Símbolos catalanes

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Portada de Lo verdader catalá. Revista Religiosa, publicada en Barcelona en 1845 en pleno auge de la Renaixença. Un hombre con barretina al borde del escudo palado.
Escudo de Cataluña cuartelado de la cruz de San Jorge y los palos de gules en un mapa de mediados del siglo XVII de Willem Janszoon Blaeu publicado en Ámsterdam. Desde que comienza la territorialización de los emblemas heráldicos para los diferentes estados de la Corona de Aragón en un proceso iniciado a fines de la Edad Media y seguido durante toda la Edad Moderna, Cataluña usó dos distintos escudos: uno el cuartelado con la cruz de san Jorge y otro el escudo palado con el señal real.
El escudo georgiano del Principado de Cataluña. Cornelis Danckerts, Ámsterdam, fines del siglo XVII.
La Senyera.
En los inicios de la historia Catalana las guerras eran constantes. Hugo IV de Ampurias y Pero Maça, señor de Sangarrén, durante la Conquista de Mallorca por el rey Jaime I.
La cabecera de La Renaixensa conjuga el escudo de Cataluña con el ave Fénix.[1]
Coca de reyes.

Cataluña ostenta varios símbolos más o menos extendidos entre sus habitantes, algunos de los cuales han sido oficializados. El artículo 8 del vigente Estatuto de autonomía define como símbolos de la Comunidad Autónoma la bandera, la fiesta y el himno:[2]

  • La fiesta es el Día Once de Septiembre,[4] también conocido como Diada de l'Onze de Setembre, Diada Nacional de Catalunya, o simplemente Diada en la que se conmemora la caída de Barcelona frente a las tropas borbónicas.

Además, tiene otros símbolos no oficializados, como el escudo. El burro catalán es una apuesta de un sector ciudadano nacionalista que surge en respuesta del Toro de Osborne. En el campo cultural, es representativa de Cataluña la lengua catalana y las artes, así como en lo folclórico, destaca la sardana y los castellers.

El gobierno autonómico tiene oficializado, además, su propio símbolo, llamado Emblema de la Generalidad de Cataluña que es utilizado en toda representación institucional.

Uno de los símbolos asociados territorialmente desde fines de la Edad Media tanto a Cataluña como a Aragón, Baleares y Valencia (regiones actuales herederas de la Corona de Aragón), es el señal del rey de Aragón que es uno de los emblemas heráldicos de más antigüedad de Europa.[5] [6] [7] [8] Los palos de gules, conocidos en la emblemática europea como "Aragón",[9] tienen su origen en la segunda mitad del siglo XII, en que aparecen como armas de linaje de la Casa de Aragón.[10] [11] Más tarde, a mediados del siglo XIII, la denotación del emblema comenzará a ser la de armas de dignidad, esto es, del título y potestad del rey de Aragón, para convertirse en primordial a fines del XIII.[12]

Y es a fines del siglo XV cuando los cuatro bastones de gules comenzarán a adoptar significados territoriales, tanto en el Principado de Cataluña como en el Reino de Aragón y el de Valencia. Concretamente, en Cataluña, se utilizó además del escudo palado, la cruz de San Jorge, que era el símbolo de Barcelona y de la Generalidad de Cataluña, entonces llamada Diputación del General.[13]

El blasón cuatribarrado ha sido explicado legendariamente a partir del relato creado por Pere Antoni Beuter en su Segunda parte de la crónica general de España publicado en Valencia en 1551, que situó su orígen mítico en el siglo IX y cuenta que los palos de gules (impropiamente llamados «barras», que en heráldica es una franja diagonal) fueron el resultado de hacer pasar cuatro dedos de Wifredo el Velloso manchados de sangre sobre el escudo de oro de Ludovico Pío como recompensa por haber luchado valerosamente contra los musulmanes.[14] [15]

En cualquier caso, no hay testimonios documentados anteriores al siglo XII acerca de su origen. Solo hipótesis más o menos fundadas, como la de la posible vinculación del rey de Aragón con el Papado, que data del vasallaje que prestó Sancho Ramírez al Papa y por el que obtuvo el título de rey viajando a Roma en 1068. Esta infeudación del rey aragonés en el siglo XI podría haber inspirado a la Casa de Aragón a tomar como emblema los colores rojos y amarillos de los hilos de los lemniscos que sujetaban el sello con que los pontífices autentificaban los documentos oficiales.[16]

La señera, inspirada en el escudo, es quizás el símbolo de Cataluña más representativo a partir del siglo XIX. Este símbolo se añade a otros con connotaciones políticas o reivindicativas, como la Diada Nacional de Catalunya, en un proceso de asunción del símbolo como territorial que hizo desconocer su significado como armas de dignidad de la Casa y el rey de Aragón; se trata de un olvido de su condición primero familiar y luego de dignidad que surge tras el nacionalismo posterior a la Revolución francesa.[17]

Símbolos históricos[editar]

Algunas instituciones catalanas, como Constituciones catalanas, los Usatges, el Consell de Cent y las Cortes Catalanas son valoradas como símbolos históricos de Cataluña.

