Revolver Ocelot

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Revolver Ocelot es un personaje ficticio de la serie de videojuegos Metal Gear, creada por Hideo Kojima para Konami, basado en el actor Lee Van Cleef de la mítica película de Sergio Leone, El bueno, el feo y el malo. Es hijo de The Sorrow y The Boss. Su peculiar nombre, «Revolver», le viene de su predilección por este tipo de armas, con las cuales tiene gran maestría llegando inclusive a dispararle a objetivos ocultos al hacer rebotar las balas en determinados patrones. También es conocido como Shalashaska (que significa ‘prisión’ en ruso), ADAM o Adamska. Este último, bien podría ser su nombre real. Es revelado por él mismo en el último duelo a bordo del MIG en Metal Gear Solid 3: Snake Eater. En Metal Gear Solid, Vulcan Raven se refiere a él como «general Iván», pero ese no es su verdadero nombre, sino uno usado de modo despectivo en alusión a su supuesta nacionalidad (rusa). A lo largo de su vida, Ocelot trabajó como agente doble e inclusive triple trabajando para organizaciones como la KGB, GRU y la CIA (al final de Metal Gear Solid 3: Snake Eater, se revela que él era ADAM, el otro agente infiltrado en la organización de Volgin). Durante los eventos de Shadow Moses (MGS), Ocelot perdió su mano derecha cuando Gray Fox se la cercenó durante su enfrentamiento con Solid Snake la cual luego reemplazaría con el brazo derecho de Liquid Snake. Sin embargo aquello le jugó en contra ya que la voluntad de Liquid Snake aún vivía dentro de su brazo, haciendo que fuera poseído por Liquid Snake dando lugar a una nueva personalidad llamada Liquid Ocelot. Posteriormente formó Outer Heaven, compañía matriz de las cinco mayores PMC del mundo, mas tarde se descubrió que él mismo intentó introducirse la personalidad de Liquid Snake a su cuerpo a través de la hipnosis y las nanomáquinas, sin embargo, esto no funciono, y así decidió actuar como si hubiera sido así, esto para poder continuar y acabar la batalla contra los Patriots.

Historia[editar]

Operación SNAKE EATER

Su primera aparición en la saga Metal Gear (por orden cronológico en la historia del juego) fue en Metal Gear Solid 3: Snake Eater. Aquí se ve a un Revólver Ocelot muy joven, prácticamente novato en el arte de la guerra y muy leal a su patria rusa, aunque actúa como el comandante de la unidad Ocelot, trabajando para los rebeldes de "Volgin", de mala gana a veces, y actuando contra el actual presidente ruso "Kruschev" En realidad, todo es una tapadera: trabaja para la KGB como espía, y a su vez como agente secreto de la CIA.

Durante la operación SNAKE EATER, Ocelot trabajó como agente triple. Fue en primer lugar, un agente de los filósofos, enviado a Rusia para infiltrarse en el ejército del Coronel Volgin y robar el legado de los Filósofos para los Estados Unidos. Fue enviado bajo el nombre de ADAM por el Director de la CIA (DCI) para ayudar a Naked Snake en la misión de destruir a la Cobra Unit, destruir el Shagohod y eliminar a The Boss, al mismo tiempo de que trata de obtener el "Legado de los Filósofos" para la rama americana de Los Filósofos. Sin embargo, antes de que Ocelot se presentara a Snake, un espía chino apodado como EVA pretendida ayudar a Snake en su misión, mientras que en secreto tenía la misión de tomar el "Legado de Los Filósofos" para el gobierno Chino. Ocelot decidió mantener su identidad de ADAM como un secreto y ayudar Snake de manera sutil y secreta.

