Rescate del recién nacido

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El Rescate del recién nacido o Pidión HaBén, (en hebreo פדיון הבן, pidión habén) es un ritual del judaísmo en el cual el varón primogénito es rescatado de sus obligaciones sacerdotales por un Kohen.[1]

Referencias bíblicas[editar]

Esta ceremonia tiene lugar cuando el bebé tiene por lo menos 31 días de edad, y consiste en "comprarlo de nuevo de un Kohen". (Números 18:15).[2] De acuerdo con la tradición judía, la intención de Dios para el primogénito de cada familia judía era la de ser un Kohen (Éxodo 13:1-2, Éxodo 24:5). Sin embargo, durante el incidente del Becerro de oro en el cual la Tribu de Levi fue la única que no se unió al acto, Dios decretó que el primogénito de cada familia perdería su estatus de "Kohen" – y de entonces en adelante todos los Kohanim provendrían de la tribu de Levi. (Números 3:11-12). Entonces, ya que el primogénito es técnicamente un "Kohen" cuyo potencial no puede ser realizado, debe que ser sustituido por un Kohen de la tribu de Levi. Esto se logra por medio del padre del bebé ofreciendo al Kohen cinco monedas de plata.

Condiciones[editar]

Para poder llevarse a cabo el rescate del recién nacido, deben cumplirse las siguientes condiciones:

  • La madre es judía, y es su primer parto.
  • El bebé nació por parto natural.
  • La madre no ha tenido abortos de ningún tipo antes de este nacimiento.
  • El padre del bebé no es un Kohen o un Levi, y el padre de la madre no es un Kohen o un Levi.
  • Como estas condiciones aplican para todo hijo que "abra el vientre materno",[3] un Pidión HaBen también podría ser necesario en caso de un segundo matrimonio del padre.

Ritual[editar]

  • Buscar un Kohen en la comunidad.
  • Obtener cinco monedas de plata, que contengan aproximadamente 110 gramos de plata.
  • La ceremonia se efectúa cuando el bebé tiene 31 días de edad. Si el día 31 es Shabat, la ceremonia se celebra el día siguiente.
  • La ceremonia se celebra en el contexto de una comida festiva; en algunas comunidades, el bebé suele ser presentado en una bandeja de plata decorada con joyas.
  • La ceremonia concretamente es la siguiente: El padre atestigua el hecho de que este es, en efecto, su primogénito. El Cohen entonces le pregunta al padre: "¿Qué prefieres, darme a tu primogénito o redimirlo?" (Se trata realmente de una pregunta retórica, porque la Torá requiere que el padre redima al hijo).

El padre dice a continuación, las siguientes dos bendiciones:

  • Baruj atá Ado--nai, Elo--henu Mélej haolám, asher kidshanu bemitzvotav, vetzivanu al pidión HaBen (Bendito eres tu, señor nuestro Dios, rey del universo, quien nos santificó con sus preceptos, y nos instruyó acerca de la redención de un hijo).
  • Baruj atá Ado--nai, Elo--henu Mélej haolám, shejeianu vekimanu veiguianu lazmán hazé (Bendito eres tú, señor nuestro Dios, rey del universo, quien nos ha mantenido con vida, nos ha sostenido, y nos trajo a este momento).

El padre entrega entonces las monedas al Kohen, el cual luego bendice al niño y recita una bendición sobre una copa de vino.


Referencias[editar]

  1. Pidion HaBen. Jabad.com
  2. Pidión HaBen. AishLatino.com
  3. Pidión HaBen. SerJudio.com