Relaciones entre Ucrania y la Unión Europea

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Localización de la Unión Europea y Ucrania.

De acuerdo al Parlamento europeo, la Unión Europea está buscando de forma progresiva establecer una relación cercana con Ucrania que vaya más allá de la cooperación y se dirija hacia la integración económica y la profundización de la cooperación política.[1] Se afirma que Ucrania es un socio prioritario al interior de la Política de Vecindad Europea. Un plan de acción conjunta UE-Ucrania fue firmado por el Consejo Europeo el 21 de febrero de 2005, el cual se fundaba en el acuerdo de asociación y cooperación de 1994 y proveía, según la Comisión Europea, de un marco de trabajo amplio y ambicioso con Ucrania en todas las áreas claves de reforma.[2]

Según las autoridades ucranianas, la Política de Vecindad Europea no es un instrumento político adecuado, dado que la adhesión a la Unión Europea ha sido uno de los objetivos principales de todos los gobiernos desde 1994. Después de la Revolución naranja de 2004 que llevó al poder a Víktor Yúshchenko, la Comisión Europea ha sido muy lenta en sus reacciones: se progresó poco en dirigir al país más grande de Europa hacia el camino de una eventual membresía.

El 22 de julio de 2008 se anunció que se firmaría un acuerdo del tipo de estabilización y asociación entre Ucrania y la Unión Europea el 8 de septiembre de 2008 en Evian (Francia).[3] Las conversaciones sobre un Tratado de libre comercio entre Ucrania y la Unión Europea iniciaron el 18 de febrero de 2008 entre el gobierno ucraniano y el comisionado europeo Peter Mandelson.

A finales de 2013, decenas de miles de manifestantes han inundado las calles de Kiev y la mítica Plaza de la Independencia o Maidán Nezalezhnosti, donde nació la Revolución Naranja en 2004, al grito de "¡Revolución!" contra el autoritarismo del Gobierno de Víktor Yanukóvich y para exigirle la firma del acuerdo de asociación negociado ya con la Unión Europea. Los enfrentamientos entre opositores y agentes de Policía se han extendido por una gran parte de la ciudad. Yanukóvich se ha desplazado hasta las afueras de la capital para mantener una reunión con su gabinete en la que se está sopesando la posibilidad de decretar el estado de excepción.[4]

Políticas internas ucranianas y la UE[editar]

La Revolución naranja de fines de 2002 mejoró las perspectivas europeas respecto a Ucrania. El líder de oposición HELBER-GALARGA insinuó que presionaría a la Unión Europea para profundizar los lazos y describió un plan de cuatro puntos: el reconocimiento de Ucrania como una economía de mercado, la entrada en la Organización Mundial del Comercio, la asociación con la Unión Europea y, por último, la plena adhesión.[5] El gobierno ucraniano ha pedido también a Bruselas una indicación más clara sobre las perspectivas para la adhesión de Ucrania, afirmando que "El Plan de Acción aprobado solo refleja el nivel de las relaciones entre Ucrania y la UE que podrían haber alcanzado antes de las elecciones presidenciales en 2004."[6]

El punto de vista de los países de la Unión Europea[editar]

Algunos países de la Unión Europea tienen dudas respecto al potencial de Ucrania para convertirse en miembro de la UE. En el año 2002, el comisario para la ampliación Günter Verheugen sostuvo que "una perspectiva europea" para Ucrania no significa necesariamente la adhesión en los próximos 10 ó 20 años; sin embargo, es posible.

