Romería de El Rocío

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Romería del Rocío»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Ermita del Rocío.

La Romería de El Rocío —popularmente denominada Romería del Rocío— es una manifestación de religiosidad popular católica andaluza en honor de la Virgen del Rocío. La romería se celebra el fin de semana del Domingo de Pentecostés. La Virgen se encuentra en la ermita de El Rocío, que se halla en la aldea almonteña del mismo nombre, en la provincia de Huelva. La hermandad de Almonte es la encargada de organizar los cultos y romería de la Virgen.

La Romeria

Simpecado de la hermandad de Sanlúcar dirigiéndose a embarcar en Sanlúcar hacia Doñana, mayo 2009.

Tras recorrer en romería, a pie, a caballo, en carretas, carros engalanados en coches de caballos o en «charrets», el camino, el cual pasa en parte por el parque de Doñana, una inmensa multitud de devotos llegan a las puertas de la ermita, donde los almonteños la noche del domingo al lunes de Pentecostes, realizan lo que popularmente llaman «el salto de la reja». A continuación, los almonteños sacan a la Virgen que llaman «Blanca Paloma» en procesión y la llevan en hombros por la aldea. El trayecto recorre las distintas hermandades desde donde los sacerdotes le rezan la Salve, acompañados por el pueblo rociero.

La romería del Rocío es una de las romerías más famosas y multitudinarias que existen. Cuenta con más de 100 hermandades (107 en 2008 y 110 en 2012),[1] y entre las personas ilustres que han visitado la aldea del Rocío se encuentra el difunto Papa Juan Pablo II el 14 de junio de 1993.[2] [3]

La salida de la Virgen del Rocío en la madrugada del lunes de Pentecostés se realiza tras acabar el rezo del Santo Rosario que comienza a medianoche, pasando todos los simpecados por delante de la ermita hasta que llega el de la hermandad matriz de Almonte, que entra en la ermita y debe llegar al presbiterio, siendo en ese instante cuando se produce el salto de la reja. La Virgen se encuentra en unas parihuelas en el presbiterio. Por todo esto, nunca puede predecirse con exactitud la hora de salida de la Virgen. En el año 2014 el salto a la reja fue a las 3:12h.

Orígenes y hermandades[editar]

Virgen del Rocío durante la romería de 2011
Romera con su caballo yendo a embarcar. Romería de El Rocío, embarque de las hermandades en Sanlúcar hacia Doñana, mayo 2009.

La primera referencia a un lugar de culto mariano en la zona data de la primera mitad del siglo XIV y se halla en el Libro de la montería de Alfonso XI, en que se alude a una «ermita de Sancta María de las Rocinas». En 1587 Baltasar Tercero Ruiz funda en la ermita una capellanía.[4]

La hermandad matriz de Almonte ya se documenta en 1640, en un testamento otorgado antes el escribano de la Villa almonteña, D. Juan Bautista Serrano, el 1 de enero de 1640, por Juan de Medina " el Viejo". En 1653 se proclama a la Virgen patrona de la villa de Almonte y a partir de estos años comienza a difundirse el nombre de Virgen del Rocío en detrimento del anterior de Santa María de las Rocinas. Es en esta época en la que se fundan las primeras hermandades filiales entre las que se cuenta la de Villamanrique de la Condesa.[4]

Entre la segunda mitad del siglo XVII y principios del XVIII, surgieron una serie de hermandades en poblaciones cercanas a la aldea, como las de Pilas, La Palma del Condado, Moguer o Sanlúcar de Barrameda.[4] Posteriormente fueron surgiendo las de Rota y El Puerto de Santa María, desapareciendo poco después estas dos últimas durante las guerras napoleónicas, para ser refundadas posteriormente. A lo largo del siglo XIX, surgen otras cuatro hermandades, Triana, Umbrete, Coria del Río y Huelva.

Entre 1880 y 1913, época de grandes convulsiones en Andalucía, no surge ninguna hermandad nueva, pero desde esa última fecha hasta principios del siglo XXI, decenas de nuevas hermandades filiales se han ido creando, hasta sumar las 110 hermandades filiales que existen actualmente. Así, en la década de 1910 surgen las hermandades de San Juan del Puerto (1913), Rociana del Condado (1919) y Benacazón (1915). Son también destacables dos épocas de especial efervescencia fundadora en este largo periodo, la segunda república, con 9 hermandades filiales nuevas en tan solo tres años y sobre todo la época que comienza con la Transición Democrática, desde cuando se han fundado más de la mitad de las hermandades actuales, destacándose la época del proceso autonómico andaluz, entre 1977 y 1982, con 15 hermandades filiales y el cuatrienio 1984-1987, con 14 nuevas hermandades.

De las 107 hermandades existentes en 2008 (incluida la matriz de Almonte), 96 son andaluzas y 11 de fuera de Andalucía. Entre las hermandades filiales de fuera de Andalucía habría que distinguir entre aquellas fundadas en tierras cercanas a Andalucía, como Castilla-La Mancha, Extremadura, Ceuta o Murcia y aquellas situadas en las tierras tradicionales de emigración andaluza, como Cataluña, Valencia, Baleares o Madrid. En éstas últimas o bien la fundación corrió a cargo de andaluces o bien el grueso de los hermanos está constituido por andaluces o descendientes de éstos. Además habría que resaltar la existencia de la hermandad filial de Bruselas, fruto de la devoción rociera de un grupo de andaluces de la abundante colectividad de este origen en Bélgica.

