Richard Lindzen

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Richard S. Lindzen
Nacimiento 8 de febrero de 1940 (74 años)
Webster, Massachusetts
Campo física de la atmósfera
Instituciones Massachusetts Institute of Technology
Alma máter Harvard University
Supervisor doctoral Richard M. Goody
Estudiantes
destacados
Siu-shung Hong, John Boyd, Edwin K. Schneider, Jeffrey M. Forbes, Ka-Kit Tung, Daniel Kirk-Davidoff, Christopher Snyder, Gerard Roe
Conocido por Meteorología dinámica, marea atmosférica, fotoquímica del ozono, oscilación cuasi bienal, hipótesis de iris
Premios
destacados
Premio a la Publicación NCAR, miembro de NAS, galardón Meisinger y el Charney de AMS, galardón Macelwane de AGU, premio Leo de la Fundación Wallin

Richard Siegmund Lindzen (n. 8 de febrero de 1940) es un físico de la atmósfera y profesor Alfred P. Sloan de Meteorología en la Massachusetts Institute of Technology. Lindzen es conocido por su obra en la dinámica del medio atmosférico, marea atmosférica y fitoquímica del ozono. Ha publicado más de 200 artículos científicos y libros.[1] Fue uno de los autores del capítulo 7: 'Procesos físicos del clima y Feedbacks,' del IPCC Tercer Informe de Evaluación del IPCC sobre el cambio climático antropogénico. Es bien conocido por su escepticismo acerca del calentamiento global[2] y crítico de lo que dice son las presiones políticas de los científicos del clima, que se ajustan a lo que ha llamado alarmismo climático.[3]

Educación[editar]

Lindzen concurrió al "Bronx High School of Science" (ganando las becas Regents y Mérito Nacional), Instituto Politécnico Rensselaer, y a la Universidad de Harvard.[4] De Harvard, recibió un A.B. en Física, en 1960, seguido por un S.M. en Matemática Aplicada en 1961, y luego un Ph.D. en la misma especialidad en 1964. Su tesis doctoral versó en Los procesos radiativos y fotoquímicos en la dinámica estratosférica y mesosférica, refiriéndose a la interacción de la capa de ozono fotoquímica, la transferencia radiativa y la dinámica de la atmósfera media.

Carrera[editar]

Lindzen ha publicado artículos sobre la circulación Hadley, meteorología de monzones, inestabilidades de la hidrodinámica atmósfera planetaria, tiempo en la media latitud, transporte de calor global, ciclo hidrológico, eras glaciares, efectos estacionales atmosféricos. Su principal contribución a la literatura académica sobre el cambio climático antropogénico, fue su propuesta de la hipótesis de iris en 2001, con la coautoría de Ming-Dah Chou y Arthur Y. Hou.[5] [6] Es miembro de la Academia Nacional de Ciencias y del Concejo de Ciencia, Salud, y Asesoría Económica, del Centro Annapolis de Ciencia política pública. Educado en la Harvard University (Ph.D., '64, S.M., '61, A.B., '60), moviéndose al MIT en 1983, antes de haber ocupado cargos en la Universidad de Washington (de 1964 a 1965), y en el Instituto de Meteorología Teórica, de la Universidad de Oslo (de 1965 a 1966), en el National Center for Atmospheric Research (NCAR) (de 1966 a 1967), en la Universidad de Chicago (de 1968 a 1972) y en la Universidad de Harvard (de 1972 a 1983). También brevemente ocupó una posición de Profesor Visitante en la UCLA, en 1967.[7] Para enero de 2010, su lista de publicaciones incluía 230 artículos y textos publicados entre 1965 a 2008, y cinco más en proceso para 2009. Es autor de un texto básico sobre la dinámica atmosférica, y coautor de la monografía Mareas Atmosféricas con Sydney Chapman.[8]

Primeras obras (1964-1972)[editar]

Los primeros trabajos Lindzen se referían a la fotoquímica del ozono, a la aerodinámica de la atmósfera media, la teoría de la marea atmosférica, y las ondas planetarias. Su trabajo en esas áreas le condujo a una serie de descubrimientos matemáticos y científicos fundamentales, incluyendo el descubrimiento de la profundidad negativa equivalente en la teoría de las mareas clásica, encontrando explicaciones, tanto para la oscilación cuasibienal de la estratosfera de la Tierra y el periodo de cuatro días de la superrotación de la atmósfera de Venus por encima del tope nuboso.

