Rouben Mamoulian

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Rouben Mamoulian
Rouben Mamoulian - publicity.JPG
Nacimiento Tiflis, Georgia
8 de octubre de 1897
Fallecimiento Bandera de los Estados Unidos Los Ángeles
4 de diciembre de 1987 (90 años)
Ficha en IMDb

Rouben Mamoulian (Tiflis, Georgia 8 de octubre de 1897Los Ángeles 4 de diciembre de 1987) fue un director de cine armenio-estadounidense y director de teatro.

Biografía[editar]

Comienzos[editar]

Rouben Mamoulian nació en Tbilisi (Georgia), durante la época del Imperio zarista, en el seno de una familia armenia). Pasada la primera juventud, se trasladó a Londres en 1922 para empezar su carrera como director, pero no tardó ni un año en trasladarse a América para continuar su carrera como director de teatro y también de ópera.

En Broadway, coordinó producciones, como Porgy de DuBose Heyward (1927). En 1929, dirigió, junto con George Gershwin, su célebre obra Porgy and Bess.

En 1929, Mamoulian inició su carrera como director de cine rodando Aplauso (Applause); es una de las primeras películas sonoras de la historia, y una de las obras que sentaron las bases del cine musical moderno. Desde el principio, sorprendió a todo el mundo con su estilo peculiar de hacer cine. De hecho, fue el primero que logró insonorizar el sonido de la cámara para que no se entrometiera en el diálogo de los personajes.

Los años 30[editar]

Este método tan personal hizo que en 1931 Mamoulian realizara una de les películas más representativas del cine del terror de la década de los 30: El hombre y el monstruo (Dr. Jekyll and Mr. Hyde). Para muchos, se trata de la versión más compleja y lograda jamás rodada sobre la celebérrima novela de Robert Louis Stevenson, y la única cinta del género fantástico que ha sido galardonada con un oscar al mejor actor (Fredric March. Lo cierto es que la realización de Mamoulian en este film sobrepasa la mera puesta en imagen de la novela, y consigue dotar al film de una atmósfera nada convencional; por añadidura hizo una sobresaliente dirección de actores.

En definitiva, con este título Mamoulian se encaramó a los primeros puestos en cuanto a directores-estrella del Hollywood de los 30 (junto a Lubitsch, Cukor, Ford, Stevens o Wyler). Y le siguen un buen puñado de películas en las que el director trabajará con lo más granado del firmamento artístico del momento: Las calles de la ciudad (1931) le da la oportunidad de asentar las bases del género de gángsteres, controladores de la cerveza, este caso junto a unos jovencísimos pero ya consagrados Gary Cooper y Sylvia Sidney, con una trepidante acción. El musical Amame esta noche (Love Me Tonight) (1932), le da pie a magnificar el merecido éxito de las operetas románticas filmadas con la pareja Jeanette MacDonald y Maurice Chevalier.

En 1933, Mamoulian rueda una de las cimas del cine romántico de todos los tiempos: la épica La reina Cristina de Suecia (Queen Christina). En ella, la mítica actriz de origen sueco, Greta Garbo, llega a un verdadero virtuosismo interpretativo en su exploración de la soledad íntima del personaje, y dota de vida propia a una reina incomprendida por su corte y aquejada del deseo de ser libre sin dejar de ser fiel a sí misma. Pero las escenas más conmovedoras y recordadas del film son las que la emparejan con él no menos mítico John Gilbert, su amante durante años en la vida real, con el que ya deslumbró en el cine romántico mudo en El demonio y la carne (1926, Clarence Brown). Ambos dan rienda suelta a la pasión de sus respectivos personajes, que escenifican a la perfección la experiencia amorosa en unas pocas escenas.

