Síndrome del impostor

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
No confundir con el Síndrome de Capgras, donde el paciente observa a una persona familiar y cree que esa persona ha sido reemplazada por un impostor.

El síndrome del impostor, a veces llamado fenómeno del impostor o síndrome de fraude, es un fenómeno psicológico en el que la gente es incapaz de internalizar sus logros. No es una enfermedad mental oficialmente reconocida, y no se encuentra entre las condiciones descritas en el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, pero ha sido el sujeto de numerosos libros y artículos por psicólogos y educadores. El término fue acuñado por los psicólogos clínicos Pauline Clance y Suzanne Imes en 1978.[1]

A pesar de las evidencias externas de su competencia, aquellos con el síndrome permanecen convencidos de que son un fraude y no merecen el éxito que han conseguido. Las pruebas de éxito son rechazadas como pura suerte, coincidencia o como el resultado de hacer pensar a otros que son más inteligentes y competentes de lo que ellos creen ser.

El síndrome del impostor, en el que gente competente encuentra imposible creer en su propia competencia, puede ser visto como complementario al efecto Dunning-Kruger, en el que gente incompetente encuentra imposible creer en su propia incompetencia.

El síndrome del impostor y género[editar]

El síndrome del impostor se creía particularmente común entre mujeres con éxito en sus carreras, pero hoy se sabe que tiene lugar en un número similar de hombres.[2] Está asociado normalmente con el mundo académico y se da en muchos casos de estudiantes de postgrado.[3]

Notas[editar]

Enlaces externos[editar]