Sabero

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Sabero
Municipio de España
Escudo de Sabero
Escudo
Sabero
Sabero
Ubicación de Sabero en España.
Sabero
Sabero
Ubicación de Sabero en la provincia de León.
País Flag of Spain.svg España
• Com. autónoma Flag of Castile and León.svg Castilla y León
• Provincia Bandera de León.svg León
• Comarca Montaña de Riaño
• Partido judicial Cistierna
Ubicación 42°50′10″N 5°09′01″O / 42.836111111111, -5.1502777777778


Coordenadas: 42°50′10″N 5°09′01″O / 42.836111111111, -5.1502777777778
• Altitud 986 msnm
• Distancias 6 km a Cistierna
61 km a León
155 km a Valladolid
344 km a Madrid
1435 km a Bruselas
Superficie 24,80 km²
Núcleos de
población
Alejico, Olleros de Sabero, Sabero, Saelices de Sabero y Sotillos de Sabero.
Población 1313 hab. (2013)
• Densidad 52,94 hab./km²
Gentilicio Saberense
Código postal 24810
Pref. telefónico 987
Alcalde (2011) Francisco Javier García Álvarez (PP)[1]
Presupuesto 2.469.587 €[2]  (año 2008)
Sitio web Ayuntamiento de Sabero

Sabero es un municipio y localidad de España, en la provincia de León, comunidad autónoma de Castilla y León. Tiene un área de 24,80 km² con una población de 1.407 habitantes (INE 2011) y una densidad de 56,73 hab/km².

Entidades locales inferiores al municipio[editar]

Dentro del municipio de Sabero se encuentran las siguientes localidades:

Escudo[editar]

Definición de su escudo:

"Escudo de azul, tres montañas de plata terrazadas de sinople, surmontadas de una pica y un martillo de plata pasados en aspa. Al timbre corona real."

Etimología[editar]

El valle y el pueblo de Sabero no siempre han recibido este nombre, antiguamente el valle se denominó en latín Villa Sancti Petri (San Pedro), nombre del santo que ha sido desde tiempos remotos titular de la parroquia de esta bella localidad.

El nombre de Sabero lo adoptó, como muchos otros pueblos, por castellanización del mismo, la fusión y transformación del nombre primitivo ("Sampero" o Sabero). Incluso el pueblo y el valle se llamaron a partir del siglo XV "La villa de San Pedro Apóstol de Valdesabero".

Fiestas[editar]

Nuestra Señora Reina de los Ángeles: 22 y 23 de agosto

Las fiestas populares del municipio de Sabero, como en casi toda la provincia, se celebran mayoritariamente en los meses estivales y suelen consistir en una misa, una verbena y una comida popular en la que los vecinos se relacionan y divierten.

Los días 22 y 23 de agosto la Villa de Sabero se une a las celebraciones veraniegas y festeja Nuestra Señora Reina de los Ángeles con verbenas populares al aire libre y una cena para todos los vecinos, que en el 2001 cumplió 14 ediciones y que habitualmente reúne a todos los vecinos del pueblo y los alrededores que se unen a esta fiesta hasta altas horas de la madrugada, en una tradición que ha arraigado fuertemente en la población.

Además, el Ayuntamiento y las asociaciones de la localidad organizan actividades deportivas, culturales y recreativas para todas las edades y la tradicional quema de fuegos artificiales.

Otras celebraciones

San Blas: 3 de febrero

San Isidro Labrador: 15 de mayo

Santa Bárbara: 4 de diciembre

El Judas: Sábado Santo

Via Crucis: Viernes Santo

Hoguera de San Juan: 24 de junio

Cabalgata de Reyes: 5 de enero

Monumentos y lugares de interés[editar]

1.- Museo de la Siderurgia y la Minería de Castilla y León.

Inaugurado, aún pendiente de la realización de la segunda fase, el día 3 de julio de 2008 por el Presidente de la Junta de Castilla y León (D. Juan Vicente Herrera Campo).

Este museo forma parte de la Red de Museos Regionales de Castilla y León (junto con el Museo Etnográfico de Castilla y León situado en Zamora, el Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León situado en León y el Museo de la Evolución Humana situado en Burgos).

Sus instalaciones se encuentran en la denominada Ferrería de San Blas, edificio de estilo neogótico, que acogió los primeros " Altos Hornos" en funcionamiento en la Península Ibérica, construidos en 1847 por la Sociedad Palentino-Leonesa de Minas.

La segunda fase incluirá la rehabilitación de la antigua mina de carbón "Sucesiva" como parte visitable del museo.

2.- La Cueva de Valdeajo

Fue descubierta casualmente en el año 1999 en el curso de unas prospecciones con vistas a la explotación de una cantera, cerca de la localidad de Sahelices de Sabero.

