Reliegos

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Reliegos
Reliegos de las Matas
Bandera de Reliegos de las Matas
Bandera
Escudo de Reliegos de las Matas
Escudo
Reliegos.jpg
País Flag of Spain.svg España
• Com. autónoma Flag of Castile and León.svg Castilla y León
• Provincia Bandera de León.svg León
• Comarca Vega del Esla
• Partido judicial Valencia de Don Juan
• Mancomunidad Mancomunidad "Esla-Bernesga" (Palanquinos)
Ubicación 42°28′27″N 5°21′21″O / 42.474152777778, -5.3557722222222Coordenadas: 42°28′27″N 5°21′21″O / 42.474152777778, -5.3557722222222
• Altitud 825 msnm
Población 236 hab. (INE 2008)
• Densidad n/d hab./km²
Gentilicio Relieguense
Código postal 24339
Pref. telefónico 987
Alcalde (2007) Enrique Castro Velilla IU
Sitio web Reliegos.com
[editar datos en Wikidata]

Reliegos (denominación oficial) o Reliegos de las Matas (denominación histórica) es una pedanía del Municipio de Santas Martas, en la provincia de León, comunidad autónoma de Castilla y León, España. Está ubicada en el tránsito entre las comarcas de Tierra de Campos y la Vega del Esla, por lo que recibe influencia de ambas demarcaciones geográficas.

Desde el surgimiento de las primeras peregrinaciones a la tumba del Apóstol Santiago, Reliegos ha sido paso obligado de los Caminos de Santiago; concretamente, la ruta del Camino Real Francés discurre por su calle principal. Además, a tan solo 850 metros del casco urbano se encuentra la Ruta Jacobea de la Vía Trajana, camino opcional al anteriormente citado que enlaza la localidad de Calzada del Coto con la villa de Mansilla de las Mulas.

Las celebraciones más representativas de la localidad son la Semana Santa, la festividad de San Isidro Labrador, la Semana Cultural de Reliegos —primera semana del mes de agosto—, las fiestas patronales —en honor a San Cornelio y San Cipriano—, y la Jornada de Convivencia Municipal —último domingo del mes de agosto—.

Toponimia[editar]

Siguiendo la ley romana que habían asumido los Visigodos, los "bienes de nadie" ("bona vacantia"), es decir, sin propietario determinado, pertenecían al Estado. Durante la repoblación los reyes hispanos ofrecían “tierras de nadie” a todo aquel que las estuviera dispuesto a trabajarlas y defenderlas. Este ofrecimiento real siempre se aceptaba en grupo. El jefe del grupo elegía las tierras que habían de roturar y las repartían entre sus compañeros en lotes, hoy llamados “suertes”.

El nombre de Reliegos lo da el cabeza de familia que toma estas tierras por pressura y se asienta en este lugar. La raíz de este nombre es latina. Así, los verbos “relinquo” (“dejar restos”) o “relego-is” (“agrupar de nuevo”), así como el sustantivo “relinquiae-arum” (“reliquias, restos”), están en el origen del topónimo de Reliegos.

Símbolos[editar]

Reliegos no dispone de escudo heráldico ni bandera oficial propia. A pesar de ello, la Junta Vecinal de Reliegos ha adoptado la heráldica del apellido Reliegos como opción provisional más adecuada para identificar a la pedanía, así como al citado órgano de gobierno local.

Geografía[editar]

Ubicación[editar]

El término municipal de Santas Martas —al que pertenece la pedanía de Reliegos— y que abarca una superficie de 118,80 km², está situado al sureste de la provincia de León, en una zona de transición entre la ribera del río Esla y Los Oteros. Su territorio está representado en la hoja MTN25 y MTN50 (escala 1:50 000) 195 del Mapa Topográfico Nacional.

Noroeste: Mansilla de las Mulas Norte: Mansilla de las Mulas Noreste: Valdepolo
Oeste: Mansilla Mayor Rosa de los vientos.svg Este: El Burgo Ranero
Suroeste Corbillos de los Oteros y Gusendos de los Oteros Sur: Villamoratiel de las Matas y Santa Cristina de Valmadrigal Sureste: Villamoratiel de las Matas

Orografía[editar]

Reliegos se encuentra en la zona norte de la Meseta Norte y presenta, en general, un relieve suave con escasas elevaciones. Estas llanuras generalizadas están labradas sobre arcillas, y son el resultado de un desmantelamiento realizado en distintas fases durante el Cuaternario.

La altitud de los territorios y parajes que conforman la pedanía oscilan entre los 812 y los 874 msnm. Esta diferencia supone el paso de un paisaje completamente llano a un terreno elevado, de suaves pendientes, que culmina en altos como el que señala el Vértice Geodésico de El Desmontón (854,202 msnm). En lo referido a la localidad, esta se encuentra ubicada sobre un promontorio arcilloso a 825 msnm, en el cual se encuentra ubicado parte del casco urbano que comprende la localidad.

Hidrografía[editar]

La totalidad del territorio que compete a Reliegos se encuadra dentro de la cuenca hidrográfica del Duero, caracterizándose sus cursos fluviales, como en buena parte de la provincia, por la irregularidad de su caudal, con estiajes en época estival y crecidas en otoño e invierno debido a la lluvia y a la fusión de las nieves.

