San Benito Abad (Patrón de Castilblanco de los Arroyos)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
San Benito Abad
San Benito Abad de Castilblanco.JPG
Altar de San Benito Abad de Castilblanco
Nacimiento Fecha desconocida
Venerado en Ermita de San Benito Abad
Festividad 21 de marzo y 11 de julio
Romería: Último fin de semana de agosto
Procesión: El domingo de la romería a las 8 de la tarde
Patronazgo Castilblanco de los Arroyos (Sevilla)
[editar datos en Wikidata ]
Altar de San Benito Abad.

San Benito Abad (Patrón de Castilblanco de los Arroyos) es una Sagrada Imagen de San Benito de Nursia que se venera en la Ermita de San Benito en la Sierra Norte de Sevilla del término municipal de Castilblanco de los Arroyos (Sevilla). En el mes de agosto se celebra una romería en su honor en la que se desplazan miles de peregrinos y devotos a la Ermita venidos de todos los lugares.

Historia[editar]

Origen histórico[editar]

Aunque se carecen casi totalmente de datos históricos sobre el origen de la antigua devoción al Santo Patrón, ya en el siglo XIV se conoce, gracias al Libro de Montería de Alfonso XI, que existía un lugar conocido como “El Camino de San Benito” y un arroyo con el mismo nombre. Ya en el año 1595 aparecen en antiguos libros de la Hermandad Matriz de Castilblanco de los Arroyos la existencia de la “Cofradía del Señor San Benito”. Además en el preámbulo de las reglas más antiguas de dicha hermandad aparece la siguiente leyenda: “La Hermandad ha subsistido desde inmemorial tiempo en esta villa y pueblos limítrofes”, dándonos a decir sobre la antigua existencia de la devoción al Santo por diversas zonas.[1]

También, aunque no está documentada, la antigua devoción se puede deber a una aparición del Santo por aquellos lugares, ya que al pie de antiguas estampas de San Benito aparece con el sobrenombre de “El Aparecido”, haciendo esto pensar que esta fuera la causa de la devoción, aunque no se sabe cómo fue ni que personas intervinieron en la misma.

La leyenda de la aparición al niño[editar]

Esta ocurre por el mes de febrero del año 1924, cuando muy temprano en una fría mañana de carnaval, el cabrero de la dehesa de “El Hornillo”, sita en el término municipal de Castilblanco de los Arroyos, sale de la misma con su rebaño en busca de pastos para éste. Su esposa también se había ausentado de la casa y los tres hijos del matrimonio jugaban alrededor de ésta.

En medio de sus juegos vieron acercarse a un hombre que les causó temor por su aspecto desaliñado, y salieron corriendo alejándose del domicilio. Poco después, viendo que el hombre se marchaba, retornaron a su casa. Pero sólo regresaron dos de los tres hermanos. Ángel, el menor, de cuatro años de edad, es el que no volvió.

Al no encontrarlo empiezan a buscarlo por el monte, junto a la Guardia Civil y muchas personas del pueblo, iluminándose en la noche de las más diversas maneras, pero continuando la búsqueda sin resultado.

Los padres acuden a la ermita de San Benito para rogarle que proteja a su hijo. No era posible que un niño de tan corta edad puediera sobrevivir a tan bajas temperaturas, con hambre y sed. Se temían lo peor, aunque siguían confiando en San Benito. La familia se resistía a darlo por perdido.

En la tarde del tercer día un pastorcito que va al monte a por leña encuentra al pequeño corriendo entre las agrestes rocas de “Valdearenas”, cerca de la ermita del Santo, y a más de una legua de “El Hornillo”.

Los padres que no caben en sí de gozo le preguntaron lo que había ocurrido en esos tres días tan angustiosos para ellos. El niño en su lenguaje les explicó que “una mujer vestida de negro, le daba higos de comer y, por la noche, lo arropaba con su manto”.

