Sal amoniacal

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Sal amoniacal o sal amoníaco.
Salammoniac-49073.jpg
Sal amoniacal o sal amoníaco.
General
Categoría minerales haluros
Clase 3.AA.25 (Strunz)
Fórmula química NH4Cl
Propiedades físicas
Color transparente, blanco, gris claro, pudiendo encontrarse en amarillo claro a marrón si hay impurezas
Raya blanca
Lustre Vítreo
Transparencia transparente
Sistema cristalino isométrico
Hábito cristalino cristales esqueléticos o dendritas, masa o costra
Macla En {111}
Exfoliación imperfecta en {111}
Fractura concoidal
Dureza 1-2
Tenacidad séctil
Peso específico 1,535
Índice de refracción n = 1,639
Birrefringencia débil después de deformación
Propiedades ópticas Isotrópico
Solubilidad en agua
Otras características Simetría: Isométrica 4/m 3 2/m - Giroidal (Notación Hermann–Mauguin)

Celda unidad: a = 3.859 Å; Z = 1


Referencias[1] [2] [3]
[editar datos en Wikidata]

La sal amoniacal, sal amoníaco o sal de amoníaco es la forma mineral rara del compuesto cloruro de amonio. Son cristales, entre incoloro a blanco, y de amarillo a marrón si hay impurezas, de clase isométrica-hexoctahedral. Tiene exfoliación muy pobre y fractura concoidea muy frágil. Es muy suave, con una dureza de Mohs de 1,5 a 2, y tiene un bajo peso específico de 1,5. Es soluble en agua. Por lo general se deposita como incrustaciones formadas por sublimación en torno a ventiladeros volcánicos, alrededor de fumarolas y depósitos de guano y vetas de carbón quemadas. Entre los minerales asociados se incluyen sodio alumbre , nativos de azufre y otros minerales fumarolas. Yacimientos notables incluyen los de: Tayikistán; monte Vesubio, (Italia); y Paricutín, Michoacán (México).

Historia[editar]

Sal amoníaco es también el nombre común o vulgar del cloruro de amonio. Los romanos llamaron a los depósitos de cloruro de amonio que explotaban en las cercanías del templo de Júpiter Amón (en griego Ἄμμων, ‘Amón’), en la antigua de Libia, ammoniacus sal (‘sal de Amón’) debido a su proximidad al citado templo.[4] Las sales de amoniaco se han conocido desde tiempos muy antiguos, por lo que el término Hammoniacus sal aparece en los escritos de Plinio,[5] aunque no se sabe si el término hace referencia al concepto actual de sal amoniaco.[6] En cualquier caso, en última instancia esta sal dio nombre a los compuestos amoniaco y amonio.

Antes de la primera síntesis del cloruro de amonio, en el siglo XVIII, por Hutton y Davie, a partir del hollín de carbón,[7] [8] tenía que ser importado este mineral como fuente natural desde Egipto.[9] Se utilizaba para preparar el algodón para el tinte y estampado, para la metalurgia y como sales aromáticas.[10]

Usos[editar]

Ha tenido un uso médico histórico para aliviar el dolor de garganta. La sal amoníaco o cloruro de amonio en polvo se coloca en un cono largo de papel abierto. El extremo agudo se coloca en el interior de la garganta del paciente, mientras que el cuidador suavemente sopla el polvo a través del extremo ancho. El polvo se pega al tejido irritado y causa un alivio inmediato. Actualmente se ha dejado de utilizar debido a la existencia de métodos más eficientes.

Es comúnmente usado como fundente en la soldadura de las vidrieras. Tanto en la joyería como en el refinado de metales preciosos, carbonato de potasio se añade al oro y la plata en un crisol recubierto de bórax para purificar las limaduras de hierro o acero que pudieran haber contaminado los trozos del metal precioso. Es entonces enfriado por aire y fundido con una mezcla uno a uno de carbón en polvo y sal amoníaco para producir un lingote del metal o aleación respectivamente, según sea oro puro (24 quilates) o plata de ley (7,5% de cobre). Cualquier cosa que no sea oro de 24 quilates tiene plata y cobre añadidos. Por lo general, la adición de sílice, zinc y desoxidantes en cantidades muy pequeñas en relación con la parte de oro se utilizan en el procesado del oro, desde tan sólo 8 quilates hasta el de 23,5 quilates de oro. Esto se agrega para evitar la porosidad o formación de grietas, mientras se procesa el lingote como hilo, láminas o tubos de oro. Sin estos aditivos un lingote de mala calidad se traducía en la fusión del crisol al usar un soplete de mano o mechero de llama, como se hacía antes de la existencia de hornos eléctricos de fusión inventados para su uso en la industria de los metales preciosos.

La sal amoniacal también se ha utilizado y sigue usándose a nivel industrial en productos de panadería y pastelería para dar una textura muy crujiente a las galletas. También, en algunas zonas de Europa, en particular los países escandinavos, sigue siendo ampliamente utilizado en la producción de caramelos de regaliz salado conocido como salmiak o salmiakki.

Véase también[editar]

Notas y referencias[editar]

  1. Salammoniac: Salammoniac mineral on Mindat.org (en inglés)
  2. Sal-ammoniac on Webmineral (en inglés)
  3. Handbook of Mineralogy (en inglés)
  4. BBC.CO.UK (ed.): «Ammonia» (en inglés). h2g2 Eponyms (11 de enero de 2003). Consultado el 15 de mayo de 2012.
  5. Chisholm, 1911 cita a Plinio Nat. Hist. xxxi. 39
  6. Webmineral (ed.): «Sal-ammoniac» (en inglés). Consultado el 15 de mayo de 2012.
  7. McIntyre, 2004, p. 124
  8. James Hutton.org (ed.): «Thoughts of Settling in the World» (en inglés). Consultado el 9 de abril de 2012.
  9. François Rozier, ed. (1798). Curso completo ó Diccionario universal de agricultura teórica, práctica, económica, y de medicina rural y veterinaria, Volumen 2 (Google Books). Traducido por Juan Álvarez Guerra e ilustrado por Miguel Gamborino. Madrid: Imprenta Real. pp. 444–447. Consultado el 10 de mayo de 2012.  La versión en línea está limitada a una vista parcial.
  10. Gribbin, John R. (2005). Historia de la Ciencia 1543-2001. Crítica. pp. 192–193. ISBN 9788484326076. Consultado el 14 de octubre de 2010.  El paginado de la versión web difiere del paginado del libro en papel. En la cita se indica la página de la versión web.

Enlaces externos[editar]