Sauropelta

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Sauropelta
Rango temporal: Cretácico inferior
Sauropelta jconway.png
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Sauropsida
Superorden: Dinosauria
Orden: Ornithischia
Suborden: Thyreophora
Infraorden: Ankylosauria
Familia: Nodosauridae
Género: Sauropelta
Ostrom, 1970
Especies
  • S. edwardsorum Ostrom, 1970

Sauropelta ("lagarto escudo") es un género de dinosaurio tireóforo nodosáurido representado por una única especie, que vivió a mediados del período Cretácico, hace aproximadamente 110 y 99 millones de años, en el Albiano, en lo que hoy es Norteamérica. Anatómicament, Sauropelta es uno de los nodosáuridos mejor entendidos, con restos fosilizados recuperados en los estados de Montana, Wyoming en la Formación Cloverly y posiblemente en la Formación Montaña Cedar en Utah. Su cuerpo estaba provisto de una coraza dura reforzada por enormes espinas que facilitaban su defensa ante los ataques de sus depredadores, su único punto débil era su descubierto abdomen, así pues su táctica defensiva consistía en dejarse caer y clavar sus patas en el suelo para que no lo pudieran voltear.

Era un nodosáurido de tamaño mediano, midiendo cerca de 5 metros de largo. Sauropelta tenía una distintiva cola larga que ocupo la mitad de su longitud total. Aunque su cuerpo fuera más pequeño que el de un moderno rinoceronte negro, Sauropelta tenía una masa casi igual, pesando en aproximadamente 1.500 kilogramos. El peso adicional era en gran parte debido a su extensa armadura ósea, incluyendo las características púas grandes que se proyectaban de su cuello hacia arriba.

Descripción[editar]

Recreación de un Sauropelta.

Sauropelta fue un cuadrúpedo herbívoro pesadamente construido con un cuerpo de aproximadamente 5 metros de largo.[1] El cráneo era triangular cuando era visto desde arriba, con el extremo posterior más ancho que el hocico angosto. Un cráneo mide 35 centímetros de lado a lado en su punto más ancho, detrás de los ojos.[2] A diferencia de otros nodosáuridos, el techo del cráneo era plano, no abovedado. El techo del cráneo era muy grueso y cubierto en las placas planas, huesudas que están fundidas tan firmemente que no aparecen ninguna de las suturas craneales como los que se han visto en Panoplosaurus, Pawpawsaurus, Silvisaurus, y en la mayoría de lso anquilosáuridos. Esto puede ser un artefacto de la preparación o la conservación de la pieza. Como en otros dinosaurios, escudos s triangulares gruesos se proyectan del postorbital, sobre y detrás de los ojos, así como también del yugal el hueso, debajo y detrás de los ojos.[2] Como los otros nodosáuridos, los dientes foliformes se alinearon las quijadas superiores e inferiores, siendo usadas para moler el material vegetal. Las partes frontales del cráneo son desconocidas, pero habría habido un canto óseo agudo (tomium) en el extremo de quijadas superiores e inferiores, según lo visto en otros anquilosaurianos. Este canto habría apoyado probablemente un pico de queratina.[3]

Sauropelta edwardsorum comparado con un homo sapiens.

La cola de Sauropelta era caracteristicamente larga, cerca de la mitad del largo total del animal. Un esqueleto preserva cuarenta vértebras caudales, aunque algunas faltaran, sugiriendo que el número verdadero de vértebras caudales pudo haber excedido los cincuenta. Tendones osificados atiesaron la cola en todo su recorrido. Como otros anquilosáuridos, Sauropelta tenía un cuerpo ancho, con una pelvis y una caja costal muy amplios. Los miembros anteriores eran más cortos que los posteriores, que dieron lugar a un lomo arqueado, con el punto más alto sobre las caderas. Sus pies, los miembros, hombros, y pelvis estaba todos pesadamente construidos y reforzados para soportar mucho de peso. El paleontólogo estadounidense Ken Carpenter estimated the mass of S. edwardsorum at 1,500 kilograms (3,300 lb).[1]

Armadura de Sauropelta edwardsi, AMNH.

