Relaciones económicas entre México y Brasil

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Las relaciones económicas entre México y Brasil son consideradas como muy importantes para Latinoamérica.[1] [2] [3] [4] Puesto que se trata de las dos mayores y más importantes economías de América Latina.[5] [6] [7] Actualmente algunos analistas y organismos financieros internacionales consideran que el acercamiento de estas potencias económicas emergentes podrían beneficiar el desarrollo económico de la región.[8] [9] Sin embargo hay otras opiniones que expresan lo contrario y argumentan que posiblemente en un futuro cercano habrá enfrentamientos entre estas dos economías por sobresalir una más que la otra.[10] Sin embargo, organismos como la OCDE han afirmado que las relaciones comerciales de ambos países "no buscan una división ni competencia, sólo describen una realidad económica".[11]

República Federativa de Brasil Primera economía de Latinoamérica y sexta a nivel mundial.
Estados Unidos Mexicanos Segunda economía de Latinoamérica y décimo primera a nivel mundial.

Actualmente el Fondo Monetario Internacional estima que las economías de México y Brasil crecerán en un promedio muy similar en el año 2013.[12] Brasil es la 2. ª economía de mayor tamaño de todo el continente de América, según su PIB nominal, solo después de la de los Estados Unidos,[13] mientras que la de México se ubica en el cuarto sitio después de la de Estados Unidos, Brasil y Canadá. Aunque si tomáramos en cuenta la paridad de poder adquisitivo (PPA), la economía de México superaría a la de Canadá, convirtiéndose en la tercera mayor economía del continente americano después de la de los Estados Unidos y Brasil.[14] Brasil tiene un gran peso internacional en la actualidad y según algunos analistas es la segunda economía emergente más grande después de China, mientras que México sería la quinta,[15] de cualquier modo tanto México como Brasil son las únicas naciones latinoamericanas que en los últimos años han figurado en el rango de las quince naciones del mundo con las economías más grandes e importantes.[16] Recientemente los gobiernos de México y Brasil han expresado su intención de estrechar relaciones, el gobierno de México, en voz del Presidente Enrique Peña Nieto ha propuesto un relanzamiento de las relaciones bilaterales entre los dos países basadas en un clima de cooperación con el fin de trabajar en conjunto para el desarrollo de toda América Latina,[17] mientras que líderes empresariales brasileños han mostrado su voluntad de plantear un nuevo acuerdo comercial con México.[18]

Características económicas de Brasil y México[editar]

Brasil[editar]

Brasil cuenta con varios sectores económicos grandes y desarrollados como el agrícola, minero, manufacturero y el de servicios, así como un gran mercado de trabajo.[19] En años recientes las exportaciones brasileñas han estado creciendo, creando una nueva generación de empresarios magnates.[20] Los principales productos de exportación incluyen aeronaves, equipos electrónicos, automóviles, alcohol, textiles, calzado, hierro, acero, café, jugo de naranja, soya y corned beef.[21] El país ha venido expandiendo su presencia en los mercados financieros internacionales y en los mercados de commodities y forma parte de un grupo de cuatro economías emergentes llamadas BRIC.[22]

Plataforma petrolífera P-51 de la paraestatal brasileña Petrobras. Desde 2006 el país es autosuficiente en la producción de petróleo.[23]

Entre las empresas brasileñas más importantes se encuentran: Brasil Foods, Perdigão, Sadia y JBS (sector alimenticio); Embraer (sector aéreo); Havaianas y Calçados Azaleia (calzado); Petrobras (sector petrolero); Companhia Vale do Rio Doce (minería); Marcopolo y Busscar (automóviles); Gerdau (siderúrgica) y Organizações Globo (comunicaciones). Brasil es visto por muchos economistas como un país con un gran potencial de desarrollo, al igual que Rusia, India y China —los países BRIC—. Algunos especialistas en economía, como el analista Peter Gutmann, afirman que en 2050 Brasil podrá alcanzar el nivel de vida estadísticamente obtenido en 2005 en los países de la Zona Euro.[24] De acuerdo con datos de Goldman Sachs, en ese mismo año Brasil contará con un PIB de US$ 11 366 000 y una renta per cápita de US$ 49 759, transformándose en la cuarta economía más importante del planeta.[25]