La vega del Arroyo de Valdearcos es la más importante del término territorial de la pedanía y, procedente de la Laguna de Rueda, se extiende de noroeste a suroeste, junto a la vecina localidad de Valdearcos. El Arroyo de Valdearcos desemboca en el río Esla, al este de Benamariel y al noroeste de Fresno de la Vega.

Existen numerosos cursos de agua de menor importancia que se caracterizan por su acusada irregularidad y escaso caudal. Entre ellos, destaca el Arroyo de Santa María, que vierte sus aguas al Arroyo de Valdearcos, hacia el sureste de Reliegos. También existen caudales fluviales artificiales como son los canales de riego empleados en los cultivos agrícolas de regadío.

Clima[editar]

El clima en Reliegos se clasifica como mediterráneo continentalizado, de inviernos fríos con frecuentes heladas, y veranos cálidos y secos. La oscilación térmica anual ronda los 15 °C mientras que la diaria supera en ocasiones los 20 °C. Las precipitaciones se reparten de forma irregular a lo largo del año, con escasez de las mismas en verano, concentrándose al final del otoño, en los meses invernales y al principio de la primavera. La altitud sobre el nivel del mar, su elevada situación sobre el entorno y el verse afectada libremente por los vientos favorecen un ambiente generalmente fresco gran parte del año, siendo especialmente desapacible en invierno y primavera.

Según la clasificación climática de Köppen, Reliegos se encuadra en la variante Csb, es decir clima mediterráneo de veranos suaves, con la media del mes más cálido no superior a 22 °C pero superándose los 10 °C durante cinco o más meses. Se trata de un clima de transición entre el mediterráneo (Csa) y el oceánico (Cfb).

La estaciones meteorológicas más cercanas están ubicadas en el Aeropuerto de LeónLa Virgen del Camino— (31,4 Km.), Cubillas de Rueda (32 Km.), Valencia de Don Juan (33,3 Km.) y Bustillo del Páramo (53,1 Km.). Si bien es cierto que Reliegos sigue el desarrollo del tiempo atmosférico con el observatorio que la Agencia Estatal de Meteorología tiene ubicado en el aeropuerto de La Virgen del Camino:


Gnome-weather-few-clouds.svg  Parámetros climáticos promedio de León WPTC Meteo task force.svg
Mes Ene Feb Mar Abr May Jun Jul Ago Sep Oct Nov Dic Anual
Temperatura máxima absoluta (°C) 19.0 18.8 25.2 29.2 31.8 36.0 36.4 38.2 37.4 28.0 22.0 19.0 38.2
Temperatura máxima media (°C) 7.1 9.5 13.3 14.8 18.6 24.0 27.4 26.9 22.9 16.7 11.2 8.0 16.7
Temperatura media (°C) 3.2 4.7 7.6 9.0 12.6 17.1 19.8 19.6 16.5 11.7 7.0 4.2 11.1
Temperatura mínima media (°C) -0.7 0.0 1.9 3.3 6.6 10.2 12.2 12.3 10.1 6.7 2.8 0.4 5.5
Temperatura mínima absoluta (°C) -12.4 -8.4 -11.2 -5.4 -2.6 0.0 4.2 4.2 0.4 -3.4 -7.2 -15.0 -15.0
Precipitación total (mm) 50.0 34.5 32.0 44.8 56.3 30.7 19.4 22.8 38.9 61.1 59.1 65.6 515.2
Días de precipitaciones (≥ 1 mm) 8 6 6 8 9 5 3 3 5 8 8 9 75
Días de nevadas (≥ ) 4 3 2 1 0 0 0 0 0 0 1 2 13
Horas de sol 130 161 215 228 259 315 358 327 246 178 137 121 2673
Humedad relativa (%) 82 74 66 65 62 56 52 54 62 74 80 83 67
Fuente: Agencia Estatal de Meteorología[1]

Naturaleza[editar]

Geología[editar]

Según las unidades geológicas en las que se subdivide el Macizo Ibérico, Reliegos se encuentra en una de las denominadas Cuencas Cenozoicas, al sur de la Zona Cantábrica. Más concretamente, se ubica dentro de la Cuenca del Duero, lo que ha permitido que afloren en esta zona sedimentos continentales pertenecientes al Terciario y al Cuaternario. Esta zona también se ubica próxima al borde centro-meridional de la Cordillera Cantábrica. La importante elevación y el carácter de borde tectónicamente activo de la fachada sur de esta Cordillera ha condicionado la sedimentación terciaria que abunda en Reliegos y en otras zonas adyacentes. El principal mecanismo de entrada y distribución de los materiales a la cuenca a través de este borde tuvo lugar mediante un conjunto de grandes abanicos aluviales, que con diferente desarrollo y composición, se solapan y superponen en un espacio temporal entre el Paleógeno inferior y el Pleistoceno inferior. Durante el Cuaternario, toda la Cuenca del Duero, incluida esta zona, ha sufrido un importante proceso de erosión, ocupando las formaciones de origen fluvial (terrazas) amplias extensiones.