Como otros nodosáuridos, Sauropelta estaba cubierto por una armadura dósea fuertemente incrustada en la piel, los llamados osteodermos. El descubrimiento de un ejemplar con la armadura preservada in situ por parte de Carpenter y otros científicos ha ayudado mucho en la descripción de la protección. Dos filas del paralelas de escudos abovedados desde la superficie dorsal del cuello por la espalda hasta la cola. En la superficie superior de la parte posterior y de la cola, la piel fue cubierta en los nódulos óseos pequeños, osiculos que se separaban escudos cónicos más grandes distribuidos paralelamente en filas a lo largo del ambos lados. Sobre las caderas, los osículos y las placas abovedadas más grandes estaban fjadas muy firmemente para formar una estructura llamada protector sacro.[1] Este escudo fue encotrado en otros anquilosaurianos como Polacanthus y Antarctopelta.[3] [4] Las espinas dorsales, extremadamente grandes, sw alinearon los lados del cuello, aumentando de tamaño hacia los hombros, y después disminuyendo de tamaño otra vez a lo largo del lado del cuerpo hasta que desaparecían antes de las caderas. Detrás de las caderas, las placas triangulares planas alinearon la cola en ambos lados, apuntando hacia fuera y disminuyendo de tamaño hacia el extremo de la cola. Carpenter describió originalmente las espinas dorsales cervicales y las placas caudales como perteneciendo a una sola fila a cada lado, aunque más recientemente él y James Kirkland la ha reconstruido en dos filas paralelas a cada lado, uno sobre la otro. La fila superior de las espinas dorsales cervicales apunta hacia atrás y arriba, mientras que la fila más baja apunta hacia atrás y afuera. Las bases de cada par de espinas dorsales cervicales y de cada par de placas caudales estaban fundidas juntas, restringiendo mucho movilidad en el cuello y la primera parte de la cola,[2]

Historia[editar]

A principio de los años de 1930, el famoso cazador de dinosaurios y paleontólogo Barnum Brown recolecto el espécimen holotipo de Sauropelta (AMNH 3032, un esqueleto parcial) de la Formación Cloverly en el Condado de Big Horn, Montana. La locación se encuentra en la reserva indígena de los Crow. Brown también descubrió otros dos especímenes (AMNH 3035 y 3036). El último de estos es el mejor ejemplo conocido de un nodosáurido, incluyendo mucho de la armadura in situ, siendo exhibido en el Museo Americano de Historia Natural de Nueva York. AMNH 3035 preserva la armadura cervical y la mayor parte del cráneo, habiendoce perdido solo el extremo del hocico. Expediciones en la década de 1960 que liderara el igualmente renombrado John Ostrom del Museo Peabody de Historia Natural de la universidad de Yale recobro más material de ejemplares incompletos de Cloverly. En 1970, Ostrom acuño el nombre Sauropelta para incluir los restos de ambas expediciones. Este deriva del griego antiguo σαυρος/sauros (“lagarto”) y πελτε/pelte (“escudo”), haciendo referencia a la armadura que cubría su cuerpo.[5] Aunque Ostrom originally naoriginalmente llamara a la especie S. edwardsi, en la nomenclatura binomial George Olshevsky corrigió el nombre a S. edwardsorum en 1991 conforme a la gramática latina.[6]

Aunque el nombre de Sauropelta sea dos años anterior, la confusión se dio en 1972 cuando el nombre "Peltosaurus" fuese inadvertidamente publicado en una fotografía de AMNH 3036.[7] Y si bien Brown nunca publicó un nombre o descripción de lo que hoy se conoce como Sauropelta edwardsorum, "Peltosaurus" era el nombre informal usado en la exhibición del museo. Sin embargo, Peltosaurus pre-ocupado por una lagartija norteamericana extinta nexo con la moderna familia Anguidae y no había sido usado para referirse a este dinosaurio.[8]

En 1999, Carpenter y colegas describieron un nodosáurido proveneinte de Utah, descubierto en la Arenisca Poison Strip, parte de la Formación Montaña Cedar, contemporánea a la Formación Cloverly. En un principio lo refirió a Sauropelta como una posible nueva especie, aunque nunca la nombró.[9] En publicaciones más recientes, Carpenter no se refiere al animal de Poison Strip como Sauropelta, incluyéndolo solo en la familia Nodosauridae.[10]

Otro reciente pero sin describir hallazgo es un cráneo completo de Cloverly en Montana[11] y un esqueleto fragmentario en Montaña Cedar de Utah.[12] estos descubrimientos solo se han publicado en los resúmenes de las conferencias anuales de la Sociedad de Paleontología de Vertebrados, y podrían ser o no S. edwardsorum u otra forma de Sauropelta aún no formalmente presentada.

Clasificación[editar]

Desde queJohn Ostrom describiera por primera vez a Sauropelta en 1970, este ha sido reconocido como miembro de la familia Nodosauridae.[5] Los nodosáuridos, junto con la familia Ankylosauridae, forman el infraorden Ankylosauria. Los nodosáuridos se caracterizan por ciertas características del cráneo, incluyendo la quijada inferior con una curva descenderte en el extremo rostral. Superficialmente los nodosáuridos poseen cráneos más estrechos que los de los anquilosaúridos y no poseen la distintiva porra en el extremo de la cola de estos.[13] Tanto los anquilosáuriodos como los nodosáuridos han sido encontrados principalmente en América del norte, Asia y Europa.