Un amplio estudio realizado por el Grupo Espeleológico de Matallana (León) resaltó la belleza e interés de la cavidad y de sus formaciones, recomendando para ella un alto grado de protección, compatible con una visita ordenada de la misma. Desde entonces, con un importante esfuerzo económico, el Ayuntamiento de Sabero, apoyado por la Diputación de León y el Grupo de Acción Local Montaña de Riaño, ha venido desarrollando todos los trabajos de mejora de los accesos a la cueva, adaptación interior e iluminación, siguiendo los criterios técnicos necesarios para preservar la cavidad y mostrarla al público en su estado original.

La Cueva de Valdeajo, aunque de pequeño tamaño, alberga bellas formaciones calcáreas que han sido creadas en el silencio de la gruta durante miles de años por el paciente trabajo del agua sobre la roca.

Coladas estalagmíticas, estalactitas de diversos tamaños, banderas, columnas, macarrones de un blanco puro y pequeños gours en el suelo, componen un mosaico de formas pétreas en el que destacan las instalaciones forradas con cristales de aragonito, auténticas joyas. Una maravilla más que visitar en el Valle de Sabero, "Un Valle de Sensaciones".

Abiertas del 1 de mayo al 31 de octubre. Grupos mínimos de 8 a 10 personas.

3.- Murallas medievales (Siglo XIV)

La antigua Iglesia Parroquial de Sabero tenía raíces visigóticas. Era recinto amurallado donde a la hora de la sucesión los Señores del Castillo de Aguilar, Marqueses de Astorga y Condes de Altamira, después de jurar el cargo debajo de “La Nogaiona” contigua se paseaban, eran recibidos como tales en el templo y luego subían al Castillo haciendo allí allí otro tanto y dando gracias a Dios en la Ermita de San Martín, quedando así posesionados ”quieta y pacíficamente” de su señorío de Valdesabero.

Historia[editar]

Fue capitalidad del antiguo Concejo y Vicaría de Valdesabero y lo es ahora del Ayuntamiento y Valle de Sabero.

En la época celta fue asiento de la cívitas o fortaleza militar de Vadinia y albergó en sus términos a poblados desaparecidos, tales como La Mata, San Martín o Vega barrio, Santurcayo, Valdevillar, Villarinos, etcé­tera...

No obstante su mayor gloria ha sido su castillo medieval de Aquilare, que dio igualmente nombre a un extenso territorio conocido como el "Alfoz de Aguilar”; regido sucesivamente por los Condes Flagínez, el Rey, el Obispo de León, los Osorios, señores de Villa Lobos, Marqueses de Astorga y Condes de Altamira, siendo además lugar privilegiado para las cacerías reales, de lo que se hace eco el Libro de la Montería de Alfonso XI.

Igualmente en él, según la Crónica General de España, se desarrolló un episodio épico, muy celebrado en la Edad Media, cuan­do cayó en manos de D. Diego López de Haro y encargó de su defensa al alcaide Marcos Gutiérrez, que lo hizo con tal arrojo y heroicidad, que desafió hambre, sed y muerte; por lo que el rey de León, Alfonso IX, al rescatarlo, no sólo le perdonó la vida, sino que además le galardonó.

Deportes[editar]

Lucha Leonesa

Son tradicionales y famosos los corros de lucha leonesa o aluches de Sabero sobre todo en sus fiestas patronales de Agosto. Recientemente, el Club de Montaña del Porma ha formado una Escuela de Lucha Leonesa en Olleros de Sabero para que los alumnos del Centro Escolar "Santa Bárbara" puedan disfrutar de este deporte.

La Caza

En general, la Cordillera Cantábrica constituye una reserva natural de especies de caza mayor como pueden ser el jabalí, el rebeco, el corzo o el ciervo, aunque también abundan especies menores como la liebre, el conejo, la perdiz o la codorniz.

Por el peligro de extinción de algunos de ellos,en los años sesenta se crearon en la provincia tres grandes reservas, dos de ellas situadas en las comarcas cercanas de Riaño y Mampodre.

La belleza de estas reservas naturales y su contribución a la mejora y desarrollo de las especies cinegéticas otorga a la zona un lugar idóneo para el paseo y las excursiones. No obstante, el resto del paisaje de las cinco localidades que conforman el municipio, sin ser reserva nacional, tiene una belleza especial que admirar y donde “perderse”, la caza media, sin embargo, está permitida mediante permisos especiales que, además de garantizar la conservación de las especies, favorece la práctica del deporte en la zona.

El municipio de Sabero cuenta con una Asociación de Cazadores, fundada en 1998, que gestiona el coto privado de caza mayor y que comprende los terrenos de utilidad pública del valle, alrededor de 1.000 hectáreas.

