» y «película de culto» definiendo el primero como «una película vista 100 veces por 1,000 personas» y la segunda como «una película vista 1,000 veces por 100 personas».

Las películas de Quentin Tarantino en el estilo toma prestado de clásicas películas de culto, pero son apreciados por una gran audiencia, y por lo tanto están entre lo culto y lo mainstream. Ciertos fenómenos de culto pueden crecer a tales proporciones que se vuelven mainstream.

A menudo, toma poco años antes que unos seguidores de culto empiece a formar una película particular o banda. El álbum Trout Mask Replica de Captain Beefheart, la película protagonizada por Jim Carrey The Cable Guy y la serie de televisión The Rocky and Bullwinkle Show originalmente no fueron muy exitosas, pero con el tiempo fueron construyendo seguidores de culto. En algunos casos, este estatus de culto es inesperado, como la película de Disney Fantasía (1940), que fue un fracaso en su estreno, pero fue re-apreciada por los admiradores de la psicodelia en los años 60. Algunas películas, especialmente de los géneros de ciencia ficción y terror, fueron producidas con un objetivo específico para conseguir un estatus de culto, como la película sobre drogas Pánico y locura en Las Vegas y la mayoría de las películas de Terry Gilliam.[3] [3] Otros ejemplos que cae en la categoría de «película de culto intencional» son Repo Man (1984), El vengador tóxico (1984), la franquicia de The Evil Dead iniciada en 1981 y Brazil (1985).

Muchos espectáculos televisivos cancelados (especialmente los que tiene un corto tiempo de transmisión) vieron nueva vida en seguidores de admiradores. Un ejemplo notable es Invasor Zim, un show animado que se transmitió en 2 temporadas en Nickelodeon antes de ser cancelada. La serie disfruto una buen período en DVD, y muchas tiendas especiales como Hot Topic vende ropa y mercancía asociada con el programa. Otro ejemplo son Roswell y Joan de Arcadia, que tuvieron una corta vida, pero si una gran base de admiradores hasta ahora. La series de televisión de prolongada transmisión como Los expedientes secretos X, Buffy, la cazadora de vampiros, Xena: la princesa guerrera, Chuck y Lost también un tremendo grupo de seguidores de culto.

En una reseña por la BBC del episodio «Trono para una pérdida» de Farscape, Richard Manning, el escritor de la reseña dijo: «Farscape es ahora oficialmente una serie de culto debido que está siendo vista en desorden». El episodio en cuestión fue realmente mostrada como el segundo episodio, después de su estreno, a pesar de ser originalmente intencionada como el quinto episodio para mostrada.[4]

El anime, manga y las películas de kung fu y kaiju (junto al tokusatsu) son entretenimiento mainstream en Japón, pero en cualquier lugar son generalmente apreciadas por una audiencia de culto. Doctor Who es un programa televisivo en un horario matutino en Gran Bretaña, pero durante un período de 15 años fuera de producción, ganó un estatus de culto entre los admiradores; también es una serie de culto en los Estados Unidos. También, el programa animado pre-escolar Pocoyó atrajo un gran grupo de seguidores de culto entre los espectadores más viejos que su público objetivo debido al humor del programa y su narrador, Stephen Fry —en el doblaje para el público de habla inglesa, ya que el programa es de producción española.

Véase también[editar]

Lectura adicional[editar]

  • Lathrop, Tad y Wayne Jancik, Cult Rockers: 150 of the most controversial, distinctive and intriguing, outrageous and championed rock musicians of all time (Pocket Books, 1996)

Referencias[editar]

  1. «The Official Cult TV Magazine».
  2. Peary, Danny (1981). Cult Movies. New York: Delacorte Press. pp. 203–205. ISBN 0-440-01626-6. 
  3. a b Booker, K. 2011. Historical Dictionary of American Cinema. Scarecrow Press
  4. Manning, Richard (last updated September 2005). «Throne to a loss». BBC.co.uk. Consultado el 18 de noviembre de 2010.