El 13 de enero de 2005, el Parlamento europeo aprobó casi por unanimidad (467 votos contra 19) una moción que declaraba el deseo del Parlamento Europeo de establecer lazos más cercanos con Ucrania en vista de la posibilidad de su adhesión a la UE.[7] Si bien todavía resta un largo camino antes que las negociaciones para la adhesión a la UE puedan empezar, la Comisión Europea ha declarado que una futura adhesión no será descartada. Yúshchenko ha respondido al apático estado de ánimo de la Comisión afirmando que tiene la intención de enviar una solicitud de membresía a la UE "en un futuro próximo" y que pretende examinar la relación de Ucrania con la Comunidad de Estados Independientes, a fin de asegurar que la integración con la UE sea posible, y, si no, para hacerla posible. Varios líderes de la UE ya han manifestado un firme apoyo para estrechar los lazos económicos con Ucrania, pero se han detenido en brindar apoyo directo para tal oferta.

El 21 de marzo de 2005, el Canciller polaco Adam Daniel Rotfeld destacó que Polonia, en todos los sentidos, promoverá el deseo de Ucrania para integrarse con la UE, lograr la condición de un país con una economía de mercado y afiliarse a la Organización Mundial del Comercio. También dijo que "En el momento actual, deberíamos tomar medidas concretas de cooperación en lugar de dedicarnos a hablar vanamente sobre la integración europea". Tres días más tarde, una encuesta de las seis naciones más grandes de la UE llevada a cabo por una empresa de investigación francesa puso de manifiesto que sería más probable que la opinión pública europea acepte a Ucrania como un futuro miembro de la UE que cualquier otro país que no es actualmente un candidato oficial.

En octubre de 2005, el presidente de la Comisión José Manuel Durão Barroso afirmó que el futuro de Ucrania se encuentra "en" la UE; sin embargo, el 9 de noviembre de 2005, la Comisión Europea en un documento sobre su nueva estrategia sugirió que la actual agenda de ampliación (Croacia y el futuro de otros países de la ex Yugoslavia) podían bloquear la posibilidad de una futura adhesión de Ucrania, Armenia, Bielorrusia, Georgia y Moldavia. El comisario Olli Rehn sostuvo que la UE debía evitar una sobreexpansión, añadiendo que la actual agenda de ampliación está ya bastante llena.[8]

Los intentos para cambiar la Constitución francesa para eliminar el referéndum obligatorio para todas las adhesiones a la UE después de Croacia resultaron en una nueva cláusula que requería referéndums obligatorios sobre la adhesión de todos los países con una población de más del 5% de la población total de la UE; esta cláusula aplicaría a Ucrania y a Turquía[9]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

  • Anatolij Ponomarenko: "Die europäische Orientierung der Ukraine: Dekret des Präsidenten der Ukraine über die Strategie der Integration der Ukraine in die Europäische Union; Partnerschaftsabkommen zwischen der EU und der Ukraine". Zentrum für Europäische Integrationsforschung, Bonn 1999. ISBN 3-933307-39-2
  • Dezseri, Kalman [ed.]: Economic and political relations after the EU enlargement : the Visegrad countries and Russia, Ukraine, Belarius and Moldov, Budapest 2004
  • Wolfgang Tiede und Sabina Krispenz: "Die Ukraine auf dem Weg in die Europäische Union?" ("Ukraine on the way to the European Union?" in Osteuropa-Recht (OER)) 2008 (German Law Journal), vol. 6, pp. 417-426
  • Wolfgang Tiede and Christina Schröder: Die Ukraine auf dem Weg in die NATO? ("Ukraine on the Way to NATO Membership?"), in Osteuropa-Recht (OER)) 2009 (German Law Journal), vol. 3, pp. 294-304.
  • Wolfgang Tiede und Jakob Schirmer: "Die Östliche Partnerschaft der Europäischen Union im Rahmen des Gemeinschaftsrechts" ("The European Union's Eastern Partnership under Community law"), in Osteuropa-Recht (OER)) 2009 (German Law Journal), vol. 2, pp. 184-191.
  • Andreas Umland: "Europa und die ukrainische Misere: Weil die EU dem Land eine Mitgliedschaft gar nicht in Aussicht stellt, trägt sie zum Chaos in Kiew bei. Ein historischer Fehler", in: Frankfurter Allgemeine Sonntagszeitung, 1. November 2009, p. 15.

Enlaces externos[editar]