Retruécano

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

En retórica, un retruécano (o conmutación), dentro de las figuras literarias, es una de las figuras de repetición. Consiste en un quiasmo al que se le ha añadido también el cruce de las funciones sintácticas de los términos implicados. En otras palabras, el retruécano es la reorganización diferente de los elementos de una oración en otra oración subsiguiente, en la que se invierte la posición de los términos que se repiten, de manera que el sentido de la segunda oración contraste con el de la primera.

Por ejemplo, «hay muchos que siendo pobres merecen ser ricos, y los hay que siendo ricos merecen ser pobres.» (Quevedo). En este ejemplo tenemos, en primer lugar, el quiasmo que consiste en el intercambio de posición en el texto de los términos pobres y ricos; pero, en este caso, se habla de retruécano porque, además, las funciones sintácticas también han sido cruzadas: en su primera aparición, ricos es el atributo de ser; pero en la siguiente frase, el atributo pasa a ser pobres.

Ejemplos[editar]

"Muchos de los que viven merecen la muerte.

Muchos de los que mueren merecen vivir.

¿Puedes devolver la vida?"
J. R. R. Tolkien

Si tu vida fuera mi vida moriría de pena

No me acuerdo, pero no es cierto. Y si es cierto, no me acuerdo.

No me acuerdo hoy
Los Tres, No es cierto (fragmento)

Otros ejemplos:

  • «Hay grandes libros en el mundo, y grandes mundos en los libros».
  • «Yo me río en el baño y yo me baño en el río».
  • «Voy a prenderme fuego sin llamas, ahora que no me llamas ni para pedirme fuego».
  • «Pensar tanto en ti en la vida, es como la vida soñando solo contigo».
  • «Muchas vueltas da la vida, las vueltas dan mucha vida».
  • «Voy de palabras con cuerpo a tu cuerpo sin palabras».
  • «Si no hay contrato, no hay garantía; si no hay garantía, no hay contrato».
  • «Mujer eres llamarada/ llamarada eres mujer».
  • No sabía ya si nuestra tropa «era un animal que quería ser muchos, o muchos animales que querían ser uno».
  • «No es lo mismo la tormenta se avecina, que la vecina se atormenta».
  • « Quien no vive para servir, no sirve para vivir ».

Sobre cómo analizar e interpretar este tipo de creaciones[editar]

Son unos cuantos los "aforismos" que utilizan el retruécano, jugando con la polisemia y la homofonía de algunas palabras, y sin descuidar tampoco la semántica y la etimología de cada término.

De ese modo se manejan vocablos, conciliando conceptos antitéticos e incluso antinómicos, y frecuentemente alternando entre reflexiones humorísticas (del tipo, por ejemplo, de las usadas por Woody Allen y Juan Verdaguer) y reflexiones trágicas (Sofocles, Euripides), sin olvidar que estas sentencias siempre vehiculan conceptos y mensajes profundos.

Referencias y notas[editar]