Santa Colomba de Curueño

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Santa Colomba de Curueño
Municipio de España
Escudo de Santa Colomba de Curueño
Escudo
Santa Colomba de Curueño
Santa Colomba de Curueño
Ubicación de Santa Colomba de Curueño en España.
Santa Colomba de Curueño
Santa Colomba de Curueño
Ubicación de Santa Colomba de Curueño en la provincia de León.
País Flag of Spain.svg España
• Com. autónoma Flag of Castile and León.svg Castilla y León
• Provincia Bandera de León.svg León
• Comarca Montaña Central
• Partido judicial León
Ubicación 42°45′03″N 5°24′41″O / 42.750833333333, -5.4113888888889Coordenadas: 42°45′03″N 5°24′41″O / 42.750833333333, -5.4113888888889
• Altitud 926 msnm
• Distancias 31 km a León
149 km a Valladolid
335 km a Madrid
1473 km a Bruselas
Superficie 91,95 km²
Núcleos de
población
Ambasaguas de Curueño, Barrillos, Barrio de Nuestra Señora, Devesa de Curueño, Gallegos de Curueño, La Mata de Curueño, Pardesivil y Santa Colomba de Curueño.
Población 540 hab. (2013)
• Densidad 5,87 hab./km²
Código postal 24848
Pref. telefónico 987
Alcaldesa (2011) Avelina Martínez Suárez (PP)[1]
Presupuesto 565.000 €[2]  (año 2008)
Sitio web Ayuntamiento de Santa Colomba de Curueño
[editar datos en Wikidata]

Santa Colomba de Curueño es un municipio y localidad de España perteneciente a la provincia de León, en la comunidad autónoma de Castilla y León. Está situado en el extremo sur de la Mancomunidad del Curueño en un estrecho valle de pastizales y parte sedimentaria formado por el tramo final del río Curueño hasta su unión con el río Porma. Tiene un área de 91,95 km² con una población de 564 habitantes (INE 2010) y una densidad de 6,13 hab/km². Consta de ocho núcleos de población: Ambasaguas de Curueño, Barrillos de Curueño, Barrio de Nuestra Señora, Devesa de Curueño, Gallegos de Curueño, La Mata de Curueño, Pardesivil y Santa Colomba de Curueño.

Como localidad podemos encontrar testimonio de asentamientos en la zona desde principios del siglo X, con la existencia documentada del Castillo de San Salvador dominando la loma izquierda del río Curueño, enfrente mismo del actual pueblo. Cabe reseñar que el poblamiento tiene bases antiguas, de rastro histórico incontestable: como el núcleo romano de ´Fructa Aripa´, junto al castillo de San Salvador. Durante la Baja Edad Media el territorio estuvo erizado de castillos y torreones, testigos de su valor estratégico. En el plano civil, el Concejo del ´Valle del Curueño´ (que comprendía los terrenos entre La Cándana de Curueño y Devesa de Curueño) formó parte, con muy variadas vicisitudes, del señorío de los Guzmanes. Los enlaces de esta rama nobiliaria hacen que a partir del siglo XVIII el dominio territorial y administrativo esté en manos del Señorío de la Casa y Estado de Toral, gobernado desde un palacio solariego que la familia tenía en Vegas del Condado. Cuando en el año 1837 se configuraron los modernos Ayuntamientos, Santa Colomba de Curueño lo fue con el número 22, pasando a ser hasta la actualidad cabeza de Ayuntamiento del Municipio.

Su patrimonio histórico y cultural sorprende por la extensa dotación de edificios civiles y religiosos que, desde épocas muy remotas, jalonan el pueblo. A destacar el Castillo de San Salvador, la Ermita del Santo Cristo del siglo XVII, el ´Cristo´ es precisamente el titular de la iglesia parroquial de Santa Colomba de Curueño (autentica joya predominantemente barroca con piezas románicas y góticas) en cuyo honor se celebra la fiesta mayor del pueblo el día 14 de septiembre (que suele adelantarse al primer domingo del mes ) y la Ermita de Santa Ana del siglo XVI y su romería el 26 de julio, principal atractivo de la localidad donde el pueblo entero sube a la Ermita con su pendón, recuperando las tradiciones, y una brillante fiesta popular convierte el día en la manifestación municipal por excelencia.

En los últimos cien años el municipio se ha visto afectado por la indeclinable y funesta despoblación del entorno rural en España. A pesar de este azote, el pueblo tiene un pasado de historia y religiosidad, tiene además un futuro garantizado, por el empeño de sus vecinos, la belleza de su entorno y el talante acogedor de sus gentes y se afana, junto a su municipio, en encauzar su futuro superando el sombrío presente de las comunidades rurales.

Toponimia[editar]

Santa Columba

Símbolos[editar]

Escudo del Municipio[editar]

El escudo municipal fue aprobado en el año 1992. Consta de ocho roeles o círculos, que representan sus núcleos de población, así como un cauce o ribera de río.