La sistemática de los nodosáuridos no está firmemnte establecida, los géneros Sauropelta, Silvisaurus y Pawpawsaurus son considerados generalnmente más primitivos que los geologicamente más jóvenes como Panoplosaurus, Edmontonia y Animantarx.[3] [14] En un análisis filogenético de 2001, Carpenter incluyó los tres géneros primeros en un clado hermano a un grupo que contenía los últimos tres, aunque él encontrara que Panoplosaurus podría pertenecer a cualquier clado, dependiendo que taxones] y los caracteres fueran elegidos.[15]

Paleoecología[editar]

Sauropelta es uno de los nodosáuridos más antiguos conocidos. Todos los especímenes de S. edwardsorum fueron recobrados de la sección mediia de la Formación Cloverly Formation en Wyoming y Montana, que está datada entre el Aptiano tardío y el Albiano temprano durante el Cretácico Inferior, hace alrededor de 115 a 110 millones de años atrás.[2] [16] Sauropelta vivió en anchas planicies alrededor de ríos que drenaban a un mar interior de aguas bajas al norte y al este, llevado sedimentos erocionados de las montañas del oeste. Inundaciones pperiodicas de estos ríos cubrían las planicies enterrando los cuerpos de muchos animales, algunos de los cuales se fosilizaron. Al final de la época de Cloverly times, el somero mar se expandió cubriendo el territorio y dividiendo a norteamérica en dos para forma la Vía marítima interior.[17] Abundantes restos fósiles de coníferas suguiere que estas planicies estuvieron cubierto por bosques.[5] La hierba no debió haber evolucionado hasta finales del Cretácico, por lo que Sauropelta y otros herbívoros de mediados del Cretáceo debieron alimentarce de coníferas and cycas.[18] Nodosáuridos como Sauropelta tenían estrechos hocicos, una daptación vista en animales con una alimentación selectiva, contrario a lo visto en los que se alimentan de hierba donde el morro es ancho.[13]