El corzo y el jabalí constituyen las especies más habituales de la caza mayor en la zona; en cuanto a la caza menor, es habitual encontrar perdices y liebres.

Entre los objetivos de la Asociación está el fomentar la reproducción de las especies de la zona, en la que también habitan milanos, ratoneros, buitres leonados, alimoches, garduñas...

La Pesca

La pesca es uno de los deportes y tradiciones más arraigados en la provincia y en esta zona, especialmente gracias al abundante caudal de los ríos que descienden de la Cordillera Cantábrica. El deshielo y las copiosas lluvias también favorecen la repoblación de especies como la trucha o el barbo, siendo la trucha el pez favorito para la pesca en la zona. Sólo en la comarca, existen más de 200 kilómetros trucheros de los más de 3.000 kilómetros que comprenden los ríos leoneses.

El Esla, río que baña estas tierras, se ha caracterizado siempre por ser un río pesquero excelente. La fama de las truchas de la zona ha sobrepasado los límites provinciales y nacionales. Los sistemas de pesca más utilizados en los ríos leoneses son el de caña o cebo natural, artificial, a mosca y a cucharilla.

Desde siempre en el Valle de Sabero los pescadores realizaban artesanalmente sus propios anzuelos y, aún hoy, algunos pescadores dedican sus ratos libres a la fabricación de éstos.

El más utilizado es el de "mosca ahogada" o "a la leonesa" aunque también se pesca con “cola de rata” si bien la fabricación de este tipo de anzuelo es más cara y menos habitual.

Rafting

Se celebran anualmente campeonatos y descensos de rafting.

Senderismo

Existen multitud de trayectos de senderismo.

Gastronomía[editar]

El Valle de Sabero ha sido tradicionalmente una zona dedicada a la ganadería y la agricultura hasta la llegada de la industria de la minería a la zona, de ahí que la cocina popular se haya basado principalmente en los productos que se realizaban en casa a base de las materias primas que los propios vecinos tenían. Así, el conejo, la gallina o el cocido formaban en la mayoría de los hogares los platos principales.

Hasta que la minería se asentó en la zona la población vivía de la labranza y sus horarios y costumbres alimentarias eran muy diferentes a las actuales. Así, era habitual en la zona, a primera hora de la mañana, que los hombres antes de salir a trabajar al campo tomasen una copa de orujo y pan, que denominaban “la parra”.

El verdadero desayuno lo tomaban hacia las siete y media de la mañana: una especie de refrigerio formado por sopas de ajo, el “torrezno” o tocino frito y queso, que les llevaban sus mujeres. Además no faltaba la bota de vino y el típico botijo con agua fría. Se tomaban las “diez” a base de embutidos caseros como chorizos, cecina de vaca, lomo de cerdo. En aquellos años se decía: “se nos estropean los lomos, se nos estropea la siega”. Al mediodía los vecinos de este valle de Sabero tomaban el plato fuerte del día que, normalmente, estaba compuesto por un cocido con su sopa, chorizo, morcilla, tocino y el “relleno”.

Tras dormir un rato la siesta se reanudaba el trabajo. Por la tarde se interrumpía para la merienda, formada por jamón, queso, cebollas largas de primavera... y, como última comida, la cena: Una cazuela de leche migada con sal, la llamada “sopa de leche” o una tortilla con patatas. Realmente las costumbres han cambiado y, con la llegada de la industrialización a la zona, los hábitos culinarios cambiaron en los horarios regulados por los trabajos.

Asimismo, la elaboración de las comidas comenzó a ser más sencilla y más ligera. A pesar de lo que pueda parecer, era en los meses de verano cuando se comía más por el duro trabajo en el campo; por el contrario, en los meses de invierno, el trabajo era menor, así como el ritmo de las comidas. No obstante, las gentes del Valle conservan las recetas de antaño, porque el buen comer no está reñido con la modernización.

¿Cómo llegar?[editar]

Desde León: por la  N-621 , luego tomar la  N-601  hasta Boñar y tomar la CL-626.

Desde Valladolid: por Autovía, tomar la  A-62 , hasta la  Autovía del Noroeste  y después tomar la  A-66  hasta León.

Desde Burgos: por la  A-231  hasta la CL-611, después por la CL-626.

Desde Asturias: por la  A-66  /  AP-66 , continuar en la CL-623 hasta la CL-626.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Ministerio de Política Territorial. «Alcaldes de los municipios de Castilla y León» (en español). Consultado el 23 de julio de 2011.
  2. Caja España. «Informe de Datos Económicos y Sociales de los Municipios de España» (en español). Consultado el 16 de agosto de 2009.

Enlaces externos[editar]