Riesgos en la industria

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

En este artículo se dan lineamientos generales para el manejo de peligros industriales.

Aspectos generales[editar]

Las instalaciones industriales incluyen una gran variedad de operaciones de minería, transporte, generación de energía, fabricación y eliminación de desperdicios, que tienen peligros inherentes que requieren un manejo cuidadoso.

Por ejemplo, las operaciones industriales que incluyen el manejo, almacenamiento y procesamiento de sustancias que son potencialmente peligrosas, como son: los químicos reactivos y desechos peligrosos. Asimismo, las instalaciones industriales, pueden acarrear peligros potenciales que son distintos de aquellos de las sustancias peligrosas.

Estos riesgos son generalmente por sustancias y reacciones químicas, son causadas en industrias , comercios o viviendas.

Esto ocurre por el uso inadecuado de combustible,fallas de instalaciones eléctricas.

Debido a la existencia de peligros en los medios industriales es necesario manejar, adecuadamente, los siguientes riesgos para reducir al mínimo los impactos adversos:

  • las condiciones que pueden llevar, potencialmente, a los accidentes que involucran derrames importantes (por ejemplo, de tuberías, conexiones flexibles, filtros, válvulas, recipientes, bombas, compresores, tanques, chimeneas);
  • las condiciones de salud y bienestar ocupacional, y de seguridad en el trabajo.

Se clasifican los materiales y desechos peligrosos bajo una o más de las siguientes definiciones:

  • Inflamable: son las sustancias que se encienden con facilidad y que, por lo tanto, representan un peligro de incendio bajo las condiciones industriales normales (por ejemplo, los metales triturados, los líquidos cuyo punto de lineación sea de 100 ºF o menos),
  • Corrosivo: son las sustancias que requieren contenedores especiales debido a su capacidad de corroer los materiales normales (por ejemplo, los ácidos, los anhídridos de los ácidos y los álcalis).
  • Reactivo: son los materiales que requieren especial almacenamiento y manejo porque tienden a reaccionar espontáneamente con los ácidos o sus vapores (por ejemplo, los cianuros y los álcalis concentrados), y porque tienden a reaccionar vigorosamente con el agua o el vapor (por ejemplo, el fosfeno, los ácidos o álcalis concentrados), o tienen la tendencia de ser inestables en caso de un choque o si existe calor (por ejemplo, los líquidos inflamables presurizados, los pertrechos militares), cuyo resultado incluye la generación de gases venenosos, la explosión, el incendio, o la evolución de calor.
  • Tóxico: son las sustancias (por ejemplo, los metales pesados, los pesticidas, los solventes, los combustibles provenientes del petróleo), los cuales, al ser manejados incorrectamente, pueden liberar cantidades suficientes de los materiales tóxicos, que puedan causar un efecto directo, crónico o agudo, para la salud, debido a su inhalación, absorción a través de la piel, e ingestión, o causar una acumulación potencialmente tóxica en el medio ambiente o en la cadena alimenticia.
  • Biológico: son los materiales que, al manejarlos inadecuadamente, pueden liberar cantidades suficientes de los microorganismos patogénicos que pueden causar concentraciones suficientes de infección, polen, hongos o caspa, que pueden provocar reacciones alérgicas en las personas que sean susceptibles al peligro.
Además de las categorías anteriores de sustancias peligrosas, hay riesgos generales que se relacionan con las instalaciones industriales. Estos incluyen las siguientes categorías:
  • Eléctricos: electrocución por los conductores cargados y el mal uso de las herramientas eléctricas, cables de transmisión elevados, alambres eléctricos caídos, cables subterráneos y el trabajo realizado durante las tempestades eléctricas;
  • Estructurales: el potencial de caerse o forzarse si en el trabajo existen superficies resbalosas, cuestas empinadas, gradas estrechas, hoyos abiertos, obstrucciones y pisos inestables; el potencial de sufrir heridas a causa de objetos punzantes, y el riesgo de ser atrapado a causa del hundimiento de zanjas o minas, o por los declives inestables de los montones de materiales;
  • Mecánico: choques con los equipos en movimiento, especialmente, en marcha atrás, rotura de poleas o cables, y el enredamiento de la ropa en los engranajes o taladros;
  • Temperatura: fatiga térmica en los ambientes calientes, o al trabajar con ropa que limite la disipación del calor corporal o el sudor; efectos del frío en los ambientes helados, o si el factor de enfriamiento del viento es excesivo:
  • Ruido: fatiga y daños físicos en el oído, al estar sujeto a niveles de ruido que excedan las normas recomendadas (por ejemplo, un nivel de ruido ponderado por el tiempo durante un período de 8 horas que sea mayor de 90 dB);
  • Radiación: quemaduras o heridas internas al exponerse a niveles excesivos de radiación ionizadora:
  • Deficiencia de oxígeno: pueden haber efectos para la salud a raíz del desplazamiento del oxígeno por otro gas, o su consumo en una reacción química, especialmente, en los lugares cerrados o las áreas bajas. Si los niveles bajan del 19,5 por ciento de oxígeno.

