Revuelta de los Barretines

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

--

Revuelta de los Barretines
Fecha 1687-1689
Lugar Cataluña
Causas Revuelta campesina, motivada por agravios y abusos del gobierno
Resultado Revuelta sofocada militarmente.
Cambios territoriales Foco inicial en Centellas, Extensión a Cataluña central y alrededores de Barcelona
Beligerantes
Barretines: campesinos rebelados * Flag of Cross of Burgundy.svg Virrey de Cataluña

La revuelta de los Barretines fue una revuelta campesina que se produjo en el Principado de Cataluña entre 1687 y 1689 y que estuvo originada por un malestar social vinculado a una crisis agraria y a un entendido abuso de poder contra la población campesina, que se circunscribió a zonas rurales de la actual provincia de Barcelona, si bien los actores de esa revuelta se presentaron ante la capital del principado.

Origen de la revuelta: presión sobre el campo[editar]

Existían dos motivaciones generales para la revuelta:

  • La plaga de langostas iniciada en Lérida en 1685 asoló el campo catalán por tres años, pues no se extinguió hasta 1688,[1] provocando penurias y carestía de alimentos, pues en 1687 se estima que en algunas zonas fue destruida el 70% de la cosecha.
  • Las hostilidades con Francia, aunque finalizadas en 1684 con la paz de Ratisbona, habían convertido a Cataluña en zona de acuertelamiento de tropas, las cuales eran alojadas entre la población civil de bajo nivel socioeconómico - existían exenciones para nobles, letrados, etc - de las zonas rurales - las ciudades y villas estaban exentas por privilegio real o por pago de dinero - contribuyendo la población local igualmente a su sostenimiento (paja para monturas, comida para los soldados, posadas para los oficiales, etc). El 26 de junio de 1687 había alojados en Cataluña 2.431 soldados de caballería.

Fase inicial de la revuelta: Centelles (1687)[editar]

La suma de los elementos mencionados anteriormente - la crisis agraria unida a las cargas derivadas de la contribución militar, pues aquí se alojaba la compañía de Félix de Ballaró - unida a abusos del propio conde de Centelles sobre sus vasallos[2] - como el control de precios de alimentos básicos - dio lugar a que se presentasen quejas al virrey, el cual, parcial del conde, apresó por unos días a los síndicos locales - Josep Llavina y Enric Torres - que a él se dirigieron.

El traslado de más quejas locales al virrey, Diego Mesía de Guzmán-Dávila, marqués de Leganés, por parte de un diputado del brazo eclesiástico, Antoni Saiol y de un oidor del llamado brazo militar o nobiliario, Josep Ciges, hizo que éste procediera a la sustitución de ambos mediante real decreto de 18 de julio de 1687, acusados de incitación a la rebelión, junto a tres asesores. El resto de miembros de la Generalidad de Cataluña acató la decisión del representante del poder real en el principado, declarando que los cesados habían actuado a título individual.

En Centelles se negaron a seguir contribuyendo con la entrega de 24 reales diarios al capitán Ballaró,y el virrey procedió a primeros de octubre a enviar 600 soldados de infantería y 40 de caballería para someter a la población local. La llegada de las tropas el día 7 provocó un alzamiento armado, ante el cual, los soldados se retiraron. El propio virrey Velasco se desplazó hasta Granollers, acompañado de algunos miembros de la Generalidad, donde recibió una delegación local, que pidió disculpas, pero continuó negándose a pagar la contribución. Ésta actitud se fue generalizando en buena parte de Cataluña, como indica Feliu de la Penya en una carta a Pedro de Aragón: "el fuego en Centellas ha sido apagado pero las cenizas han sido escampadas por toda Cataluña" [3]

Los de Centelles consiguieron la adhesión de Tona y Vic, reuniendo una fuerza superior a la del ejército. En Barcelona, la Real Audiencia se planteaban si debía aconsejar retirar la caballería de la plana de Vic, realizar una incursión armada de mayor calado, o perdonar a los sediciosos, obviando sus faltas, resolviendo el capitán general, Oleguer de Montserrat, implorar a Leganés para que no procediera con mano dura.

Las autoridades no tomaron ninguna resolución, mientras que los campesinos procedieron a tejer una red de alianzas locales que se pondría en marcha en caso de amenaza.

