Secretaría General de la Organización de los Estados Americanos

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Es el máximo cargo dentro de la Organización de Estados Americanos, OEA.

Secretario general actual[editar]

José Miguel Insulza (2 de junio de 1943 -), abogado y político socialista chileno. Asumió como Secretario General de la Organización de los Estados Americanos (OEA) el 26 de mayo de 2005, convirtiéndose en el segundo chileno en alcanzar dicho cargo, luego de Carlos Dávila Espinoza.

Anteriores secretarios generales[editar]

Elección de Insulza[editar]

Durante el año 2004 se realizaría la elección del nuevo Secretario General de la Organización de los Estados Americanos que sucedería al colombiano César Gaviria. Una de las metas del gobierno de Lagos era posicionar a Chile dentro del mundo y como líder latinoamericano, y una de las principales oportunidades de lograr aquello era alcanzando el cargo máximo de la organización continental con la figura de Insulza. Sin embargo, el ex-presidente costarricense Miguel Ángel Rodríguez se impuso fácilmente pues la OEA nunca había sido dirigida por un centroamericano. Insulza abandonó finalmente la idea y se preocupó de terminar su carrera como ministro.

Paralelamente, se comenzaban a gestar las postulaciones para las candidaturas para las elecciones presidenciales del año 2005. Insulza se alzó en un comienzo como el favorito para representar al Partido Socialista de Chile, pero con el correr de los meses, la figura de Michelle Bachelet (mucho más empática que la del Pánzer) emergió y logró la nominación del bloque PS-PPD-PRSD. Sin embargo, siempre se presumió que Insulza sería el as que guardaba la Concertación bajo la manga en caso de que ninguna de las candidatas (Bachelet o Soledad Alvear) pudiera lograr ventaja ante el candidato de Oposición, Joaquín Lavín, hasta que el plazo para retirarse del gobierno para una candidatura propia expiró, cumpliendo la promesa de Insulza de no postularse a la presidencia.

Un cambio radical, sin embargo se gestó cuando el recientemente electo nuevo Secretario General de la OEA, Miguel Ángel Rodríguez, debió renunciar a su cargo debido a acusaciones de corrupción en Costa Rica. Así, nacía una nueva oportunidad para Insulza. Junto al chileno se presentaron las candidaturas del secretario mexicano de relaciones exteriores Luis Ernesto Derbez y la del ex-presidente salvadoreño Francisco Flores.

Oposición de Estados Unidos[editar]

La candidatura chilena debió enfrentar el rechazo implícito de Estados Unidos, algo que era bastante importante pues ninguno de los anteriores secretarios generales había sido electo sin el apoyo del gigante estadounidense. Esto fue un arma de doble filo, pues votar por Insulza significaba de cierta forma, rebelarse contra Estados Unidos, lo que podría traer algunas consecuencias a varios de los estados electores; pero a la vez, representaba la oportunidad para reformar a la OEA y demostrar que Estados Unidos no gobernaba a América Latina.

Pero pronto laandidatura chilena comenzó a ganar apoyos dentro del subcontinente sudamericano. Brasil se convirtió en el generalísimo de campaña de Insulza y evocó al espíritu sudamericanista para apoyar a Insulza. Argentina, Uruguay y Ecuador también apoyaron a Insulza. Venezuela, República con el que Chile había tenido tensiones diplomáticas durante el año 2003, se unió a este grupo. Sin embargo, Bolivia y Perú objetaron al candidato chileno, y Colombia apoyaría al candidato pro-norteamericano. Paraguay no apoyaría a Chile pues quería que su canciller fuera elegida en el segundo cargo de la Organización, y la elección de Insulza lo impediría al provenir ambos candidatos de la misma región geográfica.

Una gira realizada por el presidente Lagos y su ministro del Interior en el Caribe, permitió que la mayoría de los países del CARICOM votara por Insulza. A esto se sumaba Haití, país en el que se encontraban tropas chilenas en el proceso de paz guiado por Naciones Unidas, por lo que era un voto contado por la diplomacia chilena.

La muerte de Juan Pablo II hizo que la votación fuera cambiada de día al 11 de abril del 2005. Según los cálculos de la diplomacia, Chile lograba 20 votos, superando los 18 necesarios para adjudicarse la Secretaría General. Tres días antes de la votación, el favorito de los Estados Unidos, Francisco Flores, renuncia a su postulación y llama tácitamente a votar por Derbez, el nuevo elegido por el Distrito de Columbia.

Desenlace[editar]

En aquella ciudad, sede de la Organización de los Estados Americanos, fue realizada la primera votación. Sorpresivamente, el chileno y el mexicano habían empatado a 17 votos, por lo que fue necesaria una nueva votación. Un total de cinco empates a 17 votos hizo que la elección fuese suspendida hasta el 2 de mayo. Panamá oficializó minutos antes que votaría por el mexicano. Aunque nunca lo dijeron explícitamente, Bahamas y Haití habrían cambiado su voto.

En un comienzo, este empate fue visto en Chile como una derrota después del triunfalismo que se respiraba en la Cancillería días antes de la votación. Pero la diplomacia chilena se jugó todas sus armas para convencer a algún par de votos. Panamá y Paraguay fueron convencidos y los votos sudamericanos mantenían el apoyo a Insulza. Chile tenía la mayoría para ser electo, desechándose la opción de que naciera un tercer candidato "de consenso"

Durante el Congreso de las Democracias, realizado en Santiago de Chile, y tras la intervención de Condoleezza Rice, Derbez anunciaba su renuncia a la candidatura. Sólo faltaba la votación para que Insulza asumiera como nuevo Secretario General, hecho que se produjo el 2 de mayo de 2005. 31 votos a favor, dos abstenciones y un voto blanco (de México, Perú y Bolivia) fue el resultado final. Insulza termina su carrera como ministro y se convierte en secretario hemisférico.