La economía brasileña —recientemente clasificada como «grado de inversión»— es diversa,[26] y abarca la agricultura, la industria y un número variado de servicios.[27] [28] Actualmente el país ha conseguido imponer su liderazgo global gracias al desarrollo de su economía.[29] La fuerza económica que ha demostrado se debe, en parte, al boom mundial en los precios de las commodities y de los mercados para su exportación, como la carne bovina y la soya.[28] [29] Las perspectivas de la economía brasileña también mejoraron gracias al descubrimiento de enormes reservas de petróleo y gas natural en la cuenca de Santos.[30] Al convertirse en una potencia mundial en la agricultura y en recursos naturales, Brasil alcanzó su mayor auge económico de las últimas tres décadas.[31]


En 2007, la agricultura y los sectores asociados, como la silvicultura, explotación forestal y pesca, contabilizaron el 6,1% del producto interno bruto,[19] un desempeño que pone la agroindustria en una posición destacada en la balanza comercial, a pesar de las barreras comerciales y de las políticas de subsidios adoptadas por los países desarrollados.[32] Según un documento publicado en 2010 por la OMS, Brasil es el tercer exportador más importante de productos agrícolas del mundo, sólo por detrás de Estados Unidos y la Unión Europea.[33] Brasil es junto con Argentina, los mayores productores y exportadores de productos agropecuarios de América del Sur. Brasil exporta un aproximado de 61 millones de toneladas de soja y Argentina 52 millones; junto con los Estados Unidos (con 96 millones de toneladas), son los tres mayores productores de soja del planeta.[cita requerida] Además, son los mayores productores de petróleo de la región.[34]

São Paulo, el principal centro financiero de Brasil y uno de los mayores del mundo.[35] Algunas fuentes la ubican como la mejor ciudad para hacer negocios en América Latina.[36]

Brasil es el mayor productor mundial de hierro y manganeso, además de tener la más grande producción de algodón, naranja, etanol, carne bovina y carne de pollo.[cita requerida] Las exportaciones brasileñas (201.9 millones de dólares[37] ) se encuentran entre las veinte más grandes del mundo. Es el mayor productor de café mundial y el primer productor de equipos militares, televisores, semiconductores, celulares, computadoras, automóviles y aviones en Sudamérica.[cita requerida] La Bovespa en São Paulo es la décima segunda mayor bolsa de valores (en valores de mercado) del mundo.[38]

ERJ-135, jet desarrollado por la empresa brasileña Embraer, la más grande en su tipo después de Airbus y Boeing.[39]

La industria automovilística, del acero, petroquímica, de las computadoras, aeronáutica y de bienes de consumo duraderos contabilizan el 30,8 % del PIB.[19] La actividad industrial está concentrada geográficamente en las áreas metropolitanas de São Paulo, Río de Janeiro, Curitiba, Campinas, Porto Alegre, Belo Horizonte, Manaus, Salvador de Bahía, Recife y Fortaleza.[40] El país es responsable de tres quintos de la producción industrial de la economía sudamericana y participa en diversos bloques económicos, como Mercosur, el G-20 y el Grupo de Cairns.

Brasil comercializa regularmente con más de una centena de países y el 74% de los bienes exportados son manufacturas o semimanufacturas. Sus mayores socios comerciales son: la Unión Europea (26%), Mercosur y América Latina (25%), Asia (17%) y Estados Unidos (15%). Posee cierto grado de sofisticación tecnológica, ya que en el país se desarrollan máquinas que van desde submarinos a aeronaves, además de estar presente en la carrera espacial con un Centro de Lanzamiento de Vehículos Ligeros y siendo el único país del hemisferio sur en integrar un equipo de construcción a la Estación Espacial Internacional (EEI). También es pionero en la búsqueda de petróleo en aguas profundas, en donde se encuentra el 73% de sus reservas. Además, fue la primera economía capitalista en reunir en su territorio las diez mayores empresas ensambladoras de automóviles.[41]

