Resistencia civil

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Moscú, 19 de agosto de 1991: Boris Yeltsin, Presidente de la República Socialista Federativa Rusa Soviética, parado arriba de un tanque de guerra frente al edificio del Consejo de Ministros soviéticos mientras lee una proclama alentando a la población a resistir el intento de golpe de estado. Dos días después, luego de una masiva resistencia civil, el golpe, que había tenido por objetivo restaurar el antiguo sistema comunista, colapso. La Unión Soviética se auto disolvió en diciembre de 1991. Foto: www.kremlin.ru

El término resistencia civil, junto con el término "resistencia noviolenta", son utilizados para describir acciones políticas que se basan en el uso de métodos noviolentos por parte de grupos de civiles para desafiar a un poder, fuerza, política o régimen en particular.[1] La resistencia civil opera mediante el llamado y desafío al adversario, mediante la presión y la coerción noviolenta (presión psicológica y simbólica): involucrando acciones sistemáticas para debilitar las fuentes de poder del adversario para obligarle a negociar o retirarse del poder político. Entre las formas de acción se encuentran la inmensa mayoría de los métodos descritos por Gene Sharp: persuasión y protesta (discursos, entierros simbólicos, demostraciones, vigilias y peticiones); múltiples formas de no-cooperación política, económica y social (huelgas, boicots, trabajo lento, desobediencia social-simbólica, presión sobre funcionarios, hostigamiento a políticos, etc.), así como formas de acción o intervención directas noviolentas (huelga de hambre, crear medios alternativos de transporte, obstrucción a las autoridades, juicios públicos a las autoridades, creación de instituciones paralelas y alternativas, jiu-jitsu moral y político, desobediencia civil y gobierno paralelo, entre otras). Las motivaciones de los movimientos de resistencia civil se relacionan con la relación entre ciudadanía-Estados, entre razón ciudadana y razón de estado, con el desarrollo o la falta de libertades y derechos en una sociedad. Esta resistencia civil de masas puede interpretarse y usarse en un sentido mecanicista, como parte de un juego de poderes y contrapoderes entre ciudadanía e instituciones (más o menos carentes de legitimidad democrática) para ampliar o consolidar espacios de libertad y derechos muy concretos (defensa de lo público, del estado del bienestar, de los derechos humanos, etc.), o de manera más ética como defensa de valores humanos imprescriptibles y derechos inalienables que los resistentes identifican con sus movilizaciones noviolentas como parte de un acervo cultural de los principios de la noviolencia (ahimsa, humanizar a la humanidad, derechos humanos, dignidad de los pueblos), en este último sentido la resistencia civil se acercaría y se identificaría con la forma de lucha satyagraha de Gandhi, no sólo instrumentos de lucha sino convencimiento ético, capacidad transformadora de los conflictos (conversión) y apuesta por una lucha constructiva y emancipadora de lo humano. Aunque ha habido muchísimos casos de resistencia civil a lo largo de la historia, tenemos más conocimiento y más estudios sobre la edad contemporánea, tanto en contra de gobernantes tiránicos-dictatoriales (Filipinas, Sudáfrica, Myanmar, Serbia, etc.), como contra regímenes coloniales (India, Argelia, etc.), como gobiernos con sistemas democráticos (lucha de la minoría negra en Estados Unidos de Norteamérica, luchas en Irlanda del Norte, Mayo de 1968 en Europa, etc.).[2] El fenómeno de resistencia civil a menudo se encuentra asociado con avances parciales o reajustes dentro de los sistemas de democracia.[3]

Ejemplos históricos[editar]

La resistencia civil es un fenómeno que se ha presentado en diversos ámbitos a lo largo de la historia reciente del hombre. Adam Roberts y Timothy Garton Ash en su libro Resistencia Civil y Política del poder: La experiencia de las acciones no violentas desde Gandhi hasta la actualidad incluyen relatos de numerosos ejemplos históricos de relevancia que ellos califican de resistencia civil.[4] Estos casos estudio, tanto exitosos como fallidos comprenden:

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Ejemplos en cuanto al uso de la expresión "resistencia civil" son Erica Chenoweth y Maria J. Stephan, Why Civil Resistance Works: The Strategic Logic of Nonviolent Conflict, Columbia University Press, New York, 2011; Howard Clark, Civil Resistance in Kosovo, Pluto Press, London, 2000; Sharon Erickson Nepstad, Nonviolent Revolution: Civil Resistance in the Late 20th Century, Oxford University Press, New York, 2011; Michael Randle, Civil Resistance, Fontana, London, 1994; Adam Roberts, Civil Resistance in the East European and Soviet Revolutions, Albert Einstein Institution, Massachusetts, 1991.
  2. This is abstracted from the longer definition of "civil resistance" in Adam Roberts, Introduction, in Adam Roberts and Timothy Garton Ash (eds.), Civil Resistance and Power Politics: The Experience of Non-violent Action from Gandhi to the Present, Oxford University Press, 2009, pp. 2-3. Ver tambien la definicion breve en Gene Sharp, Sharp’s Dictionary of Power and Struggle: Language of Civil Resistance in Conflicts, Oxford University Press, New York, 2011, p. 87.
  3. Vease por ejemplo el informe de Peter Ackerman, Adrian Karatnycky y otros, How Freedom is Won. From Civil Resistance to Durable Democracy, Freedom House, New York, 2005 [1]
  4. Adam Roberts and Timothy Garton Ash (eds.), Civil Resistance and Power Politics: The Experience of Non-violent Action from Gandhi to the Present, Oxford University Press, 2009. Incluye capítulos de especialistas en los distintos movimientos.

Bibliografía[editar]

Otras obras relacionadas con este tema

Enlaces externos[editar]