Fotoquímica del ozono[editar]

Su tesis de doctorado, de 1964, se refiere a las interacciones en la fotoquímica del ozono, la teoría del transporte radiativo y la dinámica de la atmósfera media. Eso formó la base de su seminal Radiative and Photochemical Processes in Mesospheric Dynamics que se publicó en cuatro partes en el Journal of the Atmospheric Sciences entre 1965 y 1966.[9] [10] [11] [12] La primera de ellas: Parte I: Models for Radiative and Photochemical Processes, la ralizó en coautoría con su colega de Harvard y su ex asesor de tesis de Ph.D. Richard M. Goody, que es bien conocido por su texto de 1964 Atmospheric Radiation[13] El estudio de 1965 de Lindzen y Goody, ha sido ampliamente citado como fundacional en el modelado exacto de la atmósfera media y de la fotoquímica del ozono. Esa obra fue extendida en 1973, para incluir los efectos de las reacciones del nitrógeno e hidrógeno, con la doctorando, Donna Blake, en Effect of photochemical models on calculated equilibria and cooling rates in the stratosphere.[14]

La obra de Lindzen sobre la fotoquímica del ozono, ha sido importante en estudios que muestran los efectos que hace el agujero de ozono antropogénico sobre el clima.[15]

Mareas atmosféricas[editar]

Desde el tiempo de Laplace (1799),[16] los científicos estaban desconcertados sobre por qué las variaciones de presión medida en la superficie de la Tierra está asociada con las mareas semidiurnales solares dominando sobre las mareas diurnas en amplitud, cuando intuitivamente cabría esperar que el paso diurno (diario) del sol domine. Lord Kelvin (1882) había propuesto la teoría llamada "resonante", en donde la marea semidiurna sería "seleccionada" por la oscilación diurna, si el ambiente de alguna manera era capaz de oscilar libremente en un período de muy cerca de 12 h, de la misma manera que los tonos son seleccionados en una cuerda vibrante. En la segunda mitad del siglo XX, sin embargo, las observaciones no habían podido confirmar esta hipótesis, y una hipótesis alternativa se propuso que algo debía suprimir la marea diurna. En 1961, Manfred Siebert sugirió que la absorción de insolación solar por el vapor de agua troposférico podría explicar la reducción de la marea diurna.[17] Sin embargo, no logró incluir una función para el ozono estratosférico. Eso fue rectificado en 1963 por el físico australiano Stuart Thomas Butler y su estudiante doctorando K.A. Small quienes mostraron que el ozono estratosférico absorbía una buena parte de la insolación solar.[18]

Sin embargo, las predicciones de la teoría clásica de las mareas todavía no estaban de acuerdo con las observaciones. Fue Lindzen, en su trabajo de 1966: On the theory of the diurnal tide,[19] who showed that the solution set of funciones de Hough dados por Bernard Haurwitz[20] donde la ecuación de mareas de Laplace estaba incompleta: modos con profundidades negativas equivalentes se han omitido[21] Lindzen llegó a calcular la respuesta térmica de la marea diurna, con la absorción de vapor de agua y del ozono, en detalle, y demostró que cuando sus desarrollos teóricos fueron incluidos, se predijo la oscilación de presión en la superficie, con aproximadamente la magnitud y la fase observada, al igual que la mayoría de las características de las oscilaciones del viento diurno en la mesosfera.[22] In 1967, along with his NCAR colleague, Douglas D. McKenzie, Lindzen extended the theory to include a term for enfriamiento newtoniano debido a la emisión de radiación infrarroja por el dióxido de carbono en la estratósfera a lo largo de los procesos fotoquímicos de ozono,[23] y luego, en 1968, demostró que la teoría también predecía que la oscilación semidiurna sería insensible a las variaciones en el perfil de temperatura, por lo que se observa mucho más fuerte y regular en la superficie.[24]