Debido a la historia y de las vicisitudes compartidas a través de muchos siglos, una gran parte de los símbolos tradicionales de Cataluña coinciden con los de Aragón, Valencia y las Islas Baleares. Esto es a menudo causa de controversias que provienen de las dificultades de conciliar ciertas percepciones culturales, históricas y lingüísticas de lo que era el antiguo Reino de Aragón y de las zonas culturalmente catalanas. El Monasterio de Poblet, donde yacen los antiguos reyes, es un importante y muy respetado referente simbólico de los países de la antigua Corona de Aragón desde la Edad Media.

Símbolos históricos de cariz militar[editar]

Aparte del escudo, otros símbolos, como Otger Cataló (el Padre de la Patria), Jaime el Conquistador, los Almogávares, los Nueve Barones de la Fama y el Conde Tallaferro, conmemoran las guerras contra los musulmanes. En los tiempos pasados la existencia, supervivencia y consolidación de Cataluña dependían de las victorias en las batallas continuas contra los "moros" a través de los siglos. El Somatén, Rocafort y las luchas de "moros y cristianos" en las fiestas populares, también son símbolos de evidente carácter bélico.

El himno Els Segadors y el símbolo de la hoz provienen de la Sublevación de Cataluña (1640) (Guerra dels Segadors 1640 - 1652). El Timbaler del Bruc es un símbolo de las Guerras Napoleónicas en Cataluña (1808 - 1814), conocidas bajo el nombre de "Guerra del Francés".

Documentos sigilares[editar]

Los sellos más antiguos que se conservan son 7 ejemplares del conde Ramón Berenguer IV de dos matrices. De la primera, son los sellos de 1150 y 1157 correspondientes a dos documentos provenzales y de 1160 de una escritura del monasterio de Poblet. De la segunda matriz, y ya en época de su hijo Alfonso el Casto, el de 1164, 1166, 1170[18] de documentos provenzales y catalanes, y otro después del documento, por lo tanto infechable. Los siete sellos llevaban el emblema heráldico de los palos al escudo y al penón a pesar de que en la mayoría de ellos el paso del tiempo ha borrado estos detalles. El hecho de que sólo en uno de ellos aparezca el emblema automáticamente indica que la matriz (dos en este caso) lo tenía. La leyenda en el anverso dice raimundus berengarii comas barchinonensis y al dorso te princeps reine aragonensis . Su hijo Alfonso utilizó el sello de su padre, muerto en 1162, durante los primeros años de su reinado en no tener sello propio. Cómo que en el sello no es intitulado conde de Provenza el escudo de armas difícilmente puede ser originario de Provenza.[19] En un primer momento, predominaban los tres palos en los sellos, a pesar de que, el número será variable hasta el 1344 cuando se fijan en cuatro en los sellos de la cancillería real. Aún así, en las monedas el número continuará siendo variable hasta el siglo XIX. Los sellos de los infantes y de las reinas tenían menos barras que los de los reyes.

Símbolos religiosos[editar]

Sant Jordi y Jaime el Conquistador en la Batalla del Puig.

Símbolos catalanes ancestrales, como la Virgen de Montserrat y otras vírgenes y santos, así como el pesebre, la Noche de Reyes y las celebraciones de la Navidad, se derivan de la doctrina cristiana. La cruz cristiana y los colores del sacrificio de Jesucristo (cuerpo y sangre: sangre roja y el color blanco de la pureza) inspiraron una gran parte de la simbología tradicional catalana. Frutos de una época en que las iglesias o catedrales eran el centro de la villa y el respeto hacia las figuras eclesiásticas no se discutía, los símbolos religiosos también son motivo de controversias en una sociedad que ahora se ve mucho más laica que la sociedad catalana tradicional.[20]

Los nombres de muchos pueblos, ciudades y montañas de Cataluña, como Santa Bárbara, Sant Sadurní d'Anoia, o Sant Llorenç del Munt, así como muchísimas ermitas y santuarios dispersados por toda la geografía catalana, permanecen como testimonio de la fe ancestral de los catalanes. Mientras que hasta el siglo XIX todos los catalanes se sentían representados por los símbolos cristianos, actualmente, en la Europa postcristiana, estos mismos símbolos sólo tienen importancia para algunos.[21] Ya en el año 1905 Josep Torras i Bages (1846 - 1916), convencido de que la nación catalana había de ser cristiana para establecerse como algo perdurable y sólido, criticó el laicismo del "nacionalismo militante" de Enric Prat de la Riba (1870 - 1917).

