Santiago el Justo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Santiago el Justo
Saint James the Just.jpg
San Santiago el Justo.

Santiago el Justo, (hebreo: יעקב; griego Iάκωβος) Murió el año 62 de la era cristiana. En la etimología hebrea "Yaakov" es variante de "Yaaqob" el nieto de Abraham (Abraham, Isaac, Jacob) y quiere decir "Suplantador", esto por suplantar a su hermano Esaú. Para otras etimologías es "Sostenido por el talón" [cita requerida]. En la Biblia es simplemente Jacobo, y es una derivación a partir de "San Jacobo" (Sancti Iacob).

Vida[editar]

Descubriendo a Santiago[editar]

Para identificar fielmente quien es realmente Santiago el Justo, y al mismo tiempo saber quien era Santiago el Mayor y diferenciarlo de Santiago el Menor, veámos su procedencia.

Mateo nos dice que hay dos apóstoles llamados Santiago (Jacobo en la biblia Reina Valera) y ninguno de ellos es hermano de Jesús:

Los nombres de los doce apóstoles son estos: primero Simón, llamado Pedro, y Andrés su hermano; Jacobo hijo de Zebedeo, y Juan su hermano; Felipe, Bartolomé, Tomás, Mateo el publicano, Jacobo hijo de Alfeo, Lebeo, por sobrenombre Tadeo, Simón el cananista, y Judas Iscariote, el que también le entregó.

Mateo 10:2-4

Lucas nos confirma lo mismo, el primero sería llamado Santiago el Mayor y el segundo como Santiago el Menor.

Simón, a quien también llamó Pedro, a Andrés su hermano, Jacobo y Juan, Felipe y Bartolomé, Mateo, Tomás, Jacobo hijo de Alfeo, Simón llamado Zelote, Judas hermano de Jacobo,.

Lucas 6, 14-16

Marcos nos dice:

A Simón, a quien puso por sobrenombre Pedro; a Jacobo, hijo de Zebedeo, a Juan hermano de Jacobo, a quienes puso por sobrenombre Boanerges, que es, Hijos del trueno; a Andrés, a Felipe, a Bartolomé, a Mateo, a Tomás, a Jacobo, hijo de Alfeo, a Tadeo, a Simón el cananita, y a Judas Iscariote, el que le entregó.

Marcos 3:16-19

Sabiendo que hay dos apóstoles llamados "Santiago" y que ninguno es hermano de Jesús, recurrimos a Marcos el cual nos hace ver la diferencia entre los dos apóstoles llamados "Santiago" y de "Santiago el Justo".

Cuando Jesús aún no principiaba su ministerio, era carpintero como su padre, y fue reconocido por las personas donde había crecido y vivido hasta los 30 años. Por esta razón no creían que El fuera el tan anhelado Cristo que esperaban, sino más bien pensaban que sólo era uno más de ellos:

¿No es éste el carpintero, hijo de María, hermano de Jacobo, de José, de Judas y de Simón? ¿No están también aquí con nosotros sus hermanas? Y se escandalizaban de él.

Marcos 6:3

Pablo de Tarso le llama Santiago el hermano del Señor.

Después, pasados tres años, subí a Jerusalén para ver a Pedro, y permanecí con él quince días; pero no vi a ningún otro de los apóstoles, sino a Jacobo el hermano del Señor.

Gálatas 1:18-19

Aunque el acierto más favorable que nos indica que era realmente el hermano de Jesús viene de los escritos no bíblicos del historiador Flavio Josefo, ya que, al no ser cristiano no llamaría hermano a alguien que realmente no lo fuera. Esto confirma a lo que Marcos nos decía. (referencia el sección que sigue)

Su Muerte[editar]

Josefo nos ilustra la muerte del hermano de Jesús en manos del sumo sacerdote Anás ben Anás o Ananus (Ananías), hijo del Anás bíblico, el cual no es el Ananías ben Nebedeo que enjuició al Apóstol Pablo:

Ananías era un saduceo sin alma. Convocó astutamente al Sanedrín en el momento propicio. El procurador Festo había fallecido. El sucesor, Albino, todavía no había tomado posesión. Hizo que el sanedrín juzgase a Santiago, hermano de Jesús, quien era llamado Cristo, y a algunos otros. Los acusó de haber transgredido la ley y los entregó para que fueran apedreados.

