Séptima papeleta

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La Séptima papeleta fue una propuesta surgida de un Movimiento Estudiantil ante las elecciones del 11 de marzo de 1990 de Colombia, en las que se elegían Senado, Cámara de Representantes, Asamblea Departamental, juntas administradoras locales (JAL), Concejo Municipal y Alcaldes (las elecciones para gobernador solo fueron a partir de la constitución del 91). El movimiento Estudiantil propuso incluir un séptimo voto en el que se solicitaría una reforma constitucional mediante la convocatoria de Asamblea Constituyente. Aunque la papeleta no fue aceptada legalmente, sí se contó de manera extraoficial y, finalmente, la Corte Suprema reconoció la voluntad popular mayoritaria, validando el voto. El movimiento de la séptima papeleta es un movimiento de su propia propuesta por tanto el origen de la Constitución de 1991.

Orígenes[editar]

El Movimiento tuvo su origen tras el asesinato de Luis Carlos Galán, candidato presidencial en Colombia,a manos de Los Extraditables.[1] [2]

La marcha del silencio por un grupo de estudiantes de diferentes universidades dio origen a muchas reuniones para efectuar un nuevo pacto social. Fueron numerosas las reuniones que se efectuaron por estos jóvenes líderes quienes preocupados por la situación de su país buscaban alternativas de solución a la crisis de violencia en Colombia por el accionar de los participantes en el conflicto armado colombiano y narcoterroristas auspiciados principalmente por Pablo Escobar y el Cartel de Medellín.

El Movimiento de la Séptima papeleta fue constituido por estudiantes univesitarios, provenientes de instituciones públicas y privadas, de varias ciudades del pais, lideradas por Alfonso López Michelsen, Fernando Carrillo Flórez, Wilson Abraham García.3 , Oscar Ortìz, Alfonso Parra, Cesar Torres, Carlos Arturo Cuadros, Carlos Felipe Vargas, Huelgos, José Rory Forero, Claudia López, Fabio Villa, Alejandra Barrios; Ximena Palau, Patricia Ramírez Ardila, Pedro Viveros, Alexandra Torres, Oscar Sànchez, Diego López, Carlos Caicedo, Oscar Guardiola, Catalina Botero, David Augusto Peña, Carlos Felipe Vargas Huelgos, Mateo Osorio Espinosa, Miguel Ángela Moreno, Jesús Francisco Arteaga, entre otros, quienes promovieron la introducción de una papeleta electoral adicional a las seis oficiales, en las elecciones de marzo de 1990, a fin de promover la convocatoria de una Asamblea Constituyente en Colombia.el cual fue constituido por muchos estudiantes.

Proceso constituyente[editar]

Este movimiento fue impulsado por un grupo de estudiantes universitarios que querían cambiar la constitución de 1886, por considerarla obsoleta para enfrentar los nuevos desafios en los derechos fundamentales y asegurar la paz en Colombia.

En diciembre de 1989, el gobierno del presidente Virgilio Barco se propuso convocar a un "Referendo extraordinario por la paz y la democracia", durante el trámite de la reforma constitucional proyectada para el 21 de enero de 1990 para consolidar los acuerdos de paz con la guerrilla del Movimiento 19 de abril (M-19). Debido a la presión violenta del narcotráfico, especialmente por "Los Extraditables" se quiso aprovechar la consulta con el pueblo para que se pronunciara también sobre la extradición, lo que causó que el gobierno desistiera de la totalidad del proyecto.[3]

En 1990, los estudiantes de varias universidades de Colombia impulsaron la inclusión de una "séptima papeleta" en los comicios del 11 de marzo de 1990 para apoyar la convocatoria a una asamblea constituyente. Este tipo de reforma constitucional no estaba autorizado en la Constitución de 1886, estipulado en el Artículo 13 del plebiscito de 1957. La consulta arrojó cerca de 2 millones de votos y provocó una situación de facto que el gobierno legalizó por decreto 927 de 1990 y se facultó a la Organización Electoral para contabilizar los votos que se depositaran en las elecciones presidenciales del 27 de mayo de 1990.

La puesta en marcha de una democracia participativa fue uno de los ejes centrales del proceso constituyente. Los jóvenes del movimiento estudiantil empezaron a salir y competir por integrar la Asamblea Nacional Constituyente promovida por ellos mismos.

El que primero se lanzó a la palestra política fue el joven estudiante Wilson Abraham García, quien contó con el respaldo inicial de 12 centros de educación de Colombia, pero en el congreso de estudiantes de Medellín (Colombia) no se llegó a un acuerdo definitivo y se convocó a otro Congreso de estudiantes en Manizales (Colombia). Allí, Abraham García declinó su interés en integrar ese cuerpo constituyente y decidió respaldar a su compañero, manteniendo así la unidad en el movimiento estudiantil que ayudó a construir. Esto, finalmente definió a Fernando Carrillo Flórez, como candidato a la Asamblea Nacional Constituyente, quien para la época era Asesor del Presidente de la República para este tema.