En el año 2014 el número de hermandades filiales asciende a 114, siendo la última la Hermandad de Santa Fe (Granada).

Embarcando en la playa del Coto de Doñana hacia Sanlúcar de Barrameda, camino de vuelta de la romería de El Rocío, mayo de 2009.

En lo referente a la importancia de las hermandades según el número de peregrinos, las mayores son la de Huelva,[5] con unos 14.000 peregrinos en 2010 y la matriz de Almonte que igualmente se sitúa en el entorno de los 10.000 peregrinos. Tras éstas se situarían la hermandad filial de Sanlúcar de Barrameda, con unos 5.500 peregrinos, la Hermandad de Emigrantes de Huelva (fundada inicialmente en Alemania por emigrantes onubenses) con unos 5.000, la de Villamanrique de la Condesa, con unos 3.500 y Moguer con algo más de 2000 peregrinos.

Posteriormente, con una cantidad de romeros estimable entre 1.000 y 3.000, se situarían Trigueros, Triana, Pilas, Coria del Río, Sevilla, Jerez de la Frontera, Gines, Rociana del Condado, Gibraleón, San Juan del Puerto, Bonares y la Palma del Condado y Los Palacios. El resto de agrupaciones, situadas en Andalucía o fuera de ésta, llevaría menos de 1.000 romeros cada una.[6]

Las hermandades no filiales y otras agrupaciones[editar]

Existe 19 hermandades no filiales constituidas en asociación pública y 8 como asociación privada reconocidas por la hermandad matriz.[7]

Aunque entre éstas hay 5 andaluzas, la mayoría han surgido en el ámbito de la emigración andaluza, especialmente en las principales zonas de destino de dicha corriente emigratoria Cataluña y Madrid.

También hay agrupaciones rocieras sin carácter de hermandad reconocidas por la hermandad matriz, 16 en Andalucía, 9 en el resto de España y 9 en otros estados del mundo (de las que 5 en Argentina y las otras cuatro repartidas entre Brasil, Puerto Rico, Bolivia y Australia).[8]

Entre las internacionales, algunas están relacionadas con colectividades andaluzas (como algunas de las argentinas).

El Rocío durante la romería

Impacto ambiental[editar]

Simpecado cruzando el Coto de Doñana en el camino de vuelta de la romería de El Rocío, mayo de 2009.

Durante la romería se concentra la entrada de miles de personas en el Parque Nacional de Doñana. Esto supone un gran impacto ambiental en unos ecosistemas únicos y protegidos.[9]

Seprona ha manifestado en reiteradas ocasiones los malos tratos que reciben los animales que acompañan a los peregrinos. En 2009, El Rocío se saldó con 23 caballos muertos (en 2008 fueron 25) por agotamiento, inanición y maltrato, sin sumar los que mueren al terminar en las cuadras.

La principal amenaza es el aumento descontrolado de vehículos de motor, fundamentalmente todoterrenos que provocan ruido, humos y daños en el suelo al circular fuera de los caminos.[10] [11]

También la producción de basuras se dispara, así como el ruido de motores, amplificadores, gritos de día y de noche y los peligros de incendio. Asimismo, los cohetes y petardos lanzados son objeto de numerosas críticas al provocar molestias a vecinos y a sus animales (ganado y mascotas), además de suponer un gran impacto en las zonas protegidas, donde anidan un gran número de aves.

Aun así, la situación parece mejorar cada año. La Consejería de medio Ambiente ha regularizado el tránsito rociero entre otras medidas. Se entiende por tránsito rociero el organizado directamente por las hermandades y otras asociaciones y que se realiza en vehículos correctamente identificados y organizados por éstas. Además, el parque solo autorizará el tránsito de vehículos de motor a las hermandades y organizaciones que cumplan una serie de requisitos, con el fin de impedir un sinfín de vehículos de motor dentro de los lindes de Doñana. Por citar algunos datos, sólo en la provincia de Sevilla pueden transitar en el Espacio Natural de Doñana en esos días unos 35.000 peregrinos, 3.000 tractores y 2.200 todoterrenos.

Algunas de las hermandades están de acuerdo en limitar el número de vehículos todoterreno ya que además de causar graves problemas ambientales, no tienen nada que ver con la romería tradicional a pie o a caballo.[12]

Los intereses económicos que dependen de esta romería han provocado actuaciones peligrosas para la conservación de Doñana, como el caso del asfaltado ilegal del camino rural de Villamanrique de la Condesa a El Rocío, que fue denunciado por la Comisión Europea ante el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas, por entender que vulnera la Directiva 92/43/CEE del Consejo, de 21 de mayo de 1992, relativa a la conservación de los hábitats naturales y de la fauna y flora silvestres (Directiva de Hábitats).[13]

Este camino fue asfaltado por la Consejería de Agricultura sin contar con el preceptivo Estudio de impacto ambiental y sin tener en cuenta la Directiva de Hábitats.

Véase también[editar]

Notas[editar]

Enlaces externos[editar]