Relaciones entre Noruega y la Unión Europea

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Localización de Noruega (en verde) y la Unión Europea (en naranjo).

Noruega no es un Estado miembro de la Unión Europea (UE), pero es, en efecto, necesario para adoptar alrededor del 20 % de los actos jurídicos de la Unión Europea debido a su participación en el Espacio Económico Europeo (EEE), a través de la Asociación Europea de Libre Comercio (AELC). Además, Noruega ha decidido participar en muchos de los programas, las instituciones y actividades.[1] Si el país debe solicitar el ingreso en la Unión Europea ha sido uno de los temas más dominantes y divisivos en Noruega debate político y económico desde la Segunda Guerra Mundial.

Historia[editar]

En 1963, Noruega y el Reino Unido solicitaron su entrada en la Comunidad Económica Europea (CEE). Cuando Francia rechazó la solicitud del Reino Unido, se suspendieron las negociaciones de adhesión con Noruega, Dinamarca, Irlanda y el Reino Unido. Esto ocurrió dos veces.[2]

El gobierno noruego completó sus negociaciones de los términos para el ingreso de Noruega en la Comunidad el 22 de enero de 1972. Tras una abrumadora mayoría parlamentaria en favor de la adhesión a la CEE en principios de 1972, el Gobierno decidió someter la cuestión a un referéndum popular, programado para el 24 y el 25 de septiembre.[3] El resultado fue que el 53,5 % votó en contra del ingreso y 46,5 % a favor.[2] El Gobierno de Noruega del Partido Laborista liderado por Trygve Bratteli dimitió por el resultado del referéndum, y un Gobierno de coalición liderado por Lars Korvald le sustituyó.[4]

Noruega entró en un acuerdo comercial con la Comunidad a raíz de los resultados del referéndum. El acuerdo comercial permaneció en vigor hasta que Noruega se unió al Espacio Económico Europeo en 1994.

El 28 de noviembre de 1994, se celebró otro referéndum, el margen de rechazo disminuyó pero ofreció el mismo resultado: 52,2 % se opuso a la integración y el 47,8 % voto a favor.[5] Actualmente no hay planes para presentar otra solicitud de adhesión.

En 2009, Noruega ha decidido participar en proyectos de la UE y su contribución financiera total relacionado con el acuerdo sobre el EEE consta de contribuciones relacionadas con la participación en estos proyectos (Acuerdo de Schengen, Europol, Centro de vigilancia de drogas de la UE, Frontex, la Agencia Europea de defensa y los grupos de la Unión) y parte distribuido para proyectos de desarrollo para reducir las disparidades sociales y económicas en la Unión Europea (EEE y Noruega).[1] [6] Los Estados de la AELC-EEE financian su participación en los programas y agencias por un importe correspondiente para el tamaño relativo de su producto interior bruto (PIB) en comparación con el PIB del EEE todo. La participación de EEE AELC es, por tanto, en pie de igualdad con los Estados miembros de la UE. El compromiso de EEE AELC total asciende a 2, 4 % del presupuesto de programa global de la UE. En 2008 contribución de Noruega fue de 188 millones de euros. Durante todo el período de programación 2007-2013, la contribución Noruega se incrementará sustancialmente en paralelo con el desarrollo del presupuesto del programa de la Unión Europea, frente a los 130 millones de euros en 2007 a 290 millones de euros en 2013. Para los EEE y subvenciones de Noruega de 2004 a 2009, Noruega está proporcionando casi 1,3 millones de euros.[7] [8]

Características del debate[editar]

Debido a estas posiciones, en gran medida atravesadas por fronteras ideológicas, diversos partidos políticos han abordado la cuestión de diferentes maneras. El Partido ha mantenido la posición contraria a la pertenencia, y aunque partidos como el Partido Conservador y el Partido Laborista apoyaron la pertenencia en su plataforma, existieron siempre minorías que se opusieron. Más dramáticamente, el Partido Liberal, se vio dividido sobre la cuestión en 1972 en la Conferencia de Røros y no volvió a unificarse hasta 1989.