La madre, ante lo que le dijo su hijo, se dirigió hacia la iglesia de Castilblanco para darle las gracias a la Virgen de los Dolores, pensando que era ella quien había cuidado de su hijo. Pero cuando llegaron ante la Virgen le preguntan a Ángel si ésa era la señora que le había cuidado, pero el niño tras mirarla dijo que no.

Pasan los meses y el día 27 de agosto, cuando todo Castilblanco acude a la Romería de San Benito, la familia marcha a la ermita, llevando consigo a su hijo el menor, el cual nunca la había visitado. Se acercaron al altar donde se venera y se encuentra la imagen de San Benito y el niño al levantar la vista exclamó: “¡Ésta, ésta era la mujer que me cuidaba!”.

Y los agradecidos padres, entre lágrimas, abrazan a su hijo, mientras un alborozado clamor se extendía por la ermita: “¡Milagro, milagro!”.[2]

La Antigua y Venerable Hermandad Matriz de San Benito Abad[editar]

La creación de la Hermandad es anterior a 1688, como se deduce de la lectura del libro más antiguo que se conserva en los archivos de la Hermandad. Este libro que se dedica a la inscripción de hermanos y hermanas está fechado en 1750 y en la primera página dice “que se trasladaron y sacaron en limpio del libro viejo en este nuevo (los que al presente viven) desde el año 1688”. En el año 1833 se asentaron los últimos hermanos en él. Por este libro podemos constatar cómo había hermanos de Castilblanco de los Arroyos, Sevilla y de una veintena de pueblos de la Comarca.

Las primeras Reglas que conserva la Hermandad se aprobaron el 7 de Julio de 1866. En el preámbulo de las mismas el Sr. Vicario General del Arzobispado de Sevilla, Don Manuel Mª Amigo y Mier, certifica que se instruye expediente de aprobación de nuevos estatutos "por haber desaparecido el libro en que obraba la regla antigua”.

En la actualidad, la Hermandad se rige por las reglas aprobadas el 10 de Junio de 2005 y cuenta en su nómina (como en la antigüedad) con hermanos y hermanas de Castilblanco de los Arroyos, de Sevilla y provincia y del resto de España.

La Hermandad Matriz de San Benito Abad quiere testimoniar las virtudes cristianas que el Santo Patrón poseyó y seguir su ejemplo.

La finalidad de la Hermandad Matriz, y de sus hermanos, es cuidar y fomentar con esmero el culto y la devoción a San Benito Abad. Encargándose por ello de la celebración de los cultos anuales, de la organización de la romería y de la conservación de los bienes del Santo Patrón. Además como Hermandad Matriz es la encargada de aceptar nuevas hermandades filiales haciendo que se sientan integradas en el seno de la familia sanbenitera.

Venidas a Castilblanco[editar]

La “venida” es un traslado en andas que se hace de la imagen de San Benito desde su ermita hasta el pueblo de Castilblanco de los Arroyos por algún acontecimiento extraordinario que ocurra en el mismo o por algún aniversario de la imagen. Al no tener una fecha fija no han sido muchas las venidas del Santo, pero la Hermandad tiene noticias de una Venida ya en el año 1879, cuando el día 5 de agosto se propone traer a San Benito al pueblo, según se recoge en el Libro de Actas. Luego en el Libro de Cuentas no consta que viniera realmente en esa fecha, pero sí se habla de una Venida en el año 1888 y otra en 1916 respectivamente. Son curiosos los apuntes de los mayordomos de la época hablando de las limosnas recogidas con motivo de la Venida, los derechos parroquiales, la función en el pueblo, los sermones, bandas de música, libras de cera, estampas, caballerías, bengalas, fuegos artificiales, etc.

Más tarde hay documentos que prueban la Venida de San Benito en septiembre de 1938, en plena Guerra Civil, estando San Benito en el pueblo hasta el 15 de octubre de ese año. Después volvería en enero del año 1952, Venida de la que se guardan muchas fotografías, y sólo dos años más tarde, el 15 de julio de 1954, San Benito regresaría a Castilblanco con motivo de su restauración.

