Rendición incondicional

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Rendición incondicional es una rendición sin condiciones, en la que no se dan garantías a la parte que se rinde. En los tiempos modernos la rendición sin condiciones incluyen a menudo las garantías proporcionadas por el Derecho internacional. Anunciando que la rendición incondicional es aceptable ejerce, supone también una presión psicológica sobre un adversario más débil. Tal vez la rendición incondicional más notable fue la de las potencias del Eje en la Segunda Guerra Mundial.

Ejemplos[editar]

Guerra de Secesión (América)[editar]

El uso temprano más famoso de la frase se produjo durante la Batalla de Fort Donelson en el año 1862 en el transcurso de la Guerra Civil Americana. El General de Brigada Ulises S. Grant del Ejército de la Unión recibió una solicitud de términos del oficial al mando de la fortaleza, el general de brigada confederado Simón Bolívar Buckner. La respuesta de Grant fue que "No hay términos; solamente la incondicional e inmediata entrega puede aceptarse. Y me propongo pasar de inmediato a su obra". Cuando las noticias de la victoria de Grant victoria, uno de los primeros de la Unión en la Guerra Civil-fuese recibido en Washington D. C. y la prensa lo remarcará, el ( Presidente Abraham Lincoln aprobó) que las dos primeras iniciales de Ulysses S. Grant (Ulysses Simpson Grant, "U.S.", fuera sinónimo de "Unconditional Surrender" (Rendición incondicional), que más tarde se convertiría en el apodo de "United States".

Sin embargo, con posterioridad, las rendiciones a Grant no fueron incondicionales. Cuando Robert E. Lee entregó su Ejército de Virginia del Norte en Appomattox Court House en el año 1865, Grant accedió a permitir a los hombres bajo el mando de Lee para volver a sus casas en libertad condicional y mantener sus armas de mano y los caballos particulares. Términos generosos también se ofrecieron a John C. Pemberton en Vicksburg y (el subordinado de Grant, William Tecumseh Sherman) a Joseph E. Johnston en Carolina del Norte.

Grant no fue el primer oficial y el único en la Guerra Civil en utilizar este término. El primer caso se produjo cuando el general de brigada Lloyd Tilghman pidió condiciones de rendición durante la Batalla de Fort Henry. El oficial de bandera Andrew H. Foote respondió: "no señor, su entrega será incondicional". Incluso en "Fort Donelson", cuando el primer mensajero se acercó a la Confederación el General de Brigada Charles F. Smith, subordinado de Grant, para los términos de la rendición, Smith declaró: "no voy a admitir ningún término con los rebeldes con armas de fuego en sus manos, mis condiciones son la rendición incondicional e inmediata". El mensajero paso junto a Grant, pero no hay evidencia de que la decisión de Foote o de Smith influyeran en Grant más tarde en ese día. En el año 1863 Ambrose Burnside obligó a una incondicional [Batalla de Cumberland Gap (1863) | entrega del Cumberland Gap]] y de 2.300 soldados de la Confederación[1] y en el año 1864 el General Gordon Granger obligó a una rendición incondicional del Fort Morgan.

Guerra Civil Española[editar]

La Guerra Civil Española finalizó con la rendición incondicional de las fuerzas republicanas a comienzos de 1939 tras el Golpe de Casado. Pese a que Casado solicitó condiciones y que se respetasen las vidas de los combatientes, el general Francisco Franco se negó a otorgar ninguna condición ni a aceptar ningún acuerdo que no fuese una rendición completa sin condiciones por parte de la Segunda República Española.

Segunda Guerra Mundial[editar]

El uso del término se retomó durante la Segunda Guerra Mundial en la Conferencia de Casablanca cuando el presidente estadounidense Franklin D. Roosevelt surgió con los otros Aliados y la prensa como el objetivo de la guerra contra las Potencias del Eje de Alemania, Italia y Japón.[2] El término también fue utilizado al final de la Segunda Guerra Mundial, cuando Japón se rindió a los Aliados. Tanto Winston Churchill como Stalin desaprobaron la exigencia de rendición incondicional, al igual que los funcionarios estadounidenses del más alto nivel (excepto el General Dwight D. Eisenhower). Se ha estimado que contribuyó a prolongar la guerra en Europa a través de su utilidad para la propaganda interna alemana que se utilizó para animar a una mayor resistencia contra los ejércitos aliados, y su efecto supresor del movimiento de Resistencia alemana al nazismo, incluso después de un golpe de Estado contra Adolf Hitler:

"los alemanes - y en particular los generales alemanes - que podrían haber estado a punto de lanzar otro atentado contra Hitler, y fueran capaces de realizarlo, se les disuadía de hacer el intento por la incapacidad para extraer de los aliados cualquier tipo de garantía de que tal acción podría mejorar el trato dispensado a su país."[3]

