Rompope

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Copa con rompope.


El rompope o licor de huevo es una bebida preparada con yemas de huevo, vainilla, canela, almendra molida, leche, azúcar y licor. Es de color amarillo y consistencia espesa.

Por ser considerada una bebida dulce, se acostumbra tomarla después de una comida. También es empleada en repostería, en la preparación de pasteles, galletas, gelatinas, helados, nieve raspada y paletas.

Historia[editar]

Los conventos eran los lugares que regularmente recibían a autoridades eclesiásticas y personalidades del gobierno. Las monjas Clarisas tenían mucha experiencia alojando a figuras importantes de la sociedad y cuando ello sucedía preparaban los mejores platillos y bebidas, entre ellas el rompope. Con un poco de canela, huevos y azúcar creaban esta suculenta bebida que ofrecían a las visitas, pero ellas nunca la probaban.

Según la leyenda, una mestiza de nombre Eduviges, que ya había hecho sus votos, aprendió muy bien la receta y después, en el convento de los franciscanos en la ciudad de Puebla de los Ángeles, ella era la encargada del rompope, y como lo probaba de vez en cuando para darle la sazón especial, le platicaba a las otras monjas del sabor suave y rico del rompope. Más adelante se las arregló para que el rompope se hiciera también para consumo de las hermanas.

El rompope solamente se fabricaba en los conventos. Como ya se había dado el primer paso y su sabor fue tan aceptado por las familias de las monjas decidieron comercializarlo y en él, las monjas Clarisas encontraron un buen sustento para la congregación.

Desde la época virreinal la receta original se resguarda tras los muros de los conventos de Puebla, y aunque no es propia de los mexicanos, el rompope gusta tanto que desde hace años ya se adoptó como mexicano. Así pues, en las cocinas de los conventos virreinales se molieron en sus metates los más variados ingredientes que sazonaron, perfumaron y recibieron color de las flores, para formar uno de los más ricos mestizajes en México. A pesar de que si hay una receta para hacer rompope, se supone que hay un ingrediente de la fórmula original que todavía se desconoce. De acuerdo a la tradición el rompope fue creado en el convento de Santa Clara en el siglo 17.

Historia alterna[editar]

Hay quienes creen que el rompope nació en la casa de Pedro González, artesano del pueblo de Comala, Colima.[1] Su creación también es adjudicada a las monjas agustinas del convento de Santa Mónica en Puebla.[2]

Variedades[editar]

En algunos estados es posible encontrar diferentes variedades del rompope que incluyen sabores tales como: Café, Pistache, Chocolate, Cacahuate, Piñón, entre otros, que aunque tienen un sabor ligeramente diferente al tradicional, por lo general siguen un modo de preparación igual al original.

Una receta para hacer rompope en casa[editar]

Utensilios:

  • Batidora
  • 2 Ollas con capacidad de 2 litros.
  • Pala de madera
  • Colador
  • Termómetro
  • Embudo
  • Botella vacía y limpia, previamente esterilizada con capacidad de 1 litro
  • Etiqueta adhesiva


Ingredientes: 1 litro de leche (hervida con anterioridad durante 15 minutos o bien leche pasteurizada) 1/2 taza de leche en polvo 2 tazas de azúcar La punta de una cucharada de bicarbonato de sodio 4 yemas y 2 claras de huevo 12 mililitros de vainilla (saborizante artificial) 5 gotas de colorante vegetal comestible amarillo 1/4 de taza de agua 2 gramos de canela, opcional (clavo y nuez moscada) 60 mililitros de alcohol Hielo picado


Preparación:

  1. En un poco de leche líquida se disuelve la leche en polvo, el bicarbonato de sodio y se vierte en un recipiente con el resto de la leche.
  2. Se agrega el azúcar y se mezcla.
  3. Se pone a hervir moviéndolo con la pala por 20 minutos, posteriormente se entibia, colocándolo en baño maría con agua y hielo finamente picado.
  4. Enseguida, se agregan a la leche tibia las claras y las yemas (pasadas por un colador).
  5. La leche se pone a calentar nuevamente por 5 minutos, sin permitir que hierva.
  6. Se retira del fuego y se bate con la pala de madera o batidora eléctrica, hasta que todo se incorpore perfectamente.
  7. Se añade la vainilla, el colorante y se mezclan nuevamente por dos minutos.
  8. El alcohol se disuelve en el agua y se agrega poco a poco mezclando con la pala.
  9. Por último se envasa con ayuda del embudo en los frascos esterilizados dejando un espacio vacío de un centímetro entre el rompope y la tapa.
  10. No olvide etiquetar con el nombre del producto, fecha de elaboración y de caducidad.[3]



Referencias[editar]

  1. "Puebla", en www.comidamexicana.hpg.ig.com.br, consultado el 18 de junio de 2007.
  2. Lavín, Mónica. Dulces Hábitos: golosinas del convento. México: Clío.  2000, p. 33.
  3. Palacios, Martha Liliana (2004). Manual de prácticas de conservación de alimentos. UAEM-Facultad de Medicina. pp. 32 y 33. 

Véase también[editar]