Antigüedades judías, 20.9.1)

La historiografía data este evento en el año 62.

Hegesipo, historiador del siglo II nos confirma la historia de Josefo, pero Hegesipo nos cita a Eusebio de Cesarea en Historia eclesiática 2:23; él nos dice más exactamente que Santiago el Justo no alcanzó a ser apedreado, sino que fue lanzado al precipicio:

Santiago era llamado El Justo. La gente estaba segura de que nunca había cometido un pecado grave. Jamás comía carne, ni tomaba licores. Pasaba tanto tiempo arrodillado rezando en el templo, que al fin se le hicieron callos en las rodillas. Rezaba muchas horas adorando a Dios y pidiendo perdón al Señor por los pecados del pueblo. La gente lo llamaba: El que intercede por el pueblo. Muchísimos judíos creyeron en Jesús, movidos por las palabras y el buen ejemplo de Santiago. Por eso el Sumo Sacerdote Anás II y los jefes de los judíos, un día de gran fiesta y de mucha concurrencia le dijeron: "Te rogamos que ya que el pueblo siente por ti grande admiración, te presentes ante la multitud y les digas que Jesús no es el Mesías o Redentor". Y Santiago se presentó ante el gentío y les dijo: "Jesús es el enviado de Dios para salvación de los que quieran salvarse. Y lo veremos un día sobre las nubes, sentado a la derecha de Dios". Al oír esto, los jefes de los sacerdotes se llenaron de ira y decían: "Si este hombre sigue hablando, todos los judíos se van a hacer seguidores de Jesús". Y lo llevaron a la parte más alta del Templo y desde allá lo echaron hacia el precipicio. Santiago no murió de golpe, sino que rezaba de rodillas diciendo: "Padre Dios, te ruego que los perdones porque no saben lo que hacen".

Columna de la Iglesia Primitiva[editar]

Santiago el Justo (aunque algunos alegan que se trata de Santiago el Menor) fue "una de las tres columnas de la iglesia primitiva en Jerusalén". Sabemos que en realidad llegó a ser obispo de dicha iglesia en ese entonces y alguien muy importante e influyente, tanto es así, que como representante de la Iglesia Primitiva tuvo que dar la cara con su vida.

Por eso, Santiago, Pedro y Juan —considerados como columnas de la Iglesia— reconociendo el don que me había sido acordado, nos estrecharon la mano a mí y a Bernabé, en señal de comunión, para que nosotros nos encargáramos de los paganos y ellos de los judíos.

Gálatas 2:9

La historiografía nos dice que la epístola de los Gálatas se escribió entre los años 50 y 56, cuando Santiago el Mayor ya había muerto en el año 44 y Santiago el Justo llega a ser como dice Pablo "una de sus columnas". Desde la muerte de Santiago el Mayor, Pablo sólo le dice "Santiago", una sola vez dijo "Santiago el hermano del Señor" para diferenciarlo, pero ya no tendría que hacerlo más, ahora no hay que diferenciarlo de nadie pues Santiago el Justo es el único que está en Jerusalén según nos confirma el mismo Pablo y es donde muere a manos del hijo del famoso Anás bíblico, Anás ben Anás.

Creencias[editar]

Fue una figura importante del cristianismo primitivo. Según la tradición, tras la muerte de Jesús se convirtió férreamente al cristianismo ya que antes no creía que fuera el Cristo, según nos cuenta Juan quien era muy cercano a Jesús:

Entonces sus hermanos le dijeron: Sal de aquí, y vete a Judea, para que también tus discípulos vean las obras que haces. Pues nadie hace algo en secreto cuando procura darse a conocer. Si estas cosas haces, manifiéstate al mundo. Porque ni aun sus hermanos creían en Él.

