Rodrigo D: no futuro

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Rodrigo D: No futuro»)
Saltar a: navegación, búsqueda

Rodrigo "D" No futuro es una película colombiana dirigida por el cineasta antioqueño Víctor Gaviria y protagonizada por Ramiro Meneses. Fue rodada en Medellín en 1990.

Sinopsis[editar]

Es 1988. Rodrigo es un muchacho que no ha cumplido los 20 años, y vive en los suburbios de Medellín. La reciente muerte de su madre lo dejó en un continuo desinterés por la vida: ni va a la escuela, ni ayuda a su padre en la carnicería (actividades seguidas con juicio por su hermano menor), no ayuda a su hermana a cuidar la casa y no participa ni del futbol, ni de la iglesia, ni de los atracos, ni del negocio de droga, actividades seguidas en su entorno. Ni siquiera recibe un aguardiente de su padre. Solo se interesa en el punk: escucha continuamente casetes de punk, va a toques en su barrio y busca conseguir una batería. Conseguir el instrumento se dificulta pues el vecino músico que conoce anda borracho y un metalero no quiere venderle el instrumento pues «como todos saben, los punkeros son unos aparecidos». Finalmente se fabricó unas baquetas en una carpintería y practicó en los muros y en los alambres de la ropa. Aparecen por el barrio carros sospechosos preguntando por conocidos de él: uno es asesinado y otros dos deben esconderse. Finalmente Rodrigo va donde una tía materna que le muestra antiguas fotos de su madre. Al día siguiente va a un edificio céntrico y sube al 20º piso. Va a saltar sobre esa ciudad que lo oprime, lo llama, lo margina. Contemporaneamente unos conocidos suyos asesinan a un antiguo vecino, a Ramón, por desencuentros que se han prolongado a lo largo de la película. Rodrigo se vota al vacío después de sonar la canción No te desanimes, mátate. Al final aparece: «Dedicada a la memoria de John Galvis, Jackson Gallego, Leonardo Sánchez y Francisco Marín, actores que sucumbieron sin cumplir los 20 años, a la absurda violencia de Medellín, para que sus imágenes vivan por lo menos el término normal de una persona».

Cine y realidad[editar]

El reparto que se usó en la película fueron jóvenes sacados de la calle, ninguno de ellos era actor. Así mismo la película aborda un tema de carácter sociocultural en el cual Medellín estaba recibiendo una nueva cultura, el Punk tenía menos de 5 años en la ciudad y no era muy bien recibido por la sociedad. La mayoría del reparto de ésta murió antes del estreno de la película.

Contexto cultural[editar]

La película aborda una problemática particular en la ciudad de Medellín así como una época de crisis urbana por el resultado del desplazamiento a causa de la violencia rural y de la guerra de Pablo Escobar contra el estado. La película llamó la atención por las actuaciones naturales, y por la subcultura forjada con base en la violencia, la música y las drogas. La película fue creada con actores naturales, la mayoría miembros de bandas juveniles, con la excepción de Ramiro Meneses quien ya había debutado en series como Décimo grado y La vorágine. Muchos de ellos murieron después de la filmación.[cita requerida] Destaca el uso del lenguaje, la jerga que después fue institucionalizada como el parlache y que es una manera de expresar una nueva realidad.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  • Gaviria, Víctor. "Reflexiones de no futuro," Borradores de cine [s.d.e. Colombia] (s.f. circa, 1989).
  • Kantaris, E. G. (1998) Allegorical Cities: Bodies and Visions in Colombian Urban Cinema. Estudios Interdisciplinarios de América Latina y el Caribe, v. 9 (.n 2)

Enlaces externos[editar]

  • Revistanumero.com. Victor Gaviria por Victor Gaviria: Entrevista concedida por el director de La vendedora de rosas a Fernando Cortés.
  • Faculty-staff.ou.edu. Victor Manuel Gaviria (English), The University of Oklahoma.