La adhesión a la UE cruza el eje de izquierda-derecha tradicional en la política Noruega. Dado que el Partido Laborista perdió su dominio en la política de ese país, todos los gobiernos han sido una coalición de varios partidos políticos. Porque la cuestión de la adhesión de EU implicaría romper cualquier coalición de Gobierno concebible (excepto tal vez una coalición arco iris formada por los laboristas y los conservadores), ningún Gobierno ha planteado al tema y ningún partido de la oposición ha declarado ningún deseo de hacerlo tampoco.

Desacuerdos sobre esta cuestión se han conocido para crear la división dentro de las familias y las comunidades locales. Aunque hay un patrón general que indica que las comunidades urbanas están a favor de pertenencia y las comunidades rurales no, ha habido voces de las minorías en todos los ámbitos de Noruega.

Lo que complica el asunto ha sido que una gran variedad de factores políticos y emocionales se han planteado en el debate. Socialistas radicales se oponen a la adhesión debido a una oposición a las fuerzas económicas y políticas conservadoras que les preocupan dentro de Europa; oponentes a la derecha están preocupados por una violación de la cultura Noruega; y otros se oponen en principio a comprometer la soberanía Noruega.

Muchos observadores sintieron que el partido malinterpretó la situación cuando interpretaron la estrecha mayoría contra la pertenencia en 1994 como un respaldo de plataforma general del partido. Partido política sigue ser confundido por este problema, y la mayoría de los gobiernos tiende a evitarlo.

Posiciones de los partidos políticos noruegos a la pertenencia[editar]

Actualmente, las partes que apoyan o se oponen a la adhesión a la Unión Europea pueden encontrarse en coaliciones tanto de derecha como de izquierda: como resultado, la mayoría de los gobiernos contiene elementos pro y anti-UE. Para evitar un nuevo debate sobre UE, partes de anti-UE suelen requerir "párrafos de suicidio" en los acuerdos de la coalición de Gobierno, lo que significa que si algún partido de la coalición comienza oficialmente un nuevo debate sobre Unión Europea, el Gobierno caerá. Esto ha sido así para el anterior gobierno de Kjell Magne Bondevik de centro-derecha, el gobierno de centro-izquierda de Jens Stoltenberg y el actual gobierno liberal-conservador de Erna Solberg. Las últimas elecciones generales (2009) vio un incremento en el apoyo a las dos partes europeístas: el Partido Laborista (Gobierno) y el partido conservador (oposición), mientras que las partes euroescépticas (ambos en la coalición gobernante y en la oposición) se han estancado.

Sondeo de opinión[editar]

El promedio de los sondeos de opinión demuestra que, aparte de un período favorable a la adhesión a la UE (alrededor de los años 2003-2004), con un máximo comprendido entre finales de 2002 y principios de 2003 de un 60-65% favorable la incorporación, los partidarios del "no" han ostentado la mayoría durante los últimos años. De 2005 en adelante, los euroescépticos gozan un aumento constante en apoyo, con un promedio de más del 60% que no desean la adhesión a la UE en las últimas encuestas. En abril de 2009, una consultora demoscópica acreditó una mayoría partidaria del "no" durante 50 meses consecutivos.

Referencias[editar]

  1. a b «Vårt skjulte EU-medlemskap». Moss-avis. Consultado el 19 de noviembre de 2007. (en noruego)
  2. a b «Norway mission to the EU». http://www.eu-norway.org.+Consultado el 21 de enero de 2008.
  3. The referendum in Norway (25 September 1972) CVCE
  4. Miles, Lee. The European Union and the Nordic Countries.1996. Routledge, p. 133.
  5. «1994: Norway votes 'no' to Europe». BBC. Consultado el 22 de enero de 2009.
  6. «10 Basic facts about the European Economic Area». The Norwegian Mission to the EU. Consultado el 27 de octubre de 2009.
  7. «EEA EFTA Financial Contributions». EFTA Secretariat. Consultado el 6 de febrero de 2008.
  8. «Norway and the EU». Norwegian Ministry of Foreign Affairs (February de 2009). Consultado el 6 de febrero de 2008.

Véase también[editar]