Juan 7:3-5

Y luego dice:

Pero cuando sus hermanos habían subido, entonces Él también subió a la fiesta, no abiertamente, sino como en secreto.

Juan 7:10

Aquí se descarta que no fueran sus hermanos, ya que, el término "hermano" es considerado a alguien que comparte la fe, y definitivamente los "hermanos" que se citan arriba no compartían esta fe ni creían en El. Este versículo se une al de Marcos (Marcos 6:3) donde nos relata sobre los cuatro hermanos que tenía Jesús.

Hemos visto la influencia de Santiago el justo en el Jerusalén Primitivo, pero, sin duda que nada hubiera sido posible sin la aparición personal de Jesús a Santiago, quien después cree con todo su corazón y pasa horas orando intercediendo por el pueblo. Pablo nos habla sobre este episodio:

y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras; y que apareció a Simón Pedro, y después a los doce. Después apareció a más de quinientos hermanos a la vez, de los cuales muchos viven aún, y otros ya duermen. Después apareció a Jacobo; después a todos los apóstoles.

1 Corintios 15:4-7

La Epístola de Santiago[editar]

La tradición cristiana y algunos expertos le atribuyen igualmente la autoría del escrito neotestamentario conocido como la Epístola de Santiago, mientras que otros rechazan esta hipótesis.

Los entendidos y estudiosos del tema dicen que el autor más fuertemente probable es "Santiago el Justo" el hermano del Señor, ya que, Santiago el Mayor que en si era más importante pues era discípulo directo de Jesús murió el año 44 (ver muerte de Santiago el Mayor) y desde entonces Santiago el Justo (aunque algunos alegan que se trata de Santiago el Menor) tomó el liderazgo de la Iglesia Primitiva siendo "una de las tres columnas", como dijo Pablo, y quedándose en Jerusalén hasta su muerte. Con todo eso, la epístola está dirigida a "todas las tribus de Israel en la dispersión" Santiago 1:1, de hecho, por esta razón se le considera como el Obispo, por que está en la ciudad donde nace el cristianismo, Jerusalén, y le escribe a los dispersos, su preocupación era tal, que dice Hegesipo que pasaba horas orando intercediendo por su pueblo (ver referencia). Se puede notar aquí como empieza su epístola: "Siervo de Dios y del Señor Jesucristo", donde, ya no reconoce a Jesús como su hermano, sino espiritualmente, y además se hace su siervo. (Santiago 1:1)

Santiago, siervo de Dios y del Señor Jesucristo, a las doce tribus que están en la dispersión: Salud.

A la muerte de Santiago el Mayor hechos 12:2, Pablo sólo le empieza a llamar "Santiago", porque, no era necesario diferenciarlo de ningún otro "Santiago" como lo hizo en Hechos 12:2 (Santiago hermano de Juan), ya que es el único "Santiago" que queda en Jerusalén hechos 12:17; ver que las referencias son del mismo capítulo 12 donde al principio relata la muerte de Santiago el Mayor y luego menciona a "Santiago el Justo", el que menciona Pablo, una de las tres columnas de la Iglesia Primitiva.

La Confusión[editar]

Se sabe que para algunas culturas es confundido con Santiago el Menor. De hecho es tanto así que Santiago el Justo siendo obispo de la iglesia primitiva, se ve a Santiago el Menor ocupando este lugar, al final del artículo de Santiago el Menor se verá la fecha en que se dice ser obispo y coincide con la muerte de Santiago el Justo.