Su afición por los Spaghetti Western casi le cuesta la vida en dos enfrentamientos contra Naked Snake (Big Boss) durante la Guerra Fría al encasquillársele una bala, pues la pistola que usaba (pistola reglamentaria de las fuerzas rusas de aquella época) no correspondía con su forma de apuntar, cosa que nunca le pasaría con sus habituales revólveres en el resto de la saga, el Colt Single Action Army (revólver reglamentario de las fuerzas americanas en sus guerras civiles contra los confederados). También estuvo en serios apuros con uno de éstos, más adaptado a él y con grabados, pero sin tener en cuenta las balas del mismo (6 para un único tambor). Naked Snake le corrige recordándole que es otro revólver el que tiene 8 balas. Sin embargo, Big Boss (el "Gran Jefe") le perdonó la vida en ambas ocasiones: "Es demasiado joven" decía Big Boss, justo antes de que EVA le disparara con su Mauser C96. Pese a existir tambores preparados para no tener que recargar bala por bala, Ocelot prefiere recargar manualmente el arma, pues el olor a pólvora y la tensión que siente mientras recarga, le producen mucho placer.

Queda implícito por ciertas conversaciones y datos del juego, que Ocelot es hijo de The Boss y The Sorrow. Más tarde, Hideo Kojima, creador de la saga, lo confirmaría en un DvD documental.

Al final del juego, una conversación secreta entre Ocelot y el ICD revela que la rama americana de los filósofos sólo han adquirido la mitad del Legado, y que la KGB tiene la otra mitad.

San Jeronimo incident (Metal Gear Solid: Portable Ops)

En el decenio de 1970, durante el incidente de San Hieronymo, Ocelot había desarrollado un descontento con los filósofos debido a sus peleas internas, que había enfrentado a la CIA contra el Pentágono por el control del Legado. Ocelot finalmente decidió asesinar al ICD y tomar el control de todo el legado para sí mismo. A partir de esto se utilizó el legado para la fundación de "The Patriots". Después de los créditos, Ocelot habla con un hombre desconocido, (Metal Gear Solid 4: Guns of the Patriots reveló que este hombre es Major Zero, ya que el nombre se desconoce) en el teléfono. Ocelot habla de utilizar el "Legado de los Filósofos" para crear a The Patriots. Ocelot solicita que Big Boss participe junto con ellos (el y Major Zero) en su nuevo emprendimiento (The Patriots).

Metal Gear Solid

En Metal Gear Solid, con muchos más años a sus espaldas mejoró su técnica con el revólver, llegando hasta el punto de ser el mejor pistolero de la unidad FOXHOUND (soldados especiales encargados en misiones casi imposibles). Con los años su astucia se fue agudizando mientras su ingenuidad juvenil desaparecería. Tras un duelo contra Solid Snake, el Ciborg Ninja "Gray Fox" cercena su mano derecha, pero tras la muerte de Liquid Snake, se apoderaría del brazo de éste y se lo implantarían en París.

En Metal Gear Solid 2: Sons of Liberty vemos a un Revólver Ocelot obedeciendo a Los Patriots conocidos también como "La-Li-Lu-Le-Lo" y terminaría robando a Metal Gear Ray, propiedad de los marines americanos para hacer un ejército de Rays, con los que defender el centro tecnológico Arsenal Gear. En esta entrega del juego, Ocelot es mucho más serio y frío, casi inhumano. Sufre trastornos de doble personalidad, ya que el brazo de Liquid Snake intenta tomar posesión del cuerpo y la mente de Ocelot. Aún con este problema, sigue manipulando desde la oscuridad, hasta el punto de cambiar por completo el argumento del juego. En los combates, sigue usando su revólver (aunque tiene dos en realidad), el Colt Single Action Army.

No se sabe hasta que punto llegan sus manipulaciones en Metal Gear, pero se sabe que en la nueva entrega de Metal Gear Solid 4: Guns of the Patriots, el brazo de Liquid Snake toma por completo el control de Ocelot así convirtiéndolo en Liquid Ocelot. Muere por causa del nuevo virus Foxdie que Drebin inyecto en Solid Snake. Pero siguiendo la trama del juego, la información cambia, pues en el epílogo del Metal Gear Solid 4: Guns of the Patriots, Big Boss desmiente el control de Liquid sobre Ocelot, ya que éste último se hace pasar por Liquid Ocelot, todo ello para conseguir destruir a Los Patriots por medio de la destrucción de su sistema SOP en GW (la IA de Los Patriots).