Política, procedimientos y pautas recomendables[editar]

Tal como lo establecen las pautas generalmente aceptadas, existiría un riesgo importante bajo las siguientes circunstancias: un escape de sustancias tóxicas, muy reactivas, explosivas, o inflamables. Si existe un peligro importante en un proyecto propuesto es muy aconsejable requerir una "Evaluación de los riesgos mayores".

La evaluación de los riesgos mayores debe ser parte integrante de la preparación del proyecto. Es independiente de la evaluación del impacto ambiental y ésta la debe mencionar. Los objetivos de la evaluación de los riesgos mayores, son los siguientes:

  • identificar la naturaleza y magnitud del uso de las sustancias peligrosas en la instalación;
  • especificar las medidas tomadas para la operación segura de la instalación, el control de las divergencias importantes que podrían causar un accidente mayor, y los procedimientos de emergencia a implementarse en el sitio;
  • identificar el tipo, probabilidad relativa y consecuencias generales de los accidentes mayores; y,
  • demostrar que el constructor haya apreciado el potencial de un riesgo mayor a causa de las actividades de la compañía, y que haya considerado si los controles son adecuados.

Relaciones con las intervenciones en el territorio[editar]

El tema del manejo, de los peligros industriales es pertinente, para los proyectos energéticos, industriales, de explotación minera, de control de contaminación, de transporte y agrícolas.

Los riesgos de los proyectos energéticos son los siguientes:

  • peligros de incendio y de materiales tóxicos a causa de derrames de petróleo o fugas de gas,
  • riesgos mecánicos causados por las torres de perforación,
  • el ruido alrededor de los generadores,
  • el peligro físico por la inhalación de la ceniza del carbón y los residuos de petróleo, los materiales tóxicos o corrosivos lixiviados de los montones de carbón o ceniza, los químicos que se emplean en el tratamiento del agua o los efluentes,
  • el agotamiento del oxígeno en los tanques, y la electrocución por el contacto con los conductores cargados.

Los proyectos industriales pueden acarrear los siguientes riesgos:

  • los peligros físicos por las piezas en movimiento,
  • la agitación por el trabajo arduo realizado cerca de los hornos,
  • el ruido de la maquinaria,
  • el polvo producido por el esmerilaje o la aserradura,
  • la ruptura de los recipientes presurizados,
  • la explosión a los químicos para el tratamiento, del agua o los efluentes,
  • la explosión causada por las reacciones químicas de alta velocidad, y
  • los vapores tóxicos producidos por los derrames químicos.

Los proyectos de explotación minera pueden producir los siguientes peligros:

  • el riesgo físico por el uso de los explosivos y los equipos de excavación,
  • el polvo producido por la perforación, la voladura y la trituración,
  • el agotamiento del oxígeno,
  • los gases tóxicos de las minas subterráneas, y
  • los derrumbes.

