Renta feudal

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda


La renta feudal, en terminología del materialismo histórico, es el mecanismo de coerción extraeconómica por el que los estamentos o clases privilegiadas (nobleza y clero) obtienen el excedente de la producción del campesinado en el modo de producción feudal.

La renta feudal puede obtenerse en forma de prestaciones de trabajo (corveas francesas o sernas castellanas), que el siervo tiene que cumplir en la reserva señorial), en especie (porcentajes sobre la cosecha, como el diezmo a pagar a la Iglesia) o dinero (de muy escasa circulación durante la Alta Edad Media). En cualquier caso, la justificación para el cobro no es tanto la propiedad de la tierra (que es un término muy confuso en un contexto jurídico, como el feudal, en que todos los agentes disponen de algún derecho sobre ella) sino de la posición social predominante de nobleza y clero, justificada ideológicamente (orden social perfecto de oratores, bellatores y laboratores) y mantenida por la violencia constante de las invasiones, guerras y situación de frontera.

Mientras que el interés económico del siervo (o cualquier forma jurídica de campesino sometido a régimen señorial) es aumentar la producción en su propio beneficio, el interés del señor es intentar impedir la existencia de ese beneficio, localizando cualquier forma de excedente productivo para situar un impuesto, carga feudal o derecho señorial de cualquier tipo sobre él, (bien sea por derecho de paso, pontazgo, portazgo, monopolio señorial de molino, tienda, taberna, roturación, utilización de bosques, montes, prados, dehesas, ríos, caza...) en un etcétera que no tiene más límite que la imaginación y la capacidad de ejercer la coerción extraeconómica, puesto que no se basa en ningún tipo de mercado libre que recompense a cada factor de la producción como en el capitalismo.

La renta feudal no se acumula en forma de capital, sino que se atesora o se consume. Cualquiera de los dos usos que se dé, contribuye al mantenimiento del predominio social de los detentores de la renta, y dificulta la acumulación originaria de capital que necesita el capitalismo. No obstante, la redistribución de la renta feudal, mediante el consumo suntuario, hacia la burguesía urbana de artesanos o mercaderes, permite que en ese espacio urbano y en las rutas del comercio a larga distancia nazca un capitalismo incipiente durante la Baja Edad Media (transición del feudalismo al capitalismo).

Véase también[editar]

Bibliografía[editar]

  • DUBY, Georges (1976). Guerreros y Campesinos. Desarrollo inicial de la economía europea (500-1200). Madrid: Siglo XXI. ISBN 8432302295. 
  • FOURQUIN, Guy (1977). Señorío y feudalismo en la edad media. Madrid: EDAF. ISBN 8471663473. 
  • VALDEÓN, Julio; SALRACH, José María; ZABALO, Javier (1987). Feudalismo y consolidación de los pueblos hispánicos. Barcelona: Labor. ISBN 8433594249.