Revolución del Petróleo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La revolución del petróleo (en valenciano «revolució del petroli» o «revolta del petroli») fue una revuelta obrera de carácter libertario y sindicalista que tuvo lugar en Alcoy, en julio de 1873.

Contexto[editar]

Durante la Primera República española, Alcoy era una de las pocas ciudades españolas donde la Revolución industrial había arraigado por su alta industrialización: la presencia de la industria papelera, textil y metalúrgica habían originado una fuerte subida demográfica y la consecuente implantación de un sistema de producción capitalista, introduciendo la mecanización y sustituyendo un considerable número de mano de obra. Esto provocó y motivó la aparición de varios movimientos importantes como el ludismo, que empezaron a destrozar las maquinarias como reivindicación y debido al impago del salario en defensa de la clase obrera.

La situación colocó a la ciudad de Alcoy al frente de los conflictos sociales en esta época, a causa del malestar de los obreros, que se organizaron y fueron los pioneros en establecer la Primera Internacional de los Trabajadores (AIT) en España. Otras revoluciones proletarias iban surgiendo por toda España, pero la más significativa fue la «revolución del petróleo», unas jornadas en las que los obreros llegaron a dominar la ciudad en julio de 1873 en el transcurso de una huelga general que llegó a ser un verdadero motín contra el alcalde republicano Agustí Albors (más conocido como el Pelletes). Durante la revolución, Albors ordenó disparar sobre los manifestantes y estos se defendieron asaltando el ayuntamiento, asesinándolo a él y encerrando al resto de la corporación municipal en el edificio.

Acontecimientos[editar]

La ciudad se declaró independiente y estuvo gobernada del 9 al 13 de julio de 1873 por el Comité de Salud Pública presidido por Severino Albarracín. Los manifestantes reivindicaron una serie de mejoras salariales y la reducción de la jornada laboral. Finalmente, la revuelta acabó con la intervención del ejército federal y la ocupación militar de la ciudad, duras represalias para los revolucionarios y prácticamente ninguna mejora para la clase trabajadora. Fueron juzgados más de 600 obreros, incluso menores de entre 12 y 17 años. Muchos de los acusados fueron condenados a muerte.

Estas jornadas rompieron los pactos de colaboración entre republicanos y anarquistas, y dieron pie a que los marxistas criticaran a los anarquistas que dirigían el movimiento obrero. A partir de este momento, la clase trabajadora empezó a auto organizarse, ayudándose de ciertas facciones de la Iglesia Católica. Se crearon diferentes organismos e instituciones: escuelas profesionales católicas , círculos de obreros católicos, cajas de ahorros como el Monte de Piedad (1875). Y especialmente, el movimiento obrero se organizó en torno a la sección española de la AIT, con un fuerte carácter socialista, ateo y anarco-sindical.

Se denomina «revolución del petróleo» porque los obreros se bebían el petróleo y lo usaban como lubricante, desesperados ante las condiciones de vida, llevaban como estandartes grandes antorchas untadas con petróleo y durante unos días, según las fuentes, toda la ciudad olía a petróleo.

Cultura popular[editar]

La escritora Isabel-Clara Simó en su novela Julia (1983) narra la historia de Júlia, una chica que se ve obligada a trabajar en una fábrica textil de Alcoy después de morir su padre en prisión a causa de haber participado como obrero en la revolta del petroli.

Véase también[editar]

Bibliografía y referencias[editar]

  • Fondo documental de la Biblioteca Arús
  • Pere Gabriel. Socialisme, lliurepensament i cientifisme (1860-1890). Edic. 62, Barcelona.

Enlaces externos[editar]