Sauropelta fue un importante eslabón de la cadena de lso herbívoros de Cloverly, aunque los más abundantes fue el ornitópodo Tenontosaurus. El pequeño ornitópodo Zephyrosaurus, unos pocos titanosaurianos y un ornitomimosauriano desconocido compartieron el territorio con Sauropelta. El terópodo dromeosáurido Deinonychus se alimentaba de estos y el gran número de dientes de Deinonychus encontrados es testamento del gran número de los predadores. Microvenator, un pequeño oviraptorosauriano primitivo, cazaba presas pequeñas, mientras que el apice de la cadena alimenticia de Cloverly se encontraban grandes alosauroides. Estas bestias son conocidas solo por fragmentos, pero debieron estar relacionado con el contemporáneo Acrocanthosaurus de Texas y Oklahoma al sur. Peces pulmonados, triconodontos y varias especies de tortugas vivieron en Cloverly, mientras que los cocodrilianos vivían en ríos, lagos y pantanos aportando evidencia de un clima más cálido.[5] [17] Durante finales del Jurásico la fauna era dominada por alosauroides, estegosáuridosy una variedad de sarópodos gigantes dieron paso en Cloverly a mediados del Cretácico a una dominada por dromeosáuridos, ornitópodos, y nodosáuridos como Sauropelta. Luego del fin de Cloverly, una gran oleada de animales de Asia, incluyendo tiranosáuridos, ceratopsianos y anquilosáuridos se dispersaron por el oeste norteaméricano dando a una fauna más variada.[2]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c Carpenter, Kenneth. (1984). «Skeletal reconstruction and life restoration of Sauropelta (Ankylosauria: Nodosauridae) from the Cretaceous of North America». Canadian Journal of Earth Sciences 21:  pp. 1491–1498. 
  2. a b c d e Carpenter, Kenneth; & Kirkland, James I. (1998). «Review of Lower and Middle Cretaceous Ankylosaurs from North America». En Lucas, Spencer G.; Kirkland, James I; & Estep, J.W. (eds.). Lower and Middle Cretaceous Ecosystems. New Mexico Museum of Natural History and Science Bulletin 14. pp. 249–270. 
  3. a b c Vickaryous, Matthew K.; Maryanska, Teresa; & Weishampel, David B. (2004). «Ankylosauria». En Weishampel, David B.; Dodson, Peter; & Osmólska, Halszka (eds.). The Dinosauria (Second edición). Berkeley: University of California Press. pp. 363–392. 
  4. Salgado, Leonardo; & Gasparini, Zulma. (2006). «Reappraisal of an ankylosaurian dinosaur from the Upper Cretaceous of James Ross Island (Antarctica).». Geodiversitas 28 (1):  pp. 119–135. 
  5. a b c d Ostrom, John H. (1970). «Stratigraphy and paleontology of the Cloverly Formation (Lower Cretaceous) of the Bighorn Basin area, Wyoming and Montana». Bulletin of the Peabody Museum of Natural History 35:  pp. 1–234. 
  6. Olshevsky, George. (1991). A Revision of the Parainfraclass Archosauria Cope, 1869, Excluding the Advanced Crocodylia. Mesozoic Meanderings No. 2. San Diego: Publications Requiring Research. p. 196pp. 
  7. Glut, Donald F. (1972). The Dinosaur Dictionary. Secaucus: Citadel Press. p. 217pp. 
  8. Chure, Daniel J.; & McIntosh, John S. (1989). A Bibliography of the Dinosauria (Exclusive of the Aves), 1677-1986. Paleontology Series 1. Grand Junction: Museum of Western Colorado. p. 226pp. 
  9. Carpenter, Kenneth; Kirkland, James I.; Burge, Donald; & Bird, John. (1999). «Ankylosaurs (Dinosauria: Ornithischia) of the Cedar Mountain Formation, Utah, and their stratigraphic distribution». En Gillette, David (ed.). Vertebrate Paleontology of Utah. Utah Geological Survey Miscellaneous Publication 99-1. pp. 244–251. 
  10. Carpenter, Kenneth. (2006). «Assessing dinosaur faunal turnover in the Cedar Mountain Formation (Lower Cretaceous) of Eastern Utah, USA». En Barrett, Paul M.; & Evans, S.E (eds.). Ninth International Symposium on Mesozoic Terrestrial Ecosystems and Biota. London: Natural History Museum. pp. 21–25. 
  11. Parsons, William L.; & Parsons, Kristen M. (2001). «Description of a new skull of Sauropelta cf. S. edwardsi Ostrom, 1970 (Ornithischia: Ankylosauria)». Journal of Vertebrate Paleontology 21 (Supplement to 3 - Abstracts of Papers, 61st Annual Meeting of the Society of Vertebrate Paleontology):  pp. 87A. 
  12. Warren, David; & Carpenter, Kenneth. (2004). «A large nodosaurid ankylosaur from the Cedar Mountain Formation of Utah». Journal of Vertebrate Paleontology 24 (Supplement to 3 - Abstracts of Papers, 64th Annual Meeting of the Society of Vertebrate Paleontology):  pp. 126A. 
  13. a b Carpenter, Kenneth. (1997). «Ankylosauria». En Currie, Philip J.; & Padian, Kevin (eds.). The Encyclopedia of Dinosaurs. Berkeley: University of California Press. pp. 16–17. 
  14. Hill, Robert V.; Witmer, Lawrence M.; & Norell, Mark A. (2003). «A new specimen of Pinacosaurus grangeri (Dinosauria: Ornithischia) from the Late Cretaceous of Mongolia: Ontogeny and Phylogeny of Ankylosaurs.». American Museum Novitates 3395:  pp. 1–29. doi:10.1206/0003-0082(2003)395<0001:ANSOPG>2.0.CO;2. 
  15. Carpenter, Kenneth. (2001). «Phylogenetic analysis of the Ankylosauria». En Carpenter, Kenneth (ed.). The Armored Dinosaurs. Bloomington: Indiana University Press. pp. 455–483. 
  16. Kirkland, James I.; Britt, Brooks; Burge, Donald L.; Carpenter, Kenneth; Cifelli, Richard; DeCourten, Frank; Eaton, Jeffrey; Hasiotis, Steven; & Lawton, Timothy. (1997). «Lower to Middle Cretaceous Dinosaur faunas of the central Colorado Plateau: a key to understanding 35 million years of tectonics, sedimentology, evolution, and biogeography». Brigham Young University Geology Studies 42 (II):  pp. 69–103. 
  17. a b Maxwell, W. Desmond. (1997). «Cloverly Formation». En Currie, Philip J.; & Padian, Kevin (eds.). The Encyclopedia of Dinosaurs. San Diego: Academic Press. pp. 128–129. 
  18. Prasad, Vandana; Strömberg, Caroline A.E.; Alimohammadian, Habib; & Sahni, Ashok. (2005). «Dinosaur coprolites and the early evolution of grasses and grazers». Science 310:  pp. 1177–1180. doi:10.1126/science.1118806. PMID 16293759. 

Literatura[editar]

  • Carpenter, Kenneth. (1984). "Skeletal reconstruction and life restoration of Sauropelta (Ankylosauria: Nodosauridae) from the Cretaceous of North America". Canadian Journal of Earth Sciences 21: 1491-1498.

Enlaces externos[editar]