La edad de la terraza que comprende del término territorial de la pedanía está condicionada por la existencia de un yacimiento arqueológico en el paraje de La Toza. En este lugar, ubicado al sureste de Reliegos, ha aparecido industria lítica del Paleolítico Inferior (Achelense medio) sobre la terraza h del río Esla. Además, el hecho de que las piezas clasificadas se hubieran recogido en superficie proporciona únicamente una edad mínima, que supone que el depósito de la citada terraza sería anterior a la edad del propio yacimiento, es decir, 150.000 - 120.000 años.

A nivel litológico los materiales más destacados que se encuentran en el término territorial de Reliegos son: por un lado, arenas, limos con índices de carbonato y conglomerados polimícticos del Neógeno; y por otro gravas silíceas, limos, arenas, glacis y cantos del Cuaternario. La naturaleza litológica de los materiales que afloran en este sector geográfico restringe exclusivamente el aprovechamiento de los mismos a las denominadas "rocas industriales". De este modo, en el término territorial de la pedanía de Reliegos existe una explotación permanente de tipo industrial cuyo cometido es el aprovechamiento de materiales cuaternarios como áridos naturales, principalmente arenas y gravas, aptos para la fabricación de hormigones.

Flora[editar]

Antes de la llegada de Roma, durante la época del pueblo astur, estos parajes estaban cubiertos por un tupido bosque de encinas que se mezclaban con alguna mata de roble. La colonización romana trajo nuevos afanes y métodos agrícolas, lo que diezmó en buena medida las arboledas. Durante las siguientes centurias, aún se conservaron numerosos encinares, hasta que la repoblación medieval extendió e intensificó la explotación agraria. La Edad Media fue el periodo de tiempo en el que mayores actividades de deforestación se emprendieron con el fin de habilitar terrenos para el cultivo. En la actualidad se conservan algunos ejemplos de encinares, generalmente de forma dispersa. El más importante es el monte ubicado en el paraje de La Cota, al noreste de Reliegos, que está formado por encinas, robles y, en menor medida, pinos. Este bosque también ha sufrido una profunda degradación debido a agresiones frecuentes como: el uso de su madera para la elaboración de carbón vegetal ("cisco") y leña en épocas pasadas, además de la roturación para obtener nuevas tierras, pastos para el ganado o caminos agrícolas.

Por otra parte, es destacada la presencia de pinares, acebos y encinas de repoblación, que intentan fortalecer los terrenos desnudos e inservibles para la producción agroganadera. Además, se advierte la presencia de algunos pocos árboles frutales que crecen libremente en espacios que tiempo atrás fueron huertas —manzanos, perales, castaños, nogales, higueras y almendros—.

El resto de masas arboladas de importancia se encuentran en la vega del Arroyo de Valdearcos. En esta zona, aparte de las plantaciones de chopos, hay varias especies de sauce —palero, salguero, matorral, etc.—, que forman espeso soto en algunos tramos, junto a una especie autóctona que paulatinamente ha ido desapareciendo del paisaje leonés, como es el álamo. También están presentes los alisos.

En otro orden, existen arbustos de especies tan variadas como los endrinos o "brunos ciegos", que crecen en casi todos los antiguos linderos. También se reproduce el espino albar ("majuelos" o "espino mayoral"), que abundan en las cuestas de secano. Otro arbusto muy común en esta zona es el rosal silvestre ("agavanza", "agavanzo", "picaculo", "escaramujo" o "tapaculo"), el cual brota fuertemente en las viejas lindes, así como en otros espacios. La zarzamora completa el paisaje arbustivo del término geográfico de Reliegos.

En las zonas donde no está presente el estrato arbóreo, principalmente laderas de solana y barbechos, debido tanto a la baja calidad del suelo como a la escasez hídrica, aparece tomillo en sus dos variedades ("de rama" y "salsero"), la zarza rastrera. También se advierte la presencia, aunque más minoritaria de, tojos, retamas, abrojos, torbisco, chaguazo y genistas.

En la familia de las plantas, es bastante frecuente la mielga ("alfalfa montesina") en sus diversas variedades, el trebolillo, el malvisco, la arveja, el "apavostros", la grama de olor o la lengua de buey, cuya flor de color púrpura es muy codiciada por las abejas. La lista continúa con especies como collejas, malvas, llantenes, achicorias, gordolobos, ortigas, viboreras, cardos ("cardencha", "lampazos", "burreros", etc.), hierbas de Santiago, hierbas moras y mil en rama.

En cuanto a flores, cabe mencionar especies de colores fuertemente vivos como la amapola, el azulejo, la margarita, la chirivita, el cantueso, la cerrajas, la hierba lombriguera y el cenizo, esta última muy presente en aquellos suelos roturados para el cultivo cerealista. Otras plantas que germinan en este territorio y que no son demasiado vistosas por su simple cromática verdosa son la acedera, la romaza o la cebadilla.

Las huertas que abundan en el territorio de la pedanía producen una flora completamente diferente a la ya mencionada. Así, los árboles están orientados plenamente a la recolección de sus frutos —manzanos, perales, ciruelos, cerezos, albaricoqueros, membrillos, brunos, moreras, castaños, nogales, higueras y almendros—. Por otro lado, las hortalizas cultivadas son las características de toda la huerta leonesa —pimientos, guisantes, lechugas, berzas, escarolas, lombardas, nabos, rábanos, zanahorias, patatas, garbanzos, judías, acelgas, alcachofas, calabacines, calabazas y pepinos—. Destaca por encima del resto con una fama que excede las fronteras de la provincia, el tomate, que en épocas pasadas se concibió como el sustento económico principal de muchas familias de Reliegos.