Heráldicamente se define como: Escudo cortado. 1º de azur, una faja ondeada de plata; 2º de plata, ocho roeles de azur puestos cuatro, tres y uno. Al timbre corona real cerrada.

Geografía[editar]

Desde Ermita Santa Ana

El municipio de Santa Colomba de Curueño, con sus ocho núcleos de población está situado en el extremo sur de la Mancomunidad del Curueño y abarca el tramo final del río Curueño hasta su unión con el río Porma, está ubicado en un estrecho valle de pastizales en la parte sedimentaria del río Curueño. Durante el Cuaternario, el río ha modelado, mediante la divagación lateral de su cauce, este valle fluvial, plano, entre las laderas laterales que lo separan del Torío y del Porma.

Entre el municipio de La Vecilla y el de Vegas del Condado, la distancia desde León es de tan solo 25 km y de 31 hasta Santa Colomba. Sus ocho pueblos se encuentran alineados cerca del río, desde Pardesivil hasta su unión con el Porma, en terreno comunal de Devesa de Curueño. Estamos, por lo tanto, en un paisaje típicamente de ribera.

Noroeste: [[]] Norte: La Vecilla Noreste: [[]]
Oeste: Garrafe de Torío Rosa de los vientos.svg Este: Vegaquemada
Suroeste [[]] Sur: Vegas del Condado Sureste: [[]]

La vegetación del entorno es aún amplia y exuberante, a pesar de las agresiones del hombre y de los siglos. Coloniza hasta el 47 % del territorio, aunque es raro encontrar verdaderos bosques, que en amplios espacios se encuentran en forma arbustiva o semi-arbustiva. Las especies forestales de este dominio son las típicas de ribera: Chopos, álamos, negrillos, roble melojos, encinas, fresnos, alisos, sauces o paleras y mimbreras, endrinos, y últimamente los pinos de repoblación, éstas coníferas son de diversos tipos (pinaster, laricio y silvestris) y se introdujeron a partir de 1944. En los sotos aparecen diversas clases de zarzas y espinos, zarzamora, espino blanco, juncos espadañas y carrizos, a nivel más bajo una insidiosa invasión floral recorre los caminos y festonea los sotos que dan al río.

Historia[editar]

Síntesis de los períodos más importantes del municipio:

Noticias fundacionales de los pueblos (siglos X–XI)[editar]

Según investigaciones de Sánchez Badiola los pueblos del “Valle del Curueño” entran en la historia a medida que su nombre aparece por primera vez en los documentos escritos. Seguramente su fundación es anterior, pero nada nos autoriza a afirmarlo. Siguiendo a este autor, las menciones documentales comienzan con Ambasaguas (“Inter ambas aquas”, año 959) y finalizan con Santa Colomba, en el año 1159. Las citas figuran en las Colecciones Diplomáticas de Sahagún, Otero de las Dueñas y la Catedral de León. A través de estas fechas “fundacionales”, vemos cómo el tablero de los pueblos se completa a lo largo del siglo XI.

Templarios y Caballeros de Alcántara(Siglos XII–XII)[editar]

En esta etapa, aún turbulenta, se establecieron aquí estas Órdenes religiosas, con el objetivo de defender a los peregrinos que confluían hacia el norte, por la antigua Calzada romana, o se dirigían a San Salvador de Oviedo. Su emplazamiento se basó en una serie de edificaciones defensivas, quizás ocupando antiguos castros, en las lomas de la izquierda del río: Los que probablemente existieron en las inmediaciones de Barrio y Barrillos (vocablos de raíz árabe que indican aledaños de una fortificación o castillo), y los documentados de ´San Salvador´ (sobre Santa Colomba)y “Castillo de La Mata de Curueño” de los que existen aún restos.

La etapa jurisdiccional (siglos XIV a XIX)[editar]

Una amplia historiografía avala que todos los pueblos del municipio de Santa Colomba, más otros pertenecientes ahora a La Vecilla, formaron desde la etapa medieval el llamado “Concejo del Curueño” o “Valle del Curueño”. Era un territorio de señorío civil, dependiente de la familia de los Guzmanes, a través de la Excelentísima Casa y estado de Toral, dueña, entre otras posesiones, del castillo de Aviados y la casa solariega de Vegas del Condado. A pesar del castigo real de Carlos I a los Guzmanes, por su apoyo a los comuneros, esta familia continuó ejerciendo su señorío durante tres siglos más, cobrando los impuestos de “Foros de monte” y “foros de vegas”. Los pueblos le rindieron vasallaje hasta la anulación de los derechos de señorío por Isabel II, en el año 1837. El último propietario, que era el Duque de Uceda, vendió sus propiedades en la zona a mediados del s. XIX. La hipótesis de que pudiera tratarse de la “Real Encartación del Curueño” es insostenible. Además de los sucesivos Catastros, los Empadronamientos distintivos de Estados y otras menciones documentales, se conservan en el “Arca de las Tres llaves” de Valdepiélago los legajos de “La Real Encartación del Curueño”, que estuvo formada por diez pueblos, aguas arriba de La Vecilla. De forma que las divisiones jurisdiccionales del río Curueño hasta el Nuevo Orden Constitucional están perfectamente delimitadas, y son las siguientes:

