Súcubo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Talla de súcubo alado en el exterior de una taberna inglesa, lo que sugiere que adentro pudiera haber un burdel.

El súcubo (del latín succŭbus, de succubare, «reposar debajo»), según las leyendas medievales occidentales, es un demonio que toma la forma de una mujer atractiva para seducir a los varones, sobre todo a los adolescentes y a los monjes, introduciéndose en sus sueños y fantasías. En general son mujeres de gran sensualidad, y de una extrema belleza incandescente.

El mito del súcubo pudo haber surgido como explicación del fenómeno de las poluciones nocturnas y la parálisis del sueño. Según otras perspectivas, las experiencias de visitas sobrenaturales claras pueden ocurrir por la noche en forma de alucinación hipnogógica.

En el siglo XVI, una talla o escultura de un súcubo fuera de una posada, indicaba que también funcionaba como burdel.[1]

Etimología[editar]

La palabra «súcubo» proviene de una alteración de la palabra succuba; La propia palabra deriva del prefijo sub- que significa «debajo de, debajo», y del verbo cubo, cubare, que significa «yacer». Por lo tanto, el súcubo es alguien que queda bajo otra persona, mientras que un Incubus (latín in-, la posición en este caso es «encima») es alguien que queda sobre otra persona.[2]

Apariencia[editar]

La apariencia de los súcubos varía, en general, tanto como la de los demonios; no hay ninguna apariencia o representación definitiva. Sin embargo, se suelen pintar casi universalmente como seductoras mujeres desnudas o con ropas muy pequeñas y reveladoras, con una belleza no terrenal, a menudo con alas demoníacas. De vez en cuando, se les dan otros rasgos demoníacos, como pueden ser los cuernos, una cola con una punta terminada en triángulo, ojos de serpiente, colmillos, serpientes enrolladas a su cuerpo, etc. A menudo, simplemente aparecen en los sueños como una mujer atractiva y desnuda de la que la víctima no puede deshacerse de ella ni olvidarla, incluso después de despertar.

Lilith tentando a Eva para tomar la fruta prohibida. Iluminación del siglo XV.

Motivaciones[editar]

La versión mítica más difundida es que los súcubos atacan a sus víctimas para absorber la sangre o energía vital del hombre y así alimentarse, a diferencia de los íncubos, que atacan sexualmente a su víctima y suelen aparecer cuando esta está a punto de perder su virginidad, de acuerdo a la cultura popular occidental.

Actualidad[editar]

En la actualidad la palabra Súcubo se utiliza como sinónimo de mujer manipuladora, capaz de todo por recibir atención de un hombre, llegando a hacerle la vida imposible y alejandole de la realidad.

Lista de súcubos[editar]

Uno de los más relevantes en la demonología es Lilith, pero existen muchos otros ejemplos de súcubos extraídos de la mitología y la fantasía:

Referencias[editar]

  1. «Súcubo». Consultado el 1 de agosto de 2014. 
  2. «Dream, Online Etymology Dictionary, November 2001». Consultado el 26 de septiembre de 2006.