Los proyectos de control de contaminación pueden crear los siguientes riesgos:

  • la ruptura de los recipientes presurizados (por ejemplo, tanques de cloro en las plantas de tratamiento de aguas negras, tarros bajo presión que se reciben con los desperdicios sólidos para incineración),
  • explosión o generación de gases tóxicos por la mezcla de desechos incompatibles,
  • liberación de polvos y vapores conteniendo microorganismos patogénicos, durante las operaciones de procesamiento de las aguas servidas y desperdicios sólidos, y
  • los gases tóxicos producidos por la eliminación de los desechos sólidos.

Los proyectos de transporte pueden incluir los medios que se emplean, normalmente, para cargar, transportar y descargar sustancias peligrosas. Como parte de la evaluación del impacto ambiental, así como de la evaluación de los riesgos mayores de un proyecto de transporte, es necesario estudiar el potencial de un choque o descarrilamiento. Durante un accidente de esta naturaleza existe el potencial de un derrame tóxico, incendio o explosión.

Los proyectos agrícolas y el control de las plagas, como langostas, crean problemas específicos relacionados con el manejo y almacenamiento, uso y eliminación de pesticidas. En el Sub - Sahara de África, ha sido un problema desafiante, para la comunidad donante, la eliminación de los pesticidas no utilizados.

Referencias[editar]

  • Libro de Consulta para Evaluación Ambiental (Volumen I; II y III). Trabajos Técnicos del Departamento de Medio Ambiente
  • En 1984, “Occupational Health and Safety Guidelines”, que analizan las condiciones de las diferentes categorías de sus instalaciones industriales, y hacen un resumen de los riesgos principales para la salud y la seguridad. Estos lineamientos presentan las medidas respectivas de control, capacitación y monitoreo. Es aconsejable que, por lo menos, se observen sus pautas con respecto a la protección de la salud y la seguridad ocupacional en los proyectos que se evalúan, antes de su implementación. Se recomienda que un "Plan de Salud y Seguridad" se desarrolle como parte de la preparación del proyecto, dondequiera que exista el riesgo, sea de un derrame importante, o de consecuencias importantes para la salud o la ocupación. Se bosqueja el contenido del Plan de Salud y Seguridad en el artículo "Guía para las Evaluaciones Ambientales".
  • En 1988, “Environmental Guidelines”. Estos lineamientos analizan, para una amplia gama de industrias, las diferentes fuentes de desechos que se pueden esperar. El documento analiza las oportunidades para la reutilización y reciclaje de los desperdicios, así como la reducción de los desechos. Asimismo, se estudian los temas de la salud y seguridad ocupacional, según la industria. Si se han especificado, a nivel nacional, los niveles aceptables de descarga de contaminantes, es conveniente considerar que dichos niveles sirvan como normas mínimas.
  • En 1989, Boletín Técnico 93, The Safe Disposal of Hazardous Wastes. El documento da información que facilita la clasificación de los desechos peligrosos y la evaluación de las técnicas de manejo de los mismos. Además, el documento establece las normas mínimas de diseño (es decir, para la eliminación segura, mediante rellenos, de los desechos peligrosos) que los proyectos tendrán que observar a fin de garantizar la seguridad de las intervenciones planificadas.

Los documentos mencionados, son actualizados regularmente, a medida que se perfeccione el conocimiento actualizado sobre la identificación y manejo de los peligros. Al utilizar estos documentos, se recomienda hacer contacto con el Departamento Ambiental del Banco Mundial a fin de averiguar si existen lineamientos más actualizados. Por otra parte, si los reglamentos locales difieren de las pautas arriba mencionadas, es recomendable utilizar el conjunto más estricto de requerimientos.

Véase también[editar]

Impacto ambiental potencial

Enlace externo[editar]

Wikilibros