Payeses a las puertas de Barcelona (1688)[editar]

En abril de 1688, un enfrentamiento entre un soldado y su hospedador, en el pueblo de Vilamajor, [4] fue la excusa para que la liga campesina se pusiera en marcha, movilizándose varios centenares de hombres hacia Mataró para obligar a la población local a que dejase de pagar la contribución militar. Juntándose gente de diversas poblaciones, se reunió un grupo de varios miles de hombres que se dirigió hacia Barcelona, con gritos de "Visca el rei i mori el mal govern" (Viva el rey y muera el mal gobierno)[5] congregándose frente a las murallas de Barcelona hacia el día 7. Su apabullante presencia, y las amenazas de incendiar casas de oficiales reales, les permitió que el memorial presentado fuera tomado en consideración, al contrario que las quejas de un año antes. Pedían:

  1. La restitución en sus cargos de los miembros de la Generalidad que habían sido en su día apartados de sus responsabilidades por haber cuestionado la gestión del virrey, y que defendieron las quejas de las poblaciones afectadas.
  2. Un perdón general
  3. Una revisión de las contribuciones militares

Aunque la Real Audiencia se opuso en un primer momento, aconsejaron al virrey que cediese en las peticiones, capitulando el día 10.

El marqués de Leganés recomendó al rey la restitución de los exmiembros de la Generalidad el 12 de mayo, siendo él mismo poco después sustituido debido a la mala gestión de la crisis por Juan Tomás Enríquez de Cabrera y Ponce de León, conde de Melgar.

Alteraciones antiseñoriales: extensión de la rebelión[editar]

Se produjeron en el verano de 1688 una serie de alteraciones contrarias al poder local en diversas poblaciones, contagiadas por el éxito de la rebelión de los barretines, severamente reprimidas en su mayor parte, la más conocida fue la "Revolta de les faves" (Revuelta de las habas) de Manresa, [6] pero también hubo altercados en Sabadell, Puigcerdà, Vilamajor, Berga, Sant Boi de Llobregat, Castelbó, Martorell y Cardona. [7] Pero lo que más temían las autoridades era un estallido en Barcelona. Al tiempo que la negativa a pagar las contribuciones militares se replicaba por diversas poblaciones. El duque de Villahermosa fue nombrado nuevo virrey hacia octubre, en sustitución de su antecesor, superado por los acontecimientos, iniciándose un proceso de detención y ajusticiamiento de incitadores a la rebelión.

De Centelles volvió a salir un nuevo cuerpo de hombres armados que se dirigió a Mataró, llegando allí el 26 de noviembre. La Diputación del General y el Consejo de Ciento financian y apoyan al virrey. En las poblaciones del Llobregat se formaron diversos cuerpos - en torno a 18.000 hombres - que rodearon Barcelona, produciéndose enfrentamientos con el ejército, que consiguió dispersar a los sediciosos. Se emitió un perdón general que excluía a diversos cabecillas, los cuales eran llamados a juicio. Se presentaron algunos de ellos, siendo perdonados.

La rebelión se dio por acabada con un perdón general emitido en marzo de 1690, si bien se continuaron publicando panfletos contra las contribuciones. El virrey intentó una nueva fórmula: obtener un donativo por parte de las ciudades, a lo que accedieron algunas donde predominaba la actividad manufacturera, pero en zonas agrícolas la resistencia al donativo fue constante. [8]

Consecuencias[editar]

El estallido de la guerra de los nueve años convirtió de nuevo a Cataluña en frente militar entre Francia y España, por lo que las reivindicaciones populares pasaron a un segundo plano. Si bien en 1690 se producirían nuevas protestas, [9] la prioridad a partir de ahí pasó a ser la defensa frente a las tropas francesas, que acabarían, no obstante, bombardeando Barcelona en 1697.

Algunos de los cabecillas de la revuelta fueron asesinados como en el caso de Antoni Soler, otros recibieron el indulto, alguno fue desterrado y otros emprendieron el camino del exilio, poniéndose al servicio del rey de Francia (Torres, Rocafort y Rocabruna).

