Reino de Hungría

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Reino de Hungria»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Magyar Királyság
Königreich Ungarn
Uhorské kráľovstvo
Краљевина Угарска
Kraljevina Ugarska
Regatul Ungariei
Regnum Hungariae
Reino de Hungría

No flag.svg

1000-1804

Flag of the Habsburg Monarchy.svg

Bandera Escudo
Bandera Escudo
Ubicación de Hungría
Capital Esztergom
Székesfehérvár
Buda
Visegrád
Buda
Pozsony
Idioma oficial Húngaro, Alemán, Latín
Otros idiomas rumano, serbocroata, esloveno, ruteno, véneto
Gobierno Monarquía
Período histórico Edad Media
 • Coronación del rey San Esteban I de Hungría 1000
Población
 •  est. 2,000,000 hab/ 1,000,000 después de la peste negra 

El Reino de Hungría (en húngaro: Magyar Királyság, en latín: Regnum Hungariae, en alemán: Königreich Ungarn, en eslovaco: Uhorské kráľovstvo, en croata y serbio: Kraljevina Ugarska o Краљевина Угарска, en rumano: Regatul Ungariei) es el nombre de un reino que existió en la Europa Central desde 1000 hasta 1919, con una pausa de cinco meses durante la cual existió la República Soviética Húngara. Después del derrocamiento del régimen comunista se restauró el Reino de Hungría (1920-1945). Surgió en la actual Hungría occidental y se extendió (en su cénit) por el resto de la actual Hungría, Transilvania (hoy Rumanía), Eslovaquia, Cárpato-Ucrania, Croacia (después Croacia-Slavonia),[1] [2] [3] Vojvodina (hoy Serbia).

Introducción[editar]

El término "Reino de Hungría" se usa para referirse a la anteriormente citada duradera configuración multiétnica de territorios con el objeto de marcar una clara distinción con el moderno Estado de Hungría, que es significativamente más pequeño y más homogéneo étnicamente. Antes y durante el siglo XIX, el término húngaro hacía ya referencia a cualquier habitante de ese Estado, independientemente de su etnicidad.

Los términos en latín "natio Hungarica" y "Hungarus" se referían a todos los nobles del reino. La conciencia de "Hungarus" (lealtad y patriotismo por encima de los orígenes étnicos) se dio entre cualquier habitante de ese Estado, aunque de acuerdo con Tripartitum de Esteban Werbőczy, Natio Hungarica o Hungarus fueron sólo los nobles privilegiados, sujetos de la Santa Corona independientemente de su origen étnico.

Los magiares tienden a enfatizar la continuidad del Estado húngaro y consideran el Reino de Hungría como una fase de su desarrollo histórico. La idea de continuidad se refleja en los símbolos nacionales y en las vacaciones, así como en la conmemoración oficial del milenio de historia en el año 2000. De acuerdo con su punto de vista, el Reino de Hungría fue en principio un país del pueblo magiar, aunque sin negar la presencia e importancia de otras nacionalidades y mucho menos a discriminarlas de ninguna forma.

El Reino de Hungría fue junto con el Reino de Inglaterra, el Reino de Francia, el Reino de Polonia, el Sacro Imperio Romano Germánico y el Reino de España una de las potencias europeas durante la Baja Edad Media y parte de la Época Moderna, muchos de ellos ya habiendo desaparecido en la actualidad como regímenes monárquicos.

Historia[editar]

Edad Media[editar]

El Reino de Hungría fue fundado en el 1000 por el rey San Esteban I, y tendrá 57 reyes a lo largo de más de un milenio de existencia, resistirá los ataques de tribus bárbaras de Oriente, como los cumanos y pechenegos, siendo repelidos por los reyes Salomón de Hungría, Géza I de Hungría y San Ladislao I de Hungría. Tras la muerte del rey croata en 1091, San Ladislao anexionará los territorios del Reino de Croacia a Hungría, disolviéndolos dentro de las fronteras húngaras.

El reino húngaro se enfrentará al Imperio bizantino en varias oportunidades, manteniendo guerras como la del rey Géza II de Hungría entre 1148 y 1155, donde luego el emperador Manuel I Comneno conseguirá extender su influencia bajo el reinado de Béla III de Hungría, hijo de Géza II. Posteriormente la debilitación bizantina ante los turcos generará pérdida de interés en Hungría y deberá concentrarse en su propia defensa contra los ejércitos otomanos.

Entre 1217 y 1221 participará en la Quinta Cruzada bajo el rey Andrés II de Hungría, y en 1241 sufrirá la invasión de los mongoles de Batu Kan, que arrasarán el territorio húngaro. Esto forzará al rey Béla IV a reconstruir el Estado y a crear una línea de defensa de más de 100 castillos a lo largo del reino.

En 1301 muere Andrés III de Hungría, el último miembro de la Casa de Árpad. Tras un período caótico de transición, en 1307 subió al poder Carlos I Roberto de Hungría de la Casa de Anjou-Sicilia, bisnieto por línea materna de Esteban V de Hungría. El nuevo monarca restableció el debilitado poder real y venció a los caudillos nobles que cada vez tenían más poder sobre Hungría. Tras su largo reinado fue sucedido a su muerte por su hijo mayor Luis I en 1342. Al heredar el trono de su tío el rey polaco, al final de su reinado Luis I se convirtió también en rey de Polonia.