Turismo[editar]

El turismo es una actividad económica importante en varias regiones del país. Con cinco millones de visitantes extranjeros en 2010,[42] Brasil es uno de los principales destinos turísticos internacionales en América del Sur, y ocupa el tercer lugar en América Latina en términos de flujo de turistas internacionales, sólo después de México y Argentina.[42]

Los gastos de los turistas extranjeros que visitan Brasil alcanzaron los 4,9 mil millones de dólares en la primera mitad de 2011, un 15,5% más que en el mismo periodo en 2010.[43] El país abarcó el 3,4% del flujo turístico internacional en el continente americano en 2010.[42] En 2005, el turismo contribuyó con el 3,2% de los ingresos nacionales derivados de bienes y servicios, y fue el responsable de la creación de 7% de los empleos directos e indirectos.[44] En 2006, se estima que 1,87 millones de personas fueron empleadas en el sector: 768 mil empleos formales (41%) y 1,1 millones de puestos informales (59%).[45] El turismo nacional representa una parte fundamental del sector, contabilizando 51 millones de viajes en 2005.[46]


Brasil forma parte del Mercado Común del Sur, que es el bloque comercial más importante y mejor integrado de Sudamérica. Según varios analistas en asuntos económicos Brasil ha sido el principal país beneficiario de la consolidación y la ampliación del Mercosur, pues ha conseguido un superávit intrazona de 36.818 millones de dólares.[47] Brasil ha seguido junto con el Mercosur una línea de políticas económicas, más bien proteccionistas que, sin embargo, han ayudado notablemente a el crecimiento de su gran economía.[48]

México[editar]

México cuenta con cimientos macroeconómicos muy consolidados. La nación ha mantenido tasas de crecimiento positivas, aunque bajas, después del estancamiento económico del 2001. Las corporaciones Moody's y Fitch IBCA le han otorgado grados de inversión a la deuda soberana de México. A pesar de su estabilidad macroeconómica que ha reducido la inflación y las tasas de interés a mínimos históricos y que ha incrementado el ingreso per capita, existen grandes brechas entre ricos y pobres, los estados del norte y los del sur, y entre la población urbana y rural.[49] Algunos de los retos para México siguen siendo mejorar la infraestructura, modernizar el sistema tributario y las leyes laborales así como reducir la desigualdad del ingreso.

Centro financiero de la Ciudad de México.

La economía contiene una mezcla de industrias y sistemas agrícolas modernos y antiguos, ambos dominados cada vez más por el sector privado. Los gobiernos recientes han expandido la competencia en puertos marítimos, telecomunicaciones, la generación de la electricidad, la distribución del gas natural para modernizar la infraestructura. Siendo una economía orientada a las exportaciones, más del 90% del comercio mexicano se encuentra regulado en tratados de libre comercio (TLC) con más de 40 países, incluyendo a la Unión Europea, Japón, Israel y varios países de la América Central y la América del Sur. El TLC más influyente es el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA), firmado en 1992 por los gobiernos de Estados Unidos, Canadá y México, el cual entraría en vigor en 1994. En 2006 el comercio de México con sus socios norteamericanos representaba cerca del 90% de sus exportaciones y el 55% de sus importaciones.[50] Según la lista Forbes Global 2000 de compañías más grandes del mundo en 2008, México contaba con 16 empresas en la lista.[51]

Edificio de la Bolsa Mexicana de Valores.

La cumbre de inversión en México (Mexico Investment Summit)[52] sucede en la Ciudad de México cubriendo las oportunidades y retos de desarrollo e inversión a través del capital privado, el capital emprendedor, la infraestructura, los bienes raíces, la agricultura, el turismo, la energía y los recursos naturales[53] evolucionándose en la economía de México. Durante el año 2012 el monto de la inversión extranjera directa (IED) mermó un 34.9 por ciento frente a la reportada en el mismo periodo de 2011.[54]

Representación gráfica de los productos de exportación del país en 28 categorías codificadas por color.

