Renta fija

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Los instrumentos de inversión de renta fija son emisiones de deuda que realizan los estados y las empresas dirigidos a un amplio mercado. Generalmente son emitidos por los gobiernos y entes corporativos de gran capacidad financiera en cantidades definidas que conllevan una fecha de expiración.

La renta fija funciona exactamente igual que un préstamo bancario, pero tiene algunas particularidades:

  • Los prestamistas son una gran cantidad de inversores, que se denominan obligacionistas.
  • La deuda se representa mediante títulos valores negociables en el mercado de valores, por lo que el inversor puede acudir al mercado y vender su participación para recuperar su inversión rápidamente.

A cambio de prestar su capital, los inversionistas reciben un interés cada determinado tiempo, aunque de hecho es más complicada la determinación de la tasa de ganancia de este tipo de instrumentos dado que se requiere calcular mediante fórmulas matemáticas y financieras que se refieren a la compra de dichos instrumentos mediante un descuento que ofrece el mercado. Una vez hecha la adquisición de dichos instrumentos con descuento, el instrumento se podrá ofrecer a un precio más elevado.

Activos de renta fija[editar]

Los activos de renta fija son instrumentos representativos de una deuda que otorga al propietario unos derechos que serán satisfechos por el emisor en el futuro, su característica más relevante es que su rentabilidad, obtenida por el cobro de intereses, está determinada para toda la vida de la emisión, lo que no significa que siempre el tipo de interés sea fijo o constante a lo largo de toda la vida del activo.[1]

Se puede distinguir activos de renta fija que obtienen su rentabilidad de forma explícita, cuando los activos reciben un interés periódico, denominado cupón; y activos de renta implícita como pueden ser los bonos y obligaciones, cupón cero o las letras del tesoro y los pagarés de empresas en los que el rendimiento se genera por la diferencia entre el precio de adquisición y el precio de amortización del título.[1]

Riesgo de la renta fija[editar]

El término fija, se refiere al plazo de vencimiento de las obligaciones y no al precio, que está sujeto a las oscilaciones del mercado aunque no tan pronunciadas como sucede con las acciones. La variación en los tipos de interés y en el riesgo credíticio de las empresas (rating) provoca oscilaciones en el valor de las obligaciones.

La característica fundamental de este tipo de valores es que se conceden como una deuda de las instituciones hacia los inversores, es decir, que tienen un fuerte respaldo financiero para quien los adquiere. Aunque el riesgo de oscilación del precio existe, el inversor puede optar por mantener la deuda hasta su vencimiento, recibiendo la rentabilidad acordada en la emisión.

Referencias[editar]

  1. a b Miguel Ángel San Millán Martín La renta fija. Valoración y gestión de carteras de renta fija [1]

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]