Rosa Mercedes Ayarza de Morales

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Rosa Mercedes Ayarza
RosaMercedes.JPG
Datos generales
Nacimiento 8 de julio de 1881
Origen Flag of Peru.svg Perú, Lima
Muerte 2 de mayo de 1969, Lima
Ocupación Compositora
Información artística
Otros nombres La Reliquia Viva del Folklore
Género(s) Música peruana
Período de actividad 1915 - 1968
Artistas relacionados Felipe Pinglo, Serafina Quinteras, Chabuca Granda, Alicia Maguiña, Nicomedes Santa Cruz

Rosa Mercedes Ayarza de Morales (*Lima, Perú, 8 de julio de 1881 – † 2 de mayo de 1969), fue una notable compositora, maestra de canto, estudiosa y gran difusora de la música peruana.

Biografía[editar]

Desde niña, Rosa Mercedes —hermana de Alejandro Ayarza “Karamanduca”, un personaje central del criollismo— siempre estuvo fascinada por el mundo de la música, al crecer entre pianos, óperas y valses. A los 8 años realizó su primera aparición pública en el antiguo teatro Politeama y a los 14 era directora de coros de Iglesia.

Recibió lecciones de canto y piano de Claudio Rebagliati y sobresalió como intérprete en recordados recitales. Alternó la enseñanza con la dirección de zarzuelas. Fueron alumnos suyos Lucrecia Sarria y Armando Villanueva y otros cantantes que llegarían a la Scala de Milán como Alejandro Granda, Luis Alva y Ernesto Palacio. Aunque no descuidó la música pura centró su actividad creadora en el aprovechamiento de ritmos, melodías y motivos folclóricos.

Se trata, sin duda, de una personalidad decisiva en el terreno del arte musical en el Perú. Tanto en lo académico como en lo popular, su figura tiene un altísimo relieve: compositora, maestra, promotora, recopiladora, Rosa Mercedes Ayarza hizo de su vida un acto de servicio desinteresado por la música peruana.

Dos muestras de ese desinterés surgen al recordar que fue ella quien fundó, por ejemplo, la Escuela Nacional de Arte Lírico —hoy absorbida por el currículo del Conservatorio Nacional de Música — y formó, asimismo, la primera Sociedad Peruana de Autores y Compositores.

Además de colaborar con numerosas instituciones, Ayarza de Morales emprendió el rescate de la tradición popular. Salió de los salones y entró en los callejones. Gracias a ella llegó toda una vertiente musical ordenada en pentagramas y con las letras transcritas.

Ella fue quien convirtió admirablemente en “Los Pregones de Lima” aquellos cantos callejeros de los vendedores ambulantes que, desde el siglo XVII, se transmitían de generación en generación. La obra fue estrenada en 1937 en la Sociedad “Entre Nous”.

Pero es en el terreno estrictamente musical que adquiere una gran dimensión. Más de 300 composiciones son el resultado de una existencia que hizo de la música su razón primera y última.

Producción musical[editar]

En ese extenso catálogo podemos hallar canciones de gran fuerza lírica y delicadeza melódica como El picaflor, Tu ausencia es un silencio, Si mi voz muriera en tu tierra, Canción de cuna, hasta páginas de color popular y calidez rítmica como los festejos Congorito, y Negrito Congo, pregones como La picaronera, Frutero Congo, las zamacuecas La jarra de oro, La rosa y el clavel, La cambalachera y Viva Castilla, las marineras Soy peruana, Moreno pintan a Cristo, y San Juan de Amancaes y su exquisito tondero Amor dolor.

A todo ello habría que sumar el enorme aporte que suponen sus recopilaciones de folclor peruano. El hecho de que en 1962 fuera llamada “Reliquia viva del folclor” termina por ser un justo reconocimiento a una labor sostenida durante varias décadas.

De entre los varios hitos importantes que marcó Rosa Mercedes Ayarza en vida, hay dos: fue ella quien se encargó de transcribir a partitura La concheperla, nuestra primera marinera, con letra de Abelardo Gamarra “El Tunante” y una inspirada melodía de José Alvarado “Alvaradito”. Fue responsable, también, de que por primera vez se presentara un espectáculo de folclor de la costa peruana en el teatro Municipal, principal escenario de la capital que hasta entonces, 1938, estaba vedado para la música popular peruana.

Promovió muchos espectáculos donde se revivía el encanto y el colorido de los pregones limeños y otras semblanzas criollas, como las que reunió en “Embrujo limeño” o “Los antiguos pregones de Lima”, dos de sus puestas en escena más famosas y celebradas.

Enlaces externos[editar]

Referencias[editar]