Sebastián Martínez Domedel

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
San Juan Bautista en el desierto, óleo sobre lienzo, 129,5 x 97 cm, Museo de Jaén.

Sebastián Martínez Domedel, (Jaén c. 1615 - Madrid 1667), fue un pintor barroco español.

Biografía[editar]

Natural y vecino de Jaén, según Antonio Palomino cuya información procede de Antonio García Reinoso, que fue discípulo del pintor, llegó a Madrid después de la muerte de Velázquez, de quien se ha dicho sin fundamento que pudo ser discípulo y colaborador. No ha sido posible establecer la fecha de su nacimiento, habiéndose publicado dos partidas de bautismo contradictorias, ninguna de las cuales parece corresponderle.[1] Hijo de Bartolomé Díaz Domedel y María Domedel, la primera noticia documental es de 1636, año en que contrajo matrimonio con Catalina de Orozco. El matrimonio se avecindó en la calle de los Mesones, domicilio que no mudará en el tiempo que vivió en Jaén. Los esposos tuvieron un hijo, Diego, que siguió la vida religiosa, y adoptaron una niña de siete años, natural de Bailén, Juana de la Peña, quien a la muerte de Catalina de Orozco (1655) se convirtió en compañera sentimental del pintor y madre de otros cinco hijos. Sólo tres de ellos sobrevivieron y fueron reconocidos por el padre, aunque el mayor, nacido durante una de sus ausencias de Jaén, había sido arrebatado a la madre por evitar el escándalo y expuesto a las puertas de una iglesia, siendo luego dado en adopción. Pocos días antes de morir en Madrid el 30 de octubre de 1667, víctima de paludismo, sin testar, avecindado en un mesón y sin medios, contrajo matrimonio por poderes con la citada Juana de la Peña, que había quedado en Jaén.

Nada se sabe de su formación, habiéndose supuesto que pudo tener lugar en Córdoba, donde se conservan algunas de sus obras, en el taller de Juan Luis Zambrano, supuesto discípulo de Pablo de Céspedes, o con Antonio del Castillo, lo que permitiría explicar su dedicación a los paisajes, atestiguada por Palomino, quien decía haber visto una Aurora de su mano.[2] Pero también pudo tener lugar en la propia ciudad de Jaén, donde se documenta en 1600 a un Diego Domedel, quizá familiar, con oficio de pintor, y en cualquier caso es allí donde estableció su taller al menos desde la fecha de su boda, no tardando en alcanzar prestigio en la ciudad.

El primer viaje documentado del pintor, por encargo del cabildo catedralicio, es ya de 1661 y tuvo por motivo visitar las colecciones reales de El Escorial para copiar alguna pintura a elección del pintor con destino al retablo del Santo Rostro.[3] Para Martínez fue la ocasión de entrar en contacto con clientes de la Corte. Quien le abrió las puertas de ella fue un pariente cercano, Francisco Domedel Ferreira, criado de Diego Gómez de Sandoval, duque de Lerma, que en 1662 le pagó por cinco cuadros no especificados. El mismo año regresó a Jaén con poderes de su pariente para realizar una encuesta genealógica a fin de determinar su origen noble. En diciembre el cabildo le encargó el Martirio de San Sebastián de la catedral, su obra más admirable, «en lo historiado, caprichoso y bien observado de luz», según dice Palomino. Del cuadro, inspirado en un grabado de Guido Reni, se conserva un boceto en colección particular madrileña dado a conocer por Alfonso E. Pérez Sánchez,[4] de composición más severa y equilibrada que la versión definitiva, en la que se acentúa el escorzo del santo y la iluminación cobra tintes dramáticos con su peculiar técnica de pincelada deshecha. Palomino dice, a propósito de ello, y haciéndose eco, al parecer, de unas palabras del rey Felipe IV, que su pintura era «de poca fuerza, y que era menester mirarla junto a los ojos, porque lo hacía todo muy anieblado; pero con un capricho peregrino».[5]

Aunque Palomino afirma que Felipe IV le hizo su pintor, y refiere anécdotas de las visitas del monarca a su taller, no existe confirmación documental de tal nombramiento, sobre el que el propio Palomino parecía albergar dudas al añadir «pero yo extraño mucho no haber visto pintura alguna suya en ninguno de los sitios reales, que las conozco muy bien; sí que entre particulares».

Santa Catalina, óleo sobre lienzo (205 x 113 cm) Museo de Jaén. Firmado Sebastianus.