La Inversión Extranjera Directa (IED) presenta un cuadro brillante en la economía mexicana. En los años 2000 y 2001, México fue el recipiente más grande de IED (22.500 millones USD) en América Latina y uno de los cuatro más grandes del mundo. Entre enero de 1999 y marzo de 2008, la economía mexicana ha captado flujos de IED por un monto de 192 mil 831.7 millones de dólares (mdd), de los cuales 102 mil 460.1 mdd corresponden a Nuevas Inversiones; 30 mil 592.2 mdd a Reinversión de Utilidades; y, 59 mil 779.4 mdd de Cuentas entre compañías.

Por sector de la economía, entre 1999 y el primer trimestre de 2008 los flujos de IED captados por México se han canalizado a industrias manufactureras (46.7%), servicios financieros (26.1%), comercio (8.5%), transportes y comunicaciones (5.8%), actividades extractivas (1.5%), construcción (1.2%), electricidad y agua (0.9%), actividades agropecuarias (0.2%), y otros servicios (8.9%). A su vez, durante este periodo los flujos de IED han provenido principalmente de Estados Unidos (56.4%), España (15.1%), Holanda (10.8%), Canadá (2.8%), y Reino Unido (2.4%).

El IED neto de los Estados Unidos en México durante 2000 fue de 3.200 millones USD, y las acciones 2000 IDE de Estados Unidos en México fueron 34.500 millones de USD (según números del BEA - Bureau of Economic Analysis). La IED de los Estados Unidos a México se concentra en los sectores financieros y la manufactura (sobre todo en maquiladoras o plantas de ensamble).

Industria[editar]

Producción industrial
Fundidora mty.jpg
Parque Fundidora en Monterrey
Principales industrias Automotriz, petroquímica, cemento y construcción, textil, bebidas y alimentos minería, turismo.
Crecimiento industrial 3.6% (2006)
Fuerza laboral 24% del todos los trabajdores
PIB del sector 25.7% del PIB total

A causa de los elevados requisitos de componentes del continente norteamericano en la industria automotriz, según las estipulaciones del NAFTA, muchas industrias de autopartes y logística se han instalado en México. Tan sólo en Puebla, 70 compañías de autopartes operan en el corredor industrial cercano a Volkswagen,[55] el único productor del New Beetle en el mundo.

Otras industrias importantes de México son Cemex, el tercer conglomerado de cemento más grande del mundo, las industrias de las bebidas, que incluyen al Grupo Modelo, y el conglomerado FEMSA, la segunda embotelladora de Coca-Cola más grande del mundo; la compañía Gruma, el productor de harina y tortilla más grande del mundo con operaciones en China; y otras como Bimbo, Telmex y Televisa. La industria maquiladora se ha convertido en el sector industrial más conocido del comercio de México. La industria maquiladora se ha beneficiado también del NAFTA, ya que el salario real del sector se incrementó 15.5% desde 1994, aunque el salario real del resto de las industrias no maquiladoras ha crecido con mayor rapidez.[56] Esto no debería ser sorprendente ya que los productos de las maquiladoras fronterizas podían entrar a los Estados Unidos libres de impuestos desde el acuerdo industrial de 1960. Ahora, otros sectores se han beneficiado del libre comercio, y el porcentaje de exportaciones provenientes de estados no fronterizos se ha incrementado en los últimos 5 años, mientras que el porcentaje de exportaciones de la zona maquiladora fronteriza ha decrecido.

TLCAN[editar]

El Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) o más conocido internacionalmente como NAFTA por sus siglas en inglés, es el acuerdo más importante que México ha firmado en términos de la magnitud el comercio recíproco así como por su alcance. A diferencia del resto de los TLC que México ha firmado, el TLCAN es mucho más extenso en ámbito siendo complementado por el Acuerdo de Cooperación Ambiental de América del Norte (NAAEC) y el Acuerdo de Cooperación Laboral de América del Norte (NAALC).

Emblema del TLCAN, una fusión entre las tres banderas de los países miembros.