Mientras ejercía el cargo de investigador científico en el National Center for Atmospheric Research (NCAR), en Boulder, Colorado, Lindzen se dio cuenta y se hizo amigo del profesor Sydney Chapman, que había contribuido a la teoría de las mareas atmosféricas en una serie de documentos a partir de la década de 1920 hasta la década de 1940. Eso llevó a la publicación conjunta en 1969 de una monografía de 186 páginas (reeditado en 1970 como un libro) Atmospheric Tides.[25] [26]

Oscilación cuasibienal[editar]

Aunque no se llevó a cabo en el momento, la oscilación cuasibienal (QBO) fie observada durante la erupción del Krakatoa en 1883, cuando sus cenizas fueron transportadas por el globo, de este a oests por vientos estratosféricos en alrededor de dos semanas. Esos vientos comenzaron a conocerse como los "Krakatoa del este". Y se observaron nuevamente en 1908, por el meteorólogo germano Arthur Berson, que vio que los vientos soplaban desde el oeste a una altitud de 15 km en el África tropical (con sus experimentos con globos). Estos fueron conocidos como los "vientos del oeste Berson." Sin embargo, no fue sino hasta la década de 1960 que el ciclo de ~ 26 meses de la QBO fue descrita por primera vez, de forma independiente por Richard J. Reed en 1960 y Veryhard y Ebdon en 1961.

Superrotación de Venus[editar]

Desde los 1960s un fenómeno extraño se ha observado en la atmósfera de Venus, donde la atmósfera sobre la base nubosa parece viajar por todo el planeta unas 50 veces más rápido que la rotación de la superficie del planeta, o lo mismo en sólo cuatro o cinco días de la Tierra.[27] En 1974, fue propuesta una teoría por Stephen B. Fels y Lindzen, explicando lo denominado "superrotación" que sostuvo que la rotación es impulsada por la marea atmosférica térmica.ref>Fels, S.B. and R.S. Lindzen (1974). «Interaction of thermally excited gravity waves with mean flows». Geophys. Fl. Dyn. 6:  pp. 149–191. doi:10.1080/03091927409365793. Bibcode1974GApFD...6..149F. http://eaps.mit.edu/faculty/lindzen/60_Interac.pdf. </ref> Una teoría alternativa fue propuesta por Peter J. Gierasch al año siguiente que sostuvo, en cambio, que la circulación meridional (de Hadley) puede transportar el impulso por la mezcla de Foucault.[28] La causa real de este fenómeno sigue siendo debatida en la literatura, con los experimentos GCM lo que sugiere que tanto los mecanismos de Fels/Lindzen como el de Gierasch están implicados.[29]

Periodo medio (1972-1990)[editar]

Trabajos recientes (1990-al presente)[editar]

Sensibilidad climática[editar]

Lindzen hipotetizó que el planeta Tierra puede actuar como un iris infrarrojo. A sea surface temperature increase in the tropics would result in reduced nubes cirrus and thus more radiación infrarroja leakage from Earth's atmosphere.[30] This hypothesis suggests a negative feedback which would counter the effects of CO2 warming by lowering the climate sensitivity. Satellite data from Sistema de Energía Radiante de la Tierra y de las Nubes (CERES) has led researchers investigating Lindzen's theory to conclude that the Iris effect would instead warm the atmosphere.[31] [32] Lindzen has expressed his concern over the validity of modelos computarizados used to predict future climate change. Lindzen said that predicted warming may be overestimated because of inadequate handling of the climate system's water vapor feedback. The feedback due to water vapor is a major factor in determining how much warming would be expected to occur with increased atmospheric concentrations of carbon dioxide. Lindzen said that the water vapor feedback could act to nullify future warming.[33] This claim has been sharply criticised. Contrary to the IPCC's assessment, Lindzen said that climate models are inadequate. Despite accepted errors in their models, e.g., treatment of clouds, modelers still thought their climate predictions were valid.[34] Lindzen has stated that due to the non-linear effects of carbon dioxide in the atmosphere, CO2 levels are now around 30% higher than pre-industrial levels but temperatures have responded by about 75% 0,6 °C del valor esperable para el doble de CO2. El IPCC (2007) estimaba that the expected rise in temperature due to a doubling of CO2 to be about 3 °C. Lindzen has given estimates of the Earth's climate sensitivity of less than 1 degree Celsius, based on analysis of volcanic eruptions and satellite data from the topics.[35] These estimates have been criticized by other researchers[36] James E. Hansen, a climate scientist at the Goddard Institute for Space Studies, estimated a climate sensitivity of 3–4 degrees Celsius based on evidence from muestras de hielo,[34] and this figure is consistent with those derived from other lines of inquiry.