Finalmente, antes de la Venida más reciente de 1991, que establece de algún modo el modelo actual de las Venidas (21 de Septiembre-6 de Octubre,como recuerda el azulejo que preside la fachada de la casa-hermandad) .En esta Venida se estrena el templete de plata y el traje de Marchena, y se labra el relicario de oro que contiene un trozo del húmero del Santo Bendito,que entregó el Abad de Silos Fray Clemente de la Serna, junto con el Arzobispo de Sevilla,Fray Carlos Amigo dentro de los cultos de esta Venida de 1.991.Anteriormente San Benito había ido al pueblo en mayo del año 1965, en la clausura de unas Misiones que presidió el Cardenal Bueno Monreal. Concretamente estuvo una semana, del 10 al 17 de ese mes, siendo una visita eminentemente religiosa y de oración.[3]

La más reciente y de la que se tienen más datos es la del año 2010. En esta San Benito estuvo en Castilblanco de los Arroyos del 11 al 20 de Junio, con motivo del nombramiento de alcalde perpetuo de la villa de Castilblanco de los Arroyos y el recibimiento de la medalla de oro del pueblo. Durante los días que estuvo la Bendita Imagen en el pueblo se celebraron multitudes de cultos, triduos y salidas procesionales por las calles de la villa.

La Romería de San Benito[editar]

Esta romería se puede remontar al S. XIV, pero no hay documentos que lo demuestren. Esta se celebraba el 11 de julio coincidiendo con la onomástica del Santo, con una procesión de mañana, trasladándose el día antes a la ermita, para celebrar con los primeros rayos del sol Santa Misa y posterior procesión del Santo.

Es a mediados del siglo XIX cuando se cambia la fecha del 10 y 11 de julio, por coincidir con la siega, al 27 y 28 de agosto, cuando ya habían terminado las labores agrícolas. Nuevamente, a últimos del siglo XX se vuelve a trasladar la Romería al último fin de semana de agosto, como tal cual la conocemos ahora, siempre y cuando el 1 de septiembre no coincida con el “Lunes de San Benito”, ya que se trasladaría al fin de semana anterior.

El Camino[editar]

En la actualidad son cuatro las hermandades que participan en la romería y por lo tanto hacen el camino. Estas son la Hermandad Matriz de Castilblanco de los Arroyos, la Hermandad Filial de Brenes, la Hermandad Filial de Cantillana y la Hermandad Filial de Tocina-Los Rosales. Además también en la actualidad hay dos asociaciones como son las de Villanueva del Río y Minas y la de La Algaba.

El camino es el que hace cada Hermandad desde su punto de salida (su localidad) hasta la Ermita de San Benito situada a 12 KM de la población de Castilblanco de los Arroyos en la zona del río Viar, en plena Sierra Norte de Sevilla.

Para hacer más cómodo el camino los “peregrinos”, “romeros” o “caminantes” van en carretas preparadas especialmente para el camino e incluso andando tras la carreta del “simpecado” o “estandarte” llevado por bueyes, que portan una pequeña imagen de San Benito Abad, a la cual van todas las oraciones y rezos que se realizan durante el camino.

Para tal ocasión tanto hombre como mujeres suelen lucir el traje típico andaluz de traje de corto y de flamenca.

La procesión[editar]

San Benito Abad procesiona la tarde del domingo de la romería, después del sermón que realiza el párroco en el púlpito de la Ermita a las ocho de la tarde.

Tras el sermón procesiona la imagen del Santo sobre el templete procesional acompañado de las Hermandades Filiales y por banda de música, hasta la cruz de la Ermita donde ya caída la tarde se despiden las hermandades y regresa al porche de la Ermita sobre las diez de la noche, entre el fervor popular. Una vez allí se realiza la tradicional puja de bancos para la entrada del Santo Patrón en su Santuario.

Curiosidades[editar]

  • Son numerosos los exvotos que tiene San Benito Abad en la Ermita, desde cuadros hasta objetos personales de las personas afectadas.
  • Es conocido por los numerosos milagros que realiza, incluso en la actualidad.
  • Muchas personas extranjeras son las que vienen a visitarlo cada año en su Romeria.

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]