Santuario de Torreciudad

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Vista general del santuario.

El Santuario de Torreciudad está dedicado a la Virgen María, y situado en el municipio de Secastilla, comarca de Ribagorza, en el Alto Aragón. Se encuentra en la margen izquierda del río Cinca muy cerca del pantano de El Grado. Su distancia a Huesca es de 75 km. El nombre proviene de una vieja torre de vigilancia de la época árabe, cuyas ruinas se encuentran a unos metros de la antigua ermita. La construcción del Santuario actual fue promovida por la Prelatura del Opus Dei.

El santuario de Torreciudad junto con los santuarios de El Pilar, Montserrat y Lourdes conforman la Ruta mariana [1](itinerario guiado por la espiritualidad y devoción mariana, poseedor de una gran riqueza turística, patrimonial, rural, gastronómica y natural.

Descripción[editar]

La Virgen de Torreciudad es una talla románica de la serie de Virgenes negras, sedente con el niño en sus brazos mirando al frente, del siglo XI. Desde tiempo inmemorial se encuentra en una ermita al borde de un barranco junto al río Cinca, perteneciendo históricamente al término municipal de Bolturina. Este pueblo está actualmente deshabitado, por lo que Torreciudad se halla en el término municipal de Secastilla. La advocación bajo la que se venera es la de "Nuestra Señora de los Ángeles". La devoción a esta imagen llegó a tener cierta importancia entre los habitantes de las poblaciones cercanas, de la Ribagorza aragonesa y del Somontano, que organizaban romerías y peregrinaciones.

En 1904, San Josemaría Escrivá de Balaguer, de dos años de edad, fue llevado en peregrinación hasta esta ermita en brazos de su madre; había sufrido una grave enfermedad de la que se temía su muerte, por lo que sus padres pidieron a la Virgen de Torreciudad su curación. Como agradecimiento por su curación fue llevado en lomos de caballería desde Barbastro a Torreciudad.

Desde los años 1960, Escrivá de Balaguer decide construir un nuevo santuario en agradecimiento a la Virgen. El actual santuario se inauguró el 7 de julio de 1975, y fue construido por el arquitecto numerario del Opus Dei, Heliodoro Dols de 1970 a 1975 a unas decenas de metros de la ermita. Con un estilo muy personal, destaca por la variedad de formas que logra crear con un elemento constructivo básico, el ladrillo. Usa también con profusión el alabastro, especialmente en esquineras y en ventanas. Ambos materiales responden a las tradiciones constructivas de aquellas comarcas. El santuario tiene dos plantas, la nave principal (planta superior) que incluye un coro alto, y una cripta con cuatro capillas y confesonarios. Las capillas son la de la Virgen del Pilar, la de la Virgen de Loreto, la de la Virgen de Guadalupe y la de la Sagrada Familia. El edificio queda enmarcado por una explanada cerrada por arquerías preparada para recibir a varios miles de personas.

Destaca el retablo, esculpido en alabastro por Joan Mayné, que representa distintas escenas de la Virgen María. En el centro se encuentra la talla románica, restaurada con ocasión de la construcción del actual santuario. A la izquierda se añadió en 1994 una imagen de San Josemaría Escrivá de Balaguer. En la capilla del Santísimo se encuentra un Cristo en bronce dorado al fuego, esculpido por el artista italiano Pasquale Sciancalepore.

También es notable el órgano, con más de cuatro mil tubos. En agosto se viene celebrando un festival de música de órgano.

Actualmente es uno de los centros de atracción más importantes de la zona, recibiendo miles de visitas en algunas celebraciones, especialmente entre abril y octubre. Desde mediados de la década de 1980 el santuario ha promocionado la llamada ruta mariana, que enlaza Zaragoza (por la basílica del Pilar), Torreciudad y Lourdes. A los pies del santuario se encuentra el pueblo de El Grado, que ha desarrollado una notable industria de servicios gracias a su cercanía a Torreciudad.

Se conserva también la ermita con su vieja hospedería, abierta al público. En la actualidad el cauce del barranco ha sido llenado por un embalse de aprovechamiento hidroeléctrico, resultando de un gran efecto paisajístico.

La fiesta de la Virgen de Torreciudad se celebra el domingo siguiente al 15 de agosto.

Referencias literarias[editar]

El conocido poeta y dramaturgo gaditano José María Pemán escribió un poema sobre el santuario de Torreciudad:

Torreciudad es la estrella

Clara y bella
Que conduce al peregrino
Torreciudad no es un alto en el camino
Porque Ella misma es camino,
Vida, esperanza y verdad.
Torreciudad, Torre-amor,
Torre-madre y Torre-Guía.
La piedra viril y dura
Se ha convertido en ternura
A las plantas de María
Señora del nuevo día, Aurora del Pirineo,
Desde los valles le veo

Como una torre de Amor...
José María Pemán [1]

Enlaces externos[editar]

Referencias[editar]