El NAAEC establece estándares ambientales unificados para los tres países del NAFTA, para evitar que las compañías se mudaran al país que tuviese las regulaciones ambientales más relajadas. El NAAEC, además, estableció tres organismos: la Comisión para la Cooperación Ambiental de América del Norte (NACEC), un mecanismo para discutir sobre temas ambientales trinacionales, el Banco de Desarrollo Norteamericano (NADB), el cual financia los proyectos para la reducción de la contaminación industrial, y la Comisión para la Cooperación Ambiental Fronteriza (BECC). Las dos últimas han financiado 36 proyectos en México relacionados con al contaminación del agua en las regiones fronterizas. Ya que el NAFTA fue complementado con el NAAEC, es considerado el tratado de libre comercio "más verde", aunque siendo pionero en este rubro, no existen parámetros fijos de comparación.

El NAALC creó un fundamento de cooperación entre los tres países para la resolución de problemas laborales y entre los sindicatos y las organizaciones sociales para mejorar las condiciones laborales. Aunque la mayoría de los economistas argumentan que es difícil medir el impacto directo del NAALC en México, la mayoría concuerda que ha logrado una convergencia en los estándares laborales de Norteamérica, pero, dadas sus limitaciones inherentes, no ha producido (ni fue diseñado para producir) una convergencia en tasas de desocupación, productividad ni mucho menos en salarios.

Los beneficios generales del NAFTA han sido cuantificados por diversos economistas cuyos reportes se han publicado en diversas instituciones, como las Lecciones del NAFTA para Latinoamérica y el Caribe, del Banco Mundial,[57] El impacto del TLCAN en Norteamérica,[58] y Evaluando el TLCAN, por el Instituto de Economía Internacional.[56] Los tres estiman que el NAFTA ha sido positivo para México cuyas tasas de pobreza han disminuido y cuyos salarios reales han aumentando, aún considerando la crisis económica de 1994. Sin embargo, todos concuerdan que no ha sido suficiente (o lo suficientemente rápido) para producir una convergencia económica, no ha reducido las tasas de pobreza de manera considerable, ni ha logrado que México experimente tasas de crecimiento elevadas. Algunos han sugerido que para beneficiarse realmente del NAFTA, México debe invertir más en educación e innovación, modernizar la infraestructura y la agricultura, así como el sistema tributario. De igual manera, debe seguir pugnando por una reducción de los elevados subsidios que sus socios norteamericanos destinan a la agricultura y/o elevar los subsidios nacionales a este rubro.

Países miembros del TLCAN.

El TLCAN es el bloque comercial más grande del mundo. En relación con la cantidad de comercio realizada entre los tres países, existen pocas disputas comerciales, o relativamente pequeñas en términos monetarios. Las disputas se resuelven en paneles diseñados por el NAFTA o en la OMC. Las disputas más significativas son la libre circulación de transportes de carga de México a los Estados Unidos, conflictos con la producción de azúcar, y la continuidad de algunos embargos en frutas o verduras en las que México tenía ventaja comparativa (como el aguacate y el tomate), la mayoría de los cuales ya han sido eliminados.

Díaz-Bautista (2003) analiza los efectos de las reformas económicas y de libre comercio provocado por el TLCAN o NAFTA, encaminadas a la reestructuración de la economía de México; enfatizando en el comportamiento del desempleo en la ciudad de Tijuana en un periodo de recesión. El objetivo perseguido es evaluar los choques transitorios de la demanda y los permanentes de la oferta en el desempleo de esa ciudad a lo largo de diferentes períodos. Para ello, utiliza la restricción de identificación y la metodología de raíz unitaria con corte estructural, con fundamento en la Ley de Okun para verificar la evolución del desempleo. El autor señala que durante los últimos quince años el empleo se ha incrementado de manera moderada en las principales ciudades y áreas metropolitanas de México; esto, debido a los cambios estructurales que se han verificado en la economía nacional. No obstante, identifica la presencia de shocks con efectos permanentes en ciudades como Tijuana, los cuales ocasionan aceleración o retraso en las expectativas de crecimiento. En ese sentido, señala además que existen diferencias metodológicas para la cuantificación del desempleo que dificultan el análisis comparativo entre las cifras de México y Estados Unidos, y que en México existen ciertas ambigüedades que subestiman el problema.