También se ha argumentado que sin la demanda de rendición incondicional Europa Central no podría haber caído tras el Telón de acero.[3]

Rendición a discreción[editar]

En la guerra de asedio, la exigencia de entrega incondicional de la guarnición a los sitiadores tradicionalmente se expresa como "rendición a discreción". Por ejemplo, en el sitio de Stirling durante el 1745 Rebelión Jacobita en el año 1745:

Carlos Eduardo Estuardo, acto seguido, envió un mensaje verbal a los magistrados, requieriendo de manera instantánea la entrega la ciudad pero a su solicitud, ellos obtuvieron hasta diez en punto de ll día siguiente para preparar sus mentes. El mensaje fue tomado en consideración en una reunión pública de los habitantes, y debatido con ansiedad. La mayoría de ellos llegaron a la resolución de que era imposible defender la ciudad con un puñado de hombres en el interior y dos diputados fueron enviados a Bannockburn, el cuartel general del ejército Highland, que se ofrecieron a entregar el acuerdo, afirmando que, en lugar de rendirse a discreción, si fuera necesario, se podría defender la ciudad hasta el último extremo. Después de una negociación, que ocupó la mayor parte del martes, los siguientes términos de la capitulación fueron acordados: ...[4]

También fue visto en la Batalla de El Álamo, cuando Santa Ana pidió a Jim Bowie y a William B. Travis la rendición incondicional. A pesar de que Bowie quiso rendirse incondicionalmente, Travis se negó, tomando represalias con el disparo de un cañón contra el ejército de Santa Anna, y escribió en sus despachos finales:

El enemigo ha exigido una rendición a discreción de lo contrario la guarnición será pasada a cuchillo, si la fortaleza es tomada. — He respondido a su demanda con un disparo de cañón, y nuestra bandera con orgullo aún ondea en los muros— Yo nunca me rendiré o retrocederé (y fueron pasados a cuchillo de oreja a oreja por los Mexicanos y sus cadáveres quemados durante tres dias).[5]

La frase "rendición a discreción" se sigue usando en los tratados, por ejemplo, el Estatuto de Roma, que entró en vigor el 1 de julio del año 2002, especifica en "crímenes de guerra del artículo 8, párrafo 2.b" que:

Otras violaciones graves de las leyes y usos aplicables en los conflictos armados internacionales, dentro del marco establecido del derecho internacional son, a saber, cualquiera de los siguientes actos:

...
(vi) Matar o herir a un enemigo que haya depuesto las armas o sin medios con los cuales defenderse, que se haya rendido a discreción;[6]

Esta redacción en el Estatuto de Roma se toma casi palabra por palabra del artículo 23 del IV Convenio de La Haya del año 1907 Las leyes y costumbres de la guerra en tierra: "...está particularmente prohibido - ... Dar muerte o herir a un enemigo que haya depuesto las armas, o sin medios de defensa, que se haya rendido a discreción ",[7] y es parte de la costumbre de las Leyes de guerra.[8]

Váse también[editar]

Notas y referencias[editar]

  1. Burnside's Official Report
  2. See Chapter 9 of Thomas Toughill's "A World To Gain" (Clairview Books, 2004)for a detailed examination of how Roosevelt's policy, of which Churchill knew nothing in advance, came to be adopted at the Casablanca Conference.
  3. a b Michael Balfour, "Another Look at 'Unconditional Surrender'", International Affairs (Royal Institute of International Affairs 1944-), Vol. 46, No. 4 (Oct., 1970), pp. 719-736
  4. Prince Charles at Glasgow and surrender of Stirling, electricscotland.com
  5. Walter Lord (1978). A Time to Stand: The Epic of the Alamo U of Nebraska Press, ISBN 0-8032-7902-7, 9780803279025. p. 14
  6. s:Rome Statute of the International Criminal Court#Article 8 - War crimes
  7. IV Hague Convention The Laws and Customs of War on Land October 18, 1907. Article 23
  8. The Nuremberg War Trial judgment on The Law Relating to War Crimes and Crimes Against Humanity held that "The rules of land warfare expressed in the [Hague Convention of 1907] undoubtedly represented an advance over existing international law at the time of their adoption. But the Convention expressly stated that it was an attempt "to revise the general laws and customs of war," which it thus recognised to be then existing, but by 1939 these rules laid down in the Convention were recognised by all civilised nations, and were regarded as being declaratory of the laws and customs of war...",(Judgement : The Law Relating to War Crimes and Crimes Against Humanity contained in the Avalon Project archive at Yale Law School).