Panel del NAS[editar]

En 2001, Lindzen sirvió en el grupo de once miembros del Panel organizados por el National Academy of Sciences.[37] The panel's report, entitled Climate Change Science: An Analysis of Some Key Questions,[38] has been widely cited. Lindzen subsequently publicly criticized the report summary for leaving out doubts about the weight that could be placed on 20 years of temperature records.[39]

Actividades del IPCC[editar]

Lindzen trabajó en el Capítulo 7 del grupo de Trabajo 1 de 2001 IPCC, que consideró los procesos físicos activos en el clima del mundo real. Previamente había sido contribuidor del Capítulo 4 del "Segundo Informe del IPCC, de 1995". Él describió el completo informe del IPCC 2001 como "una admirable descripción de las actividades de investigación en la ciencia del clima"[40] a pesar de que criticó al Resumen IPCC para Responsables de Políticas. Lindzen declaró, en mayo de 2001, que no tenía realmente un resumen del informe del IPCC[41] pero había sido enmendada para establecer conclusiones más definitivas.[42] También hizo hincapié en el hecho de que el resumen no había sido escrito por los científicos solos. El panel de la Academia NAS, en la que sirvió Lindzen, dice que el resumen es el resultado del diálogo entre científicos y políticos.[43] [44]

Acuerdo de Kioto[editar]

Del Protocolo de Kioto, ha dicho que existe un amplio consenso de que tal Protocolo, por sí mismo, va a hacer "casi nada" para estabilizar los niveles atmosféricos de CO2. Fue vocal de la defensa de la Administración Bush de no ratificar el Protocolo de Kioto, ya que consideraron que podría incrementar el costo de la electricidad, para no ganar, y poner a los Estados signatarios en una desventaja competitiva.[45]

Visiones sobre el cambio climático[editar]

He has long opposed the conventional consensus on global warming, pointing out that scientists are just as liable to err when the science appears to point in just one direction. He drew an analogy in 1996 between the consensus in the early and mid-twentieth century on eugenics and the current consensus about global warming.[46] In a 2007 interview on the Larry King Show, Lindzen said:[47]

"we're talking of a few tenths of a degree change in temperature. None of it in the last eight years, by the way. And if we had warming, it should be accomplished by less storminess. But because the temperature itself is so unspectacular, we have developed all sorts of fear of prospect scenarios -- of flooding, of plague, of increased storminess when the physics says we should see less. I think it's mainly just like little kids locking themselves in dark closets to see how much they can scare each other and themselves."

In a 2009 editorial in the Wall Street Journal, Lindzen points out that the earth was just emerging from the "Little Ice Age" in the 19th century and concludes that it is "not surprising" to see warming after that. He goes on to state that the IPCC claims were[48]

"based on the weak argument that the current models used by the IPCC couldn't reproduce the warming from about 1978 to 1998 without some forcing, and that the only forcing that they could think of was man. Even this argument assumes that these models adequately deal with natural internal variability—that is, such naturally occurring cycles as El Niño, the Pacific Decadal Oscillation, the Atlantic Multidecadal Oscillation, etc. Yet articles from major modeling centers acknowledged that the failure of these models to anticipate the absence of warming for the past dozen years was due to the failure of these models to account for this natural internal variability. Thus even the basis for the weak IPCC argument for anthropogenic climate change was shown to be false."