Para Torras i Bages, el juicio, otro símbolo catalán, se basaba en las tradiciones cristianas ancestrales.[22] Analizando esta dicotomía Mossèn Gaietà Soler y Perejoan (1863 - 1914) llegó a la conclusión de que en Cataluña hay dos "programas opuestos ", el católico, fundamentado en la sensatez y la tradición, dirigido á promover una restauración social benéfica, ... (de) la fe y las costumbres sociales y jurídicas de ... Cataluña por un lado, y por otro la indiferentista, fundado en las concupiscencias políticas, dirigido a conseguir, más que el bien social, el prestigio político de nación-estado.[23]

Símbolos folclóricos y populares[editar]

Baldosa con una sardana.
Sant Jordi matando el dragón.

Aparte de los símbolos de carácter histórico hay otros símbolos populares catalanes más o menos serios según el caso y el contexto.

Muchos símbolos populares catalanes vienen del folclore local, como la sardana, las habaneras (y en particular la habanera El meu avi), los castellers, los diablos y los gigantes, así como el dragón, y sus derivaciones, la cucafera, la víbria y el murciélago. La elección de la "Pubilla" en las fiestas populares proviene de una tradición muy antigua basada en la transmisión de la herencia en la Cataluña rural.

Mientras que otras naciones o pueblos tienen un "pájaro nacional" o una "flor nacional", Cataluña no tiene muchos símbolos populares establecidos. El ave fénix podría considerarse el pájaro más simbólico. El burro catalán fue una creación relativamente reciente cuando había que contraponer algo de catalán al toro bravo de Osborne. Por su parte, se considera que la retama es la flor nacional de Cataluña atendido su vínculo con el Corpus de Sangre, el primer levantamiento del pueblo catalán contra la opresión de la monarquía española, la Sublevación de Cataluña (1640).[24]

Como símbolos tradicionales y "típicos" hay que destacar el Patufet, la rosa roja de la Diada de Sant Jordi, la barretina, el porrón, el caganer y el tió.

Gracias a los medios de comunicación, a nivel internacional el Fútbol Club Barcelona es quizás el símbolo de Cataluña más universalmente reconocido en todo el mundo.

Símbolos geográficos[editar]

Hay montañas como el Canigó, Montserrat y el Pedraforca que tienen una importancia casi mítica en el folclore local como lugares venerados desde tiempos muy antiguos.

Algunas ciudades del ámbito cultural catalán, tienen relevancia simbólica como puntos geográficos más extremos de habla catalana. Estas son: Salsas, la más al norte, Guardamar, la más al sur, Mahón, la más al este y Fraga, la más al oeste. También lo es Alguer, por ser el último bastión de Cerdeña donde se habla catalán.

Símbolos gastronómicos[editar]

El pan con tomate (pa amb tomàquet) es quizás el plato más emblemático de Cataluña. Otros platos que se podría calificar de "mucho de la tierra" son las habas a la catalana, la carn d'olla, la esqueixada, la escalivada, la morcilla con judías así como los embutidos (especialmente el fuet y la morcilla).

Entre los dulces y postres hay que destacar "miel y requesón", la crema catalana, el tortell y la coca. Durante las Navidades se comen los turrones.

Galería de imágenes[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b Jordi Falgàs i d'altres, Barcelona and Modernity, Picasso Gaudí Miró Dalí, ISBN 0-300-12106-7, 2006.
  2. Artículo 8 del Estatuto de Autonomía de 2006 como modificado por el punto 4 del fallo de la Sentencia del Tribunal Constitucional STC 31/2010 de 28 de junio de 2010
  3. Testimonios de la expresión comúnmente usada «barras de Aragón» se pueden leer en Ginés Pérez de Hita, Guerras civiles de Granada, Madrid, Juan de la Cuesta, 1595 («los reyes de Aragón les dieron por armas las barras de Aragón, rojas de color de sangre, en campo de oro»); en Fuenteovejuna (1612), de Lope de Vega, donde Esteban proclama, en elogio de la monarquía «¡Vivan Castilla y León, / y las barras de Aragón /, y muera la tiranía!» e incluso en la novohispana Sor Juana Inés de la Cruz (en Inundación castálida, ed. de Georgina Sabàt de Rivers, Madrid, Castalia (Clásicos Castalia 117), 1982, pág. 323. ISBN 978-84-7039-311-2), cuando escribe:

    Todos celebran gozosos
    de Pedro el triunfo feliz
    que unió la francesa lis
    a las barras de Aragón; [...]

