Rodrigo Lara Bonilla

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Rodrigo Lara Bonilla

Agosto de 1983-30 de abril de 1984
Predecesor Bernardo Gaitán Mahecha
Sucesor Enrique Parejo González

Datos personales
Nacimiento 11 de agosto de 1946
Bandera de Colombia Neiva, Colombia
Fallecimiento 30 de abril de 1984

(37 años)
Bandera de Colombia Bogotá, Colombia

Cónyuge Nancy Restrepo
Hijos Rodrigo, Jorge Andrés y Paulo José

Rodrigo Lara Bonilla (Neiva, Huila, 11 de agosto de 1946 - Bogotá, 30 de abril de 1984) fue un político y abogado colombiano. Fue Ministro de Justicia durante el gobierno de Belisario Betancur, cargo en el que se caracterizó por perseguir a los narcotraficantes del Cartel de Medellín, liderados por Pablo Escobar. En 1984 fue asesinado en el norte de Bogotá por sicarios de Escobar. Su muerte representó el inicio de una guerra sin cuartel entre el Estado colombiano y los grupos de narcotraficantes que se extendería por más de una década. Su vida y asesinato fueron novelados por el escritor Nahum Montt en el libro Lara.

Sus inicios[editar]

Nacido en Neiva, Huila, estudió derecho en la Universidad Externado de Colombia. Años después se unió al partido Movimiento Revolucionario Liberal, fundado y dirigido por el expresidente liberal Alfonso López Michelsen.

En 1969, con 23 años de edad, fue nombrado alcalde de su ciudad natal. Ejerció cargos diplomáticos en París, para regresar a su país y tener una ascendente carrera política, siendo elegido concejal, diputado, representante a la Cámara y Senador de la República.

Ministro de Justicia[editar]

En agosto de 1983, Lara, quien pertenecía al Nuevo Liberalismo movimiento político creado por Luis Carlos Galán, es nombrado Ministro de Justicia por el presidente Belisario Betancur. Lara Bonilla ya venía con una lucha frontal contra los carteles de la droga, sobre todo el de Medellín, que era liderado por Pablo Escobar. Igualmente cuestionó el puesto de suplente de la cámara de Escobar, demostrando su vínculo con el negocio de narcóticos y la infiltración de los dineros del narcotráfico en el deporte. Esto desencadenó en una trampa montada por algunos políticos, narcotraficantes y periodistas quienes se veían en peligro por el gran crecimiento de Lara Bonilla en el Gobierno y sobre todo en la lucha contra el narcotráfico. El presidente Betancur mantuvo a Lara en su cargo.

Escobar intenta defenderse vinculando a Lara con el capo Evaristo Porras del cartel del Amazonas, pero Lara, negando el vínculo, desacredita a Escobar destapando más sus actividades delictivas. Escobar fue expulsado del Congreso y su visa a Estados Unidos cancelada.

El ministro revivió viejos procesos penales contra Escobar y otros capos como Carlos Lehder; ordenó el decomiso de centenares de avionetas y de propiedades, que eran presuntamente utilizadas para la producción y distribución de sustancias alucinógenas, mientras en el Congreso se discutía la aprobación de la extradición.

Muerte[editar]

Solo ocho meses después de ocupar la cartera de Justicia, la noche del 30 de abril de 1984, Rodrigo Lara Bonilla muere abaleado dentro de su carro, un Mercedes-Benz Clase S W116 blanco placa FD 5883, en la calle 127, al norte de Bogotá, la cual posteriormente fue nombrada "avenida Rodrigo Lara Bonilla", en su honor.

El asesinato ocurrió a manos de Iván Darío Guisado, sicario de Escobar, quien viajaba como parrillero en una motocicleta Yamaha Calibmatic 175cc roja conducida por Byron de Jesús Velázquez alias "Quesito". Después de cometido el homicidio se inició la persecución de los asesinos, lo que produjo que el conductor de la moto perdiera el equilibrio y Guisado muriera automáticamente como consecuencia de la caída. Byron Velázquez fue capturado y purgó una pena de once años en prisión.[2]

Consecuencias[editar]

Luego de la muerte de Lara Bonilla, el gobierno de Betancur aprobó de inmediato la ley de extradición e inició una guerra contra las mafias.

Posteriormente, el asesinado coronel Jaime Ramírez, declaró bajo la gravedad de juramento, haber oído decir al Ministro sobre el peligro que corría su vida, pues los propietarios de las aeronaves encontradas en Tranquilandia estaban muy incómodos y temía que cualquier cosa que contra su vida ocurriera, podría venir de ese sector del narcotráfico.[3]

La revelación de estas declaraciones en el año 2007 por periodistas del Nuevo Herald de Miami provocaron la renuncia del hijo homónimo de Rodrigo Lara como zar anticorrupción del gobierno Uribe. Rodrigo Lara Restrepo dijo que el secretario de presidencia Cesar Velásquez y el asesor presidencial José Obdulio Gaviria le habían ocultado información sobre la muerte de su padre al no proporcionarle el contenido de un mensaje enviado por el periodista del Nuevo Herald.[4] En el año 2009 Rodrigo Lara Restrepo y los hijos del fallecido Luis Carlos Galán anunciaron a los medios su perdón a Sebastián Marroquín (Juan Pablo Escobar), hijo del fallecido Pablo Escobar, quien a su nombre pidió disculpas por el daño hecho por el narcoterrorismo al país en sus dos décadas (curiosamente, Lara Restrepo, a diferencia de los Galán, había jurado antes venganza, al igual que el hijo del capo).

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]