Rumspringa

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Rumspringase refiere a un periodo en la adolescencia de algunos miembros de los amish –una comunidad del movimiento de los cristianos anabaptistas- que comienza alrededor de los dieciséis años y termina cuando el joven decide su bautizo dentro de la iglesia amish o elige abandonar la comunidad.[1] La vasta mayoría elige el bautismo y permanece dentro de la iglesia.[1] No todos los amish usan este término –el conocido escritor amish John A. Hostetler no lo menciona en su tratado sobre esta religión cuando toca la adolescencia- pero entre aquellos que lo usan, sus mayores, especialmente hombre maduros, lo ven como un periodo de cortejo y para hallar una esposa.[1]

Visión popular[editar]

Como es el caso en muchas sociedades, los adolescentes amish pueden presentar conductas rebeldes, resistiéndose o desafiando un rito de paso para la juventud amish. Entre los amish que usan este término, sin embargo, rumspringa simplemente se refiere a la adolescencia en sí. Durante ese tiempo cierta cantidad de malas conductas no es sorprendente y no tan severamente condenada, no haciendo uso -por ejemplo- del Meidung o “rechazo”. Adultos que se han comprometido públicamente con la fe serán sujetos a los altos estándares de comportamiento de las confesiones Schleitheim y Dordrecht.[2] En sentido estricto, los adolescentes no están sujetos a las normas de los amish (el Ordnung) porque no han tomado la membresía como adultos de la iglesia a través del bautizo. Los adolescentes amish permanecen de todos modos bajo la estricta autoridad de sus padres, quienes sí se hallan sujetos al Ordung y no existe un periodo en el cual formalmente los adolescentes son “liberados” de estas reglas.[3] [4] [5]

Existe, sin embargo, una minoría de los jóvenes amish que divergen de las normas establecidas y se los puede hallar:[1]

  • Usando ropas y peinados no tradicionales (refiriéndose a ellos como “ingleses”).
  • Conduciendo vehículos que no son de tracción a sangre (en aquellas comunidades que evitan tal uso).
  • No atendiendo las oraciones hogareñas.
  • Bebiendo, fumando o usando “drogas de recreación”.
  • Teniendo sexo prematrimonial.

No todos los jóvenes divergen de las costumbres durante este periodo; aproximadamente la mitad en las comunidades más grandes y la mayoría en las más pequeñas comunidades amish permanecen dentro de las normas amish de vestimenta y conducta durante la adolescencia.[1]

Dejando la comunidad[editar]

Algunos jóvenes amish se separan de hecho de la comunidad, incluso yendo a vivir entre los “ingleses” o norteamericanos no amish, experimentando con la tecnología moderna y tal vez incluso experimentando con el sexo, drogas y alcohol. Su comportamiento durante este período no representa necesariamente la prohibición de retornar para el bautismo adulto dentro de la iglesia amish. La mayoría de ellos no deambulan lejos de sus hogares paternos durante este período, y una gran cantidad al final elige unirse a la iglesia. De todos modos la proporción varía entre comunidades y aún dentro de una comunidad entre aquellos más o menos inculcados en la cultura amish. Por ejemplo, los Amish de Swartzentruber tienen una mayor tasa de retención que los Amish de la Nueva Orden dentro del condado de Holmes en la comunidad de Ohio. Las cifras eran significativamente más bajas en tiempos tan recientes como los años 50. Sin embargo, la deserción de las comunidades amish no es una tendencia de larga data y era un problema mayor en los primeros años de la colonia.[3]

Variaciones[editar]

