Salto del Tequendama

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Salto de Tequendama»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Salto del Tequendama
Tequendamasaltobta.jpg
Localización geográfica/administrativa
Continente (sub) América del Sur
Población cercana Bogotá (30 km)

País(es) Flag of Colombia.svg Colombia
División(es) Bandera de Cundinamarca Cundinamarca
Subdivisión(es) Municipio deSoacha
Características del salto
Tipo por forma Permanente, de bloque segmentado. Su caudal está totalmente regulado hoy.
Altura total 157 m
Anchura 23 m
Mayor caída 139 m
Altitud cabeza 2 467 m
Mapa(s) de localización
Salto del Tequendama
Salto del Tequendama
Salto del Tequendama (Colombia)
Coordenadas 4°35′10″N 74°18′0″O / 4.58611, -74.30000Coordenadas: 4°35′10″N 74°18′0″O / 4.58611, -74.30000

El salto del Tequendama es una cascada natural de Colombia, ubicada en el municipio de Soacha en el Departamento de Cundinamarca. Está ubicada a aproximadamente 30 km al suroeste de Bogotá.


Características e historia[editar]

Según un mito muisca, se formó por acción divina para evacuar las aguas que inundaban la sabana de Bogotá. Algunos estudios señalan que esto pudo haber ocurrido efectivamente, y que pudo darse en un corto lapso.[1]

Tras recorrer más de 100 km por el altiplano cundiboyacence y la sabana de Bogotá, el río Bogotá cae desde una altura de 2.467 m aproximadamente 157 altitud sobre un abismo rocoso de forma circular formando la cascada. Se halla en una región boscosa de neblina permanente. Administrativamente pertenece al municipio de soacha. Parte de sus aguas, también son alimentadas por el rebose de la Represa del Muña

Es famosa la descripción que hizo del lugar el naturalista Humboldt, quien lo midió con un barómetro, calculando su altura en 185 metros.[2]

En años anteriores, aproximadamente hasta mediados del siglo xx abajo de la cascada había flora y fauna que hoy se han perdido por la contaminación, esta empezó cuando empezaron a arrojar basuras, sin conciencia de lo que hacían las personas se dieron cuenta hace poco y ahora ya no les interesa solucionar este problema, la situación es critica. Solo algunos han intentado cambiar un destino que parece inevitable para el rió y la cascada pero estas personas son cada vez menos pues desilusionadas abandonan sus ideales, la idea sigue presente y muchos esperan que a estas aguas retorne el equilibrio.

En la actualidad[editar]

El mirador del salto de Tequendama.

En 1895 se inaugura la hidroeléctrica de El Charquito, que usa el agua del río Bogotá antes del salto.[3] En 1928 abre sus puertas el Hotel del Salto, un lujoso hospedaje con un mirador hacia la catarata.[4] En 1940 se inician las obras del embalse del Muña, que represa las aguas del río Bogotá en el municipio de Sibaté. Con el gran y desordenado crecimiento de la capital, el río y sus afluentes fueron crónicamente contaminados.

El conjunto de la hidroeléctrica de El Charquito y el embalse del Muña hicieron que el salto perdiera gran parte de su caudal. La grave contaminación de las aguas degradó el atractivo turístico del lugar, y el hotel fue cerrado y se encuentra casi abandonado. Aunque desde mediados de 2011 la fundación Porvenir se interesó en la restauración del hotel, en el año 2014 el hotel se encuentra operando como casa museo de la diversidad del entorno, también trata temas como historia acerca de el legendario monumento, fueron restauradas paredes, piso, techo y demás. El hotel ahora recibe los detalles finales para poder otorgar una experiencia óptima.[cita requerida]

Polémica[editar]

Muchas personas[¿cuántos?] atribuyen la contaminación del río al embalse del Muña y a la hidroeléctrica operante cerca a la cascada, los informes oficiales manifiestan[¿cuál?] que estos contribuyen a la limpieza del río, lo descontaminan y eliminan olores fétidos provocados por la basura de los capitalinos y su mal manejo de los desechos. Sin embargo, hay que tomar en cuenta que en el proceso hay que tener quietas la aguas en un lugar, lo que implica que no circule hacia la cascada en ocasiones, esto le quita a muchos turistas el interés de visitar la cascada pues podrían ver una maravilla natural o una maravilla en «decadencia». A través de los años se han dado propuestas para terminar con la contaminación en el río todas omitidas, realmente han sido pocos quienes toman la importancia del asunto en sus manos y tratan de sacar el río a una nueva era.

Hotel del Salto Abandonado

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

  • VV. AA., director Fabio Puyo Vasco, Historia de Bogotá 3 tomos: Tomo I - Conquista y Colonia, Tomo II - Siglo XIX, Tomo III - Siglo XX, Bogotá, 2007. ISBN 9789588293318.

Véase también[editar]