Las grandes extensiones agrícolas de regadío se dedican al cultivo de maíz, girasol y plantas forrajeras para el ganado. Recientemente, se han incorporado nuevas plantaciones de remolacha azucarera y lúpulo. Por contra, en las áreas de secano, tan arraigado durante centurias en esta zona, se siembran cereales —trigo, cebada, centeno y avena—. Es prácticamente insignificante el número de viñas que se conservan en la actualidad. Estos viñedos contienen cepas de variedades tan dispares como palomino-jerez, tempranillo-aragonés, híbrido, valenciana, garnacha riojana y alicante.

Fauna[editar]

Durante la época de los pueblos prerromanos, la presencia de ciervos era algo habitual en esta zona geográfica. La existencia de grandes y espesos bosques de encinas también resultó ser el hábitat ideal para otros animales como jabalíes, corzos y lobos. Sin embargo, desaparecido el bosque, la fauna autóctona que subsiste es la propia de llanuras cerealistas; es decir, un número escaso de mamíferos, pero un vasto listado pajaril. Durante las campañas militares de la Reconquista, fue determinante el papel desempeñado por la cabaña equinacaballos, mulos y asnos—. Así, se realizaron grandes actividades de deforestación, dando paso a intensivos cultivos de avena necesarios para alimentar a este ganado de guerra y tiro. Las magnitudes de los cultivos cerealistas eran muy importantes, ya que los equinos eran capaces de comer más que el ganado vacuno o el ovino.

Si el lobo es prácticamente excepcional —alguno baja de las montañas tras los rebaños de ovejas—, el zorro o raposo es más usual; antiguamente, su presencia era muy frecuente en aquellas localizaciones donde se ubicaban los basureros de la localidad.

De la familia de los lepóridos son muy frecuentes el conejo silvestre y la liebre. Ambos, son objetivo de la caza menor, por lo que es muy común la repoblación de conejos en determinadas fechas del año. Por el contrario, la presencia de la garduña es prácticamente insignificante.

Otras especies existentes en estos parajes con colonias más estables y nutridas son los erizos, los ratones de campo, los topillos y los topos, cuyas madrigueras están presentes en los ribazos y barbechos. También son muy frecuentes las lagartijas y los lagartos.

La lista de aves que coexisten en este territorio es muy amplia. Las colúmbidaspalomas y tórtolas— son una de las especies más numerosas, y sobreviven en los palomares de barro que todavía se conservan en diferentes partes de la localidad. Por su parte, la perdiz roja tiene gran presencia en los rastrojos, las viñas y las cuestas. Además, la perdiz roja es una especie pajaril objetivo de la caza menor, por lo que la repoblación ya es una costumbre impuesta para contrarrestar la diezma que provoca esta práctica. La presencia de la avutarda puede ser ocasional, puesto que sus nidales no están presentes en el término territorial de Reliegos; si bien es cierto que su hábitat se ubica a pocas decenas de kilómetros al sureste de la pedanía.

En cuanto a aves rapaces son frecuentes los milanos, las águilas ratoneras, los aguiluchos, los cernícalos —incluida la especie cernícalo primilla—, los alcotanes, las lechuzas, los mochuelos y el búho chico. También son igual de frecuentes cuervos, grajas o urracas, mirlos o estorninos, tordos —muy habitual en los campos de cereales y en el casco urbano de la localidad—, golondrinas —presentes solo durante los meses de verano—, aviones, vencejos, alondras, cogujadas, codornices —presentes únicamente desde mayo a septiembre— y calandrias. Entre los pájaros de menor tamaño destacan los trigueros, los verderones, los jilgueros, las lavanderas, los pardillos, los petirrojos —solo durante el invierno—, los ruiseñores, los mosquiteros o lúganos —visible cuando nieva en la montaña—, las abubillas, los alcaudones, los zorzales y los abejarucos. En el interior del soto del Arroyo de Valdearcos, existen nidos de urracas, pegas y grajas —solo durante los meses de marzo y abril— en la copa de los chopos. Ya en las proximidades del agua, hay lavanderas, martín pescador y andarríos.

En las charcas, lagunas y otras zonas húmedas abundan las ranas —común y de San Antonio—, las salamandras, los tritones y los sapos, aunque éstos últimos, también habitan en otras zonas con escasa humedad. Dentro del agua hay poca vida. Los estiajes de los arroyos dejan su lecho prácticamente seco en varios kilómetros al cruzar estos parajes. Entre los peces destacan barbos, bogas, bermejuelas, tencas, gobios, lucios, truchas, cachos, ciprínidos y black bass. También hay culebras de agua.

Finalmente, en el mundo de los insectos se contabilizan libélulas y caballitos del diablo —ambos en sotos y charcas—, así como saltamontes, mariposas, grillos, escarabajos, abejas, avispas, abejorros, orugas y arañas, entre otros.