Desde el reinado de Luis I el Grande los húngaros lucharon contra los turcos otomanos que realizaban incursiones invasivas en Europa. Posteriormente, el rey Segismundo de Hungría llegó a ser soberano de Polonia, Bohemia y del Sacro Imperio Romano Germánico, siendo la figura más importante en Europa de su tiempo, enfrentándose nuevamente a los turcos.

El Renacimiento[editar]

Esteban I de Hungría

Bajo el reinado de Matías Corvino (1458-1490), Hungría fue el primer reino en Europa en adoptar el Renacimiento después de Italia, recibiendo un impulso cultural y tecnológico superior al de cualquier otra nación europea en su tiempo. Sin embargo, para 1526, tras la derrota en la Batalla de Mohács, junto con la muerte del rey Luis II de Hungría, el reino cayó en el olvido y la ocupación turca otomana generó una constante situación de guerras y defensas de ciudades y fortalezas en el país hasta 1541 que cayó la capital del reino, Buda.

El reino húngaro se dividió en tres partes: una controlada por los Habsburgo y el Sacro Imperio, otra como el Vilayato de Buda, dominada por los turcos y una tercera independiente, pero vasalla de los otomanos, conocida como el Principado de Transilvania. Esta situación continuará hasta 1686, cuando los ejércitos cristianos aliados de los europeos liberaron al reino de la ocupación turca y pronto lo reunificaron bajo la figura del emperador germánico como su rey.

El Principado de Transilvania[editar]

Luego de la derrota sufrida en Mohács en 1526, el conde Juan Szapolyai, voivoda de Transilvania, se hizo coronar como rey húngaro, y al mismo tiempo Fernando I de Habsburgo, hermano del emperador germánico, también fue coronado monarca de Hungría. Los dos monarcas actuaron como anti-reyes por un tiempo hasta la muerte de Szapolyai, cuando Fernando se hizo con el poder y a partir de ese momento sólo la Casa de Habsburgo ostentaría la corona del reino.

La región de Transilvania se convertirá con el hijo de Szapolyai, Juan Segismundo Szapolyai, en el Principado Independiente de Transilvania, y a partir de este seguirá irradiando la cultura húngara en medio del caos político-administrativo. Algunos Príncipes de Transilvania llevarán a cabo guerras independentistas contra los Habsburgo, con el objetivo de reunificar el Reino Hungría bajo una figura húngara, pero como vasallos del sultán turco. Las guerras de los Príncipes Esteban Bocskai y Gabriel Bethlen resultaron en un fracaso y el reino continuó prácticamente dividido hasta 1686, cuando los ejércitos germánicos del emperador Leopoldo I de Habsburgo irrumpieron en Hungría y expulsaron a los turcos otomanos. El Principado de Transilvania fue disuelto tal y como había sido creado dentro del reino húngaro, y la figura del Príncipe desapareció.

Antes de este proceso, los dos últimos Príncipes de Transilvania, Emérico Thököly y Francisco II Rákóczi, hicieron guerras independentistas para obtener la independencia del poder de los Habsburgo, pero todas fracasaron como las de sus predecesores.

Hungría reunificada[editar]

Mapa etnográfico de Hungría en 1910.

El reino fue reunificado bajo la figura del monarca germánico y pronto le siguió un proceso de reoccidentalización y germanización por el emperador germánico y rey húngaro. Sus descendientes, la Reina María Teresa I de Austria y su hijo José II de Habsburgo, intensificaron dicho proceso, manteniendo muy cerca de ellos el reino y en muchas ocasiones marginados a los aristócratas húngaros. Tras la disolución del Sacro Imperio Romano Germánico por Napoleón Bonaparte iniciado el siglo XIX, surgió el Imperio Austríaco con el emperador Francisco I de Austria, quien era al mismo tiempo también rey de Hungría y de Bohemia.

En 1848 se llevó a cabo una protesta, movido por el nacionalismo húngaro, que culminó en una revolución húngara contra el dominio austriaco. Esta falló igual que las anteriores guerras de independencia. Tras una serie de derrotas austriacas: contra Cerdeña en 1859 y Prusia e Italia en 1866 (Guerra Austro-Prusiana), una comitiva de nobles Húngaros se reunieron con el emperador Francisco José reclamando una mayor participación en los asuntos de Estado, surgiendo así, el Compromiso Austrohúngaro. Dando paso para la formación del Imperio austrohúngaro (un estado federal dual), declarado en 1867, siendo Francisco José I su emperador.

Edad Contemporánea[editar]

El Reino húngaro participó entonces en la Primera Guerra Mundial y en 1920, tras su derrota, se le aplicó el tratado de Trianon, el cual privó al reino del 70% de su territorio, otorgándoselo a Rumania, Yugoslavia y Checoslovaquia, dejando así a muchos húngaros como minorías en los Estados recientemente formados.

La debilitación económica en Hungría entre las dos guerras fue canalizada y corregida por el regente Nicolás Horthy, quien condujo al Reino en la Segunda Guerra Mundial al lado de las potencias del Eje. Si bien no era de postura pro-nazi, Horthy se vio forzado a pactar su participación en la guerra y posteriormente a aceptar la ocupación alemana. En 1945, tras la entrada del ejército soviético en el Sitio de Budapest, Hungría pasó a la esfera de influencia soviética y el Reino fue conformado de inmediato.

Referencias[editar]