Policarpo de Esmirna

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «San Policarpo»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Policarpo de Esmirna
Polycarp.jpg
Padre Apostólico
Nacimiento ca. 69
Fallecimiento ca. 155
Esmirna
Venerado en Iglesia católica, Iglesia Ortodoxa, Iglesia Luterana
Canonización culto inmemorial
Festividad 23 de febrero
Atributos Báculo pastoral, palma, libro

Policarpo de Esmirna (c. 70 - c. 155) es un santo de la Iglesia primitiva. Considerado por la Iglesia católica como padre apostólico o conocedor en vida de algunos de los apóstoles. Fue obispo de la ciudad de Esmirna, siendo presuntamente consagrado por Juan el Evangelista, Juan el Apóstol o Juan el Presbítero, sin embargo a ciencia cierta no se sabe con cual de estos tres personajes fue discipulado, pero lo más probable es que fuera con San Juan el Apóstol.[1] Existen pocos datos acerca de su vida, aunque se sabe por una relación posterior, acerca de su muerte en la hoguera que es considerada ejemplo evangelizador de los primeros cristianos.[2] Fue quemado en el año 155 de la era cristiana, durante el gobierno del emperador Antonino Pío.[3]

Fue cercano y mantuvo contactos con otros padres apostólicos como Ireneo de Lyon (quien fue su discípulo) e Ignacio de Antioquía, que le solicitó camino a su muerte que escribiera a su comunidad en Asia Menor. El texto que escribió a la comunidad filipense tiene más bien poca densidad teológica en comparación con las cartas de Clemente e Ignacio.

Vida[editar]

"Yo puedo mostrar el sitio en el que el bienaventurado Policarpo acostumbraba a sentarse a predicar. Todavía recuerdo la gravedad de su porte, la santidad de su persona, la majestad de su rostro y de sus movimientos, así como sus santas exhortaciones al pueblo. Todavía me parece oírle contar cómo había conversado con Juan y con muchos otros que vieron a Jesucristo, y repetir las palabras que había oído de ellos”. Son palabras de San Ireneo , ilustre discípulo de San Policarpo y futuro obispo de Lyon.

Más tarde, fue probablemente el mismo Juan el Apóstol el que encomendó al cuidado episcopal de San Policarpo la grey cristiana de Esmirna. San Policarpo vivió 86 años, y recibió el bautismo ya en su infancia. Había sido discípulo del apóstol San Juan, y tuvo por eso el privilegio de oír en boca de un testigo presencial las descripciones de la vida de Jesús. De este modo, San Policarpo ocupó el episcopado de Esmirna (en la actual Turquía) hacia el 110 d. C. Ya desde el principio, se hizo notar por su fuerte personalidad y por su implacable valentía para confesar la fe cristiana.

Su actitud y carácter quedan claramente reflejados en estas sencillas palabras suyas: “Seamos, pues, imitadores de la pasión de Cristo, y si por causa de su nombre tenemos que sufrir, glorifiquémosle, porque ése fue el ejemplo que Él nos dejó en su propia persona y eso es lo que nosotros hemos creído”.

Según podemos saber, gracias a una carta que escribieron los cristianos de Esmirna con razón de su martirio, San Policarpo no se entregó voluntariamente al martirio, pues no se sentía con fuerzas suficientes como para afrontarlo, en parte debido a su elevada edad. En lugar de entregarse, y obedeciendo también a la petición de sus fieles, se escondió en una casa de campo.

Pero finalmente fue delatado por uno de los esclavos, y cuando llegaron los soldados para llevárselo, no opuso ningún tipo de resistencia, sino que aceptó la Voluntad de Dios.

Mandó que les dieran de cenar a aquellos que le habían apresado y pidió que le dejaran rezar un rato. Los soldados, viendo su fe y su piedad, se arrepintieron de lo que habían hecho, si bien ya era demasiado tarde.

Martirio[editar]

Policarpo fue llevado al fin ante el procónsul Decio Cuadrato, que aún le dio la oportunidad de arrepentirse de su fe. El diálogo que mantuvieron fue este: “Declara que el César es el Señor”. Policarpo respondió: “Yo sólo reconozco como mi Señor a Jesucristo, el Hijo de Dios”. Añadió el gobernador: “¿Y qué pierde con echar un poco de incienso ante el altar del César? Renuncia a Cristo y salvarás tu vida”. A lo cual San Policarpo dio una respuesta admirable.

Dijo así: “Ochenta y seis años llevo sirviendo a Jesucristo y Él nunca me ha fallado en nada. ¿Cómo le voy yo a fallar a Él ahora? Yo seré siempre amigo de Cristo”.

El procónsul le grita: “Si no adoras al César y sigues adorando a Cristo te condenaré a las llamas”. Y el santo responde: “Me amenazas con fuego que dura unos momentos y después se apaga. Yo lo que quiero es no tener que ir nunca al fuego eterno que nunca se apaga”.

En ese momento, el pueblo, lleno de ira, pidió al procónsul que fuera condenado a morir entre las llamas. Así lo ordenó el procónsul. Lo único que pidió Policarpo es que lo dejaran libre entre las llamas, que no se iba a escapar.

Los soldados tan solo le ataron las manos y lo dejaron allí, pasto de las llamas. Los verdugos recibieron la orden de atravesar con una lanza el corazón de San Policarpo. Más tarde, los cristianos pudieron recoger sus huesos.

No hay que olvidar el significado etimológico del nombre “Policarpo”: el que produce muchos frutos de buenas obras (poli, mucho; carpo, fruto).

Reliquia[editar]

La maravillosa reliquia del santo fue sacada de Esmirna por los monjes Arsenio y Samuel unas décadas después de la caída de Constantinopla en el año 1479 y hasta hoy se mantiene en el monasterio de la Panagia Ambelakiotissa, en Nafpaktos (actual Grecia).

Con anterioridad, la reliquia estaban en posesión de una viuda como parte de su herencia.

Después de muchos esfuerzos y dinero gastado por los monjes, pudieron adquirir esta valiosa reliquia que consiste en parte de un brazo, desde el codo hasta los dedos y con la mano en posición de bendecir.

Existen algunas leyendas que dicen que los templarios poseían la reliquia de la cabeza del santo, que llevaron a Francia cuando salieron de Jerusalén. De esto se hace mención en un escrito del año 1560.

La «Vita Polycarpi» es una obra de imaginación escrita probablemente a mediados del s. iv, cuyo autor la atribuye a S. Pionio, martirizado en Esmirna ca. el a. 250.

Enlaces externos[editar]

Notas[editar]

  1. Seminario Cristiano de Formación e Información, "San Policarpo de Esmirna" (Consultado 3 de julio de 2007).
  2. Primeroscristianos.com, "[1]".
  3. La fecha efectiva de la muerte de Policarpo es disputada por algunos, quienes la sitúan cerca del año 156 o 166.