Reino del Congo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Reino do Congo (Portugués)
Kongo dya Ntotila/ Wene wa Kongo (Kikongo)
Reino del Congo
1395-1885

Flag of Congo Free State.svg
Flag Portugal sea (1830).svg
Flag of France.svg

Bandera Escudo
Bandera Escudo
Ubicación de Reino del Congo
Capital M'Banza Kongo (en Angola). Renombrada por los portugueses como São Salvador en 1570, hasta el año 1975 en que Angola se independiza y el sitio regresa a su nombre original.
Idioma principal Kikongo, Portugués
Gobierno Monarquía
Historia
 • Establecido 1395
 • Repartido entre Bélgica, Portugal y Francia durante la Conferencia de Berlín 1885

El Reino del Congo fue un Estado africano situado en lo que actualmente constituye la zona norte de Angola, el enclave de Cabinda, la República del Congo y la parte occidental de la República Democrática del Congo. En su época de mayor expansión, se extendía entre el océano Atlántico y los ríos Kwango al este, Congo al norte y Loje al sur. El reino se estructuraba en seis provincias, y era gobernado por un monarca, el Manicongo de los bacongo (pueblos congo). Su esfera de influencia abarcaba también a los estados vecinos de Ngoyo, Kakongo, Ndongo y Matamba. Tenía una población de 500 mil personas, según cálculos de 1650.[1]

Antes de la llegada de los europeos, el Reino del Congo constituía un estado altamente desarrollado situado en el centro de una extensa red de intercambios comerciales. Además de recursos naturales y marfil, el país fabricaba y comerciaba con toda clase de objetos de cobre, tejidos de rafia y cerámica. El pueblo congo hablaba el idioma kikongo.

Historia[editar]

Contacto con los portugueses[editar]

En sus viajes por la costa africana durante los años 1480, el navegante portugués Diego Cao escuchó relatos acerca de un gran imperio que dominaba el comercio en la región. En 1483 hizo una visita al manicongo Nzinga Nkuwu en su capital, M'Banza Kongo, convenciéndole de que abriese su país a los portugueses. Por entonces el reino estaba integrado por seis pequeños estados de la región: Soyo, Bamba, Pemba, Batta, Fango y Sundi. Este último (con capital en Ambezi) fue el primero en aceptar el protectorado de Portugal. En 1490 llegaron misioneros católicos y unos años más tarde el propio manicongo se hizo bautizar tomando el nombre portugués de João I. Asimismo el rey envió a su hijo, el futuro Afonso I del Congo a educarse a Portugal. Con el tiempo, uno de sus nietos llegaría a ser el primer obispo africano negro de la Iglesia Católica. La capital del reino fue rebautizada como São Salvador.

Trata de esclavos y declive del reino[editar]

Mapa del reino del Congo de 1617

En las siguientes décadas, el Reino del Congo se convirtió en la principal fuente de esclavos para los negreros portugueses y de otros países europeos. Esta situación empezó a pasar factura al reino y en 1526 el manicongo, Afonso I del Congo, escribió una serie de cartas al rey Juan III de Portugal rogándole que pusiera fin a tales prácticas. Su petición no tuvo respuesta y las relaciones entre los dos países se deterioraron. Gravemente afectado por la pérdida de su fuerza de trabajo debida al comercio de esclavos, y además víctima de las incursiones de otros estados vecinos, el reino del Congo inició su declive. Los portugueses vieron en ello la oportunidad de aumentar el número de esclavos que obtenían de la región. En 1575 se establece la colonia portuguesa de Luanda, iniciándose al poco una guerra entre el reino de Ndongo y Portugal, en 1579. El vecino reino de Matamba intervino, enviando un ejército para ayudar al Reino de Ndongo contra los portugueses, y jugando un papel determinante en la derrota de los portugueses en la Batalla de Lukala en 1590.

La colonia de Luanda fue de nuevo motivo de enfrentamientos bélicos entre 1640 y 1648, cuando ésta fue ocupada por los Países Bajos con el apoyo de la Reina Ginga, que lideraba una coalición de reinos locales hostil a Portugal y que contaba también con el soporte de Garcia II del Congo.

En la batalla de Ambuila (1665), las fuerzas portuguesas de la colonia de Angola (Luanda) vencieron a las fuerzas del manicongo António I del Congo. António I resultó muerto junto con muchos de los miembros de su corte, así como el escritor luso-africano Manuel Roboredo, que había tratado de evitar esta guerra. Siguió un periodo de guerras civiles protagonizadas por diferentes pretendientes al título de manicongo, durante el que Portugal intervino contra Soyo en la Batalla de Kitombo (octubre de 1670). El conflicto civil se prolongó hasta 1709, cuando el país fue reunificado bajo Pedro IV. La intervención portuguesa fue constantemente creciente, sin embargo, el país siguió existiendo, al menos nominalmente, durante otros dos siglos hasta que finalmente el reino fue repartido entre Portugal, Bélgica y Francia en la Conferencia de Berlín (1884-1885).

Reyes del Congo[editar]

El sistema de la corte del Congo se trataba de una monarquía electiva, no hereditaria, basada en kandas o linajes familiares relacionados.

A partir de 1390[editar]

Linaje Kwilu kanda
Linaje Nkanga a Mvika kanda
Linaje Kwilu kanda
Linaje Mpanzu kanda
Linaje Nlaza kanda

Periodo de guerras civiles (1665-1709)[editar]

En M'Banza Kongo (São Salvador)
En Ki-Mpangu (Agua Rosada)
En Nkondo
En Mbula

Reunificación[editar]

En la Conferencia de Berlín de 1884-1885, los territorios que aun estaban administrados por los manikongos fueron repartidos entre Portugal, Bélgica y Francia. El rey Pedro V Elelo voluntariamente reafirmó en 1888 el vasallaje del reino a Portugal. La figura del monarca pasó a tener un papel folklórico y ceremonial, sin ningún tipo de poder. Entre estos monarcas nominales inmediatos a la disolución del reino, podemos citar a Alvaro XIV d'Agua Rosada (1891-1896), Henrique IV (1896-1901), Pedro VI (1901-1912) y Manuel III (1912-1914). En 1914, tras una revuelta anticolonial, Portugal abolió el título de rey del Congo.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]

  1. Thornton, John (1977). Demography and History in the Kingdom of Kongo, 1550–1750. The Journal of African History, Vol. 18, No. 4. p. 526.