Al respecto, el Dr. Alejandro Díaz-Bautista señala que existen dos factores claves a considerar en el mercado de trabajo nacional: El primero es que la mitad de la población es menor de 21 años, por lo que al año pretenden integrarse al mercado de trabajo un millón de personas. El segundo es que el promedio de la población cuenta con poco más de ocho años de escolaridad, lo que representa una fuerte competencia entre los trabajadores para puestos de baja escolaridad y entre las compañías para los trabajadores más calificados. Utilizando raíces unitarias y metodologías econométricas VAR, Díaz-Bautista (2003) analiza los datos trimestrales de desempleo en México y el crecimiento del producto. Los datos provienen de la Encuesta Nacional de Empleo Urbano (ENEU) y del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI). Las variables utilizadas para identificar los choques de la demanda son el crecimiento del PIB y la tasa de desempleo para Tijuana. Así, estima un VAR con ambas variables, y los residuales de este sistema sin restricciones se asumen como serialmente correlacionados. Entre los resultados obtenidos, el autor destaca una dinámica diferente entre el mercado laboral de México D.F. y Tijuana en términos de estacionariedad, y la prueba realizada indica que las series están integradas en orden uno para el caso de la ciudad de México. De la misma forma, establece que al menos dos mecanismos de ajuste pueden estar presentes en el desempleo de Tijuana: La migración hacia los Estados Unidos y el crecimiento del sector informal en Baja California, por lo que resulta complicado encontrar una teoría macroeconómica general al respecto. Independientemente de los enfoques teóricos y metodológicos utilizados, entre los estudios realizados se destaca una idea de que las ciudades fronterizas se articulan más hacia el norte con sus contrapartes estadounidenses que con el resto del país; lo que a su vez es resultado de un proceso de integración tanto natural como inducido.

La migración se ha convertido para México y Estados Unidos en un tema de política interna, pero también en un asunto de política económica. Para los países del NAFTA y de América del Norte, la apertura de los mercados laborales con plazos definidos debe ser el tema central del fortalecimiento de la integración regional. Los datos y estadísticas muestran la fuerza de esa integración, que avanza a pesar de la ausencia de acuerdo de los gobierno para abrir los mercados laborales. En el proceso de integración económica de América del Norte, la migración vinculada con los mercados laborales es un tema ausente en el discurso, en torno al cual los tres países carecen de una visión común. Se menciona que no existe integración de los mercados laborales, a pesar del crecimiento permanente y acelerado de los flujos migratorios de México hacia Estados Unidos desde la década de los ochenta, a pesar de la libertad de circulación de los capitales, iniciada en 1986 con la entrada de México al GATT, continuada con el TLCAN en 1994 y con el ASPAN en 2005. Desde la puesta en marcha del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), más de 11 millones de inmigrantes mexicanos han cruzado la frontera, y la contribución económica de éstos 11 millones es mayor que la generada por el TLCAN.

Relación comercial bilateral México-Brasil[editar]

Brasil es el séptimo socio comercial de México a escala mundial (noveno como abastecedor y quinto como comprador). El intercambio comercial entre México y Brasil ha crecido 121%, al pasar de 2,686 md en 2001 a 5,941 md en 2009, que representa una tasa media anual de crecimiento de 10%. Al cierre de 2009, México registró un déficit de 1,049 md en su comercio con ese país.[59] México y Brasil han complementado sus economías desde hace ya algunos años con las mutuas exportaciones e importaciones de manufacturas, principalmente automóviles, celulares y autopartes. Tanto México como Brasil también han recibido una importante cantidad de inversiones extranjeras directas.[60] Las similitudes y diferencias en los mercados de estos países permiten un perfecto complemento para la importación y exportación de mercancías,[61] en los últimos años la integración económica y el intercambio comercial entre ambos países ha crecido debido al crecimiento económico y la necesidad de la circulación de bienes y servicios. La gran competitividad de estas economías han hecho que asociaciones comerciales como la firma japonesa Nomura afirmen que México podría desbancar a Brasil como la mayor economía de Latinoamérica, si su nuevo gobierno logra concretar reformas económicas que den vigor al hasta ahora tímido crecimiento, la firma Nomura pronostica un crecimiento económico para la próxima década mayor para México que para Brasil.[62] En el primer trimestre de 2012, las ensambladoras automotrices mexicanas duplicaron la exportación de automóviles a Brasil por un monto de 600 millones de dólares, en el mes de Marzo llego a su fin el acuerdo de libre comercio en el mercado automotor firmado entre ambos países, estos montos representan un aumento de más de 100% respecto al mismo periodo del año anterior, lo que representaría un crecimiento para ambos países.[63]