Parques y jardines[editar]

Existen varias zonas verdes repartidas por diversos enclaves de la localidad. Dentro del casco urbano, son cuatro los parques urbanos existentes: el «Jardín de los Lavaderos», el «Jardín de la Calle Zapardiel», el «Jardín de la Casa del Concejo», y el «Jardín de la Calle Cantarranas». Además, próximo a los antiguos Colegios de Educación Infantil y Primaria, hay un parque infantil equipado con algunos elementos recreativos que cumplen la normativa de seguridad vigente.

Por otra parte, fuera del núcleo poblacional existen tres áreas de descanso enfocadas a los peregrinos de las rutas de los Caminos de Santiago que discurren por el término territorial de la pedanía. De este modo, en el Camino de Santiago Francés el caminante se encuentra con el «Área de Descanso del Valle de Santa María», y posteriormente, con el «Área de Descanso de Las Madrices». Además, en el paraje de Valdiurán, existe un tercer área de descanso para los peregrinos que eligen la Ruta Jacobea de la Vía Trajana como opción para continuar su viaje hacia Santiago de Compostela.

Historia[editar]

Prehistoria[editar]

En el paraje de La Toza, ubicado al sureste de la localidad, existe un yacimiento —Yacimiento de La Toza— del Paleolítico Inferior (Achelense medio) donde se han recogido, en superficie, un total de 118 piezas diversas. Estos elementos corresponden a la denominada tecnología lítica, y tienen una antigüedad que ronda los 150.000 - 120.000 años. Por otra parte, en algunos parajes y despoblados cercanos a Reliegos, se han encontrado "piedras de rayo" o "hachas de sílex", correspondientes a la época del Neolítico. Además, una de las piezas recogidas es un "hacha plana con anillas" de la Edad de Bronce; exactamente, es un "hacha de talón con sección exagonal y dos anillas". Este elemento destaca por haber sido hallado fuera del sector geográfico en el que se desarrolló históricamente, que corresponde con la mitad norte de las provincias de Burgos y Palencia. Por ello, las teorías indican que la pieza penetró en el Yacimiento de La Toza como elemento de intercambio entre las comunidades locales que habitaban la zona. Además, su estructura es muy similar a los ejemplares encontrados en el noreste de la Cuenca del Duero, caracterizados por disponer de un cuerpo estrecho y un corte dilatado y curvo. Como singularidad, el ejemplar tiene una decoración por ambas caras, a modo de gotas de lluvia.

Edad Antigua[editar]

Comúnmente, a esta pedanía se le atribuye el asentamiento de la ciudad romana de Pallantia o Palantia, y no debe confundirse con el asentamiento romano de Palencia. No obstante, existen ciertas discrepancias sobre su exacta ubicación geográfica. En esta línea, algunos autores se decantan por localizarla en las proximidades de Villamarco. Mientras que, en la última prospección arqueológica realizada en esta zona de la provincia, se ha verificado la existencia de un yacimiento de bastante entidad en el paraje de El Quintanal, cercano a Santas Martas, abriendo así una tercera vía para la ubicación exacta de esta ciudad romana. Incluso hay vertientes que señalan a Villamoratiel como posible ubicación del citado asentamiento romano. Independientemente de su localización geográfica, "Pelontium", como denominó Ptolomeo a esta ciudad, era la capital de los Luggones. En la propia ciudad o en sus proximidades confluían las vías Asturica Augusta-Tarraco y Asturica Augusta-Burdilaga —encargadas de conectar el Convento Asturicense con el Pirineo Oriental— con la Vía I del Anónimo de Rávena, que se dirigía hacia el norte, alcanzando Lancia y Legio después. Esta mansio se menciona en la vía número XXXII y en la número XXXIV del Itinerario de Antonio Augusto Caralla, probablemente escrito en el siglo III, aunque solo se conserva la copia procedente de la época de Diocleciano (siglo IV). Por otra parte, en la ciudad de Pallantia llegaron a confluir tres calzadas militares romanas. Es significativo el topónimo de la cercana localidad de Valdearcos ("Vallis-arcuum"), es decir, "valle de los arcos", en clara alusión a un puente romano por el que pasaban las legiones, enclavado en un lugar desconocido. Finalmente, esta ciudad fue saqueada por el rey visigodo Teodorico II en el 456, y no fue repoblada hasta bien entrada la Edad Media.

En el Museo Arqueológico Nacional de Tarragona se custodia una inscripción grabada en un fragmento de piedra en la que aparece el nombre de una mujer, Licinia Flaccilla, originaria de Pallantia. En la piedra, se reproduce el siguiente texto:

"Lic(inia) Flaccilla Palent(ina) Pom(peiae) Paternae Viminaciensi sorori pientissimae et incomparabilissimae in memoria posuit".

Y la traducción en lengua castellana propuesta por los investigadores es la que sigue:

Licinia Flaccila, natural de Pallantia, puso este monumento a su hermana piadosísima e incomparabilísima Pompeya Paterna, natural de Viminacio.

Al parecer, esta persona emigró a Tarraco junto a su hermana, Pompeia Paterna. Ambas llevaban diferente gentilicio, lo que podría interpretarse en el sentido de ser hermanas de madre, teoría que se apoyaría en el hecho de los constantes desplazamientos de la familia: Viminatium, Pallantia y Tarraco. Estos habituales cambios de residencia podrían deberse a que formasen parte de la élite de las ciudades, y de ahí se explicase su presencia en la capital de Tarraconense.