Obra[editar]

Lo que de Sebastián Martínez se conserva firmado o documentado, al parecer todo de fechas avanzadas, muestra a un artista ecléctico, desigual incluso dentro de una misma obra, que utiliza estampas y copia con habilidad a los maestros antiguos (la Flagelación de Navarrete el Mudo o el Descendimiento de Daniele da Volterra para el citado retablo de la Santa Faz de la catedral de Jaén), tanto como imita a los modernos según se advierte en la Inmaculada del convento de dominicas del Corpus Christi de Córdoba, réplica, al parecer, de la perdida Inmaculada de Alonso Cano para la capilla de San Isidro en la iglesia de San Andrés en Madrid.

En el convento del Corpus Christi de Córdoba pintó Martínez cuatro lienzos, conservados en los mismos lugares donde los describió Palomino, cuya ejecución debe llevarse a una fecha próxima a 1660 en vista de ese conocimiento de la obra de Cano. Pero la del pintor granadino no es la única influencia que en ellos se advierte, apreciándose en los tres restantes una aproximación a lo que se hacía en Córdoba en las mismas fechas, y en concreto a la obra de Antonio del Castillo, a quien imita en el Nacimiento de Cristo colocado sobre la puerta de la sacristía. En el San Jerónimo penitente, «muy flaco y consumido» según Palomino, y en el San Francisco de Asís con la redoma, pareja en el retablo mayor de la Inmaculada, las mejores obras de este conjunto, hay por fin recuerdos de José de Ribera, cuya obra pudo conocer a través de la estampa, en los rostros expresivos y naturalistas de los santos y en el fuerte claroscuro.

Para la catedral de Jaén, además de los lienzos del retablo de la Santa Faz, que debió de copiar en El Escorial en 1661, la pequeña tabla de la Santa Faz del mismo retablo y el San Sebastián encargado a finales de 1662, pintó un Cristo Crucificado, firmado pero sin fecha, localizado en el llamado Cementerio de los Canónigos, ocupado actualmente por la Exposición Permanente de Arte Sacro. En ésta se conserva también la Virgen de la Expectación o Nueva Eva, conocida como Virgen de los Compadres, que pintó para la desaparecida iglesia de la Santa Cruz. En todos estos cuadros se pone de manifiesto el mismo interés por el cuerpo humano y su desnudo, que debió de tomar de estampas italianas, representándolo apolíneo e idealizado en el caso del crucificado expirante, lo mismo que en el San Jerónimo cordobés o en el San Juan Bautista del Museo de Jaén, en abierto contraste con el naturalismo del rostro, o tratándolo en dinámicos escorzos, como en el caso del San Sebastián catedralicio o en las figuras de Adán y Eva encadenadas a los pies de la Virgen de la Expectación. Por el contrario, los fondos paisajísticos, con el horizonte muy bajo, apenas parecen suscitar su interés si no es para reforzar la tensión dramática con sus luces aniebladas, según la afirmación del biógrafo cordobés.

En Lucena dice Palomino tener noticia de que «hay algunas pinturas de nuestro Martínez con gran aprobación de los del arte», atribuyéndosele allí las pinturas del retablo mayor de la parroquia de Nuestra Señora del Carmen, con escenas de la vida de Santa Teresa de Jesús de las que existe alguna otra versión en Jaén, en el antiguo Museo Provincial y en la Institución Teresiana que también le han sido atribuidas.[6]

Muy interesante por razones iconográficas es el San José con el Niño adquirido en 2009 por el Museo del Prado. De procedencia ignorada, pero firmada «Sebast.us f. Giennii» y pintada probablemente en la década de 1650, por la mayor precisión en el dibujo y contención cromática, muestra a San José reteniendo la mano del Niño Jesús ante un cesto de mimbre con frutas, integrando el motivo del bodegón, tratado con notable habilidad formal, en el relato de la Pasión, pues las frutas que san José quiere evitar que tome el Niño, vestido con túnica carmesí, son uvas y granadas, con significado sacrificial y eucarístico.[7]

Referencias[editar]

  1. Lázaro Damas, pág. 299.
  2. Capel, «Sebastián Martínez, discípulo de Velázquez», pág. 37.
  3. Lázaro, pág. 306.
  4. Pérez Sánchez, pág. 275.
  5. Palomino, pág. 290.
  6. Capel, «Pintura dispersa...»
  7. San José con el Niño (hacia 1650), de Sebastián Martínez, Javier Portús, ficha de la obra en el página web del Museo Nacional del Prado.

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]