Recientemente México y Brasil acordaron suprimir las visas de corta duración en pasaportes ordinarios para sus ciudadanos. Ambos gobiernos buscan mantener un diálogo abierto con vistas a fortalecer la relación bilateral y a permitir mayor intercambio en las más distintas áreas de la agenda internacional, como desarme y no proliferación, derechos humanos, medio ambiente y energía.65 En 2011, el número de turistas brasileños a México creció 66.8% a 196,000 visitantes frente a 2010,64 esto facilitará el flujo de viajeros entre ambos países.

Este acuerdo fue alcanzado por los presidentes de México, Enrique Peña, y Brasil, Dilma Rousseff, durante la reunión que sostuvieron en enero en el marco de la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe, celebrada en Santiago de Chile en enero de 2013. La visa para ciudadanos brasileños que visiten México estaba vigente desde 2005 y desde mayo de 2010 se pusieron en marcha mecanismos para facilitar la obtención de visas.

El 16 de mayo de 2013 los gobiernos de México y Brasil reanudarán el Acuerdo para Supresión de Visas en Pasaportes Ordinarios.

Referencias[editar]

  1. [1]
  2. [2]
  3. [3]
  4. [4]
  5. [5]
  6. [6]
  7. [7]
  8. [8]
  9. [9]
  10. [10]
  11. [11]
  12. [12]
  13. [13]
  14. [14]
  15. [15]
  16. .
  17. [16]
  18. [17]
  19. Error en la cita: Etiqueta <ref> inválida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas factbook
  20. Phillips, Tom (10 de mayo de 2008). «The country of the future finally arrives» (en inglés). The Guardian. Consultado el 7 de diciembre de 2011.
  21. «The economy of heat» (en inglés). The Economist (12 de abril de 2007). Consultado el 7 de diciembre de 2011.
  22. Jim O'Neill (diciembre de 2011). «Introducing "The Growth Map"» (en inglés). Goldman Sachs. Consultado el 7 de diciembre de 2011.
  23. «Lula anuncia auto-suficiência do Brasil em petróleo amanhã» (en portugués). Folha de S. Paulo (20 de abril de 2006). Consultado el 7 de diciembre de 2011.
  24. BBC Brasil (2007). «Brasil terá padrão de vida 'europeu' em 2050, diz estudo» (en portugués). BBC.co.uk. Consultado el 7 de diciembre de 2011.
  25. Goldman Sachs (2007). «Global Economics Paper No: 153» (en portugués). Chicago Booth.edu. Consultado el 7 de diciembre de 2011.
  26. BBC News (30 de abril de 2008). «Brazil's shares at all-time high» (en inglés). BBC.co.uk. Consultado el 7 de diciembre de 2011.
  27. Alves, Fabio (30 de abril de 2008). «Brazilian Debt Raised to Investment Grade by S&P» (en inglés). Bloomberg.com. Consultado el 7 de diciembre de 2011.
  28. a b Warner, Jeremy (2 de mayo de 2008). «Jeremy Warner's Outlook: Brazil secures investment grade» (en inglés). The Independent. Consultado el 7 de diciembre de 2011.
  29. a b Colitt, Raymond (13 de mayo de 2008). «Sleeping giant Brazil wakes, but could stumble» (en inglés). Reuters. Consultado el 7 de diciembre de 2011.
  30. «An economic superpower, and now oil too» (en inglés). The Economist (17 de abril de 2008). Consultado el 7 de diciembre de 2011.
  31. «Brazil Joins Front Rank Of New Economic Powers» (en inglés). The Wall Street Journal (13 de mayo de 2008). Consultado el 7 de diciembre de 2011.