Por otra parte, también de la época del Imperio romano se ha encontrado una tégula con la inscripción de la Legio VII, otras tégulas de menor importancia, un molino completo y fragmentos de terra sigillata en el paraje de "Vallorno" ("Valle del Horno").

Edad Media[editar]

Entre el final de la dominación romana, la caída de la monarquía visigoda y los primeros tiempos de la Reconquista son escasas las referencias históricas con las que contamos. Durante la primera fase de expansión del Reino de Asturias (718 - 910), la mansio de Pallantia aparecía dentro del Campus Gothorum (Campi Gothici, Campi Gothorum, Campos Góticos o Campos Godos) como asentamiento importante. La llegada del pueblo bereber desembocó en un abandono generalizado de estos campos, que acabaron por convertirse en matorrales y robledales. De forma paralela al avance militar de las tropas cristianas, se produjo se produjo un proceso de repoblación, hoy llamado colonización, con el asentamiento de población cristiana. En la Vega del Esla, el aumento demográfico fue posible gracias al asentamiento de población mozárabe. Estas gentes procedían del sur peninsular y emigraban al norte durante las coyunturas de incremento de la represión religiosa en Al-Ándalus.

En el testamento de Ordoño II, fechado el 16 de abril de 916, se indica su voluntad de donar a la Iglesia de Santa María de León las siguientes villas: Relligos (Reliegos), Sancta Marta (Santas Martas), Villamarco (Villamarco), Castrofadoth, Veiga, Villaedam, Castro de Terra (Castrotierra de Valmadrigal), Fresno y Valdasnarios. El fragmento textual donde se especifica esta voluntad del monarca es el que sigue:

"Ego Ordonius nutu Dei Rex (...) offero (...) In valle Salicis, Ecclesiam Sancti Cypriani cum vilullis suis Relligos, Villamarco, Cornelios, Villaedam, Castro de Terra, Valdasnarios cum vilullis suis de (...)"

De la Edad Media, han aparecido múltiples materiales, tanto en el pueblo como en diversos despoblados cercanos. De esta época el objeto descubierto de mayor importancia es la estela funeraria discoidea, hoy se encuentra en la Universidad de León.

En el Museo Nacional de la Ciencia se encuentra expuesto el meteorito, condrito de tipo L5 de 8´9 kilogramos de peso, caído en la Calle Real de Reliegos de las Matas a las 8´30 horas del 28 de diciembre de 1947 (Día de los Santos Inocentes)

Con Ramiro III, Reliegos, junto con Villamarco, pertenece al Payuelo.

El 16 de noviembre de 985 Vermudo II (Tumbo de León, siglo X) dona a Sabarico, obispo de León, “Reirigos”, Cornelios, Villa Marco, Sancta Marta y Valle de Asnarios.

Fernando I (1010-1065) y Sancha, después de la persecución de rey moro Almanzor(938-1002), devolvieron Reliegos a la iglesia y nombraron obispo a Cipriano. En el fuero real de 22 de febrero de 1112, Reliegos es villa del Monaterio de San Cebrián de Valdesaz.

En 1116 Reliegos es citado en un documento de Doña Urraca.

Reliegos aparece en algunos documentos de Becerro II como perteneciente a Las Matas de Cea, de ahí su proviene su apellido: Reliegos de las Matas

Fernando II, el 20 de julio de 1170, otorga a la iglesia de León las villas de Reliegos, Santas Martas y Villamarco y firma el fuero o señoría.

En un documento del Tumbo (siglo XI) se cita la villa de "Reliquos".

A partir del siglo XIII, Mansilla de las Mulas ejerce dominio sobre Villa Longos, Villa Malelos, Santas Martas, escarbajosa, Peniella, Reliegos, Valdeasneros y Villamarco.

El 21 de enero de 1257 da comienzo una serie de controversias entre la iglesia de León y Mansilla de las Mulas, disputándose ambas la propiedad de las villas indicadas en el párrafo anterior, cuestión que llegará hasta la sede del papado en Aviñon.

El 3 de enero de 1257 Fernando IV (Sevilla, 6 de diciembre de 1285 - Jaén, 7 de septiembre de 1312) suprime en Mansilla de las Mulas y su alfoz los merinos relaes.

En un documento de 28 de noviembre de 1263 aparece el nombre de "San Cebrián de Reliegos".

En otro documento de 25 de agosto de 1267 se denomina "Religos".

En 9 de junio de 1288 se traslada el acuerdo de avenencia entre el Cabildo de León y el Concejo de Mansilla de las Mulas sobre los derechos de ambas partes en las villas de Reliegos, Santas Martas, Villamarco, Valdeasneros, Escarbajosa, Penilla y Santa Cruz y se regula la colaboración de éstas para la construcción de las murallas, correspondiendo a Reliegos nueve almenas con su muro y limpieza de la cárcava (desde la Torre del Rey hasta la puerta del Camino de Santiago).

El 2 de junio de 1372 Enrique II otorga un privilegio rodado eximiendo a Mansilla de las Mulas y su alfoz el pago de diversos impuestos en los lugares de los Reinos de León y Castilla.

El 28 de enero de 1403 Enrique III impone a Santas Martas, Reliegos y Villamarco la obligación de pagar una derrama de 30.000 maravedíes en favor de Mansilla de las Mulas.