Caracterizaciones de la Tercera parte de Lindzen[editar]

The New York Times article included the comments of several other experts. Jerry Mahlman, director of the Geophysical Fluid Dynamics Laboratory, did not accept Lindzen's assessment of the science, and said that Lindzen had "sacrificed his luminosity by taking a stand that most of us feel is scientifically unsound." Mahlman did, however, admit that Lindzen was a "formidable opponent." William Gray of Colorado State University basically agreed with Lindzen, describing him as "courageous." He said, "A lot of my older colleagues are very skeptical on the global warming thing." He added that whilst he regarded some of Lindzen's views as flawed, he said that, "across the board he's generally very good." John Wallace of the University of Washington agreed with Lindzen that progress in climate change science had been exaggerated, but said there are "relatively few scientists who are as skeptical of the whole thing as Dick [Lindzen] is."[33]

El 10 de noviembre de 2004 online version of Reason magazine reported that Lindzen is "willing to take bets that global average temperatures in 20 years will in fact be lower than they are now."[49] James Annan, a scientist involved in climate prediction, contacted Lindzen to arrange a bet. Annan and Lindzen exchanged proposals for bets, but were unable to agree. Lindzen's final proposal was a bet that if the temperature change were less than 0,2 °C, he would win. If the temperature change were entre 0,2 °C a 0,4 °C the bet would be off, and if the temperature change were 0,4 °C o mayor, Annan would win. He would take 2 to 1 odds.[50]

Lindzen se ha caracterizado como un opositor, in relation to climate change and other issues.[51] [52] [53] Lindzen's graduate students describe him as "fiercely intelligent, with a deep contrarian streak."[54]

Otras publicaciones[editar]

Libros[editar]

  • richard s. Lindzen. 2005. Dynamics in Atmospheric Physics. Edición ilustrada, reimpresa de Cambridge University Press. 324 pp. ISBN 0-521-01821-8

edward n. Lorenz, george w. Platzman, jule g. Charney. 1990. The atmosphere, a challenge: the science of Jule Gregory Charney. Historical monograph series. Editor American Meteorological Society, 321 pp. ISBN 1-878220-03-9

  • edwin k. Schneider, richard s. Lindzen, ben p. Kirtman. 1996. Tropical influence on global climate. Nº 22 de Report (Center for Ocean-Land-Atmosphere Studies). Editor Institute of Global Environment and Society, 20 pp.
  • de-Zheng Sun, richard s. Lindzen. 1993. An EPV view of the zonal mean distribution of temperature and wind in the extra-tropical troposphere. Nº 25 de Report. Editor Center for Global Change Science, Massachusetts Institute of Technology, 54 pp.
  • richard s. Lindzen, siu-shung Hong, jeffrey Forbes. 1977. Semidiurnal Hough Mode Extensions in the Thermosphere and Their Application. Editor Defense Technical Information Center, 69 pp.
  • richard s. Lindzen. 1965. Radiative and photochemical processes in strato- and mesospheric dynamics. Editor Harvard University

Honores[editar]

Miembro de
Consultor de

Lindzen es de los investigadores más citados del ISI,[55] y su biografía se ha incluido en American Men and Women of Science.[56]

Véase también[editar]

Fuentes[editar]

Referencias[editar]

