Rodapié

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Habitación con rodapié.

Un rodapié, también llamado zócalo o zoclo, es una pieza que se coloca en la base de los tabiques o muros de las habitaciones como elemento estético y para protegerlos de golpes o roces.

Se fabrican de diversos materiales, especialmente de madera o cerámica. Suelen ser del mismo color y material que el suelo de la sala o que la carpintería.

Para colocar un rodapié, hay que medir la tira y señalar los puntos por donde se harán los cortes. Para los extremos, es recomendable utilizar una caja o sierra de ingletes para que coincidan perfectamente con las esquinas. Antes de fijarlos, es conveniente presentar los rodapiés en toda la habitación para ver si encajan perfectamente y corregir las posibles irregularidades. Primero se clavarán los de los ángulos internos extendiendo luego el resto. Dependiendo del material en que esté construida la pared se fijarán a la misma con tacos o tornillos.[1]

Los rodapiés se pueden conseguir en tiendas de bricolaje, grandes superficies especializadas de manualidades y algunas ferreterías.

Reparación de un rodapié[editar]

Si el rodapié es de madera puede ser atacado por la polilla en cuyo caso, es necesario sustituir el tramo afectado.

Sin embargo, el deterioro más habitual se produce a causa de golpes o rozaduras. En este caso, podemos arreglarlo rellenando los huecos con masilla. Luego, se lija para igualar la superficie y se pinta del mismo color que el zócaclo.[2]

Véase también[editar]

Referencias[editar]