Viva (revista)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Revista viva»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Viva (revista)

Viva.png
Logo de la Revista Viva (1994-2006)

País

Flag of Argentina.svg Argentina

Idioma

Español

Categoría

Información General

Circulación
Frecuencia

Semanal

Circulación

Nacional

[editar datos en Wikidata]

Revista Viva (ex Clarín Revista) es un suplemento dominical en castellano lanzado por el diario argentino Clarín el día 19 de junio de 1994 (20 años).[1] En su primera portada se exhiben como protagonistas a los argentinos Julio Bocca (bailarín) y Valeria Mazza (modelo).

Secciones[editar]

Desde sus inicios la revista Viva se ha consagrado por reflejar los acontecimientos socio-culturales más relevantes de la Argentina y del mundo. Con la premisa de comunicar e informar, la propuesta dominical del Diario Clarín recurre a las diversas áreas del campo periodístico. De esta forma puede contar realidades y anticipar tendencias de la política y la economía, la historia y la sociedad, la ciencia, la tecnología y la ecología, el deporte, la cultura y el espectáculo.

Sus páginas también ceden espacio a aspectos cotidianos y comerciales como la moda, con producciones fotográficas semanales, y cuatro números especiales dedicados a cada estación. Para complementar, desde 2004 hasta 2011, contó con la participación de la modelo Valeria Mazza.

Apartando la moda, Viva también se dedica a promocionar otros mercados como el diseño y la decoración, los productos de salud y belleza, las opciones de bazar, shows y eventos. Este semanario cuenta además con un rincón dedicado exclusivamente a la cocina. La sección culinaria contaba con la chef Narda Lepes (hasta 2014) y la popular cocinera y escritora Blanca Cotta (aún en la revista), desplegando un mix de opciones clásicas y modernas. La ex-Clarín Revista también se dedica a editar especiales con temáticas singulares, por lo general con objetivo de venta (vinos, relojes, fitness, gourmet, entre otros).

En su interior la revista contó con secciones memorables como Infografía (le valió numerosos premios locales e internacionales); El Reportaje Atrevido (pícaras entrevistas del inolvidable periodista Jorge Guinzburg); El Diario Íntimo de Matías (la página de humor de Sendra, hoy en el cuerpo del Diario Clarín); Persona a Persona (antes llamada Hola! y luego Dicho & Hecho); Horóscopo (los signos del zodiaco, revisados por la astróloga Sonia Larsen); Según pasan los años -después Lo que el tiempo se llevó- (cada siete días un famoso es expuesto en esta suerte de "máquina del tiempo"); Pensamiento (reflexiones filosóficas sobre diversos problemas); Bajo Fuego (entrevistas sin concesiones) y Plaza de papel (juegos de ingenio para los más pequeños). Desde su irrupción, la revista cambió de formato en seis oportunidades, comenzando en 1998[2] y continuando en los años 2003,[3] 2006,[4] 2009,[5] 2011[6] y en 2014.[7]

Colaboraron para Viva firmas notables del ámbito intelectual y profesional como Beatriz Sarlo, Rosa Montero, Paulo Coehlo, Vicente Battista, Fernando Savater, Martín Caparrós, Marcelo Birmajer y Tamara Di Tella, entre otros. En 2006 incluyó un consultorio sexual atendido por la sexóloga Alessandra Rampolla. En la actualidad escriben el periodista Pietro Sorba, el Dr. Elias Norberto Abdala, el neurólogo Facundo Manes, el historiador Felipe Pigna y el psicoanalista José Eduardo Abadi. La cuota de humor gráfico que supo tener en su época más celebrada fue aportada por un grupo prestigioso: Roberto Fontanarrosa (con Inodoro Pereyra), Quino, y Caloi. Durante un periodo fugaz la revista reprodujo chistes del ilustrador Jordi Labanda. Desde 2010, hasta 2014, publicó la tira familiar Tiburcio, a cargo de Diego Greco y Alejo Valdearena. Ahoran prestan su talento y su gracia los dibujantes Bernardo Erlich y Darío Adanti.

Formato[editar]

Sí hay una característica sobresaliente en Viva es su versatilidad. Todavía sorprende como semana a semana las diferentes historias que presenta son integradas en un solo ejemplar. Tampoco quedan atrás sus portadas, con diseños llamativos y fotografías de alto impacto. En ellas desfilaron personajes locales como Adrián Suar, Charly García, Susana Giménez, Araceli González, Gabriel Batistuta, César Milstein, Adolfo Bioy Casares, etc. También figuraron extranjeros como Clint Eastwood, Antonio Banderas, Mike Tyson, John Lennon, Kate Moss, Marilyn Monroe, Bill Gates, Hillary Clinton y Ray Bradbury, entre otros.

Con la aparición de Viva en los años '90, se impone con éxito un estilo renovado y revolucionario de revista dominical. La gráfica de esta revista, dentro del contexto temporal en que se había desarrolado, era bastante moderna y por demás atractiva. La novedad de esta propuesta, con respecto a su antecesora, fue su manera fiel de mostrar al mundo y a la Argentina sin caer en el golpe bajo, ni tampoco adornarlos. En la primera etapa de la revista convivían armoniosamente tramas delicadas -periodismo de investigación- con alegres reportajes. Con el objetivo primordial de ofertar periodismo de investigación en un formato nuevo, descontracturado y liviano, la publicación se convierte en sinónimo de argentinidad en la última década del siglo XX. En diciembre del año 1999, con la excusa de recibir al ansiado 2000, lanza gratuitamente un álbum fotográfico titulado Argentinos: Retratos de fin de siglo (ver "Especial...").[8] [9] En aquél especial fotorreporteros y grandes escritores de Argentina colaboraron para intercalar bellas imágenes de personajes representativos del país (políticos, famosos, inmigrantes, marginados, intelectuales, etc.) con diez cartas destinadas a lectores del futuro. La icónica producción que demandó más de un año se transformó posteriormente en una muestra en el extranjero.[10]

En la actualidad Viva mantiene algo del prestigio ganado debido a su variedad periodística y su posición poco sesgada respecto a la ideología del diario Clarín, muy marcada en los últimos años. Pero, a pesar de los puntos a favor, en el presente exhibe ciertas fallas. El número de páginas, comparado a los ejemplares de mediados de la década pasada, se reduce a una cantidad que no supera las 74 carillas por semana, exceptuando las ediciones especiales y, en ciertas ocaciones, llega a las 82 páginas. Sus secciones se publican de forma inestable (cómo "Los elegidos de los famosos", "Bazar" y el "Consultorio Jurídico"), y la parte destinada a los lectores está reservada a unos pocos (por lo general repiten un lector -de dos a cuatro veces- de forma consecutiva, junto a otro cuyas cartas no han sido publicadas con anterioridad). Por último sorprende la discontinuidad de la sección "Plaza de Papel", que se venía publicando desde 1990 en la revista de Clarín y luego en Viva, y el cese de la tira "Tiburcio", que ha ganado mucho público con el pasar de los años, y que sin previo aviso y explicación alguna, fue retirada de la revista. También la revista es criticada por el número de publicidades que presenta cada ejemplar.

Notas y referencias[editar]