Riesgo moral

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El riesgo moral es un concepto económico que describe aquellas situaciones en las que un individuo tiene información privada acerca de las consecuencias de sus propias acciones y sin embargo son otras personas las que soportan las consecuencias de los riesgos asumidos. El riesgo moral nos informa de cómo los individuos asumen en sus decisiones mayores riesgos cuando las posibles consecuencias negativas de sus actos no son asumidas por ellos, sino por un tercero.[1]

Existe riesgo moral cuando una persona tiene una mayor información acerca de sus propias acciones que el resto de los individuos, esta situación provoca que, en caso de que sea otra la persona que soporta los costes asociados a la falta de esfuerzo o responsabilidad, los incentivos a esforzarse o ser responsables estén distorsionados. El riesgo moral reduce la capacidad del mercado para asignar eficientemente el riesgo.[1]

La utilización del término "moral" para describir la situación expuesta puede ser considerada errónea, por cuanto no hay nada especialmente inmoral en el comportamiento descrito, pues los individuos reaccionan antes sus incentivos y por tanto se excluyen malas intenciones, tentativas fraudulentas, etc.[2] El riesgo moral es uno de los problemas originados por la presencia de información asimétrica y puede ser modelizado como un problema del agente-principal.

Ejemplo: El caso de los seguros[editar]

El riesgo moral sucede con frecuencia en los casos de aseguramiento. Si una persona tiene una casa puede decidir instalar una puerta acorazada porque así reduce el riesgo de ser robado; de una forma racional reducirá los riesgos hasta aquel punto en que las ganancias marginales de tomar mayores precauciones sean iguales que los costes marginales de estas precauciones, dicho de otro modo cuando le obtenga beneficio a cada precaución que tome.

Sin embargo cuando la misma persona tiene concertado un seguro que cubre el riesgo de robo de la casa, tendrá menos incentivos que en la situación anterior, para instalar la puerta de seguridad y en definitiva podrá aumentar la probabilidad de que se produzca la pérdida en este caso el robo., Este comportamiento, por ejemplo, ante una cobertura de seguros se denomina riesgo moral.[2]

Origen[editar]

De acuerdo a estudios efectuados en Inglaterra,[3] el término estaba ya en uso en ese país, hacia 1600, en empresas de seguros, se utilizaba para denominar el riesgo que las aseguradoras asumían al no poder saber las verdaderas intenciones de quienes tomaban un seguro. En ese contexto, se puede decir que "riesgo moral" significa el riesgo derivado de la subjetividad, del hecho que no podemos conocer las verdaderas intenciones de otros.

El concepto fue extendido por Edmund Burke, quien lo utilizó como uno de sus argumentos contra la introducción de formas de democracia repúblicana durante la Revolución francesa. Para Burke el riesgo es el de actuar sin responsabilidad al que los políticos están expuestos cuando toman decisiones que no los afectan, específicamente, el riesgo que corrían quienes tomaran decisiones que afectaron a todas las "formas de propiedad" (por ejemplo, la monarquía o la aristocracia) sin ser parte de ellas.[4]

Adam Smith[editar]

Adam Smith fue quizás el primero que empezó a utilizar el concepto para aplicarlo generalmente a la economía, específicamente a las sociedades por acciones: "[...] la mayor parte de estos accionistas [...] no se interesan en sus asuntos y están satisfechos con recibir el dividendo semestral o anual que los directivos consideran conveniente pagarles. Esta ausencia total de inconvenientes y riesgos, más allá de una suma muy limitada, anima a muchas personas a volverse empresarios en una sociedad por acciones, personas que en ningún caso arriesgarían su fortuna en una sociedad particular [...] Ahora bien, no es razonable esperar que los directivos de estas compañías, al manejar mucho más dinero de otras personas que de ellos mismos, lo vigilen con el mismo ansioso cuidado con el que frecuentemente vigilan el suyo los socios de una empresa particular [...] En consecuencia, el manejo de los negocios de esas compañías siempre está caracterizado en alguna medida por la negligencia y la prodigalidad."[5]

Kenneth Arrow[editar]

Posteriormente, en los 1970, Kenneth Arrow retoma el término, lo modifica y lo introduce al vocabulario económico moderno. Para Arrow el concepto tiene una acepción de delegación de responsabilidad. Por ejemplo, quienes toman un seguro pueden ser menos cuidadosos con su salud o propiedad, sabiendo que el posible costo monetario accidental será cubierto por otros. Similarmente, quienes depositan sus ahorros en un banco o compran acciones están delegando responsabilidad por el buen manejo de sus inversiones, lo que a su vez expone a los directivos de esos bancos o empresas al riesgo moral de tomar decisiones de, por ejemplo, inversión, a cuyas consecuencias no están totalmente expuestos.[6]

Desde este punto de vista las situaciones de riesgo moral se pueden conceptualizar como lo que sucede cuando los individuos tienen información asimétrica. Si un individuo tiene mayor información que el resto, y los demás no poseen los medios según los cuales pueden verificar la información del mismo, se incurre en riesgo moral. Para ilustrarlo mejor, considérese los ejemplos ya mencionados: podría ser el caso que quien busque, por ejemplo, un seguro, será menos cuidadoso con posible causas de riesgo que lo seria sin poseerlo, situación que quien otorga el seguro no puede evaluar por adelantado. Igualmente podría el caso que -como Smith apunta- quienes controlan o administran depósitos, ahorros o inversiones ajenas serán menos cuidadosos con tales caudales que lo que deberían ser, situación que igualmente los depositantes no están en condiciones de evaluar. Considérese, finalmente, el caso de un trabajo en equipo, en el cual los participantes tienen acceso a la información que todos los demás poseen y se benefician igualmente del resultado, Podría ser el caso que ese desequilibrio sea explotado para beneficio de algunos, en el sentido que tal individuo podría poner menos esfuerzo que el que habría puesto si la responsabilidad fuera individual.

Referencias[editar]

  1. a b Krugman, Paul R.; Wells, Robin. Introducción a la economía: Microeconomía. Editorial Reverté. pp. 449. ISBN 978-84-291-2631-0. http://books.google.es/books?id=ld8I68bW3eoC&lpg=PA449&ots=BsZAVF9i46&dq=riesgo%20moral&hl=es&pg=PA449#v=onepage&q=riesgo%20moral&f=false. Consultado el 14 de octubre de 2012. 
  2. a b Nicholson, Walter. Teoría Microeconómica: Principios Básicos Y Ampliaciones. Thomson. pp. 232. ISBN 13-978-970-686-548-9. 
  3. Dembe, Allard E. and Boden, Leslie I. (2000). "Moral Hazard: A Question of Morality?" New Solutions 2000 10(3). 257-279
  4. Edmund Burke: Reflections on the Revolution in France.- 1790
  5. Adam Smith: La Riqueza de las Naciones, [1776], Madrid, Alianza Editorial,1994.
  6. Kenneth Arrow: Essays in the Theory of Risk-Bearing.- 1970)

Enlaces externos[editar]