    Juana Inés de la Cruz, «Primero nocturno».
  4. Estatuto de Autonomía de Cataluña, art. 8.3 (en castellano).
  5. " Léon Jéquier. Actes du II Colloque international d'héraldique". Breassone.1981. Académie internationale d'héraldique. Les Origines des armoiries. Paris. ISBN 2-86377-030-6.
  6. Paul Adam Even."L'heraldique catalane au moyen age" in Hidalguia, 22, Mayo-Junio 1957. Madrid. p465.
  7. Martí de Riquer. "Heràldica catalana: des l'any 1150 al 1550". Quaderns Crema.1982. ISBN 84-85704-34-7
  8. Michel Pastoureau. L'origine des armoiries de la Catalogne" in II Simposi numismàtic de Barcelona. 1980.E.Cymys SCEN ISBN 84-85060-16-4
  9. Guillermo Fatás y Guillermo y Redondo, Guillermo, Blasón de Aragón: el escudo y la bandera Zaragoza, Diputación General de Aragón, D.L. 1995, pág. 44.
  10. Cfr. Montaner Frutos, op. cit, 1995, pág. 23 y ss.

    En lo que hace a la cuestión heráldica, toda vez que [..] no hay duda de que el primer poseedor de los palos de oro y gules fue Ramón Berenguer IV, no puede haberla tampoco de que ese emblema personal lo era entonces (1150) de un miembro de la Casa de Aragón, dentro de la cual se hizo símbolo hereditario a partir de su adopción por los tres hijos de aquél, Alfonso, Pedro y Sancho.

    Montaner Frutos, op. cit., 1995, págs. 27-28.
  11. En origen, las llamadas tradicionalmente «barras de Aragón» tenían el significado de emblema heráldico asociado a una Casa o linaje.

    [...] los palos de oro y gules no poseían [en su origen] más valor que el de armas de linaje. A este significado denotativo no se unió inicialmente ninguna otra connotación, al menos genérica. Al ver los cuatro palos de gules sobre oro, a ningún vasallo del rey de Aragón, del conde de Barcelona o del marqués de Provenza se le hubiese ocurrido pensar que aquello era otra cosa que las armas de su señor. Habría podido experimentar respeto, temor, odio o afecto, pero jamás un sentimiento de identificación con ese símbolo. No era algo colectivo, de la tierra o de la patria, sino algo exclusivo, privativo del soberano y de su familia. Éstos, por su parte, no llevaban tales armas por ser reyes de Aragón ni por ser condes de Barcelona, sino que, al revés, el rey y conde empleaba dicha señal por pertenecer al linaje titular de los mismos, la Casa de Aragón. La unidad familiar abarca a todas las ramas del linaje. Así, cuando Ramón Muntaner da comienzo a su Crónica, en la que trata de los reyes de Aragón, Mallorca y Sicilia, los engloba en una sola expresión, «tots los senyors qui són eixits ne són en l'alta Casa d'Aragó» (cap. I, p. 668a), lo que determina su objetivo: «aquest llibre senyaladament se fa a honor de Déu e de la sua beneita mare e del Casal d'Aragó» (p. 668b).

    Montaner Frutos, op. cit., 1995, pág. 37.]
  12. Cfr. Montaner, op. cit. págs. 41-42:

    [...] el significado primordial y, durante bastante tiempo, único de los palos de oro y gules fue el de denotar la pertenencia de su portador a la Casa de Aragón. Sin embargo, ya desde la segunda mitad del siglo XIII se añade a ese sentido una connotación que cada vez cobrará más fuerza: su asociación a la dignidad real regia, como armas de la dinastía que la ostenta. Al menos desde mediados del reinado de Jaime I se denomina constantemente a ese emblema signum regium en latín y senyal reyal en romance. Los primeros testimonios de dicho uso son los siguientes:

