Relaciones entre Brasil y la Unión Europea

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Las relaciones entre Brasil y la Unión Europea (UE), hacen referencia a los intercambios económicos, así como a los contactos políticos entre Brasil y las instituciones comunitarias de la UE. En julio de 2007, en Portugal se formalizo una "asociación estratégica" entre las dos partes con la que Union europea confiere un status preferencial al país sudamericano.[1]

Bandera de Brasil Bandera de Unión Europea
UE-Brasil.png

Antecedentes históricos[editar]

La relación entre Brasil y los estados que conforman la Unión Europea (UE) tiene raíces que se remontan al siglo XVI, época en que Portugal uno de los actuales miembros de la UE inició la colonización de la costa del país sudamericano. Ha habido muchas inmigraciones de pueblos de Italia, España, Japón, Alemania y en menor escala de Polonia, Libano y Rusia.

Brasil se mantuvo como una colonia portuguesa durante más de tres siglos, hasta que a principios del siglo XIX la invasión de Portugal por parte del ejército francés de Napoleón I obligó al monarca portugués a emigrar hacia Brasil con protección inglesa, donde a partir de Pedro I se conformaría el estado brasileño independiente de Portugal, hasta la declaración de la república en 1889 con fin de la monarquía en el país.

Relaciones bilaterales[editar]

Política internacional[editar]

Luíz Inácio Lula da Silva durante la presidencia de Herman Van Rompuy en el Consejo Europeo.

Con la administración de Luiz Inácio Lula da Silva que se inició en enero de 2003 (Inicio su segundo mandato en 2006), las relaciones bilaterales han tomado un renovado impulso gracias principalmente a la nueva orientación que el gobierno brasileño ha dado a su política exterior motivada por el escenario multipolar surgido tras la caída de la Unión Soviética.

Brasil pretende participar como "actor global",[2] liderando una política en el campo de los derechos humanos y la defensa del desarrollo social (principalmente contra el proteccionismo financiero y contra el hambre mundial). Brasil es visto por Alemania como un socio para el desarrollo de una política multilateral y para impulsar una reforma de las Naciones Unidas (ONU), tema sobre el que junto a India y Japón integran el llamado G-4, grupo de coordinación y apoyo.[3]

Estos cuatro países desean tener un asiento en el Consejo de Seguridad y esperan un quinto socio que será designado por los países africanos.

Cuando George W. Bush ordenó el ataque contra Irak, Brasil junto con Rusia, China y el denominado Eje franco-alemán conformaron el principal bloque de oposición.

En el marco de la ONU Brasil y la UE lideran una iniciativa de varios países contra el hambre y la pobreza acudiendo a modalidades de financiación como nuevos impuestos a transacciones financieras y a la venta de armas.

Relaciones económicas[editar]

Por otra parte las negociaciones entre la UE y Mercosur que buscan un acuerdo arancelario se encuentran prácticamente estancadas en relación con las políticas de subvenciones y de proteccionismo, en el campo de los productos agrícolas.[4]

Hay dos tendencias, una que da preferencia a un acuerdo general en la Organización Mundial del Comercio (OMC) y otra que prefiere un acuerdo en el marco del Grupo de los 20 (G20).

Sin embargo la UE es el principal socio comercial de Brasil y del Mercosur en general.[5]

El gobierno de Brasil considera preferente su relación con la OMC y la UE, frente al ALCA. La UE está más avanzada, porque implica solamente a dos bloques y no 34 países. Además un acuerdo con la UE daría al Mercosur poder negociador en ALCA.

Véase también[editar]

Referencias[editar]