  32. Gobierno de Brasil. «Agropecuária» (en portugués). Brasil.gov. Consultado el 7 de diciembre de 2011.
  33. Landim, Raquel (7 de marzo de 2010). «Brasil supera Canadá e se torna o terceiro maior exportador agrícola» (en portugués). Estadao.com.br. Consultado el 7 de diciembre de 2011.
  34. http://www.indexmundi.com/map/?v=88&l=es
  35. Londres es la capital financiera mundial. CNN Expansión (10-6-2008). Consultado el 14 de septiembre de 2009.
  36. . Consumidor Moderno (2011). Consultado el 26 de janeiro de 2012. «Ranking 2011».
  37. Exportações brasileiras batem recorde em 2010 e chegam a US$ 201,9 bi artículo en Folha Online (en portugués)
  38. Banco Mundial (2010 est.). «Capitalización en el mercado de las compañías que cotizan en Bolsa». Consultado el 11 de junio de 2011. «US$ a precios actuales»..
  39. Exame (2010). «Embraer vê clientes mais dispostos à compra de aviões» (en portugués). Exame. Abril.com. Consultado el 7 de diciembre de 2011.
  40. Luís Antônio Paulino (11 de mayo de 2006). «Economia: O novo mapa da indústria brasileira» (en portugués). FP Abramao.org.br. Consultado el 7 de diciembre de 2011.
  41. Asociación Interamericana de Defensorías Públicas (AIDEF). «Brasil» (en portugués). AIDEF.org. Consultado el 7 de diciembre de 2011.
  42. a b c Organización Mundial del Turismo (2011). «Panorama OMT del turismo internacional, Edición 2011». UNWTO.org. Consultado el 7 de diciembre de 2011.
  43. Centro de Excelencia en Turismo, Universidad de Brasilia (25 de octubre de 2011). «Gasto de turistas estrangeiros registra recorde em 2008» (en portugués). UNB.br. Consultado el 7 de diciembre de 2011.
  44. Carmen Altés (2006). «El Turismo en América Latina y el Caribe y la experiencia del BID». IABD.org págs. 9 y 47. Consultado el 7 de diciembre de 2011.
  45. Margerida Coelho (2008). «Distribução Espacial da Ocupação no Setor de Turismo: Brasil e Regiões» (en portugués) (PDF). IPEA.org. Consultado el 7 de diciembre de 2011.
  46. Ministerio de Turismo (2007). «Caracterização e Dimensionamento do Turismo Doméstico no Brasil 2002 e 2006» (en portugués) (PDF). Archivado desde el original el 3 de octubre de 2008. Consultado el 7 de diciembre de 2011.
  47. [18]
  48. [19]
  49. Mexico Country Brief World Bank
  50. The World Factbook CIA
  51. http://www.forbes.com/lists/2008/18/biz_2000global08_The-Global-2000-Mexico_10Rank.html
  52. http://www.terrapinn.com/2011/mis/
  53. http://www.terrapinn.com/2011/mis/programme.stm
  54. http://www.sdpnoticias.com/economia/2013/03/07/2012-fue-un-mal-ano-para-la-inversion-extranjera-en-mexico
  55. Error en la cita: Etiqueta <ref> inválida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas Gereffi
  56. Error en la cita: Etiqueta <ref> inválida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas Hufbauer
  57. Lederman D, W Maloney and L Servén (2005) Lessons from NAFTA for Latin America and the Caribbean": Standford University Press: Standford, USA
  58. Weintraub S (2004), NAFTA's Impact on North America The First Decade, CSIS Press: Washington, USA
  59. [20]
  60. [21]
  61. [22]
  62. [23]
  63. [24]

.