  1. «Curriculum Vitae of Richard Siegmund Lindzen». Consultado el 16 de junio de 2009.
  2. Stevens, William K. (18 de junio de 1996). «SCIENTIST AT WORK: Richard S. Lindzen; A Skeptic Asks, Is It Getting Hotter, Or Is It Just the Computer Model?». The New York Times. Consultado el 22 de mayo de 2010. 
  3. http://www.opinionjournal.com/extra/?id=110008220
  4. «The Truth About Global Warming» (2001).
  5. «Publications». Consultado el 5 de abril de 2007.
  6. Lindzen, R.S., M.-D. Chou, and A.Y. Hou (2001). «Does the Earth have an adaptive infrared iris?». Bull. Amer. Met. Soc. 82:  pp. 417–432. doi:10.1175/1520-0477(2001)082<0417:DTEHAA>2.3.CO;2. Bibcode2001BAMS...82..417L. http://eaps.mit.edu/faculty/lindzen/adinfriris.pdf. 
  7. «Curriculum Vitae, Richard Siegmund Lindzen» (1 de junio de 2008). Consultado el 18 de marzo de 2009.
  8. «Richard Lindzen's Publications». Consultado el 17 de enero de 2010.
  9. Lindzen, R.S. and R.M. Goody (1965). «Radiative and photochemical processes in mesospheric dynamics: Part I. Models for radiative and photochemical processes». J. Atmos. Sci. 22:  pp. 341–348. doi:10.1175/1520-0469(1965)022<0341:RAPPIM>2.0.CO;2. Bibcode1965JAtS...22..341L. http://eaps.mit.edu/faculty/lindzen/raphprmdy1.pdf.  Véase también Lindzen, R.S. (1965). «The radiative-photochemical response of the mesosphere to fluctuations in radiation». J. Atmos. Sci.:  pp. 469–478. http://eaps.mit.edu/faculty/lindzen/rpremeflra.pdf. 
  10. Lindzen, R.S. (1966). «Radiative and photochemical processes in mesospheric dynamics: Part II. Vertical propagation of long period disturbances at the equator». J. Atmos. Sci. 23:  pp. 334–343. doi:10.1175/1520-0469(1966)023<0334:RAPPIM>2.0.CO;2. Bibcode1966JAtS...23..334L. http://eaps.mit.edu/faculty/lindzen/rpprIIpdeq.pdf. 
  11. Lindzen, R.S. (1966). «Radiative and photochemical processes in mesospheric dynamics. Part III. Stability of a zonal vortex at midlatitudes to axially symmetric disturbances». J. Atmos. Sci. 23:  pp. 344–349. doi:10.1175/1520-0469(1966)023<0344:RAPPIM>2.0.CO;2. Bibcode1966JAtS...23..344L. http://eaps.mit.edu/faculty/lindzen/rpprIIIasd.pdf. 
  12. Lindzen, R.S. (1966). «Radiative and photochemical processes in mesospheric dynamics. Part IV. Stability of a zonal vortex at midlatitudes to baroclinic waves». J. Atmos. Sci. 23:  pp. 350–359. doi:10.1175/1520-0469(1966)023<0350:RAPPIM>2.0.CO;2. Bibcode1966JAtS...23..350L. http://eaps.mit.edu/faculty/lindzen/rpprivbrwv.pdf. 
  13. Goody, R.M. (1964). Atmospheric Radiation. Oxford: Clarendon Press. 
  14. Blake, D.W. and R.S. Lindzen (1973). «Effect of photochemical models on calculated equilibria and cooling rates in the stratosphere». Mon. Wea. Rev. 101:  pp. 738–802. http://docs.lib.noaa.gov/rescue/mwr/101/mwr-101-11-0783.pdf. 
  15. See for instance the widely cited study Fels, S.B., J.D. Mahlman, M.D. Schwarzkopf and R.W. Sinclair (1980). «Stratospheric Sensitivity to Perturbations in Ozone and Carbon Dioxide: Radiative and Dynamical Response». J. Atmos. Sci. 37 (10):  pp. 2265–2297. doi:10.1175/1520-0469(1980)037<2265:SSTPIO>2.0.CO;2. Bibcode1980JAtS...37.2265F. http://www.gfdl.gov~gth/netscape/1980/sbf8001.pdf.  El formalismo Lindzen Blake se utiliza en la parametrización de la amortiguación radiativa y fotoquímica (véase Apéndice A).
  16. Laplace, P.S. (1799). Méchanique Céleste. Paris. 
  17. Siebert, M. (1961). «Atmospheric tides». Advances in Geophysics, Vol. 7. New York: Academic Press.  pp. 105–182. 
  18. Butler, S. T. and Small, K. A. (1963). «The excitation of atmospheric oscillations». Proc. Roy. Soc. A274:  pp. 91–121. 