Así como ocurre con los no amish, varía la respuesta de las comunidades y de las familias al mal comportamiento adolescente. En algunos casos, la paciencia y el olvido prevalecen y en otras se aplica una rigurosa disciplina. Lejos de ser una separación frontal y abierta de las costumbres paternales, los desmanes de los jóvenes durante el rumspringa suelen ser furtivos, aunque con frecuencia de carácter grupal (esto es especialmente cierto en poblaciones más pequeñas y aisladas). Grupos de adolescentes amish se pueden encontrar en un pueblo y cambiarse a ropaje “inglés”, compartir tabaco, alcohol y marihuana; las chicas pueden usar joyería y cosméticos. Pueden o no mezclarse con los no amish en estas incursiones. La edad del período se marca normativamente en algunas comunidades amish permitiéndole al joven varón comprar un “carruaje de cortejo”, o –en algunas comunidades- pintando la entrada del patio de color azul (significando tradicionalmente que “una hija en edad para casarse vive aquí”; así se refiere a esta costumbre A. M. Aurand en “Los Amish”(1938) con la precaución razonable de que a veces una entrada azul es sólo eso). Algunas opiniones sostienen que la rebelión adolescente tiende a ser más radical e institucionalizada –y por lo tanto, más aceptada- en las comunidades más restrictivas. La naturaleza del periodo del rumspringa difiere entre individuos y entre comunidades. En grandes comunidades como la de los condados de Lancaster en Pensilvania, las de los de Logan, Hardin, Wayne y Holmes en Ohio y las de los de Elkhart y LaGrange en Indiana, los amish son lo suficientemente numerosos como para que exista una subcultura adolescente de los amish. Durante el periodo del rumspringa, los jóvenes de estas comunidades numerosas se unirán a varios grupos, que varían entre los más a los menos rebeldes. Estos grupos no se dividen por lazos entre las iglesias tradicionales amish. En comunidades más pequeñas, los jóvenes amish pueden tener un periodo de rumspringa más restringido debido a su tamaño menor. Del mismo modo, se pueden ver menos afectos a tomar parte en comportamientos rebeldes ya que el anonimato ofrecido en las comunidades más grandes está ausente. Los jóvenes menonitas de Wenger atraviesan un periodo de rumspringa entre las edades de 16 a 18 años y típicamente no toman el cariz de las ofensas de los grupos amish más rebeldes.[6]

Etimología[editar]

Rumspringa, literalmente “corriendo alrededor” en el alemán de Pensilvania, es una contracción de rum, un adverbio que significa “alrededor” (también usado como un prefijo separado como en el caso de rumschipringe) y el verbo schpringen, que significa “correr” o “saltar”. La palabra rumspringa está emparentada con la palabra del alemán estándar herumspringen. El omitir el prefijo he dejando sólo la sílaba "um" está ampliamente aceptado en el alemán coloquial de Pensilvania y no cambia el significado del prefijo. En el idioma alemán moderno la palabra springen significa “saltar”; herumspringen en ese sentido significaría algo así como “brincando alrededor”. Sin embargo, en el alemán suizo, así como en algunos dialectos del alemán, springe significa correr además de saltar. En alemán moderno “saltar” se traduciría con el verbo hüpfen.

Cobertura mediática[editar]

El rumspringa se trata en el documental dirigido por Lucy Walker llamado Devil’s Playground (“El Patio de juegos del diablo”), que fue nominado para el Independent Spirit Award como Mejor Documental así como tres Premios Emmy (Mejor Documental, Mejor Edición y Mejor Cinematografía). Derivados del documental son el libro con las transcripciones de las entrevistas de Walker, llamado Rumspringa: To Be or Not To Be Amish (Rumspringa: Ser o no Ser Amish) y un programa de telerrealidad de la cadena UPN llamado Amish in the city (“Amish en la Ciudad”). Una visión popular del rumspringa provee de un marco satírico para el filme “Sex Drive”.

Referencias[editar]

  1. a b c d e Shachtman, Tom (2006). Rumspringa: To Be or Not to Be Amish. New York: North Point Press (Farrar, Straus and Giroux). 
  2. Bowman, Carl Desportes. (1995). Brethren Society: The Cultural Transformation of a Peculiar People. ISBN 0-8018-4905-5. 
  3. a b Hostetler, John A. (1993). Amish Society (4th edición). Baltimore: Johns Hopkins University Press. 
  4. Igou, Brad, ed. (1999). The Amish in their Own Words: Amish Writings from 25 Years of Family Life Magazine. Scottsdale, Pennsylvania and Waterloo, Ontario: Herald Press. 
  5. Nolt, Steven M. (1992). A History of the Amish. Intercourse, Pennsylvania: Good Books. 
  6. Kraybill, Donald B; Hurd, James P. (2006). Horse-and-Buggy Mennonites hoofbeats of humility in a postmodern world. Penn State Press. ISBN 0271028661. 

Enlaces externos[editar]