Conclusiones[editar]

Como resumen, podemos decir que el alzamiento de los "Barretines" supuso una oposición popular contra la imposición de la autoridad real. A diferencia de la revolución de 1640, las autoridades locales se pusieron esta vez a favor de la monarquía. Podemos hablar por tanto de una insurrección popular, de carácter emimentemente socio-económico. Encontramos elementos que se repiten a lo largo de los tres años de revuelta: el rechazo a los alojamientos militares, las abusivas contribuciones de carácter militar y elementos anti señoriales en determinados momentos; también cabe destacar un enfrentamiento interno entre zonas eminentemente agrícolas a las que la plaga de langosta había dejado arruinadas y localidades manufactureras (Mataró, Moià, etc.) que salieron indemnes de este episodio. Este conflicto marcó probablemente la toma de posición de distinto signo según la localidad en el la posterior guerra de Sucesión. [10]

La relación de la revuelta con el término botifler[editar]

Durante la revuelta se usó en Centelles el término botiró para referirse a los soldados del rey. Los lingüistas Pere Labèrnia Esteller, Francesc de Borja Moll y Joan Corominas sostienen que la palabra botiró guarda la misma raíz (botir: "hinchar", "hincharse") que la palabra botifler usada durante la Guerra de Sucesión Española para referirse a los partidarios de Felipe V. Un origen que parece confirmar un documento de 1707 que afirma que la palabra botifler procedía de Vich. Así botiró y botifler, según el historiador Joaquim Albareda, "podrían tener la misma connotación de persona arrogante, presumida, orgullosa". [11]

Referencias[editar]

  1. Remeys per la matansa de la plaga de la llagosta, 1688
  2. "Memorial de la universidad, villa y término del condado de Centelles" original en castellano recogido en "Centelles contra el mal govern".
  3. Feliu de la Penya, Anales de Cataluña, p. 395.
  4. J. Dantí i Riu, "la revolta dels Gorretes a Catalunya (1687-1689)" Estudis de'història agrària, núm. 3, 1979.
  5. Fragmento de copla recogida por Joaquim Albareda en "Centelles contra el mal govern":

    Original
    Ab corns, veus y clamors
    dèyan: Mirau traydors,
    visca lo rey de España,
    muyra lo mal govern
    y vaja en lo infern
    qui lo regne enmaranya.

    Traducción
    Con cuernos, voces y clamores
    decían: mirad traidores,
    viva el rey de España
    muera el mal gobierno
    y váyase al infierno
    quien el reino enmaraña

  6. Llorenç Ferrer i Alós, "L'avalot de les faves a Manresa: un moment de la revolta de la terra a Catalunya el 1688", Recerques, núm. 11 pp. 125-135
  7. Henry Kamen, "Una insurrecció oblidada del segle XVII: l'alçament dels camperols catalans de l'any 1688", Recerques, núm 9, 1979, p. 19
  8. Albert Arnaus. "El camp català en armes: la revolta dels Barretines (1687-1689), Modilianum, núm. 19 p. 63
  9. Una multitud de 8.000 personas, según Kamen, se concentró fuera de las murallas de Barcelona, pero el Marqués de Villahermosa, al frente de cuatro compañías, los derrotó en tres combates sucesivos
  10. Albert Arnaus. "El camp català en armes: la revolta dels Barretines (1687-1689), Modilianum, núm. 19 p. 72.
  11. Joaquim Albareda Salvador. La Guerra de Sucesión en España (1700-1714). 2010, Ed. Crítica. pág. 176.

Bibliografía[editar]

  • Albareda i Salvadó Joaquim: "Els dirigents de la refolta pagesa de 1687-1689: de barretines a botiflers" Recerques, núm. 20. Barcelona, Curial, 1988, pp. 151-170.
  • Centelles contra el mal govern. L’inici de la revolta dels Barretines (1687)] Joaquim Albareda. Universitat Pompeu Fabra.
  • Albareda Salvadó, Joaquim (2010). La Guerra de Sucesión de España (1700-1714). Barcelona: Crítica. ISBN 978-84-9892-060-4. 
  • Arnaus Picañol, Albert: "El camp català en armes: la revolta dels barretines (1687-1689), Modilianum, núm. 19, Moià, desembre 1998.
  • Dantí i Riu, Jaume: "La revolta dels gorretes a Catalunya (1687-1689)", Estudis d'història agrària, núm. 3, Barcelona, Curial, 1979, pp. 79-99.
  • Ferrer i Alós, Llorenç: "L'avalot de les faves a Manresa: un moment de la revolta de la terra a Catalunya el 1688", Recerques, núm 11, Barcelona, Curial, pp. 125-135.
  • Kamen, Henry (1977). "A Forgotten Insurrection of the Seventeenth Century: The Catalan Peasant Rising of 1688", Journal of Modern History (University of Chicago Press) 49 (2): 210. doi:10.1086/241564
  • Dietaris de la Generalitat de Catalunya. Volum 8. Anys 1674 a 1689 Generalitat de Catalunya. 2003

Para la situación en Cataluña al inicio de la guerra con Francia:

--