  19. Lindzen, R.S. (1966). «On the theory of the diurnal tide». Mon. Wea. Rev. 94:  pp. 295–301. doi:10.1175/1520-0493(1966)094<0295:OTTOTD>2.3.CO;2. Bibcode1966MWRv...94..295L. http://ams.allenpress.com/perlserv/?request=res-loc&uri=urn%3Anoaa%3Apdf%3Afile%3Amwr-094-05-0295.pdf. 
  20. Haurwitz, B. (1962a). «Die tägliche Periode der Lufttemperatur in Bodenähe und ihre geographische Verteilung». Areh. Met. Geoph. Biokl. A12:  pp. 426–434. 
  21. Cabe señalar que S. Kato había hecho el mismo descubrimiento de forma independiente a la misma hora en la Unión Soviética. Veáse Kato, S. (1966). «Diurnal atmospheric oscillation, 1. Eigenvalues and Hough functions». J. Geophys. Res. 71:  pp. 3201–3209. 
  22. Lindzen, R.S. (1967). «abstract?CRETRY=1&SRETRY=0 Thermally driven diurnal tide in the atmosphere». Q. J. Roy. Met. Soc. 93:  pp. 18–42. doi:10.1002/qj.49709339503. Bibcode1967QJRMS..93...18L. http://www3.interscience.wiley.com/journal/113520655 abstract?CRETRY=1&SRETRY=0. 
  23. Lindzen, R.S. and D.J. McKenzie (1967). «Tidal theory with Newtonian cooling». Pure & Appl. Geophys. 64:  pp. 90–96. http://www.springerlink.com/content/n57x367018316l67/fulltext.pdf?page=1. 
  24. Lindzen, R.S. (1968). «The application of classical atmospheric tidal theory». Proc. Roy. Soc. A303:  pp. 299–316. http://rspa.royalsocietypublishing.org/content/303/1474/299.full.pdf. 
  25. Lindzen, R.S. and S. Chapman (1969). «Atmospheric tides». Sp. Sci. Revs. 10:  pp. 3–188. doi:10.1007/BF00171584. Bibcode1969SSRv...10....3L. http://www-eaps.mit.edu/faculty/lindzen/29_Atmos_Tides.pdf. 
  26. Chapman, S. and R.S. Lindzen (1970). Atmospheric Tides: Thermal and Graviational. Dordrecht, Holland: D. Reidel Press.  pp. 200. ISBN 9789027701138. http://books.google.com/?id=fS_TJ63wdAYC&printsec=frontcover. 
  27. Taylor, F.W. and C.C.C. Tsang (febrero de 2005). «Venus super-rotation». Archivado desde el original el 6 de julio 2007. Consultado el 29 de marzo de 2009.
  28. Gierasch, P.J. (1975). «Meridional circulation and the maintenance of the Venus atmospheric rotation». J. Atmos. Sci 32:  pp. 1038–1044. doi:10.1175/1520-0469(1975)032<1038:MCATMO>2.0.CO;2. Bibcode1975JAtS...32.1038G. http://ams.allenpress.com/archive/1520-0469/32/6/pdf/i1520-0469-32-6-1038.pdf. 
  29. Por ejemplo véase Zhu, X. (2005). «Maintenance of Equatorial Superrotation in a Planetary Atmosphere: Analytic Evaluation of the Zonal Momentum Budgets for the Stratospheres of Venus, Titan and Earth». SR SR A-2005-01, JHU /APL, Laurel, MD (2005). http://www.bu.edu/csp/uv/cp-aeronomy/Zhu_2005.pdf. 
  30. Lindzen, R.S., M.-D. Chou, and A.Y. Hou (2001). «Does the Earth have an adaptive infrared iris?». Bull. Amer. Met. Soc. 82:  pp. 417–432. doi:10.1175/1520-0477(2001)082<0417:DTEHAA>2.3.CO;2. Bibcode2001BAMS...82..417L. http://eaps.mit.edu/faculty/lindzen/adinfriris.pdf. 
  31. «The iris hypothesis: a negative or positive cloud feedback?». J. Climate 15:  pp. 3–7. 2002. doi:10.1175/1520-0442(2002)015<0003:TIHANO>2.0.CO;2. Bibcode2002JCli...15....3L. 
  32. NASA satellite instrument warms up global cooling theory. NASA. 16 de enero 2002. http://www.nasa.gov/centers/langley/news/releases/2002/02-005.html. 
  33. a b Stevens, W. (18 de junio de 1996). «SCIENTIST AT WORK: Richard S. Lindzen;A Skeptic Asks, Is It Getting Hotter, Or Is It Just the Computer Model?». The New York Times. Consultado el 26-07-2009. 
  34. a b Guterl, F. (23 de julio de 2001). «The Truth About Global Warming». Newsweek. Consultado el 26-07-2009.
  35. «On the determination of climate feedbacks from ERBE data» (26 de agosto de 2009).
  36. «Working out climate sensitivity from satellite measurements».