Pese a todo lo anterior, Mamoulian no despega de cara a la crítica, y empieza a ser un director menospreciado frente a otros compañeros de generación. Tras dos experiencias menos felices en 1933 (El cantar de los cantares, con Marlene Dietrich) y 1934 (Vivamos hoy, de nuevo con Greta Garbo), en los siguientes años va recogiendo éxitos de taquilla realmente relevantes. Así con Becky Sharp (La feria de la vanidad, 1935), célebre adaptación de la famosa novela de William Thackeray: es una cinta legendaria por ser la primera rodada totalmente en technicolor, donde hace brillar a la actriz Miriam Hopkins en una de las interpretaciones de su vida. O el destacado western "El alegre bandolero" en 1936, donde revalida su maestría para la dirección de actores; e incluso el bienintencionado pero acaso envejecido acercamiento al mundo del boxeo en Sueño dorado en 1939, de la mano del prestigioso dramaturgo Clifford Odetsen el guion, etc.

Los años 40[editar]

En 1940 comienza una segunda época para Mamoulian; en su momento no fue muy considerada por crítica y público pero actualmente ha sido muy revalorizada. Así sucede con su excelente versión de la obra de Blasco Ibáñez Sangre y arena (Blood and sand) (1941), donde brinda una brillante escenografía, dirección de actores y pulso narrativo que hacen que supere en más de un concepto la más popular pero también endeble versión que dio la vuelta al mundo en 1922 protagonizada por Rodolfo Valentino.

También es inolvidable El signo del zorro (The Mark of Zorro) (1940), donde Mamoulian vuelve a rodar una obra maestra del cine mudo emprendida en 1920 por Fred Niblo y Douglas Fairbanks. Su nueva versión abre la puerta al estrellato a un joven Tyrone Power notablemente caracterizado y fascinantemente enfrentado a Basil Rathbone en una de esas escenas míticas del cine de aventuras de capa y espada.

En 1944, Mamoulian se centró en el proyecto de la adaptación de Laura (película) (Laura), en la que iba a ser su segunda colaboración con la actriz Gene Tierney tras la comedia romántica de enredo Rings of her fingers, pero lo abandonó por diferencias con el productor, y será Otto Preminger el que la acaba convirtiéndola en obra maestra. Por desgracia para el director de cien, no sería el único film que no concluiría.

Durante el resto de la década de los 40, Mamoulian se vuelca en la dirección teatral con obras musicales de enorme éxito en Broadway como Oklahoma! (1943), Carousel (1945) y Lost in the Stars (1949).

Los años 50[editar]

Tras el remake en clave musical de una célebre obra teatral de Eugene O'Neill llevada a la pantalla en una famosa película de 1932 (Extraño interludio de Robert Z. Leonard, con Mickey Rooney y Clark Gable en los principales papeles) que no obtiene demasiada repercusión en taquilla, su reencuentro con el séptimo arte no llegaría hasta el 1952 con la dirección de The Wild Heart. De todos modos, en 1956, se resarce un poco con uno de los clásicos menores del cine musical: un remake modernizado del clásico Ninotchka (1939, Ernst Lubitsch) titulado La bella de Moscú (Silk Stockings), con Fred Astaire y Cyd Charisse en la que será su última gran obra.

Los intentos de continuar su carrera se truncaron pronto ya que tanto en el rodaje de Porgy y Bess (película) ("Porgy and Bess") (1959) como en el de Cleopatra ("Cleopatra") (1963) fue despedido, de modo que acabaron el trabajo Otto Preminger y Joseph L. Mankiewicz respectivamente.

Últimos años[editar]

Retirado ya de la vida cinematrográfica se dedicó a la dirección teatral hasta abandonarlo a principios de los 70. Murió en 1987 de muerte natural en Woodland Hills (California) a la edad de 90 años. Consiguió una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood en el 1709 de Vine Street.

Filmografía[editar]

Bibliografía[editar]

  • Marcelo Arroita-Jáuregui, Notas sobre Rouben Mamoulian, San Sebastián, XXI Festival Internacional del Cine, 1973.
  • Quim Casas, Rouben Mamoulian: La técnica al servicio del arte en Dirigido por ...: Revista de cine, nº 311, 2002 , pp. 40-54, ISSN 0212-7245.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]