Controversia[editar]

Según algunos autores contemporáneos[1] , sería hijo de José y de María, y hermano de sangre de Jesús. Otros autores defienden la tesis de que era hijo de un matrimonio anterior de José. Aquellos que defienden la virginidad de María no sólo en la concepción de Jesús, sino también por el celibato que debió haber tenido María tras el nacimiento de Jesús, identifican a Santiago "el hermano del Señor" con un primo u otro pariente, algo que era común en el lenguaje arameo y hebreo. Además, un texto tan antiguo como el Protoevangelio de Santiago, atribuido a este santo, ya da por hecho la virginidad de María y establece un parentesco diferente para Santiago.

Nuevo Testamento[editar]

Las apariciones que Santiago el Justo tiene en el Nuevo Testamento son todas las que siguen a Hechos 12:1, ya que fue ahí donde Santiago el Mayor muere, ya que éste es considerado mayor que Santiago el Justo al ser discípulo directo de Jesús y estar los tres años con El en su ministerio.

Hechos 15:13-21 Aquí está hablando al pueblo.

Gálatas 2:11-18 Aquí se le menciona también en relación con una situación conflictiva entre Pablo y Pedro.

Las demás referencias no se han puesto porque ya se expusieron desde el inicio de éste artículo.

Restos mortales de Santiago[editar]

A finales del siglo XX saltó a las páginas de los periódicos la noticia de que había aparecido un osario de piedra caliza del tiempo de Jesús, procedente de Jerusalén, con la inscripción aramea "Ya'aqob bar Yosef ajui di Yeshúa" (Jacob – o lo que es lo mismo, Santiago –, hijo de José, hermano de Jesús – o Josué –). Lo da a conocer un estudio realizado por André Lemaire, especialista en paleografía de la Escuela Práctica de Altos Estudios de París y publicado en el número (noviembre/diciembre de 2002) de la "Biblical Archaeology Review".

El osario ha sido datado por los arqueólogos en el año 63 de nuestra era. La inscripción está grabada en una de sus caras laterales, escrita en arameo, con un tipo de letra que se utilizó entre los años 10 y 70 d. C. Según los editores, se trataría del enterramiento de Santiago, al que se cuenta entre los "hermanos de Jesús" en el Evangelio de San Mateo (Mt 13, 55) y en la Epístola a los Gálatas (Ga 1, 19).

En Jerusalén se utilizaba durante el siglo I ese tipo de recipientes. Entonces estaba extendida la práctica de depositar los cadáveres en una tumba excavada en la roca, y al cabo de unos años reunir los huesos en un osario de piedra o cerámica, que llevaba inscrito el nombre del difunto. Se han encontrado varios centenares. Hasta ahora el personaje más conocido cuyos restos han aparecido en uno de estos recipientes era Caifás, el que fue Sumo Sacerdote, y cuyo osario salió a la luz en Jerusalén en 1990 cuando quedó al descubierto un cementerio al remover tierras para la construcción de una avenida.

Sin embargo, resultó ser un fraude. Así lo determinó el director de Antigüedades de Israel, Shuka Dorfman, quien anunció (18 de junio de 2003): «El osario es real. Pero la inscripción es falsa. Lo que significa, es que alguien tomó una caja real y labró la escritura en ella, probablemente para darle una importancia religiosa».

Gideon Avni, presidente del grupo de arqueólogos que investigaron el osario, dijo a los periodistas que la conclusión era unánime. El comité también descubrió que la piedra de la que fue tallada el osario era más típica del norte de Siria que del antiguo Israel.

Referencias[editar]

  1. D. Flusser, Jesús, Madrid, 1975, pag. 136 ss; J. McDowell, Más que un carpintero, 1997, 2ª Ed. Pag 60; Lee Strobel, El caso del Jesús verdadero, Ed Vida, 2008, pag. 118; H. Schonfield, El partido de Jesús, C. Vidal, El Documento Q, Barcelona, 1993, Pag. 42-44; Barcelona, 1988; J. Klausner, Jesús de Nazaret, Buenos Aires, 1971