En 1430 Reliegos pasa a pertenecer al señorío de los Enriquez, familia fundadora del Convento de San Agustín, en Mansilla de las Mulas.

Hacia 1456 depende de Don Fabrique, Señor Almirante de Castilla y León, así como Santas Martas, Luengos, Malillos, Villamarco, El Burgo Ranero y otras poblaciones.

Entre 1608-1627 Reliegos aparece en el libro de las Martiniegas de Mansilla.

Con fecha de septiembre de 1676 se promulgan las ordenanzas de Reliegos, que se encuentran en el Archivo Histórico Provincial de León.

En 1808 las tropas francesas del Mariscal Soult pasan por Reliegos para atacar Mansilla de las Mulas.

Por Reliegos pasaba la Cañada Real, concretamente la Cañada Real Leonesa Occidental.

El 30 de noviembre de 1866 el Ministerio de Fomento promulga la nueva división territorial realizada por Javier de Burgos, pasando Reliegos a pertenecer al ayuntamiento de Santas Martas.

En septiembre de 1866 queda abierta y en explotación la línea de ferrocarril Palencia-León, lo cual supone el inicio del progreso para toda esta zona.

Localización[editar]

Se encuentra a 22 kilómetros de León y a 5´5 de Mansilla de las Mulas, de ahí proviene el famoso refrán, muy popular en esta zona: “La legua bien medida, de Reliegos a Mansilla”.

Pedanía[editar]

Actualmente pertenece al Ayuntamiento de Santas Martas, junto con otras cinco localidades: Luengos de los Oteros, Malillos de los Oteros, Santas Martas, Valdearcos, (Estación de Santas Martas) y Villamarco. En la actualidad tiene 250 habitantes, aunque en verano se rozan los 500.

Economía local[editar]

La mayor parte de la población son agricultores. También destaca la ganadería ovina, bobina y porcina, además de la apicultura y cría de palomas.

Diccionario geográfico de Madoz[editar]

En 1840 se publica el diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de Ultramas de Pascual Madoz. En el tomo XIII habla de Reliegos:

Reliegos: 1 en la prov. y dioc. de León (4 leguas), part. jud. de Valencia de Don Juan (4), aud. terr. (audiencia territorial) y c. g. (capitanía general) de Valladolid (18), ayunt. de Mansilla de las Mulas. SIT. en la falda de una cuesta; su CLIMA es bastante sano. Tiene 60 CASAS; escuela de primeras letras dotada con 14 fanegas de centeno, á que asisten 60 niños de ambos sexos; igl parr. (San Cornelio y San Cipriano) servida por un cura de 2º ascenso y libre colacion, y buenas aunque escasas aguas potables. Confina con Villomar, Villamuñico, Santas Martas y Luengos; en su térm. se encuentra el desp. (despoblado) de Escarbajosa. TERRENO, es de ínfima calidad y de secano. Los CAMINOS son locales escepto los que vienen de Mansilla. PROD.: granos, algunas legumbres, vino aunque poco y pastos; crís ganado lanar y caza liebres. POBL.: 53 vec. 226 alm. (almas). CNTR. (contribución): con el ayuntamiento.

El meteorito[editar]

Eran las ocho de la mañana del 28 de diciembre (Día de los Santos Inocentes), de 1947, como todos los días, a esa hora, los vecinos se levantaban para realizar las labores agrícolas y sacar a pastar sus ganados. Todo estaba tranquilo hasta que un fuerte ruido asustó la mente de los habitantes de Reliegos. Algunos vecinos creían que era un avión que se había estrellado, otros pensaban que era una explosión. Era un meteorito que había caído en la Calle Real muy cerca de un carro agrícola y a 5´5 metros de la casa de Ramira Santa Marta, una de las personas que todavía viven y recuerdan aquel suceso. El meteorito estaba hundido a una profundidad de 35 centímetros. Es un condrito tipo L5 y su peso es de 8´900 kilogramos. Este meteorito es el último catalogado en España. Actualmente está expuesto en el Museo Nacional de Ciencias de Madrid.

El Pendón[editar]

En documento más antiguo conocido en el que se menciona en pendón de Reliegos de las Matas data de un 18 de junio de 1288.

En el año 2003, la Junta Vecinal destinó gran parte de sus ingresos en la restauración el pendón, pues se encontraba en pésimas condiciones. La anterior tela databa del año 1917. La vara posee una altura que supera levemente los 7.5 metros de altura. Hoy día se emplea en las fiestas y actos religiosos especiales. Normalmente es portado por los mozos del pueblo.

La Pendoneta[editar]

La pendoneta es la señal de la Cofradía de Ánimas.

Se utilizaba para acompañar el féretro desde la casa del difunto hasta el templo, durante la misa y camino del cementerio. También se utilizaba en la misa de Todos lo Santos (1 de noviembre), y el 2 de noviembre que se celebraba misa por Todos los Difuntos. La pendoneta de Reliegos de las Matas tiene cuatro franjas de seda negra unidas entre sí por galones bordados en hilo de oro. 2006, fue el año en el que la Asociación "Amigos de Pendón" y la Junta Vecinal financiaron entre ambas instituciones la fabricación de una nueva tela de los mismo colores que los del pendón (rojo y verde), ya que el estado de la tela original que también data del año 1917, la negra, no era el más satisfactorio. De esa forma, la pendoneta puede acompañar sin ningún problema al pendón a todos los actos a los que acuda. A parte de la tela, también se ha hecho una nueva vara, pues la original estaba quebrada en lo más alto con lo que su altura apenas se aproximaba a los 3 metros, pero después de muchas investigaciones se supo que en realidad era de 5 metros. La tradición ha cambiado, ya que en los entierros era llevada por los mozos del pueblo, pero en la actualidad es dirigida por las mozas y por los más jóvenes que todavía el pendón les "viene un poco grande".