  37. «Climate Change Science: An Analysis of Some Key Questions: Committee on the Science of Climate Change». National Academies Press (2001). Consultado el 05-04-2007.
  38. «Climate Change Science: An Analysis of Some Key Questions». National Academies Press (2001). Consultado el 05-04-2007.
  39. Lindzen, Richard S. (11 de junio de 2001). «Scientists' Report Doesn't Support the Kyoto Treaty» (PDF). The Wall Street Journal. Consultado el 05-04-2007.
  40. Lindzen, Richard S. (23 de febrero de 2004). «Canadian Reactions To Sir David King». The Hill Times. Consultado el 5 de abril de 2007.
  41. Lindzen, Richard S. (1 de mayo de 2001). «Testimony of Richard S. Lindzen before the U.S. Senate Commerce Committee» (PDF). Lavoisier Group. Consultado el 18 de marzo de 2009.
  42. Solomon, Lawrence (22 de diciembre de 2006). «The Deniers – Part V: The original denier: into the cold». National Post. Consultado el 5 de abril de 2007.
  43. El panel de la NAS, dijo al respecto que "el Comité considera que el pleno del IPCC Grupo de Trabajo I (GTI), dicho informe es un resumen admirable de las actividades de investigación en la ciencia del clima, y el informe completo se resume adecuadamente en el Resumen Técnico. El informe completo del WGI y su resumen técnico no están dirigidas específicamente a las políticas. El Resumen para Responsables de Políticas refleja un menor énfasis en la comunicación de la base de pesadas incertidumbres, y un mayor énfasis en las áreas de preocupación más importantes asociados con el cambio climático inducido por el humano. Este cambio en el énfasis parece ser el resultado de un proceso sumario en el que los científicos trabajan con los responsables políticos sobre el documento. Las respuestas escritas de la coordinación estadounidense y de los autores principales del comité científico indicaron, sin embargo, que (a) no se hicieron cambios sin el consentimiento de los autores principales (ese grupo representa una fracción de líderes y autores que contribuyeron) (b) los cambios que se produjeron carecían de "impacto significativo."
  44. «Climate Change Science: An Analysis of Some Key Questions: Summary». National Academies Press (2001). Consultado el 5 de abril de 2007.
  45. Lindzen, Richard (17 de septiembre de 2003). «A Mayor Mistake». TCS (Tech Central Station). Consultado el 15 de marzo de 2009. 
  46. (1996) Science and politics: global warming and eugenics. in Risks, Costs, and Lives Saved, R. Hahn, editor, Oxford University Press, New York, 267pp (Capítulo 5, 85-103)
  47. «CNN.com». CNN. Consultado el 22 de mayo de 2010. 
  48. Lindzen, Richard S. (30 de noviembre de 2009). «The Climate Science Isn't Settled». The Wall Street Journal. 
  49. Bailey, Ronald (10 de noviembe 2005). «Two Sides to Global Warming». Reason Magazine. Archivado desde el original el 13 de marzo 2007. Consultado el 5 de abril de 2007.
  50. Bailey, Ronald (8 de junio de 2005). «Betting on Climate Change». Reason Magazine. Archivado desde el original el 13 de marzo 2007. Consultado el 05-04-2007.
  51. Ritter, Karl (17 de diciembre de 2007). «Climate change dissenters say they are demonized in debate - USATODAY.com». USA Today. Consultado el 22 de mayo de 2010. 
  52. Eilperin, Juliet (October 2009). «Richard Lindzen: An Inconvenient Expert». Outside. Consultado el 8 de diciembre de 2009.
  53. Achenbach, Joel (5 de junio de 2006). «Global-warming skeptics continue to punch away». The Seattle Times. Consultado el 8 de diciembre de 2009. 
  54. «The Contrarian». Seed (24 de agosto de 2006). Consultado el 8 de diciembre de 2009.
  55. ISI record
  56. American Men & Women of Science, 25th ed. Vol. 4, pp. 909 (2008)

Enlaces externos[editar]