Sal de la tierra

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La sal de la tierra es una expresión metafórica que se utiliza para reforzar el carácter o propiedad esencial de un fenómeno. Esta metáfora posee distintas interpretaciones.

Características[editar]

Por un lado la sal puede tener una acepción dañina o mortífera evitando que crezcan las semillas cuando se aplica de forma inadecuada sobre la tierra por lo que puede tomar el significado de esterilidad o desertificación. Otro significado es como elemento que se requiere para reforzar un proceso o una actividad, cognitiva, vital o social. También puede ser entendida como producto para la conservación y preservación, adquiriendo dicha semántica. En otro sentido puede entenderse como que irrita las heridas en sentido metafórico, encaminado a decir que provoca dolor donde ya existe un daño. Por otro lado, la sal provoca sed, por lo que puede entenderse que provoca necesidad.

Junto con la sal y la luz es la metáfora aplicada en distintas ocasiones en el Sermón de la montaña del Nuevo Testamento destacando la oración «vosotros sois la sal de la tierra», que suele ser título de sermones cristianos. También es utilizada en el lenguaje de ciencias políticas con el mismo significado, elemento que se requiere para reforzar un proceso o una actividad, cognitiva, vital o social.

Referencias[editar]

El término también puede referirse a:

  • No exactamente, pero una novela del peruano Marcos Yauri Montero se llama: La sal amarga de mi tierra, aunque en Huarás no hay salinas.

Véase también[editar]