  • La Hermandad de Los Argüellos
Territorio de realengo, en todas sus etapas históricas. El actual municipio de Valdelugueros fue su primera Tercia. Hay que excluir a Valdeteja y La Braña, que fueron “señores de si mismos”, y a Valverde de Curueño, que perteneció a La Real Encartación.
  • La Real Encartación del Curueño
Perteneció al obispado de León, hasta el reinado de Felipe II, en cuyo momento compró su propia jurisdicción, se emancipó del Obispado y pasó a depender del rey. Su centro defensivo fue el castillo de Montuerto, y sus integrantes fueron: Valdepiélago, Ranedo, Otero, La Vecilla, La Mata de la Bérbula, Correcillas, Valdorria, Valverde de Curueño, Montuerto y Nocedo.
  • El Concejo del Curueño o Valle del Río Curueño
Perteneció desde época inmemorial a la familia de los Guzmanes. Estuvo formado por los pueblos de La Cándana, Sopeña de Curueño y los ocho pueblos del actual municipio de Santa Colomba. Su centro defensivo fue el Castillo de San Salvador.

Las casas solariegas y escudos heráldicos de varios pueblos del municipio pertenecieron a administradores o segundones de la familia de los Guzmanes, posteriormente unida por matrimonios a la de los Quiñones. Con el tiempo, apellidos como Robles o Lorenzana dieron origen a una nobleza rural de segunda línea, muy importante para el desarrollo del territorio. Viniendo a épocas más cercanas, hay que resaltar la perfecta organización comunal de los pueblos del Curueño, gobernados por sus Ordenanzas. Una feliz circunstancia nos permite conocer en su integridad las "Ordenanzas de Pardesivil", del año 1723. Fueron dadas a conocer por Gregorio Boixo, en el año 2001, y constan de 77 capítulos, que reglamentan todos los aspectos de la vida comunal. Esta joya histórica no es un caso único. Todos los pueblos tuvieron sus Ordenanzas, verdadero código de funcionamiento civil. Podríamos llamarlo el segundo poder, después del Estado, mucho más cercano y decisivo que aquel. El tercer poder correspondió a la Iglesia. Su influencia en la vida de los pueblos en siglos pasados fue inmensa, mediante la tutela religiosa de parroquias, ermitas, cofradías y una maraña de relaciones donde lo espiritual se mezclaba con lo material. Hay que reseñar la importancia del estudio del sacerdote D. Laurentino César López (+ en el 2010), sobre los pueblos del sur del municipio “Porma-Curueño: Los pueblos de la confluencia a través de los archivos parroquiales”. Las interrelaciones de la vida espiritual con la secular, sus influencias recíprocas, las aportaciones de parroquias y ermitas a la fundación de los pueblos y su legado en la arquitectura religiosa, la imaginería y el arte… son temas de enorme interés histórico, que Laurentino aborda en la citada obra. Esta incursión en el pasado merecería una más amplia exposición. Su objetivo no es un apunte de nostalgia, sino una simple constatación histórica, de afirmación en los orígenes.

Demografía[editar]

Carro de madera

Por los datos disponibles, se constata que la zona tuvo una población estable, durante siglos, rondando los 1.600 habitantes. Es en los últimos cien años cuando asistió también el municipio a la indeclinable y funesta despoblación del entorno rural en España, como certifican estas cifras:

Población año 1900 : 1.658 habitantes.

Población año 1950 : 2.199 habitantes.

Población año 1996 : 711 habitantes.

Población año 2008 : 595 habitantes.

Esta estadística implacable (no por general menos calamitosa) hace que la edad media de la población supere los 54 años, 10 por encima de la media provincial. Los hijos de esta tierra no han olvidado, sin embargo, sus raíces: Una estadística fiable nos permite asegurar que durante los veranos la población se multiplica hasta alcanzar las 2.500 personas.

Municipio[editar]

Evolución demográfica[3]
1991 1996 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010
821 712 634 623 627 623 601 633 642 590 595 570 564

Localidad[editar]

Evolución demográfica[4]
2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010
96 96 100 102 91 101 104 91 90 83 85

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Ministerio de Política Territorial. «Alcaldes de los municipios de Castilla y León» (en español). Consultado el 24 de julio de 2011.
  2. Caja España. «Informe de Datos Económicos y Sociales de los Municipios de España» (en español). Consultado el 30 de agosto de 2010.
  3. INE. «Nomenclátor. Relación de unidades poblacionales» (en español). Consultado el 25 de Abril de 2011.
  4. INE. «Nomenclátor. Relación de unidades poblacionales» (en español). Consultado el 25 de Abril de 2011.

Bibliografía[editar]

  • Ángel Fierro. Santa Colomba de Curueño. La luz del verde. D.L. LE-705-2010.  Parámetro desconocido |diseño y maquetación= ignorado (ayuda)

Enlaces externos[editar]