Gastronomía[editar]

El tomate era el producto por el que Reliegos era conocido en toda España, pues en otras épocas este producto era llevado hasta los mercados de la capital española. Hoy en día esto ya no es así, por la falta de agricultores. El cordero guisado en pota de barro al fuego lento, que se cocina tradicionalmente en las fiestas patronales. Por Semana Santa se hacían unas galletas y caramelos con almendras muy ricos en sabor.

Referencias[editar]

  1. Agencia Española de Meteorología (AEMET) (ed.): «Guía resumida del clima en España (1981-2010) - León (916 msnm)». Consultado el 4 de diciembre de 2012.
  1. Instituto Geográfico Nacional de España. «MTN25 y MTN50» (en español). Consultado el 26 de diciembre de 2013.
  2. Reseña del Vértice Geodésico de El Desmontón (en español). Consultado el 26 de diciembre de 2013.
  3. Sistema de Información Geográfica de parcelas agrícolas. «SIGPAC» (en español). Consultado el 26 de diciembre de 2013.
  4. Sistema de ortofotos digitales y cartografía raster IBERPIX. (en español). Consultado el 26 de diciembre de 2013.
  5. Pedro Vizcay. «Miles de peces aparecen muertos en el curso del arroyo Valdearcos». Diario de León. Consultado el 26 de diciembre de 2013.
  6. Agencia Estatal de Meteorología. Predicción del Municipio de Santas Martas. (en español). Consultado el 27 de diciembre de 2013.
  7. Guía Repsol. Mapas y Rutas. (en español). Consultado el 27 de diciembre de 2013.
  8. Critchfield, H.J. (1983). University of Idaho (ed.): «Criteria for classification of major climatic types in modified Köppen system» (en inglés). General Climatology. Prentice Hall. Consultado el 27 de diciembre de 2013.
  9. Hoja de Mansilla de las Mulas. Mapa Geológico de España. E. 1:50.000. Instituto Geológico y Minero de España. (en español). Consultado el 29 de diciembre de 2013.
  10. Penas Merino, Ángel. Fundación Saber.es. «La diversidad vegetal leonesa» (en español). Consultado el 30 de diciembre de 2013.
  11. Delibes de Castro, G., Fernández Manzano, J. y Herrán Martínez, J.I. (1994). Universidad de Valladolid. «El depósito del bronce final de Pico Cuerno, Sotoscueva (Burgos): sobre la cronología y distribución de las hachas planas con anillas de la submeseta norte» (en español). Universidad de Valladolid. Consultado el 6 de enero de 2014.
  12. Mederos Martín, A. (1997). CSIC. «Cambio de Rumbo. Interacción comercial entre el Bronce Final Atlántico Ibérico y Micénico en el Mediterráneo Central (1425-1050 A.C.)» (en español e inglés). Trabajos de Prehistoria 54,n.°2, 1997, pp. 113-134. Consultado el 7 de enero de 2014.
  13. Biblioteca Virtual Menéndez Pelayo. «Antonio (Itinerario llamado de)» (en español). Consultado el 10 de enero de 2014.
  14. Santos Yanguas, N. (2005) «Lancia de los astures en las fuentes clásicas» (en español). Consultado el 11 de enero de 2014.
  15. Burón Álvarez, M. «Una inscripción romana procedente de Mansilla de las Mulas (León)» (en español). Consultado el 11 de enero de 2014.
  16. Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Fita Colomé, F. «Nuevas lápidas romanas de Tarragona, Palencia, Salvatierra de los Barros, Baeza y Nava de Mena» (en español). Consultado el 11 de enero de 2014.
  17. Martino García, D. (2004). «Las ciudades romanas de la Meseta Norte de la Península Ibérica: identificación, estatuto jurídico y y oligarquías (SS. I-III D.C.)» (en español). Consultado el 11 de enero de 2014.
  18. Crespo Ortíz de Zárate, Santos (2007). «Emigrantes hispanorromanos de la meseta castellanoleonesa a las ciudades de Hispania y del Imperio Romano» (en español). Consultado el 11 de enero de 2014.
  19. Crespo Ortíz de Zárate, Santos (1980). «Sociedad y onomástica palentinas de la época romana» (en español). Consultado el 11 de enero de 2014.

Bibliografía[editar]

  • GARCÍA TRAPIELLO, Pedro (1991). León, paso a paso. Rutas a pie por la naturaleza, la vida y los tiempos. Tierra de Campos. León: Caja España de Inversiones, CAMP.
  • BARREDA, A. L., GÓMEZ, E., ARRIBAS, M. C., BARREDA, A. (2003). Camino de Santiago. Guía del Peregrino. Castilla y León. Burgos: SOTUR, S.A.