    • 1256: Concesión de las armas regias a la Orden de la Merced: "signum illud quod de cetero deferatis scutum, scilicet, signi nostri regium [subrayado de Montaner] et crucem desuper positam albam".
    • 1262: Descripción notarial del sello de Jaime I en el traslado coetáneo de un privilegio suyo: "et ex altera parte dicti sigilli erat ipsa regia [pág. 42] magestas equitans in suo equo armatum, tenens in dextera manu lanceam, et sinistra scutum barratum ad signum regium [subrayado de Montaner], cum corona desuper".
  13. La cruz llana de gules en campo de argén o Cruz de San Jorge era un símbolo plenamente asociado a Barcelona y al condado de Barcelona. Aparecía en los Usatges de Barcelona (El Escorial, Biblioteca del Monasterio, ms. Z-III-14) asociado al conde Ramón Berenguer IV de Barcelona, quien en una ilustración del siglo XIV figuraba representado con la Cruz de San Jorge en su pendón y escudo. Cfr. Montaner Frutos, op. cit., 1995, págs. 68-69. Véase también en op. cit. págs. 105-107:

    Dado que la cruz de San Jorge era el emblema tradicional de la ciudad de Barcelona y también de la Generalidad de Cataluña, se consideró a menudo que las armas propias del principado eran las que unían esta señal con las de sus soberanos, los palos de oro y gules. Por ello, en los siglos XVI y XVII se emplearon, de forma similar a la aragonesa, diversas variantes del escudo de Cataluña. Los modelos básicos son dos: el que acoge únicamente los palos y el que los combina con la cruz georgiana. [...] Sólo en el siglo XIX, con la pujante renaixença catalana, al hilo de la leyenda de Guifredo el Velloso y a causa de los defectos interpretativos de los heraldistas decimonónicos, se consideraron los palos de gules y oro como armas únicas de Cataluña y aún como exclusivamente suyas. El actual emblema de la Comunidad Autónoma Catalana prescinde por eso de la cruz de San Jorge y emplea únicamente los palos, comúnmente llamados barres.

    Alberto Montaner Frutos, op. cit., 1995, págs. 105-107.
  14. Guillermo Fatás y Guillermo y Redondo, Guillermo, Blasón de Aragón: el escudo y la bandera Zaragoza, Diputación General de Aragón, D.L. 1995, pág. 47.
  15. Faustino Menéndez Pidal de Navascués, Símbolos de España, Madrid, Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, 2000, capítulo «Los reyes de Aragón», págs. 95-138. ISBN 978-84-259-1110-1
  16. Véase el artículo «Palos de Aragón».
  17. Cfr. op. cit., pág. 100.

    El último estadio en la evolución semántica de la heráldica dinástica, como la señal del rey de Aragón, es la pérdida del sentido de armas de dignidad, que queda totalmente subsumido en su significado territorial. El emblema ya no representará la jurisdicción sobre un dominio, sino al territorio mismo y, a la postre, a los habitantes del mismo, como símbolo colectivo. La heráldica de connotaciones territoriales, que se atisba únicamente al final de la Edad Media, ya en vísperas del descubrimiento de América, se acentúa notablemente en los siglos XVI a XVIII, pero no adquiere auténtica carta de naturaleza más que con los cambios de concepción política que siguieron a la Revolución Francesa. En efecto, sólo cuando definitivamente las armas pasan a representar a la nación soberana y no al monarca que la rige puede considerarse culminado el proceso que lleva desde la heráldica individual a la colectiva. Por ello, será ya en los siglos XIX y XX cuando dicho planteamiento adquiera su plena justificación ideológica, lo que, por cierto, interferirá a menudo en la correcta comprensión de la heráldica de épocas anteriores. Es prueba de ello precisamente el caso estudiado, ya que sólo en fechas recientes se ha asumido que el sentido original de la señal del rey de Aragón era el de armerías familiares, sin connotación territorial alguna.

    Montaner, op. cit., pág. 100
  18. Armand de Fluvià. "Los cuatro palos. El escudo de los condes de Barcelona". 1994. Dalmau Editores. ISBN 978-84-232-0478-6.
  19. Martí de Riquer op. cit.; FX Calicó. "vuelvo al origen del escudo de armas de los palos, llamados barras". 1981. Gaceta numismática, LXI
  20. Vicenç Villatoro. Paisatges d'hivern (La barbaritat de fer un pessebre sense pessebre o una truita sense ou). AVUI, diumenge 2 de gener 2005
  21. El Barça tolera un escut sense la creu en un acte al Marroc
  22. Josep Torras i Bages, La tradició catalana, 1892
  23. Josep Massot i Muntaner Església i societat a la Catalunya contemporània
  24. FELIPÓ, Ramon: La Retama, flor nacional de Cataluña.

Bibliografía utilizada[editar]